Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Impresión 3D para fabricar cúpulas habitables en otros planetas

Nuevos avances en tecnologías para la conquista del espacio


Por ahora, si queremos un hábitat fuera de nuestra atmósfera que sea apto para la vida humana tenemos que sacarlo de la Tierra con un cohete. Pero la tecnología avanza en la búsqueda de nuevas alternativas: la construcción por partes (envío de piezas que luego se ensamblarían en el lugar de destino) o la impresión 3D para la fabricación de piezas directamente sobre otros planetas o lunas son algunas de ellas. Por Javier Molina.




The Mars Ice House, uno de los diseños premiados por la NASA en un concurso reciente de diseño de hábitats impresos en 3D. Fuente: NASA.
The Mars Ice House, uno de los diseños premiados por la NASA en un concurso reciente de diseño de hábitats impresos en 3D. Fuente: NASA.
Hace unos días, coincidiendo con el 55 aniversario del primer vuelo tripulado al espacio pilotado por el cosmonauta soviético Yuri Gagarin, se presentaba en el One World Observatory de Nueva York el primer viaje al sistema estelar más cercano al Sol, Alfa Centauri.

El físico Stephen Hawking y el millonario ruso Yuri Milner se han unido con este objetivo: lanzar un pequeño drone que estudiará dicho sistema de estrellas. La diminuta nave espacial viajará al 20 por ciento de la velocidad de la luz con la ayuda de una ‘vela’ impulsada por un haz luminoso y tardará 20 años en recorrer 41 billones de kilómetros (con la tecnología actual, se tardaría 30.000 años).

Pero el lanzamiento al espacio de naves no tripuladas no es el único objetivo en el que se afanan aquellos que quieren llegar al espacio. Algunos también pretenden mucho más: que los humanos viajen y se instalen en otras lunas o en otros planetas. Para ello, resultará imprescindible crear espacios habitables ahí fuera.

El lastre de la gravedad

Desafortunadamente, nuestro control sobre la fuerza de la gravedad es nulo: dados dos cuerpos, estos se atraen siempre con una fuerza que depende de su masa y que disminuye con la distancia.

Esto hace que el planeta Tierra nos mantenga pegados a la superficie terrestre, y que poner en órbita un objeto nos cueste ingentes cantidades de energía. Sería magnifico construir un edificio y luego “teletransportarlo” al espacio pero, a día de hoy, esto está fuera de nuestro alcance.

Por ahora, si queremos un hábitat fuera de nuestra atmósfera apto para la vida humana, tenemos que sacarlo de la Tierra con un cohete.

Desde que comenzara la carrera espacial, los espacios habitables más grandes y sofisticados han sido las conocidas estaciones espaciales. Entre estas destacan la rusa Mir, que estuvo en órbita hasta 2001; y la Estación Espacial Internacional (en inglés, ISS), todavía operativa.

Estos espacios habitables han sido básicamente construcciones modulares; y cada módulo que las conforma ha llegado hasta allí ya siendo una estructura sólida, con el consecuente coste de lanzamiento.

Construcción in situ

Desde la construcción de estas estaciones espaciales, la tecnología espacial para construir espacios habitables en el espacio ha avanzado algo. 

En los últimos años, por ejemplo, la empresa SpaceX, creada por la figura de Elon Musk, ha hecho grandes avances en ese sentido. Ha desarrollado varios modelos de cohetes, el último el Falcon 9. El 8 de abril, el Falcon 9 envió con éxito suministros a la ISS. Por vez primera, este cohete fue capaz de aterrizar en vertical sobre una plataforma.

En la carga que el cohete transportaba se incluía un prototipo de espacio habitable hinchable que ha sido bautizado como Bigelow Expandable Activity Module (BEAM). Se trata de un módulo hecho de kevlar (como los chalecos antibalas) y que puede abaratar drásticamente el coste para conseguir espacios habitables en el espacio.

También se están planteando nuevas tecnologías de construcción que facilitarían la conquista del espacio. La construcción por partes consistiría en el envío de piezas que luego se ensamblarían en el lugar de destino. Por ejemplo, las 6 caras de un cubo.  

La impresión 3D es otra prometedora alternativa, la idea es enviar a la superficie del planeta o luna a colonizar una impresora y material de impresión. Con ella se podrían construir (imprimir) cúpulas habitables.

Jueves, 14 de Abril 2016
Javier Molina
Artículo leído 3137 veces




Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Javier Molina el 16/06/2016 14:16
Primera visita al modulo expandible BEAM:
http://www.space.com/33108-inside-beam-inflatable-space-room-photos.html

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Jueves, 1 de Diciembre 2016 - 08:00 Inteligencia artificial para catar quesos