Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




El tiempo se agota para el desarme nuclear




Un mundo libre de armas nucleares puede y debe concretarse mientras viva. Esto puede parecer una declaración audaz y bastante optimista después de haber dedicado mi vida a trabajar por la paz y el desarme. Pero consideremos las actuales amenazas globales, 25 años después de la caída del Muro de Berlín, que simbolizó el fin […]

Por Jayantha Dhanapala
NACIONES UNIDAS, Nov 24 2014 (IPS)

Un mundo libre de armas nucleares puede y debe concretarse mientras viva. Esto puede parecer una declaración audaz y bastante optimista después de haber dedicado mi vida a trabajar por la paz y el desarme.

El tiempo se agota para el desarme nuclear

Jayantha Dhanapala. Crédito: CC BY-SA 3.0

Pero consideremos las actuales amenazas globales, 25 años después de la caída del Muro de Berlín, que simbolizó el fin de la Guerra Fría, y en la previa al 70 aniversario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el foro creado para armonizar las acciones de los 193 estados miembro mandatados por la Carta para mantener la paz y la seguridad.

Tenemos el quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que expresa el mensaje ambiguo de que el fenómeno es consecuencia de las actividades humanas y de que si no se lo controla derivará en una catástrofe.

Tenemos el problema de la desigualdad de ingresos en todo el mundo. Las 1.200 millones de personas más pobres son responsables del uno por ciento del consumo, mientras el millón más rico, del 72 por ciento. Esto aumenta la frustración y la tensión, en especial entre los jóvenes, quienes constituyen 26 por ciento de la población mundial.

Tenemos extremismo religioso, racismo y violencia bestial del Ejército Islámico, de Boko Haram y otros grupos anárquicos, que desafían nuestras normas sociales civilizadas y los valores compartidos.

Tenemos el terrorismo de Estado de Israel que libra una guerra desigual contra los palestinos, mientras ocupan su territorio privándolos de tener su estado y violando el derecho internacional.

Tenemos más de 50 millones de personas desplazadas por guerras y violencia, 33,3 millones en sus propios países y unas 16,7 millones refugiadas, el mayor número desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Tenemos el problema del hambre, enfermedades, pobreza y violaciones de derechos humanos que siguen desfigurando la condición humana.

¿Las armas nucleares podrán disuadir esas amenazas? Por no decir, ¿servirán para resolver esos problemas? ¿No es más probable que en un mundo de pudientes y desposeídos se dé una creciente proliferación, entre la que figuran actores terroristas no estatales?

La evidencia científica muestra que hasta una guerra nuclear limitada, si fuera posible algo así, derivará en un irreversible cambio climático y en la destrucción sin precedentes de vidas humanas y de la ecología que la sostiene.La posibilidad de uso por voluntad política, ciber-ataque o por accidente por parte de un estado o de un actor no estatal es más real de lo que nosotros, en nuestro capullo de complacencia, decidimos reconocer.

Nosotros, el pueblo, tenemos la “responsabilidad de proteger” al mundo de las armas atómicas prohibiéndolas mediante una Convención de Armas Nucleares verificable y anulando a todas las otras autoproclamadas aplicaciones de “responsabilidad para proteger”.

A pesar de estas pruebas abrumadoras, el mundo todavía tiene 16.300 ojivas nucleares en manos de nueve países, pero Estados Unidos y Rusia poseen 93 por ciento del total, y de estas 4.000 están en posición operativa.

La posibilidad de uso por voluntad política, ciber-ataque o por accidente por parte de un estado o de un actor no estatal es más real de lo que nosotros, en nuestro capullo de complacencia, decidimos reconocer.

En tiempos de menguantes recursos para el desarrollo, la friolera de 1.700 billones (millón de millones) de dólares se destinan a armas, en general, y a la modernización de las atómicas, en particular.

Solo en Estados Unidos, y en flagrante contradicción con las promesas del presidente Barack Obama, la modernización de las armas nucleares costarán 355.000 millones de dólares en los próximos 10 años.

Un general con visión de futuro y dos veces presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower (1953-1961), alertó hace 50 años sobre la influencia insidiosa del “complejo industrial militar” en su país.

Esa influencia, reforzada por un deseo insaciable de beneficio, se propagó por todo el mundo, avivando las llamas de las guerras, aun cuando la ONU y otros defensores de la paz tratan de encontrar soluciones pacíficas de acuerdo con su Carta.

Estoy orgulloso de que la Conferencia de Pugwash sobre Ciencia y Asuntos Mundiales, que tengo el privilegio de encabezar actualmente, lleve más de cinco décadas persiguiendo la erradicación de las armas nucleares sobre la base del Manifiesto de Londres, de 1955, suscrito por Albert Einstein y Lord Bertrand Russell.

Joseph Rotblat, uno de los padres fundadores de la Conferencia de Pugwash, quien abandonó el Proyecto Manhattan como objetor de conciencia, compartió el Premio Nobel de la Paz con Pugwash en 1995.

Pugwash no es sino uno de los movimientos de ciudadanos que desde 1945 reclaman la abolición de las armas nucleares. La presión de la sociedad civil fue la que finalmente posibilitó el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares y otros significativos logros rumbo a la proscripción total de este armamento.

El mundo ya logró la prohibición de otras dos categorías de armas de destrucción masiva, las biológicas y las químicas.

Dos organizaciones no gubernamentales, ICAN y PAX, rastrearon minuciosamente el dinero detrás de las armas nucleares y revelaron en su informe “Don’t Bank on the Bomb” (“No financien a las bombas”) que desde enero de 2011, 411 bancos diferentes, compañías de seguros y fondos de pensión invirtieron 402.000 millones de dólares en 28 países en la industria de armas nucleares.

Las naciones con armas atómicas gastaron en total más de 100.000 dólares en sus fuerzas nucleares.

Solicito que hagan sus propias contribuciones al desarme nuclear uniéndose a la campaña de desinversión. La marchita retórica de Obama en su célebre discurso de Praga, en abril de 2009, sobre un mundo libre de armas nucleares tiene poco de qué jactarse si no actúa la sociedad civil.

He visto al mundo superar muchos obstáculos, el colonialismo, el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, el fin del odioso apartheid en Sudáfrica y finalmente el fin de la Guerra Fría.

El desarme nuclear también es un objetivo alcanzable y no un espejismo, como nos quieren hacer creer los estados nucleares. El logro de un acuerdo final por el programa nuclear de Irán y la próxima Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares en 2015 son oportunidades para que evitemos la proliferación erradicando estas armas.

Hay que felicitar a Inter Press Service (IPS) por su 50 aniversario. Al servir la causa del mundo en desarrollo, la agencia ha mantenido los importantes principios de equidad y de justicia en las relaciones internacionales abogando por el fin del intercambio desigual en todas sus formas.

Estoy profundamente agradecido por el premio, que honra a las organizaciones con las que he trabajado en una larga lucha por librar al mundo de las armas más inhumanas y destructivas que se hayan inventado.

Este artículo es parte del discurso que ofreció Jayantha Dhanapala cuando recibió el premio de IPS el 17 de noviembre.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Verónica Firme



Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/11/el-tiempo-se-ag...


Lunes, 24 de Noviembre 2014
Jayantha Dhanapala
Artículo leído 257 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.