Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Exponerse a fuel como el vertido por el Prestige produce daños en la salud a corto plazo

Un experimento con ratas muestra que la inhalación del combustible provoca alteraciones en el ADN


Hace casi diez años ya de la catástrofe del Prestige, cuyo juicio comienza mañana. Un grupo de investigadores de la Universidad de A Coruña ha comprobado que exponer a las ratas a la inhalación de los gases que produce el fuel como el vertido por el Prestige produce daños en la salud a corto plazo, en concreto alteraciones en el ADN de los animales.





El hundimiento del Prestige llenó las playas de Galicia de fuel. Imagen: Stephane M. Grueso. Fuente: Flickr.
El hundimiento del Prestige llenó las playas de Galicia de fuel. Imagen: Stephane M. Grueso. Fuente: Flickr.
El 19 de noviembre se cumplen 10 años del hundimiento del Prestige, que provocó uno de los mayores desastres ecológicos de España.

El vertido pronto alcanzó las costas gallegas y el resto de la Cordillera Cantábrica hasta las Landas francesas y Portugal. Miles de personas participaron en las labores de limpieza de las playas contaminadas y quedaron expuestas durante un tiempo prolongado al fuel. El juicio por el suceso comienza mañana.

Para confirmar los efectos en la salud provocados por la exposición al fuel en esta y otras circunstancias, un equipo de investigadores de la Universidad de A Coruña hicieron un experimento con dos cepas diferentes de ratas y una cámara de inhalación especialmente diseñada para producir la exposición al fuel.

Los animales estuvieron expuestos –dos horas por día, cinco días por semana– a un fuel de composición similar al vertido del Prestige. Su estudio se publica ahora en Journal of Toxicology and Environmental Health.

“La inducción de daños en el material genético, así como el desarrollo de distintas dolencias de tipo respiratorio, ya había sido previamente descrita en las personas que participaron en las labores de limpieza del vertido”, aclara a SINC Vanessa Valdiglesias, investigadora en la Unidad de Toxicología de la Universidad de A Coruña, institución que, junto al Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña, ya había intentado describir los efectos del vertido en la salud.

“Sin embargo –continúa Valdiglesias– en estos trabajos las medidas de exposición ambiental fueron escasas o inexistentes, con lo que resultaba difícil atribuir los efectos observados directamente a la exposición al fuel”.

Trabajo en ratas

El nuevo trabajo en ratas demuestra la existencia de una relación directa entre la exposición por inhalación a los compuestos emanados por el fuel y el daño en el material genético. Para analizar las posibles alteraciones en el ADN y en sus procesos de reparación, los investigadores extrajeron muestras de sangre a cada animal y las sometieron a test citogenéticos.

Los resultados fueron claros: la exposición a fuel por vía inhalatoria induce daño en el ADN en ambos tipos de rata –que reaccionaron con una susceptibilidad diferente a los compuestos del fuel–, y también alteraciones en los procesos de reparación de ADN.

Inhalación en gasolineras, pozos y refinerías

El grupo de investigadores evaluó el daño en el ADN a nivel global y, de forma más específica, el daño oxidativo, con objeto de guiar las decisiones diagnósticas y terapéuticas para el cuidado de los afectados por la exposición al fuel, en cualquier circunstancia. “Esto incluye tanto la realización de actividades ocupacionales –pozos de extracción, refinerías, gasolineras, etc.– como las labores de limpieza tras vertidos accidentales”, especifica la autora principal.

Valdiglesias propone informar correctamente del riesgo que supone una exposición de este tipo para la salud. “Considero relevante la coordinación y la organización en general de las labores de limpieza y recuperación de la zona afectada”, añade la investigadora.

Pero, en su opinión, lo más importante es seguir las instrucciones facilitadas por personas cualificadas en cuanto al equipamiento de protección personal a utilizar en cada caso –como el uso de mascarillas, guantes y monos– y emplearlo correctamente.

A esto se añade el que determinados grupos de riesgo, como los niños, las embarazadas y las personas con alguna enfermedad cardiorrespiratoria “deberían evitar en medida de lo posible la exposición a fuel”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Valdiglesias, Vanessa; Kilic, Gözde; Costa, Carla; Amor-Carro, Oscar; Mariñas-Pardo, Luis; Ramos-Barbón, David; Méndez, Josefina; Pásaro, Eduardo; Laffon, Blanca. In vivo genotoxicity assessment in rats exposed to Prestige-like oil by inhalation. Journal of Toxicology and Environmental Health-part A-current issues 75. Pages: 756-764 DOI: 10.1080/15287394.2012.689801, 2012.


Lunes, 15 de Octubre 2012
SINC/T21
Artículo leído 1236 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >