Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El sector español de telecomunicaciones escapa de la crisis

Sufre los efectos de la recesión global, pero no necesitará demasiados ajustes


El sector español de las telecomunicaciones sufre los efectos de la recesión global, pero no padece una crisis sectorial fundamentalmente porque no se han hecho demasiadas inversiones inadecuadas, descubre un informe de Enter. La regulación que sufre el sector está presente en la evolución de su economía y le perjudica más que lo favorece porque dificulta el movimiento de los recursos hacia los lugares en que son más necesarios. Por Vanessa Marsh.




El sector español de telecomunicaciones escapa de la crisis
El sector de las telecomunicaciones en España está sufriendo, como el resto de sectores económicos, el efecto de una crisis global. Sin embargo, no se ha hinchado demasiado con la burbuja, por lo que no debería precisar demasiados ajustes en la fase de recesión, al menos, no en comparación con otros sectores, señala un informe de Enter.

El informe destaca asimismo que tampoco se ha podido observar la existencia de una burbuja sectorial que se haya superpuesto a la global, como podría intuirse al considerar la creciente regulación existente en el sector. De hecho, parece que dicha regulación estaría perjudicando al sector más que favoreciéndolo, ya que este no es capaz de mantener el ritmo de inversión de la economía global.

En el caso particular de las telecomunicaciones, señala Enter, la regulación se construye en su mayor parte a base de obligaciones sobre los llamados operadores con peso significativo en el mercado. Cualquier decisión regulatoria perjudica a unos operadores y favorece a otros. No se puede hablar, por tanto, de una regulación ‘netamente’ favorable al sector. Quizá por ello no se ha producido ninguna burbuja sectorial como consecuencia de la regulación, interpreta Fernando Herrera, el analista asociado de Enter y autor del informe.

En todo caso, la regulación obstaculiza la salida de la crisis, pues, por su misma naturaleza, dificulta el movimiento de los recursos hacia los lugares en que son más necesarios.

Un ejemplo puede constituirlo el despliegue de las redes de telecomunicaciones de nueva generación (NGNAs), que se percibe por algunos operadores como una necesidad de los ciudadanos, pero exige ingentes recursos. En la medida en que las intervenciones de los gobiernos dificulten la liquidación de los activos sobrevalorados en otros sectores económicos, así como la canalización de estos recursos al sector de telecomunicaciones, se dificulta la adecuación de aquellos a dichas necesidades, y se dificulta la salida de la crisis económica.

Afectado por la crisis

El informe reconoce que el sector español de las telecomunicaciones se ha visto afectado en la fase de crecimiento de la burbuja global, aunque no de forma especial, fundamentalmente porque no se habrían hecho demasiadas inversiones inadecuadas, por lo que la fase de depresión no debería ser tan profunda como la que afectará a otros sectores. Debido a esta situación, la fase de depresión no debería ser tan profunda como la que afectará a otros sectores, pues no es necesario liberar tantos recursos hacia actividades más demandadas.

En cuanto a la posible existencia de una burbuja sectorial, el documento relaciona la inversión total anual del sector con la formación bruta de capital fijo (FBCF) anual para, de esta forma, identificar aquellos puntos en que la inversión del sector se separa de la tendencia que marca la FBCF.

El informe identifica que entre 1999 y 2001 se produjo una burbuja sectorial, la relacionada con la burbuja de las ‘punto.com’ y la liberalización del sector en España. Desde entonces, no se ha identificado ninguna otra burbuja sectorial. Tampoco se habría dado una burbuja sectorial no espontánea, provocada por algún tipo de regulación, ya que, según apunta la nota, no se puede hablar de una regulación ‘netamente’ favorable al sector.

Se observa que la inversión en el sector tuvo su máximo en 2000-2001, coincidiendo con la burbuja de las ‘punto.com’ y poco más de un año después de la apertura del sector a la competencia en España, que tuvo lugar en diciembre de 1998. En 2005 volvió a haber un incremento del 17% de inversiones, que podría corresponderse con la burbuja actual.

En cuanto al número de empleados, ha descendido considerablemente desde 2002, con un tímido crecimiento entre 2004 y 2006, que se podría asociar también a la burbuja actual.

Finalmente, los ingresos también tuvieron su máximo crecimiento en 2005, un 10,3%, y desde entonces han conocido incrementos moderados del 4% en términos nominales, lo que podría cifrarse en un 2% en términos reales.

En definitiva, a las telecos les toca sufrir la crisis. Sería deseable que las actuaciones de los gobiernos para tratar de superarla no nos aboquen también a una crisis en las telecos, concluye el informe de Enter.


Martes, 30 de Junio 2009
Por Vanessa Marsh
Artículo leído 6485 veces


Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 21 de Octubre 2016 - 10:30 Edificios que diagnostican su propio estado interior

Lunes, 17 de Octubre 2016 - 10:30 Crean un dedal que permite oír a los sordos