Tendencias 21
Universidad Comillas




Es posible aprender neurológicamente la espiritualidad

La neuroplasticidad podría ayudar a lograr una visión de la trascendencia


Sin ánimo de meter bazas en la polémica entre ciencia y Fe, puede afirmarse que está más que probado el beneficio físico y espiritual que queda como remanente en las personas que vivieron una experiencia mística. Por lo tanto, es válido buscar la manera de entrenar esa percepción de lo trascendente como si fuera un músculo. Al respecto, los recientes estudios sobre plasticidad neuronal son un buen punto de partida para esta misión. Por Patricia Arca Mena y Gustavo Masutti Llach.



Foto: reuben4eva. Stock.xchng
Foto: reuben4eva. Stock.xchng
“Recuerdo la noche y casi el lugar preciso, en la cima de la montaña, donde mi alma se expandía, por decirlo de alguna manera, hacia el Infinito. Se produjo una unión impetuosa de los dos mundos, el exterior y el interior; se trataba de lo profundo llamando a lo profundo, lo profundo que mi propia lucha había abierto dentro de mi ser, contestado por lo profundo impenetrable del exterior, que llegaba más allá de las estrellas. Estaba solo con Aquel que me había creado, a mí y a toda la belleza del mundo, el sufrimiento e, incluso, la tentación. Yo no lo buscaba, pero sentía la unión perfecta de mi espíritu con el suyo. El sentido normal de las cosas a mi alrededor había cambiado y, de momento, tan sólo sentía una alegría y una exultación inefables. Era como el efecto de una gran orquesta cuando todas las notas dispersas se han fundido en una armonía distendida que deja al oyente consciente únicamente de que su alma flota, casi rota de emoción. La perfecta quietud de la noche se estremecía tan sólo por un silencio aún más solemne, y la oscuridad era todavía más patente afuera de invisible. No podía dudar que Él estaba allí lo mismo que yo; de hecho, sentía, si es posible, que yo era el menos real”.Testimonio citado por William James en “Las variedades de la experiencia religiosa” (Madrid, ediciones península, 1ª ed. 1986).

En el origen de las religiones siempre se puede encontrar una “revelación mística” similar a la del relato que cita el pionero filósofo y psicólogo estadounidense. Quienes las vivieron refieren el acceso a una forma de conocimiento que no puede ser captado por imágenes o palabras, una certeza de unidad de todo lo existente, la pérdida del yo y del mundo, potentes estados de alegría, bienaventuranza, paz, vitalidad, bienestar físico y mental y de cercanía con lo sagrado, entre otras sensaciones.

Estas experiencias fueron estudiadas a fondo por varios autores y, aunque todavía no se ponen de acuerdo con las causas, ya casi no se discute el potencial transformador y sanador de la experiencia mística: Quien la vive, no vuelve a ser el mismo. Se transforma para siempre y en general para mejor, porque, como sentencia el psicólogo transpersonal Stanislav Grof: “podemos hablar de un profundo cambio a nivel psicofísico. Un individuo que vive una experiencia cumbre tiene la sensación de sobreponerse a la fragmentación y división cuerpo/mente, y alcanza un estado de unidad y completud interna total que usualmente resulta muy curativo y benéfico (…) Estas experiencias producen una mejora de la salud emocional y física”.

Ahora bien, ¿es posible fomentar, estimular o provocar este tipo de experiencias por medios naturales? Los estudios sobre neuroplasticidad parecen indicar que sí.

La neuroplasticidad

En los lóbulos frontales del cerebro está la llave del propio destino. Allí se cocinan los proyectos y las decisiones que surgen de la interacción de los 100 mil millones de neuronas del cerebro. Todas aquellas conexiones que no se usan se pierden, y hoy se sabe que el cerebro puede remodelarse a medida. La neuroplasticidad es la capacidad de aumentar o disminuir el número de ramificaciones neuronales y de sinapsis, a partir del estímulo sobre el cerebro. De este modo, una persona estimulada por la percepción desarrolla más conexiones que otra menos receptiva.

