Tendencias 21
25 Aniversario




Elecciones europeas 2014: “La extrema derecha intenta federarse”




“Esa clase de personas como Le Pen. ¡Qué horror!”: así es como Geert Wilders, jefe del Partido por la Libertad (PVV, derecha populista) hablaba en 2007 de la jefa del Frente Nacional (FN, extrema derecha) en 2007, tal y como recuerda NRC Handelsblad. Pero si bien después de las elecciones europeas de 2009 Wilders seguía negándose a que los miembros de su partido se sentaran en el Parlamento junto a los del FN para que no les asociaran con la extrema derecha, hoy parece haber cambiado de opinión.

El 13 de noviembre, el jefe del PVV recibió a Marine Le Pen en La Haya, con el fin de crear una alianza ante las elecciones europeas del año que viene, una visita que se ha acogido con escepticismo dentro del partido, debido a sus diferencias ideológicas. Aunque comparten su euroescepticismo y su oposición a la inmigración, los puntos de vista pro-Israel y pro-homosexuales del PVV no parecen del agrado del FN.

El diario señala que, dentro del PVV:

de momento, no se han escuchado públicamente voces críticas, pues han visto lo que le sucedió a su compañero [Louis] Bontes [expulsado recientemente por haber criticado públicamente a la dirección]. Pero si Wilders continúa su cooperación con Le Pen y con el dirigente del FPÖ [austriaco, Heinz-Christian] Strache, hay muchas posibilidades de que algunos miembros del PVV acaben por abandonar el movimiento.

Por su parte, De Volkskrant lamenta que los partidos tradicionales de Países Bajos no logren dar una “respuesta firme” a las voces euroescépticas del PVV:

Los defensores de la UE y del euro llevan un importante retraso. Ya es hora de que asuman el desafío, como hizo Wilders, con candidatos y discursos convincentes. [...] Pero en lugar de ello, los partidos [tradicionales] proponen a ilustres desconocidos como cabezas de lista y apuestan por una escasa participación [en las elecciones europeas], con lo que se limitarían los daños colaterales. Eso es despreciar a los electores y con ese desprecio lo único que se conseguirá será agravar su alienación con respecto al proyecto europeo.

Por otro lado, en Trouw, un arabista advierte de las consecuencias desastrosas que podría tener una sólida alianza entre el FN y el PVV. Si bien para los partidos en cuestión representa una “situación beneficiosa para ambas partes”:

no será así para los países europeos. Tanto el FN como el PVV pretenden difundir la ideología extremadamente nefasta de la xenofobia. Y una vez que se inocule este veneno en los genes de los europeos, será muy difícil librarse de él, como nos ha demostrado nuestra historia tan violenta.

En Francia, Le Monde estima que el objetivo de Marine Le Pen y de Geert Wilders es simple: “La extrema derecha europea intenta federarse para lograr un grupo en el Parlamento Europeo tras las elecciones de mayo de 2014”. Pero el diario señala que:

han puesto el listón muy alto y el objetivo de los dos dirigentes eurófobos aún no se ha alcanzado. Porque para constituir un grupo, necesitarán contar con veinticinco elegidos repartidos en al menos siete países de la Unión Europea. De momento, les faltan dos países. Pueden contar con los partidos de la Alianza Europea por la Libertad, a la que pertenece Marine Le Pen […] En ella también se encuentran el FPÖ austriaco […] los belgas del Vlaams Belang y los Demócratas Suecos. El jueves 14 de noviembre supuestamente tendrá lugar en Viena una reunión técnica, sin los jefes de partido.

El acuerdo entre el FN y el PVV también suscita ciertas inquietudes en Europa Central. Según el diario eslovaco SME, no hay que fiarse de Marine Le Pen y de Geert Wilders, ya que, según afirma:

Hablan de libertad y de democracia, afirman compartir valores liberales y defenderían los derechos de las mujeres o de los homosexuales. Pero sólo lo hacen con ciertas personas: las suyas. Se muestran hostiles a los europeos del Este y a los musulmanes, sobre todo a los inmigrantes y aborrecen la pérdida de soberanía en favor de Bruselas. […] Los partidos de extrema derecha están aumentando su apoyo también en Escandinavia. […] Si no se hace frente al populismo, lo único que se logrará es reforzarlo.

Precisamente en Escandinavia, las cosas no son tan simples. El Dansk Folkeparti ha rechazado la oferta de Le Pen y Geert Wilders de unirse a la alianza euroescéptica creada el 13 de noviembre, explica desde Copenhague el diario Politiken. Para el partido populista danés, el FN tiene “profundas raíces antisemitas”. El vicepresidente del partido, Soren Espersen, ha declarado que le “sorprende” que los Demócratas de Suecia se planteen la posibilidad de considerar esa oferta. En conclusión, Politiken plantea que:

Es posible que Marine Le Pen y el Frente Nacional encandilen a los franceses, pero no lograrán ganarse a los populistas daneses.



Fuente : http://www.presseurop.eu/es/content/press-review/4...


Jueves, 14 de Noviembre 2013
Artículo leído 277 veces





Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.