Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Europa quiere recuperar los dirigibles

Varios países los desarrollan para tareas de vigilancia y comunicaciones


Los dirigibles, esas gigantescas aeronaves que supieron gozar de gran fama hasta el desastre del Hindenburg en 1937, son motivo de nuevas investigaciones en la época de los satélites y los viajes espaciales. El proyecto USE HAAS de la Unión Europea busca resucitarlos para tareas relacionadas con la vigilancia y la retransmisión de comunicaciones. Un importante número de naciones en Europa y otras partes del mundo ya han comenzado a apostar por la nueva generación de dirigibles para este tipo de misiones, debido a su bajo costo con relación a otras opciones, como por ejemplo los satélites. Por Pablo Javier Piacente.




Los dirigibles podrían llegar a vivir una nueva época de apogeo, gracias a las nuevas tecnologías empleadas en los mismos. Imagen: globalsecurity.org
Los dirigibles podrían llegar a vivir una nueva época de apogeo, gracias a las nuevas tecnologías empleadas en los mismos. Imagen: globalsecurity.org
El empleo de dirigibles desarrollados con tecnologías contemporáneas podría transformarse en los próximos años en una alternativa seria para el cumplimiento de tareas de seguridad o proyectos relacionados con las comunicaciones, considerando el menor costo de estas aeronaves con respecto a los satélites y otras posibilidades similares. El proyecto USE HAAS de la Unión Europea va en ese sentido, al igual que otras iniciativas encaradas en diferentes países.

El renovado interés en los dirigibles tiene que ver específicamente con su uso en las áreas de vigilancia área, detección remota y diferentes tareas referidas a la retransmisión de comunicaciones. Justamente, el proyecto USE HASS, que ha recibido financiación del Sexto Programa Marco de la Unión Europea, ha trabajado en un profundo análisis de los dirigibles de gran altitud (HAA, high-altitude airships).

Los mismos se presentan como una alternativa económica a los satélites, considerando que las nuevas tecnologías empleadas incrementan su seguridad, seriamente cuestionada luego del accidente del Hindenburg en 1937 en Lakehurst, Estados Unidos. En la actualidad, los servicios que pueden prestar los dirigibles logran ser más seguros, eficientes y económicos.

Es así que muchos países ya desarrollan proyectos de este tipo, en los cuales los dirigibles de gran altitud emplean helio en lugar de hidrógeno inflamable para poder elevarse y mantenerse en el aire. Los nuevos dirigibles, de acuerdo a lo que se indica en una nota de prensa de Cordis, están diseñados para volar hasta la estratósfera.

Aplicaciones y desafíos a superar

Por consiguiente, se busca utilizarlos para tareas de soporte y no para aplicaciones aeronáuticas. Al flotar en vuelo geoestacionario, pueden brindar servicios similares a los que entregan los satélites, por ejemplo para la observación regional terrestre. Sin embargo, todavía existen diferentes escollos a superar.

Por ejemplo, las plataformas existentes en la actualidad no logran cumplir con todos los requisitos necesarios para el uso seguro de los dirigibles, e incluso en muchos casos ni siquiera existen. En Europa también pueden observarse importantes vacíos en el marco legal, de acuerdo a la información recopilada y analizada en el marco del proyecto USE HAAS.

Según lo recomendado en las conclusiones de este proyecto de la Unión Europea, para lograr un mayor desarrollo de esta alternativa en el continente y para estimular la concreción de nuevos emprendimientos se precisa la confección de un plan estratégico que contemple los retos y desafíos de la nueva generación de dirigibles y que fije con claridad, además, el potencial de mercado que tendrían estas aeronaves.

De acuerdo a lo desarrollado por Creative Technologies Israel (CTI), uno de los centros a cargo de este programa europeo, también existen retos tecnológicos a superar, directamente relacionados con el control y la evaluación del funcionamiento de un dirigible de gran altitud desde una estación ubicada en tierra.

El desarrollo de dirigibles y aerostatos con nuevas tecnologías ofrece una alternativa de mayor rendimiento y más económica en áreas como la seguridad y las comunicaciones. Imagen: Aeros Aeronautical Systems.
El desarrollo de dirigibles y aerostatos con nuevas tecnologías ofrece una alternativa de mayor rendimiento y más económica en áreas como la seguridad y las comunicaciones. Imagen: Aeros Aeronautical Systems.
Retos y avances tecnológicos

Los principales parámetros que deben monitorizarse con mayor exactitud, y para lo cual se requiere el desarrollo de nuevas herramientas tecnológicas, son el entorno de vuelo, la estabilidad del dirigible y la generación y gestión de la energía necesaria. Aunque algunas de estas tecnologías ya están disponibles en la industria aeronáutica, es necesario adaptar otras a la realidad de los nuevos dirigibles, que vuelan a unos 20 kilómetros de altitud y deben manejarse en forma remota.

Más de cien especialistas y emprendedores de Europa, Japón, Rusia y los Estados Unidos han participado en los seminarios realizados en el marco del proyecto USE HAAS, lo que demuestra el interés existente en una tecnología que podría permitir obtener un rendimiento mayor que el logrado con los sistemas actuales para la observación terrestre y distintas tareas de seguridad.

Por otra parte, la Defense Advanced Research Projects Agency del Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha financiado una tecnología innovadora para dirigibles, creada por la empresa Aeros Aeronautical Systems. El sistema Aeroscraft M1866 integra varias ventajas, como su control de peso estático y la capacidad para comprimir y descomprimir helio en un contenedor de 64 metros de longitud, al cambiar el soporte vertical de la aeronave durante el despegue y el aterrizaje.

Asimismo, Aeros Aeronautical Systems informa en su página web que ha avanzado en nuevos sistemas de vigilancia más económicos y sencillos de implementar que los actuales, también con el apoyo del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Se trata del aerostato 21M, que trabaja a una altitud de más de 1.500 metros. La firma también desarrolla actualmente otros adelantos que se encuentran en fase de diseño o pruebas iniciales.


Miércoles, 28 de Julio 2010
Pablo Javier Piacente
Artículo leído 7555 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por your el 17/08/2010 20:28
Que güayyy xD

2.Publicado por jox_ el 23/01/2012 16:43
yo creo que es una alternativa realmente muy interesante a los satélites que resultan altamente costosos, y si no hay ya unos cuantos arriba es por que no quieren, la industria aeroespacial mueve muchos millones.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 24 de Noviembre 2016 - 10:30 Crean un laboratorio que se pega a la piel