Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




Estrategia de Obama contra el Estado Islámico no convence en EEUU




La estrategia del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para “degradar, y en última instancia destruir,” al extremista Estado Islámico (EI) fue recibida con el escepticismo generalizado de legisladores y expertos en Medio Oriente de este país.  Si bien se espera que el Congreso legislativo acepte, aunque no lo autorice formalmente, el plan que Obama […]

El presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden reunidos con miembros del Consejo de Seguridad Nacional en la Sala de Situación de la Casa Blanca, el 10 de septiembre. Crédito: Foto oficial de la Casa Blanca de Pete Souza.

El presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden reunidos con miembros del Consejo de Seguridad Nacional en la Sala de Situación de la Casa Blanca, el 10 de septiembre. Crédito: Foto oficial de la Casa Blanca de Pete Souza.

Por Jim Lobe
WASHINGTON, Sep 12 2014 (IPS)

La estrategia del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para “degradar, y en última instancia destruir,” al extremista Estado Islámico (EI) fue recibida con el escepticismo generalizado de legisladores y expertos en Medio Oriente de este país. 

Si bien se espera que el Congreso legislativo acepte, aunque no lo autorice formalmente, el plan que Obama esbozó en un discurso televisado la noche del miércoles 10, legisladores del gobernante Partido Demócrata y del opositor Partido Republicano no escatimaron sus objeciones.

“El presidente presentó un caso convincente a favor de la acción, pero aún quedan muchas preguntas relativas a la manera en que pretende actuar”, opinó el presidente de la Cámara de Diputados, el republicano John Boehner.“Si se va a expulsar al EI, ¿quién llenará ese vacío? Si es el régimen de Assad, ¿cómo cierra eso con la continua oposición de Estados Unidos a ese régimen? Si ha de ser alguien más, ¿cómo cierra eso con la persistente falta de unidad, fuerza y credibilidad de la llamada oposición moderada?”: Paul Pillar.

En su discurso, Obama adoptó un tono decidido y confiado que le granjeó elogios, incluso de republicanos como Boehner. Pero no es ningún secreto que el presidente, que pretende que la salida de Washington de las guerras de Medio Oriente sea un legado de su administración, se resistió de manera constante a la presión para que Estados Unidos incremente su presencia militar en la región.

Obama anunció que reforzará el apoyo de Estados Unidos al ejército de Iraq y los combatientes kurdos  llamados peshmergas con más entrenamiento, inteligencia y equipos y que enviará a 475 militares estadounidenses, que se sumarán a los más de 1.000 que están en el territorio desde que el EI, antes conocido como ISIS, avanzó por gran parte del norte y el centro de Iraq en junio.

Al mismo tiempo, prometió que la campaña “no implicará que tropas de combate estadounidenses luchen en suelo extranjero”.

Estados Unidos llevará a cabo ataques aéreos contra objetivos del EI “dondequiera que existan”, no solo en Iraq, sino también en Siria, añadió Obama.

Indicó que Washington está reuniendo a “una amplia coalición de socios”, que incluye a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), los Estados del Golfo gobernados por sunitas, Jordania y Líbano.

Estos gobiernos prometieron su apoyo a la campaña contra el EI y al nuevo gobierno del primer ministro iraquí, Haider al Abadi, durante una reunión el jueves con el secretario de Estado John Kerry en la ciudad saudita de Yeda.

Obama también le pidió al Congreso que apruebe rápidamente una solicitud pendiente por 500 millones de dólares para entrenar y equipar a la insurgencia siria que lucha contra el gobierno de Bashar al Assad y el EI.

Arabia Saudita, que apoya a diversas facciones insurgentes en su lucha contra el presidente sirio, aceptó albergar campos de entrenamiento para estos rebeldes “moderados”, según funcionarios de Washington.

Esta “estrategia antiterrorista integral y sostenida”, que Obama comparó con las operaciones de Washington en Yemen y Somalia, “erradicará un cáncer como” es el EI, dijo Obama.

Aunque el plan presidencial obtuvo la cautelosa aprobación de la mayoría de los legisladores, muchos sostienen que el mismo generó tantas interrogantes como respuestas, entre ellas si Obama tiene la autoridad legal para ordenar ataques contra el EI, especialmente en Siria, sin la autorización expresa del Congreso.