Al respecto, el psiquiatra Daniel Drubach, de la Mayo Clinic, en Minnesotta, explicó en su conferencia “Neurobiología de la imaginación y su relación con la espiritualidad” (dictada en el Foro de reflexión Cerebro y Espiritualidad, Buenos Aires, 17 de Septiembre de 2007): “es impresionante la manera en que el cerebro puede reorganizarse para poder adaptarse a nuevos desafíos”. Más aún si se somete a entrenamiento durante años. Por ejemplo, indica: “El músico que se expone a la música percibe una realidad diferente. Por el hecho de practicarla escucha otra cosa y puede detectar cambios muy sutiles en las notas que pasan desapercibidos para los no músicos. Esto se ha probado muchas veces y no es genético. Es la exposición al enriquecimiento del medio ambiente lo que modifica al cerebro. Percibir algo lo cambia a uno y luego lo puede percibir mejor”. Y agrega: “Otro estudio se hizo con pintores artísticos. Ellos son capaces de diferenciar entre los colores de una manera muy superior a la media. De una escala reconocen 35 tipos diferentes de amarillo, por ejemplo. Alguien que no es pintor dice que sólo hay 4 ante la misma paleta de colores. Es tremendo cómo la experiencia y más que nada el entrenamiento cambian la percepción de la realidad”.

De este modo, si la experiencia mística es algo que sucede (o es percibida) en el cerebro, nada impediría, en teoría, modificar la estructura de la red sináptica para favorecer la espiritualidad y, si se da el caso, la producción o recepción (esto ya es cuestión de Fe) de las experiencias místicas.

¿Es posible esto? Hay algunas pistas. El doctor Drubach explica que “al cerebro le interesa lo que cambia, no lo constante. Si hay un ruido repetitivo se lo escucha durante unos segundos y al rato se lo ignora. El cerebro se habitúa. Del mismo modo, uno entra a una habitación con un cierto olor y en unos minutos no lo huele más. Así, desde el punto de vista de las descripciones de Maimónides y otros, si la manifestación de Dios está siempre presente pero no cambia, será más difícil percibirla”.

Habrá entonces que tratar de modificar la percepción. Hace mucho que los cabalistas, judíos y cristianos, afirman que hay una realidad diferente y que hay que prepararse para descubrirla. En definitiva, de lo que están hablando es de plasticidad perceptiva.

A propósito, los ya famosos estudios de Andrew Newberg y Eugene Daquili, de la División de Medicina Nuclear de la Universidad de Pennsylvania, tienen que ver con esto también. Ellos estudiaron a un grupo de monjes tibetanos y frailes franciscanos (con tomografías computarizadas mientras meditaban) y encontraron cambios notables en la actividad cerebral. Al igual que los músicos o pintores, los que practican la meditación o la plegaria activan su cerebro de una manera diferente y lo predisponen a ciertas percepciones y experiencias místicas, espirituales o religiosas.

Este también es el tono de las investigaciones que los neurocientíficos Antoine Lutz y Richard Davidson de la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos) llevan a cabo desde 1992 en colaboración con el Dalai Lama y otros monjes budistas muy experimentados en el arte de la meditación. Ellos colocaron en los monjes y en un grupo de control una red con sensores eléctricos mientras meditaban.

Los resultados no dejaban dudas. La amplitud de las ondas gamma recogidas en algunos de los monjes son las mayores de la historia registradas en un contexto no patológico. Lo cierto es que los monjes sincronizan un número de neuronas mucho mayor al promedio. De este modo, Lutz y Davidson dedujeron que el cerebro, con un correcto entrenamiento, puede desarrollar funciones nunca imaginadas.

¿Pero cuál sería el beneficio de volcarse a una vida espiritual? Muchos y diversos, y todos están bien testeados.

