Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




España y Portugal, los más amenazados por las olas de calor

La tendencia al calentamiento de las ciudades es más rápida que la establecida en los modelos climáticos


España y Portugal tienen 10 veces más probabilidades de sufrir olas de calor, según un estudio sobre la canícula europea del mes de junio pasado. La tendencia al calentamiento de las ciudades es más rápida que la establecida en los modelos climáticos y amenaza con canículas normalizadas a mediados de siglo en el viejo continente.


Eduardo Martínez de la Fe
Eduardo Martínez de la Fe, es el Editor de Tendencias21. Saber más del autor



Probabilidad de que la temperatura media del mes de junio, en el periodo 2070-2099, supere la temperatura media máxima de junio durante el periodo de referencia, establecido entre 1981 y 2010. Se muestran dos escenarios de desarrollo económico con diferentes niveles de emisiones de CO2: emisiones controladas (izquierda) y emisiones fuertes (derecha). Fuente: WWA
Probabilidad de que la temperatura media del mes de junio, en el periodo 2070-2099, supere la temperatura media máxima de junio durante el periodo de referencia, establecido entre 1981 y 2010. Se muestran dos escenarios de desarrollo económico con diferentes niveles de emisiones de CO2: emisiones controladas (izquierda) y emisiones fuertes (derecha). Fuente: WWA
Los científicos han confirmado que el cambio climático causado por la actividad humana ha jugado un papel importante en las temperaturas excesivamente elevadas que se registraron en una gran parte de Europa Occidental durante el mes de junio, según un estudio difundido por World Weather Atribution (WWA).
 
WWA es una coalición internacional de científicos especializados en la evaluación de las posibles influencias del cambio climático sobre los fenómenos meteorológicos extremos, que analizó el record de calor que se vivió en junio en siete países de Europa Occidental.
 
Todo el planeta conoció en 2017 el tercer mes de junio más cálido desde 1948. Los seis primeros meses del año están a medio camino del récord de 2016 y de la anterior marca de 2015.
 
Con +0,385ºC por encima de la media obtenida entre 1981 y 2010, junio de 2017 se equipara con junio de 2013, si bien está más lejos del récord de 2016, que fue de +0,51ºC.
 
Hay que tener en cuenta al respecto que 2016 estuvo afectado por el fenómeno conocido como El Niño, que muestras condiciones neutras en el Pacífico desde principios de 2017, lo que provoca temperaturas menos altas este año.
 
A pesar de esta tregua de El Niño, las altas temperaturas registradas en Europa durante el mes de junio provocaron un incendio forestal en Portugal que mató a 64 personas e hirió a más de 200. Un nuevo incendio forestal se ha planteado ahora en el centro del país.
 
En España, más de 1.500 personas tuvieron que ser evacuadas para escapar de un gran incendio que afectó a más de 8.400 hectáreas. Francia, Suiza y Holanda pusieron en marcha sendos planes contra la canícula. Inglaterra vivió en junio su peor día de calor desde 1976.

Fuente: WWA
Fuente: WWA
10 veces más probables en España y Portugal
 
Según explican los científicos en su estudio, los cambios climáticos han aumentado la intensidad y la frecuencia de las olas de calor, haciéndolas dos veces más probables en Bélgica, cuatro veces más probables en Francia, Suiza, Países Bajos y centro de Inglaterra, y 10 veces más probables en España y Portugal.
 
Los resultados obtenidos en este estudio son compatibles con un planeta que se recalienta y que por ende registra olas de calor más frecuentes e intensas, al mismo tiempo que pueden presentarse antes o después de la estación estival, como ocurrió este año.
 
El análisis realizado por estos científicos de la distribución geográfica de estos acontecimientos climáticos extremos demuestra claramente que las olas de calor europeas se han hecho más frecuentes, especialmente en Europa del Sur.
 
Urge prevenir a las ciudades

Plantean que es esencial que las ciudades trabajen con los científicos y expertos en salud pública para elaborar planes de emergencia en caso de canícula. Consideran que el cambio climático tiene un efecto inmediato en la población humana y que estos planes permitirían salvar vidas.
 
Los científicos han encontrado vínculos claros y sólidos entre la canícula del mes de junio y el cambio climático causado por la acción humana, señalan en su estudio.
 
Los registros locales de la temperatura muestran una tendencia al calentamiento que es más rápida que la establecida en los modelos climáticos que simulan los efectos de la combustión de las energías fósiles, así como la variabilidad solar y los cambios derivados del uso de la tierra.
 
En consecuencia, los científicos advierten que los meses cálidos serán cada vez menos raros y que es previsible vivir una canícula como la que se conocía en el mes de junio cada 10 o 30 años, según los países.
 
A mediados de este siglo, este calor extremo en junio será una norma en Europa Occidental, salvo que se adopten medidas inmediatas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, concluyen los investigadores.



Martes, 4 de Julio 2017
Artículo leído 2684 veces



Nota



Otros artículos de esta misma sección
< >