Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El telescopio VLT de ESO celebra su cumpleaños con una guardería de estrellas

El Observatorio Europeo Austral publica la imagen más nítida de la IC 2944, situada en la constelación austral de Centaurus


El Observatorio Europeo Austral (ESO) está de celebración: su telescopio VLT (Very Large Telescope), que es el instrumento óptico más avanzado del mundo y una de las instalaciones astronómicas basadas en tierra más productivas que existen, ha cumplido 15 años. Sólo en 2012, se publicaron más de 600 artículos científicos con arbitraje basados en datos del VLT. La imagen que acompaña a esta celebración es la de una guardería de estrellas, la IC 2944, situada a 6.500 años luz de nuestro planeta. Se trata de una nube interestelar de polvo y gas en la que nacen y crecen estrellas y que sirve a los astrónomos para estudiar los mecanismos de formación estelar.





El Very Large Telescope obtiene una instantánea de una guardería estelar y celebra sus quince años en funcionamiento. Fuente: ESO.
El Very Large Telescope obtiene una instantánea de una guardería estelar y celebra sus quince años en funcionamiento. Fuente: ESO.
Con esta nueva visión de una espectacular guardería de estrellas, el Observatorio Europeo Austral (ESO) celebra los 15 años del telescopio VLT (Very Large Telescope) — el instrumento óptico más avanzado del mundo.

La imagen revela espesas aglomeraciones de polvo silueteadas contra una nube de brillante gas rosado llamada IC 2944. Estas manchas borrosas y opacas parecen gotas de tinta flotando en un cóctel de fresas, cuyas caprichosas formas han sido esculpidas por las potentes radiaciones procedentes de estrellas jóvenes brillantes cercanas.

La nueva imagen celebra un importante aniversario para el VLT (Very Large Telescope) – hace quince años, el 25 de mayo de 1998, se celebraba la primera luz con el primero de sus Telescopios Unitarios. Desde entonces, se han unido a los cuatro telescopios gigantes los cuatro Telescopios Auxiliares, más pequeños, que forman parte del interferómetro VLTI (VLT Interferometer).

El VLT es una de las instalaciones astronómicas basadas en tierra más potentes y productivas que existen. En 2012 se publicaron más de 600 artículos científicos con arbitraje basados en datos del VLT y el VLTI (ann13009).


La imagen más nítida

Las nubes interestelares de polvo y gas son las guarderías en las que nacen y crecen las estrellas. La nueva imagen muestra una de ellas, IC 2944, que aparece con ese color rosado de fondo, ligeramente brillante. Esta imagen es la más nítida de este objeto que se ha obtenido hasta el momento desde tierra.

La nube se encuentra a unos 6.500 años luz, en la constelación austral de Centaurus (El Centauro). Esta parte del cielo alberga muchas otras nebulosas similares que son escrutadas por los astrónomos para estudiar los mecanismos de formación estelar.

Las nebulosas de emisión como IC 2944 están compuestas en su mayor parte por gas de hidrógeno que brilla en característicos tonos rojizos debido a la intensa radiación procedente de las numerosas y brillantes estrellas recién nacidas.

Destacando claramente sobre el fondo brillante se ven misteriosos grumos oscuros de polvo opaco, nubes frías conocidas como glóbulos de Bok. Se llaman así en honor al astrónomo holandés-americano Bart Bok, quien fue el primero en fijarse en ellas en los años 40 del siglo pasado, señalándolas como posibles lugares de formación estelar. Este conjunto en concreto se apoda con el nombre de Glóbulos de Thackeray.

Los glóbulos de Bok de mayor tamaño en lugares más tranquilos a menudo colapsan para formar nuevas estrellas, pero las de esta imagen están siendo bombardeadas violentamente por la radiación ultravioleta procedente de jóvenes estrellas calientes cercanas. Ambos están siendo erosionados y fragmentados, algo parecido a lo que ocurre cuando soltamos un trozo de mantequilla sobre una sartén caliente. Es probable que los Glóbulos de Thackeray se destruyan antes de que colapsen y formen estrellas.

Ampliación del paisaje

Los glóbulos de Bok no son fáciles de estudiar. Dado que son opacos a la luz visible es difícil para los astrónomos observar lo que ocurre en su interior, por lo que se necesitan otros instrumentos para desvelar sus secretos — observaciones en el rango infrarrojo o en las partes submilimétricas del espectro, por ejemplo, en las que las nubes de polvo, que se encuentran solo unos pocos grados por encima del cero absoluto, se ven brillantes. Este tipo de estudios de los glóbulos de Thackeray han confirmado que no hay formación estelar actualmente en su interior.

Esta región del cielo también ha sido estudiada en el pasado por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA. Esta nueva imagen, obtenida por el instrumento FORS, instalado en el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO, en el Observatorio Paranal, en el norte de Chile, cubre una zona más amplia del cielo que la captada por el Hubble y muestra un paisaje más ancho de formación estelar.


Jueves, 23 de Mayo 2013
ESO/T21
Artículo leído 1300 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >