Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Europa apuesta por la teledetección vía satélite para medir la biodiversidad

Un proyecto con participación española señala la necesidad de analizar datos cada vez más complejos


Un proyecto europeo, en el que participan el CSIC y la Universidad de Granada, entre otros, muestra que la teledetección vía satélite es uno de los métodos más rentables para identificar la biodiversidad y los cambios en la presencia de especies. El reto principal es analizar datos cada vez más complejos, y para ello es necesario facilitar el uso de los mismos por parte de los ordenadores. Por Carlos Gómez Abajo.


Carlos Gómez Abajo
Carlos Gómez Abajo, redactor de Tendencias21, es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en... Saber más del autor


Reunión de EU BON en Sofía (Bulgaria). Fuente: Perisoft.
Reunión de EU BON en Sofía (Bulgaria). Fuente: Perisoft.
Una investigación respaldada por el proyecto EU BON, financiado con fondos del Séptimo Programa Marco, ha mostrado que la teledetección vía satélite (SRS) es uno de los métodos más rentables para identificar los focos de biodiversidad y predecir cambios en la composición de las especies.

Publicada en la revista Remote Sensing in Ecology and Conservation, en la investigación se estudia el potencial de los SRS y los escollos a sortear para aprovechar dicho potencial al completo. El estudio aborda la evaluación de la diversidad en comunidades vegetales como estudio de caso. En concreto, en el artículo se abordan las ventajas de los métodos de SRS para aumentar la calidad de los resultados que se pueden obtener a través de los datos recabados sobre el terreno.

A diferencia de los métodos basados en la obtención de datos in situ, informa la agencia europea Cordis, la SRS permite cubrir al completo la superficie a estudiar durante un periodo de tiempo breve, según se indica en el artículo, cuyo autor principal es el jefe de proyecto de EU BON, Duccio Rocchini, de la Fundación Edmund Bach (Italia), uno de los miembros del consorcio del proyecto. También participan el CSIC-Observatorio Biológico de Doñana, la Universidad de Granada, el Centro Tecnológico Forestal de Cataluña, y las empresas Vizzuality y Simbiótica, por parte de España.

Los métodos tradicionales diseñados en 1972 por el ecologista R. H. Whittaker permiten evaluar la biodiversidad a escalas local y regional a través de la riqueza de las especies locales (diversidad alfa) y la renovación de las especies entre hábitats (diversidad beta). Solo mediante una combinación de estas dos mediciones es posible obtener un cálculo preciso de la biodiversidad de una zona concreta.

Si bien la evaluación de la diversidad alfa no entraña complicaciones, el cálculo de la diversidad beta puede plantear dificultades. Para superar estos escollos y seguir avanzando es necesario intensificar la colaboración entre las comunidades dedicadas a la teledetección y la biodiversidad. La vigilancia de especies en zonas de un tamaño relativamente grande suele ser una labor complicada para los ecologistas, debido principalmente a la dificultad intrínseca que entraña evaluar la integridad de las listas de especies resultantes y calcular el trabajo de muestreo. Conformar un inventario de las especies que habitan en una región amplia resulta complicado por la imposibilidad que supone para los biólogos desplegados sobre el terreno evaluar cada organismo y, a la vez, tener en cuenta los cambios en la composición de las especies que motiva el paso del tiempo.

Retos

La investigación realizada mostró el gran potencial de la SRS para los estudios sobre biodiversidad y permitió definir los retos que será necesario superar de cara a desarrollar este campo científico interdisciplinario.

En la investigación se incide en que, en un periodo de cambio medioambiental a gran escala como el presente, la SRS supone una herramienta potente con la que los expertos en ecología pueden obtener conocimientos fundamentales sobre los factores que determinan la distribución espacial y temporal de la biodiversidad.

Aun a pesar de los resultados positivos, el equipo científico advierte de varios escollos que habrán de salvarse para aprovechar la SRS en las labores de descripción de los focos de biodiversidad. Uno de los temas más relevantes señalados en el estudio es la necesidad de analizar datos cada vez más complejos a fin de cuantificar y vigilar con eficacia la biodiversidad mundial a través de SRS.

Para lograrlo será necesario reorientar por completo el análisis de datos masivos hacia los datos vinculados abiertos (LOD). Se basan en tecnologías web estándar, tales como HTTP, RDF y los URI, pero en vez de utilizarlos para servir páginas web para los lectores humanos, las extiende para compartir información de una manera que puede ser leída automáticamente por ordenadores. Esto permite que sean conectados y consultados datos de diferentes fuentes.

También se sacó a colación la necesidad de garantizar una resolución espacial adecuada en las imágenes de distintos tipos de entornos, desde tropicales a templados, para así obtener los datos sobre biodiversidad más precisos posibles.

Del estudio se extrae la conclusión general de que es necesario realizar más estudios de la sensibilidad de los parámetros medioambientales derivados de la teledetección con fines de registro de la biodiversidad y así conocer las carencias y consecuencias de los distintos procesos y modelos de obtención de datos.

El proyecto EU BON se mantendrá activo hasta mayo de 2017 y se dedicará al desarrollo de una red verdaderamente homogénea e integrada sobre la biodiversidad europea basada en datos obtenidos sobre el terreno y a distancia empleando distintos métodos y recursos de información.

Hackhaton

El pasado mes de enero, UE BON llevó a cabo su primera Biodiversity Portal Hackathon en Sevilla. El objetivo final de BON UE es crear un Portal de Biodiversidad Europea que recogerá y presentará los datos de biodiversidad de toda Europa de una manera consistente y reutilizable. El portal alimentará entonces al equivalente global, GEO BON.

Otra reunión reciente tuvo lugar en Sofía (Bulgaria), en marzo. En ella, los participantes probaron la herramienta GBIF Integrated Publishing Toolkit (IPT), para compartir bases de datos.

Referencia bibliográfica:

Duccio Rocchini, Doreen S. Boyd, Jean-Baptiste Féret, Giles M. Foody, Kate S. He, Angela Lausch, Harini Nagendra, Martin Wegmann y Nathalie Pettorelli: Satellite remote sensing to monitor species diversity: potential and pitfalls. Remote Sensing in Ecology and Conservation (2015). DOI: 10.1002/rse2.9


Miércoles, 13 de Abril 2016
Artículo leído 2136 veces


Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 21 de Octubre 2016 - 10:30 Edificios que diagnostican su propio estado interior

Lunes, 17 de Octubre 2016 - 10:30 Crean un dedal que permite oír a los sordos