Al mismo tiempo, los partidarios de la intervención militar se preguntaron si la estrategia, sobre todo la promesa de Obama de no enviar fuerzas de combate, será suficiente para alcanzar sus metas.

“La ‘estrategia’ de Obama no tiene ninguna posibilidad de éxito”, escribieron Frederick y Kimberly Kagan, respectivamente del neoconservador American Enterprise Institute (AEI) y del Instituto para el Estudio de la Guerra, en el sitio digital de la revista Weekly Standard.

Los dos académicos, que ayudaron a diseñar la operación del gobierno de George W. Bush (2001-2009) para frenar el conflicto entre sunitas y chiitas en Iraq en 2007, argumentaron que una estrategia antiterrorista no funcionaría contra una insurgencia consolidada, como lo es el EI.

“Es tremendamente difícil desarrollar una estrategia sólida cuando se comienza por un diagnóstico erróneo del problema”, escribieron. Frederick Kagan argumenta que, solo en Iraq, se necesita la presencia de 10.000 a 15.000 soldados estadounidenses.

Pero otros discrepan. “Más tropas estadounidenses en el terreno es, precisamente, lo que quiere” el líder del EI, Abu Bakr “Al Baghdadi”, afirmó a IPS el coronel retirado Lawrence Wilkerson, jefe del Estado mayor durante la gestión del exsecretario de Estado Colin Powell (2001-2005). “Un ambiente rico en blancos es lo que quieren, y en su área”, añadió.

“Si los iraquíes y otros no están dispuestos a derrotar las fuerzas” del EI, “entonces la potencia aérea de Estados Unidos y sus aliados, algún consejo sobre el terreno y la asistencia de la inteligencia deben alcanzar para hacerlo”, sostuvo.

El EI “no mide tres metros de altura, ni siquiera uno, aunque el bombo mediático diga lo contrario”, aseguró Wilkerson.

Vencer al EI en Iraq dependerá en gran medida de si Abadi cumple su promesa y comparte el poder con los árabes sunitas para integrarlos plenamente a una nueva estructura de seguridad, según expertos en la región.

“Cien años de guerra… han demostrado que la potencia aérea solo puede tener éxito si la fuerza terrestre está lista para aprovechar los ataques aéreos y tomar y ocupar físicamente el territorio”, señaló Wayne White, exfuncionario de inteligencia del Departamento de Estado y actual integrante del Instituto de Medio Oriente.

“El presidente no ignora esta máxima, de ahí su papel en el derrocamiento del detestable” exprimer ministro Nouri al “Maliki y la necesidad de un nuevo gobierno en Bagdad que sea inclusivo de forma creíble y que puede reavivar al ejército iraquí”, escribió por correo electrónico.

“La pregunta del millón es si el gobierno aparentemente mediocre de Abadi puede alejar a suficientes” tribus árabes y cuadros sunitas del movimiento Despertar “del apoyo activo y pasivo que brindan al EI”, agregó White.

“Solo una fuerza árabe sunita de magnitud  y desde dentro podría lograr un avance considerable, junto con los ataques aéreos, para despegar al EI de sus baluartes clave”, dijo.

Aunque la estrategia en Iraq prospere, atacar al EI en Siria será mucho más difícil porque las facciones rebeldes que los países occidentales respaldan son “mucho más débiles que hace dos años”, según el exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Michael Morrell.

Su opinión es compartida por la mayoría de los expertos de la región, algunos de los cuales, como el exembajador en Iraq, Ryan Crocker, sostienen que hay que cooperar con Assad como el mal menor, algo que Washington parece rechazar.

El discurso de Obama “deja importantes preguntas sin responder sobre Siria”, dijo Paul Pillar,  antiguo analista de la CIA.

“Si se va a expulsar al EI, ¿quién llenará ese vacío? Si es el régimen de Assad, ¿cómo encaja eso con la continua oposición de Estados Unidos a ese régimen? Si ha de ser alguien más, ¿cómo encaja eso con la persistente falta de unidad, fuerza y credibilidad de la llamada oposición moderada?”, continuó.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga



Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/09/estrategia-de-o...


Viernes, 12 de Septiembre 2014
Jim Lobe
Artículo leído 456 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.