En las empresas no siempre hay un correcto entendimiento de los mensajes

Dos tercios de las personas seleccionan solo la información que está de acuerdo con sus opiniones


En un mundo como el de hoy, en el que hay tanta información, las personas tienden a seleccionar una porción de todos los datos que reciben permanentemente y lo hacen de acuerdo con sus propios puntos de vista. Según una investigación realizada por sicólogos de las universidades de Illinois y de la Florida, las personas filtran la mayoría de lo que oyen y ven, y dos tercios de ellas seleccionan lo que concuerda con su forma de pensar, en contraste con el restante tercio que toma en consideración las ideas que se oponen a las suyas propias. Esto puede explicar por qué muchas veces en las organizaciones no se cumple con los propósitos de los que se habla en reuniones y demás, ya que es posible que no todos los participantes de una conversación hayan retenido la misma información. Por Catalina Franco R.



En las empresas no siempre hay un correcto entendimiento de los mensajes
En las empresas no siempre hay un correcto entendimiento de los mensajes
Es bastante común encontrarse con alguien que se pregunte si será que les habla a las personas en un idioma que no entienden y por qué tiene que repetir tantas veces las cosas a los demás, debido a que no ve los resultados deseados después de emitir determinados mensajes.

Esto se debe a que el mundo de hoy está saturado de información, e igual pasa dentro de las empresas, lo que repercute en la forma en que cada persona recibe y entiende los mensajes, hasta el punto de que la mayoría filtran la información que reciben y seleccionan aquella que se acerca a sus propios puntos de vista.

La publicación de la American Psychological Association, Psychological Bulletin, publica una investigación realizada por sicólogos de las universidades de Illinois y de la Florida en la que se analizan 91 estudios en los que participaron cerca de 8.000 personas, llegando a la conclusión de que casi todo el mundo filtra lo que oye y ve, y de que, generalmente, dos tercios de los seres humanos seleccionan las ideas con las que están de acuerdo.

La investigación se realizó con el fin de acercarse a una respuesta para el debate entre sicólogos sobre si las personas escogen la información que más se parece a sus pensamientos o si la cuestión es que éstas se rodean de otras con ideas similares y por eso no son receptoras de conceptos opuestos a los suyos.

De acuerdo con la profesora de Sicología de la Universidad de Illinois y líder de esta investigación, Dolores Albarracín, “Queríamos ver exactamente a nivel global hasta qué punto están dispuestas a llegar las personas para buscar la verdad contrario a simplemente quedarse cómodos con lo que ya saben”.

Esfuerzos para que el mensaje sea efectivo

Esta situación de percepción y retención de los mensajes se da en todos los ámbitos del ser humano, incluso en el de trabajo, lo que quiere decir que esta puede ser una de las causas de que, por ejemplo, dos compañeros de trabajo lleguen a algún acuerdo y después piensen que no salió bien y que no se logró el objetivo, posiblemente debido a que los dos entendieron algo distinto con base en sus propios deseos, como lo explican en un artículo de Management-Issues.

Si se asume que dos tercios de los empleados seleccionarán solo aquella información que corresponda a sus formas de pensar, hay que tener esto presente para enviar los mensajes de una forma efectiva y, cuando estos vayan contra la corriente, ser conscientes de que hay que repetirlos varias veces para que no sean descartados en esa primera vez y se queden en el olvido.

Pero Albarracín trata de animar un poco en el sentido de que no es imposible hacer circular y comprender un mensaje correctamente, y afirma que “Es una buena noticia que una de tres veces, o cerca de eso, las personas están dispuestas a buscar el lado opuesto”.

Factores que influyen en la recepción de la información

El estudio, además de encontrar este patrón de la forma en la que las personas seleccionan la información que reciben, también afirma que hay ciertos factores que influyen en que algunos opten más por lo que se acerca a sus creencias y otros decidan abrirse a nuevas ideas.

Por ejemplo, hablan de que cuando se trata de temas políticos, religiosos o de valores éticos las personas son más cerradas a oír diferentes puntos de vista y se encierran más en los suyos propios. Por el contrario, cuando alguien está acostumbrado a divulgar lo que piensa, por ejemplo un político, está más abierto a conocer distintas opiniones para hacer que sus ideas evolucionen.

Además, el estudio asegura que la gente que es más segura de sí misma y de sus ideas tiene menos miedo a oír y a exponerse a pensamientos opuestos a los suyos, en contraste con aquellos que tienen poca confianza en sí mismos.

No es fácil que otros sean receptivos y además comprendan eso que pasa por las mentes de quienes quieren exponerles sus ideas, pero tampoco es imposible, como lo afirma Albarracín. Como en todo, debe buscarse el medio adecuado para llegarles eficaz y oportunamente a los demás.



Miércoles, 15 de Julio 2009
Catalina Franco
Artículo leído 4349 veces





Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Eduardo el 01/08/2009 03:42
"su forma de pensar". No sería más adecuado hablar de "intereses"
Más que su "forma de pensar" lo que mueve a las personas son sus intereses concretos.

2.Publicado por Beatriz Basenji el 27/08/2009 01:25
Paso a relatar algo que vivi muy de cerca. Dos personas de mi conocimiento tienen en común una empresa. Por motivos particulares ambas debieron recabar los servicios de un abogado , el cual fué elegido por "A" . La otra persona , o sea "B" estuvo de acuerdo , dado que el profesional le inspiraba gran confianza y respeto. Sucedió que al cabo de cierto tiempo, el abogado manifestó a la señora "A" , que dijera a " B" que, si tenía alguna duda o deseaba consultarle lo que creyera oportuno, que le enviara un e-mail.Que de ahí en más se iban a manejar de ese modo.
La señora "B" se perturbó en sumo grado, porque supuso que el abogado deseaba atenderla a larga distancia. Es decir, que prefería evitar que la señora "B" concurriese directamente a las oficinas del profesional como lo hacía su socia, para recibir asesoramiento. La señora "B" lo meditó con calma , y cambió de abogado.
Luego de un tiempo, estas tres personas coincidieron en un tanatorio. La señora "B" lo saludó al abogado y le explicó las razones por las que buscó a otro profesional , dado lo que ella había interpretado de su mensaje. El abogado le explicó que nunca habia pensado atenderla via e-mail, sino tan solo un medio para que la señora "B" coordinara hora y dia de visita .

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.