Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




El tipo de plantas que se siembra puede reducir un 44% las emisiones de óxido nitroso

Investigadores españoles y holandeses abren una nueva vía para combatir este gas de efecto invernadero


Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad de Wageningen (Holanda) han conseguido reducir las emisiones de óxido nitroso hasta un 44% mediante la selección de plantas. Hasta ahora la reducción de gases de efecto invernadero se centraba en estudiar los factores relacionados con el suelo, por ejemplo el efecto de los fertilizantes utilizados.




Cultivos realizados por los investigadores de la UPM. Fuente: UPM.
Cultivos realizados por los investigadores de la UPM. Fuente: UPM.
Investigadores de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y de la Universidad de Wageningen (WUR, Holanda) han conseguido reducir las emisiones de óxido nitroso hasta un 44% mediante la selección de plantas. Estos resultados pueden ser el punto de partida para el desarrollo de nuevas estrategias de mitigación de gases de efecto invernadero.

Los suelos agrícolas son los principales responsables de las emisiones de óxido nitroso, un potente gas de efecto invernadero. La principal fuente de las emisiones de este gas, como explica la nota de prensa de la UPM, de la que se hace eco el Instituto de la Ingeniería de España, es el nitrógeno añadido mediante los fertilizantes y abonos.

Una vez se deposita el nitrógeno en el suelo, numerosos procesos microbiológicos se encargan de transformarlo en este peligroso gas. Factores como la estructura y el contenido de humedad de los suelos determinan finalmente la magnitud con la que se liberan estas emisiones desde el suelo hasta la atmósfera.

Analizando estos factores en su conjunto, puede intuirse que las plantas son un elemento clave respecto de las emisiones de óxido nitroso. Para empezar son la razón por la cual se aplican los fertilizantes nitrogenados, principales causantes de estas emisiones. Además, cambian la estructura del suelo cuando se desarrollan sus raíces, afectando al contenido de humedad y a la difusión de gases dentro del suelo. Finalmente, las raíces liberan compuestos que regulan los procesos microbiológicos que producen el óxido nitroso.

En un artículo recientemente publicado en Global Change Biology, se demuestra que una correcta elección de las plantas que se siembran en los pastos puede servir para reducir las emisiones de este gas.

Importantes reducciones

Diego Ábalos, del grupo de investigación Contaminación de Agrosistemas por las Prácticas Agrícolas de la UPM, liderado por Antonio Vallejo, observó reducciones de hasta un 44% cuando se sembraron dos especies herbáceas en vez de una sola.

En gran medida este efecto se pudo atribuir a que las especies mezcladas eran complementarias: sus raíces eran muy diferentes, lo cual permite que consuman el nitrógeno del suelo de manera eficiente y, por tanto, reduzcan la fuente del óxido nitroso.

“El análisis de este tipo de efectos a través de rasgos particulares de las plantas es un campo de gran relevancia en el mundo de la ecología”, explica Gerlinde de Deyn, co-autora del artículo. “Con este estudio hemos conseguido llevar técnicas de la ecología al estudio de gases de efecto invernadero”

El estudio supone un punto de partida para el desarrollo de nuevas técnicas de mitigación de las emisiones de óxido nitroso. Hasta la fecha, las estrategias para reducir estas emisiones se centraban en el suelo, mediante el uso de distintos laboreos y fertilizantes, por ejemplo. “Los agricultores tienen que tomar decisiones constantemente sobre qué especies sembrar. Nosotros hemos demostrado que esas decisiones afectarán a las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de sus campos”, concluye Jan Willem van Groenigen, último autor del artículo.

Referencia bibliográfica:

Ábalos D., De Deyn G.B., Kuyper T.W., Van Groenigen J.W.: Plant species identity surpasses species richness as a key driver of N2O emissions from grassland. Global Change Biology (2014). DOI 10.1111/gcb.12350. Enero 2014.


Martes, 25 de Febrero 2014
UPM/IIE/T21
Artículo leído 1726 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 24 de Noviembre 2016 - 10:30 Crean un laboratorio que se pega a la piel