Foto: marya. Flickr
Foto: marya. Flickr
Beneficios de la espiritualidad

Aún si se deja a un costado la cuestión de la Fe, varios estudios probaron con el método científico que la vida espiritual ofrece beneficios indiscutibles. Estos son apenas algunos ejemplos de investigaciones realizadas en los últimos tres años:

-La religión aliviaría el estrés del cerebro ante las presiones cotidianas, de acuerdo con la investigación que el antropólogo Lionel Tiger de la Rutgers University de Estados Unidos, y Michael McGuire, psiquiatra y neurocientífico de la Universidad de California. Ellos publicaron el libro, "God’s Brain" donde sugieren que el estrés propio de la vida cotidiana, capaz de modificar la química del cerebro, encuentra alivio en las creencias y los rituales religiosos, lo que ayuda al cerebro a soportar las tensiones.

-Bajo ciertas circunstancias, la creencia religiosa fomenta actitudes de generosidad, altruismo y mejora el comportamiento social, según el estudio de los psicólogos sociales de la University of British Columbia (Vancouver, Canadá) Ara Norenzayan y Azim Shariff.

-Los individuos religiosos son más amables y rectos. Así lo probaría un meta-análisis de docenas de estudios que vinculaban ciertas características de la personalidad humana con la religiosidad realizado por el científico de la Universidad belga de Louvain, Vassilis Saroglou, especializado en la investigación de la personalidad y de la psicología religiosa.

-La Fe en Dios reduce los síntomas de la depresión clínica, puesto que los depresivos creyentes son un 75 por ciento más propicios a responder a los medicamentos, de acuerdo con un estudio publicado por investigadores del Rush University Medical Center de Chicago, en Estados Unidos.

-A principios de 2009 otra investigación, realizada por científicos de la Universidad de Miami, Estados Unidos, y dirigida por el profesor de psicología Michael McCullough, reveló que las personas religiosas tienen mayor capacidad de autocontrol que las no religiosas y regulan de manera más eficiente sus actitudes y emociones, con la finalidad de conseguir objetivos para ellos valiosos.

-Las plegarias por otros potencian la capacidad individual de perdonar, sugiere un trabajo realizado por el psicólogo de la Florida State University, Nathaniel Lambert, y sus colaboradores, de la Florida State University. Al rezar, señalan, las personas dejan de centrar su atención en sí mismos y en sus propios objetivos. Así, los sentimientos negativos pueden desvanecerse. Una investigación anterior de estos mismos investigadores había demostrado que la gratitud también puede potenciarse mediante la oración.

-La religiosidad ayuda a evitar las depresiones en la vejez, según se explica en un comunicado emitido por la Universidad de Arizona, a partir de un estudio realizado por la Master of Philosophy Rita Law.

-Creer en Dios puede bloquear la ansiedad y minimizar el estrés, señalan los resultados de dos investigaciones realizadas en la Universidad de Toronto, en Canadá, dirigidas por el profesor de psicología Michael Inzlicht.

-La meditación con mantras ayudaría a relajar el sistema nervioso, a rebajar la presión arterial, a mejorar la salud del corazón, a prolongar la vida, además de dar felicidad y de generar el sentimiento de estar más cerca de una entidad trascendente, entre otras ventajas, según el estudio de Herbert Benson, cardiólogo de la Harvard Medical School.

Por lo tanto, si la meditación y la vida espiritual favorecen las tendencias a ser generosos, amar al prójimo y desear el bien a los demás sin esperar nada a cambio; y si además propenden al bienestar físico, emocional e intelectual, es indudable que este tipo de pensamiento o filosofía puede llevar a una vida más feliz.

De este modo, sin meterse en las pantanosas aguas de la interminable polémica entre ciencia y religión, se podría decir que la primera le está dando la razón en algo a la segunda. Aunque todavía no esté dispuesta a reconocerlo.



