Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Encuentran en una concha de mejillón el grabado más antiguo, de 500.000 años

Demuestra que el 'Homo erectus' ya hacía arte


Científicos holandeses han descubierto, en una concha de mejillón de hace medio millón de años conservada en un museo, un grabado que demuestra que el 'Homo erectus' no sólo utilizaba estas conchas como herramientas, sino que también hacían arte con ellas. La concha procede de la isla de Java, y es muy anterior a otras obras similares de hace 100.000 años, realizadas por el 'Homo sapiens'.





La concha con el grabado en zigzag, procedente de Java. Imagen: Wim Lustenhouwer. Fuente: Universidad VU.
La concha con el grabado en zigzag, procedente de Java. Imagen: Wim Lustenhouwer. Fuente: Universidad VU.
El Homo erectus de la isla de Java (Indonesia) ya utilizaba conchas de mejillones de agua dulce como herramientas hace medio millón de años, y como lienzo para grabados. Un equipo internacional de investigadores, dirigido por la arqueóloga José Joordens de la Universidad de Leiden (Países Bajos), publicó este descubrimiento ayer en la revista Nature. El descubrimiento proporciona nuevos conocimientos sobre la evolución del comportamiento humano.

"Hasta este descubrimiento, se asumía que grabados comparables sólo habían sido hechos por los humanos modernos -Homo sapiens- en África, a partir de hace unos 100.000 años", señala Joordens, investigadora de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Leiden, en la nota de prensa de ésta.

Un equipo de 21 investigadores estudió cientos de conchas fósiles del yacimiento de Homo erectus Trinil, en la isla de Java. Las conchas son parte de la Colección Dubois, conservadas en el Centro de Biodiversidad Naturalis de Leiden. Las conchas fueron excavadas a finales del siglo XIX por el médico e investigador holandés Eugène Dubois, descubridor del Pithecanthropus erectus - ahora conocido como Homo erectus.

Sorpresa

El descubrimiento de un patrón geométrico grabado en una de las conchas fue una sorpresa total. El patrón de zigzag, que sólo se puede ver con iluminación oblicua, es claramente anterior a los procesos de meteorización en la concha que provoca la fosilización. El estudio ha excluido la posibilidad de que el patrón pudiera haber sido causado por animales o por procesos de meteorización naturales y muestra que el patrón de zigzag es obra del Homo erectus.

Mediante la aplicación de dos métodos de datación, investigadores de la Universidad VU (Vrije Universiteit) de Amsterdam y de la Universidad de Wageningen, ambas en los Países Bajos, han determinado que la concha con el grabado tiene como poco 430.000 años y como mucho 540.000. Esto significa que el grabado es al menos cuatro veces más viejos que los grabados más antiguos conocidos hasta ahora, que se encuentran en África.

Joordens sostiene una concha abierta mediante una perforación. Imagen: . (Photo: Henk Caspers. Fuente: Naturalis.
Joordens sostiene una concha abierta mediante una perforación. Imagen: . (Photo: Henk Caspers. Fuente: Naturalis.
Habilidad

"Es fantástico que esta concha grabada se haya descubierto en una colección de museo en la que ha estado durante más de cien años. Me imagino que la gente puede preguntarse si esto puede ser visto como una forma temprana de arte", apunta Wil Roebroeks, profesor de Arqueología del Paleolítico en la Universidad de Leiden.

Él fue capaz de financiar esta investigación a largo plazo con su premio NWO Spinoza, el más prestigioso en ciencia de Países Bajos. "En este momento no tenemos ninguna pista sobre el significado o propósito de este grabado", reconoce.

La investigación ha demostrado que los primeros casi-humanos tenían mucha habilidad para abrir estos grandes mejillones de agua dulce: perforaban un agujero a través de la cáscara utilizando un objeto punzante, posiblemente un diente de tiburón, exactamente en el punto donde el músculo mantiene a la concha cerrada.

"La precisión con la que trabajaban estos primeros humanos indica una gran destreza y un conocimiento detallado de la anatomía de los moluscos", explica Frank Wesselingh, investigador y experto en conchas fósiles en Naturalis. Los moluscos se los comían y las cáscaras vacías eran utilizadas para la fabricación de herramientas, como cuchillos.

Este descubrimiento arroja nueva e inesperada luz sobre las aptitudes y el comportamiento del Homo erectus, e indica que Asia es un área prometedora y, hasta el momento, relativamente inexplorada, en la que encontrar fascinantes restos arquiológicos.

La cáscara con el grabado humana más antiguo conocido estará en exhibición en el museo Naturalis a partir de hoy.

Referencia bibliográfica:

Joordens J.C.A., d’Errico F., Wesselingh F.P., Munro S. de Vos, J., Wallinga, J. Ankjærgaard, C., Reimann, T., Wijbrans, J.R., Kuiper K.F., Mücher H.J., Coqueugniot, H., Prié, H.V., Joosten, I., van Os, B., Schulp, A.S., Panuel, M., van der Haas V., Lustenhouwer W., Reijmer J.J.G., Roebroeks, W.: Homo erectus at Trinil on Java used shells for tool production and engraving. Nature (2014). DOI: 10.1038/nature19362.


Jueves, 4 de Diciembre 2014
Universidad de Leiden/T21
Artículo leído 3752 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >