Conéctese Regístrate


28/07/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




Expertos explican cómo evitar las “guerras del agua”

El cambio climático exige que se pongan en marcha medidas políticas que garanticen la seguridad de la población


Recientemente, se ha reunido un equipo internacional de investigadores procedentes de catorce institutos para debatir los resultados de un estudio sobre el agua, los conflictos y la seguridad en el Mediterráneo, Oriente Próximo y la región del Sahel. Se prevé que los efectos del cambio climático sobre el agua se intensifiquen y que esta situación amenace la seguridad de la población. La solución: una mejor distribución de la riqueza, mayor protección social, acceso universal a la justicia y mayores niveles de democracia para que defectos prexistentes no agraven los problemas derivados del cambio climático.




Fuente: PhotoXpress.
Fuente: PhotoXpress.
Un equipo internacional de investigadores procedentes de catorce institutos se ha reunido recientemente para presentar y debatir los resultados de un estudio de tres años de duración sobre el agua, los conflictos y la seguridad en el Mediterráneo, Oriente Próximo y la región del Sahel, en África.

El debate forma parte del proyecto CLICO, que ha reunido por vez primera a varios de los mejores investigadores dedicados a los recursos hídricos, la vulnerabilidad, la paz y la seguridad.

El proyecto explora las dimensiones sociales del cambio climático y los conflictos relacionados con el agua y la influencia que estos ejercen sobre la seguridad nacional y de los ciudadanos.

La coordinación del proyecto recayó sobre el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y recibió fondos conforme al área temática “Ciencias socioeconómicas y humanidades” (SSH) del Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea.

Se prevé que los efectos del cambio climático sobre el agua se intensifiquen en el Mediterráneo y sus regiones vecinas en los próximos años, situación que podría amenazar aún más la seguridad de la población, sobre todo la de aquellos ubicados en las zonas más vulnerables a las sequías o a las inundaciones.

En este sentido, algunos políticos han alertado sobre los peligros de las “guerras del agua” y el cambio climático como amenazas a la seguridad nacional.

Sin embargo, los resultados del proyecto CLICO indican que este discurso simplifica enormemente una realidad más compleja y que los cambios relacionados con el clima y los recursos hídricos son importantes, pero desempeñan una función secundaria como causantes de conflictos e inseguridad humana en comparación con otros factores políticos, económicos y sociales.

En los países con instituciones competentes y sistemas de protección social y seguridad civil, los conflictos violentos tienen menos probabilidades de producirse y las poblaciones sufrirán mucho menos por los desastres climáticos, se señala en la investigación.

Mejorar la seguridad de la población

Los resultados del proyecto se presentaron en el congreso de clausura de CLICO, celebrado en Chipre en paralelo al congreso EWACC 2012 (Energy, Water and Climate Change).

Éste sirvió para establecer recomendaciones políticas que mejoren la seguridad de las poblaciones y proponer nuevas ideas sobre las políticas públicas y los acuerdos institucionales necesarios para promover la paz y la seguridad bajo condiciones hídricas y climáticas cambiantes.

Entre otros aspectos se debatió la relación entre la sequía, las inundaciones y el aumento del nivel de mar y los conflictos sociales, el papel de las instituciones, los acuerdos entre países y las políticas de adaptación para paliar sus efectos.

Los estudios realizados indican que la vulnerabilidad de las poblaciones responde en gran medida a causas preexistentes a los desastres naturales, como la pobreza, la falta de acceso a la educación o la corrupción en instituciones políticas y administrativas.

Los investigadores de CLICO han comprobado también que el desarrollo reduce los conflictos nacionales violentos por el agua y que en algunos casos frena la expansión de la agricultura extensiva, lo cual puede dar lugar a tensiones y conflictos sociales.

Por ello, los investigadores hacen un llamamiento a que los mensajes políticos no reiteren modelos simplistas que vinculen el cambio climático directamente con el conflicto social y la inseguridad: una mejor distribución de la riqueza, mayor protección social, acceso universal a la justicia y mayores niveles de democracia pueden mejorar en gran medida ambas cuestiones.


Miércoles, 19 de Diciembre 2012
CORDIS/T21
Artículo leído 2670 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Miguel Angel el 19/12/2012 18:32
No habrá guerras por el agua, lo siento por los expertos, pero conseguir agua y energía es sumamente sencillo y barato, en el futuro no será preciso matarse par obtener agua.
Hay formas inteligentes de producir agua desalada, pero cuidado, es una patente española, pueden criticar, no soy una multinacional.
Les dejo aquí el siguiente enlace: http://www.youtube.com/watch?v=cvBXrdgBWOs

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >



Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21


Más que ciencia