Jueves, 3 de Marzo 2011
Patricia Arca Mena y Gustavo Masutti Llach.
Visitas de este artículo: 7325



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Rodolfo Plata el 05/03/2011 12:23
Nietzsche auscultó el alma cristiana y descubrió que el malestar de nuestro tiempo no estaba el individuo sino en la moral occidental enferma y decadente. Y diagnosticó la patología actual de nuestra sociedad: la indeferencia hacia la religión, y exclamó ¡Dios ha muerto! La teología y moral judeo cristiana son cuestionadas en tanto implican juicios valorativos/morales. El profetismo judío y sus falsos valores exigen una nueva reformulación del cristianismo fincada en los valores supremos de la trascendencia humana y la sociedad perfecta a fin de alcanzar la supra humanidad. El impacto del diagnostico de Nietzsche ha sido enorme, no sólo por los contenidos que la psicología profunda "toma" de Nietzsche sino y ante todo porque posiblemente sea uno de los ejes que sobre los que gira el pensamiento de la modernidad y post modernidad abriendo el reconocimiento de una transformación de la conciencia que eventualmente nos llevará a alcanzar la trascendencia humana o supra humanidad patente en Cristo http://www.scribd.com/doc/48104400/Nietzsche-y-La-Lucha-Contra-El-Judeo-Cristianismo-Por-El-Cristianismo

2.Publicado por Guzmán el 05/03/2011 13:13
Jiddu Krishnamurti y la Meditación;

"La meditación es una de las artes más grandes en la vida quizá la más grande y no podemos aprenderla de nadie. Esa es su belleza. No tiene técnica y, por ende, no tiene autoridad. Cuando uno aprende acerca de sí mismo, cuando se observa cómo camina, cómo come, qué dice, la charlatanería, el odio, los celos; si está atento a todo eso en sí mismo, sin preferencia alguna, ello forma parte de la meditación. Por lo tanto, la meditación puede tener lugar cuando estamos sentados en un autobús o paseamos por los bosques llenos de luces y sombras, o cuando escuchamos el canto de los pájaros o contemplamos el rostro de nuestra mujer o nuestro hijo".15.

Y recientemente ha escrito: "Todo esfuerzo que se hace para meditar, niega la meditación".16.

15 Freedom from the Known (1969).
16 Prólogo de Krishnamurti en Meditations (1980).

KRISHNAMURTI
Los años de plenitud
MARY LUTYENS
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

3.Publicado por Rodolfo Plata el 06/03/2011 08:20
LA MEDITACIÓN Y TODAS LAS DISCIPLINAS MÍSTICAS REQUIEREN DE UNA TECNICA Y UN ADIESTRAMIENTO REMOTO, PARA QUE SEAN EFECTIVAS:
EL ARQUERO MÍSTICO:
• UN BUEN ARQUERO BUSCA LA FALLA DE SU DISPARO EN EL FONDO DE SU CORAZÓN. ASÍ COMO EL ARQUERO ENDEREZA LAS VARAS HASTA QUE SUS FLECHAS SON RECTAS. EL MAESTRO CORRIGE SUS PENSAMIENTOS HASTA QUE ALCANZA RECTO PENSAR QUE LLEVA AL RECTO SENTIR Y RECTO ACTUAR SIN APETENCIA DE SUS FRUTOS; ACTO PERFECTO o ALTRUISMO, QUE NOS PERMITE TRASCENDER NUESTRO EGOCENTRISMO Y ALCANZAR EL PERFIL DE HUMANIDAD PERFECTA (CERO DEFECTOS) O TRASCENDENCIA HUMANA.
• EL ARCO ES LA DOCTRINA.
• LA TENSIÓN EN LA CUERDA ES FRUTO DE LA DISCIPLINA REMOTA.
• LA FLECHA ES LA LINEA DE PENSAMIENTO O MANTRA QUE INDUCE LA EXPERIENCIA.
• EL BLANCO ES LA EXPERIENCIA SOBRE NATURAL CONTESTATARIA DE NUESTROS CUESTIONAMIENTOS Y PROBLEMATICAS EXISTENCIALES.
http://www.scribd.com/doc/46514959/EL-ARQUERO-MISTICO

