Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





Estreno altamente recomendable: 'El mercader de Venecia'

El clásico de Shakespeare, dirigida por Eduardo Vasco y en versión de Yolanda Pallín, subraya el carácter festivo del teatro


Estos días se representa en las Naves de El español de Madrid y bajo la dirección de Eduardo Vasco, 'El mercader de Venecia', clásico de Shakespeare en versión de Yolanda Pallín que combina un vestuario maravilloso, una puesta en escena funcional y minimalista, y el carácter festivo del teatro. Un estreno altamente recomendable. Por Ángel García Galiano.




Cartel de la obra. Fuente: Noviembre.
Cartel de la obra. Fuente: Noviembre.
El mercader de Venecia es la cuarta incursión de la compañía de Eduardo Vasco en Shakespeare desde que abandonara la dirección del Centro Nacional de Teatro Clásico y podemos volver a decir que el resultado es excelente.

A la inicial frialdad del espacio vacío y la inmensidad de las Naves de El español se va superponiendo poco a poco el texto del dramaturgo inglés, la convicción actoral, el extraordinario vestuario de Caprile y la ajustadísima transición entre escenas, con superposiciones suaves que recuerdan el fundido de planos en el cine.

Comencemos con el vestuario, porque es sencillamente maravilloso: Lorenzo Caprile ha vestido a los actores “de época”, en una Venecia romántica y carnavalesca, a ratos arlequinada, que recuerda mucho a los personajes del dramaturgo veneciano Carlo Goldoni: sobre todo, y muy claramente, en el uso de las máscaras y en los sombreros de tres picos y las togas de los abogados.

Por otro lado, Vasco no quiere olvidar que El mercader es, también, una comedia amable en cuyo centro cela dos tragedias, la de Shylock (un extraordinario Arturo Querejeta), el judío avaro y despreciado que pierde sus bienes y a su hija, fugada con un cristiano, y la de Antonio, cuya amistad por Bassanio a punto está de costarle la vida.

Estas dos soledades y angustias se perciben muy bien al final cuando en la fiesta epitalámica Antonio, que ha estado a un tris de ser legalmente asesinado, se queda solo (¿y feliz?) en el tumulto matrimonial de sus amigos, y un derrotado Shylock aparece en escena, para cerrar la obra, arrojando al suelo la balanza.

Un público feliz

La puesta en escena, funcional y minimalista, acompaña perfectamente a la acción, sobre todo en las escenas de los cofres y esa otra, muy bella, en que los actores miman la góndola por los canales.

La versión de Yolanda Pallín, discreta y pulcra, con algún guiño metateatral, reduce acaso en exceso las tramas secundarias y, así, queda muy desdibujada la figura de Yésica, la hija del usurero, con lo que no se entienden bien ni los motivos de su fuga ni la cólera sincera de Shylock, para quien ella es la niña de sus ojos y los cristianos (en general) lo peor de este mundo.

Cólera que es la que desencadena, finalmente, su atroz venganza contra Antonio al exigirle una libra de su carne. Es un sinsentido que últimamente las películas, en general, tiendan a durar dos horas y media, mientras que en el teatro haya una obsesión por no pasar de la hora y media, sobre todo si, como es el caso (y ya pasó en su Otelo), la obra de Shakespeare genera una complejidad y unos matices imposibles de amputar sin que se resienta el conjunto.

Con todo, un estreno altamente recomendable, que subraya el carácter festivo del teatro, lleva dignamente un clásico a las tablas y agrada a un público feliz y entregado que salió a la noche primaveral y contaminada de este noviembre madrileño con un poco más de felicidad en sus almarios, justo antes de llegar a casa y descubrir el horror de la tragedia parisina.

Referencia:

Obra: El mercader de Venecia.
Autor: William Shakespeare.
Versión: Yolanda Pallín
Dirección: Eduardo Vasco.
Reparto: Arturo Querejeta, Toni Agustí, Isabel Rodes Francisco Rojas, Fernando Sendino, Rafael Ortiz, Héctor Carballo, Cristina Adua, Lorena López, Jorge Bedoya.
Iluminación: Miguel Ángel Camacho.
Vestuario: Lorenzo Caprile.
Escenografía: Carolina González.
Próximas representaciones:  Hasta el 13 de diciembre 2015, en Matadero Madrid.

 


Lunes, 16 de Noviembre 2015
Ángel García Galiano
Artículo leído 1462 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 28 de Agosto 2017 - 13:07 ¿Quién habla?