4.Publicado por Cachi Quaglia el 06/03/2011 21:25
En las prácticas de meditación simple, consistentes en generar un estado de atención a las percepciones, dificultando la invasión de imágenes, ensueños, o recuerdos, ya ahí, en esa simple práctica de silencio interno, que no precisa de rarezas de posturas corporales, mantrans o yantras; ya ahí se pueden tener registros psicofísicos diferentes, que pueden ser traducidos a conceptos conocidos como registros de paz, fuerza y alegría sin motivo y diferentes a los habituales.
Siendo los humanos como somos una estructura psicofísica indisoluble, no debe extrañarnos que a esos registros psíquicos internos se correspondan concomitancias fisiológicas o neurológicas, pasibles de ser observadas con instrumentos tenológicos adecuados.
Por otro lado, la espiritualidad (cosa diferente a las religiones y sus dogmas) no se opone a la ciencia, ni una ciencia verdadera a favor de la vida humana, puede oponerse a la espiritualidad.
La cosa no es tan complicada...

5.Publicado por Cachi Quaglia el 07/03/2011 00:19
Es para no creer como confunden la espiritualidad, ese sentimiento interno y profundo del ser humano, con los dogmas, cultos y castas sacerdotales de las religiones externas, las que sí pueden oponer a los dogmas, cultos y castas del aparato "científico".

Por otro lado,si están buscando alguna tecnología de aplicación de electrodos en el cerebro para producir esas experiencias que llaman "místicas", eludiendo el proceso psíquico y conductual que puede llevar a ellas, o parecidas, ya se tentó con la tecnología química del LSD, sin resultados interesantes.

6.Publicado por Upendra el 14/03/2011 15:08
Es importante reconocer y aceptar que todo proceso de meditación tiene diferentes
niveles de perfeccionamiento.
Quiere decir que la verdadera meditación nos debe llevar a el contacto directo con Dios.
Pero Dios no es algo material es totalmente espíritual por lo que la tecnología cientifica le
es muy dificil tener esa percepción selectiva, por lo que es necesario que se cultiven valores
internos como la humildad, paz, amor y tolerancia a fín de que se haga accesible una clara
visión del objetivo espiritual de la vida.
Una vez lleguemos a una armonía de criterios justos tanto la ciencia como la espiritualidad podrán
ser aliados en el beneficio y desarrollo de la humanidad.



7.Publicado por Pedro Gómez el 09/04/2011 14:01
El humano, al sentirse limitado, busca sentido a la vida y pueden creer o no en Dios. Los que creen en Dios pueden creer o no en una religión. Si son religiosos ya tienen solucionado su problema, es la solución de otros la que él adopta, ha terminado su ciclo de aprendizaje; los que creen den Dios, pero no en ninguna religión tenemos un problema personal; pero nuestros valores son nuestros. El religioso ya no se preocupa de más, su sistema emocional descansa en brazos de su religión. El no religioso está más solo en sus convicciones y eso siempre, aunque más humano, siempre tendrá sus dudas, aunque humanamente siempre estará en condiciones de seguir creciendo. Las religiones no suelen evolucionar y finalmente quedan obsoletas.

8.Publicado por Upendra el 09/04/2011 20:26
Hay que saber discernir que es una religión verdadera y una falsa. La palabra religión (religare) quiere decir víncular, unir, un verdadero sistema religioso deberá producir en sus adeptos Amor por Dios y todos los seres.

El amor nunca es obsoleto, es siempre fresco y hermoso, Dios es Amor. La verdadera evolución de un sistema religioso será visible en los miembros que produzca. Decir creo en Dios, y sentirse orgulloso de el status no afiliado, significa que la persona todavía no a encontrado su identidad sociologica espíritual correcta,pues nosotros al ser partes infinitesimales de la substancia Dios es lógico que lleguemos a unirnos en el verdadero amor con aquellos que han llegado a la misma comprensión es un asunto de conciencia y humildad y no de miedos personales a despersonalizarse. Dios seguirá siendo Dios sin importar nuestra comprensión, tal como El Sol sigue dando luz aunque las personas se escondan en una cueva. Aceptar a Dios y sus verdaderos representates significa evolución en el verdadero Amor.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 22 de Noviembre 2016 - 07:55 ¿En qué creen los que no creen?









Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico