Conéctese Regístrate

24/07/2014


Tendencias 21
Coddii




Intel se crece y Linux arrasa a Windows, en la batalla de la supercomputación

De los 500 superordenadores del mundo, 476 usan el primer sistema operativo y sólo tres el segundo, mientras triunfan los chips de Intel


La lista de supercomputación Top500 de junio constata el dominio absoluto de Linux como sistema operativo en este ámbito, al ejecutarse en los diez primeros puestos y en el 95,2 por ciento de los equipos más rápidos del mundo. En el lado opuesto se sitúa Windows, que apenas utilizan tres superordenadores. También destaca la entrada de los chips de Intel en la lista, pues no alcanzaban la cúspide desde 1997. Por Patricia Pérez




La supercomputadora china Tianhe-2 cuenta con chips de Intel. Fuente: NUDT.
La supercomputadora china Tianhe-2 cuenta con chips de Intel. Fuente: NUDT.
Mientras los seguidores y detractores de Linux se obsesionan con el hecho de que el sistema operativo arrastre a Windows en el ámbito de la computación doméstica, hacen caso omiso de su crecimiento a nivel empresarial y, sobre todo, cuando se trata de informática de alta gama, donde es líder incuestionable.

Así lo ha vuelto a constatar una vez más la lista de supercomputación Top500, cuya publicación de junio recoge que 476 de los 500 superordenadores más rápidos del mundo funcionan con Linux de un tipo u otro. Entre ellos el nuevo número uno -el chino Tianhe-2, su antecesor en el puesto -el estadounidense Titan, y los 41 siguientes.

De hecho, no es hasta el puesto 44 del informe cuando aparece el primero que no se ejecuta con el sistema operativo libre, el equipo del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (ECMWF en inglés), que utiliza AIX, una variante de Unix de IBM.

Windows, por su parte, apenas lo utilizan tres superordenadores. El más rápido de ellos según la publicación bianual, Magic Cube, del Centro de Supercomputación de Shanghai, funciona con Windows HPC 2008, y se sitúa en el puesto 187 del mundo.

Todo ello denota que, independientemente del hardware y de la arquitectura en general de la máquina, las computadoras más rápidas del mundo funcionan con Linux, y las estadísticas parecen indicar que la tendencia no va a cambiar a corto plazo.

Gráfico que demuestra la supremacía de Linux en supercomputadoras. Fuente: Top500
Gráfico que demuestra la supremacía de Linux en supercomputadoras. Fuente: Top500
Los mejores

Linux continúa así su dominio en la lista “con los diez primeros puestos y más del 90 por ciento de los sistemas basados en su clúster”, como afirma Jay Lyman, analista de Software Empresarial en la consultora tecnológica 451 Research, testimonio recogido en un comunicado de la Fundación Linux.

Y es que, si en la publicación de noviembre alcanzó el 94 por ciento, en la edición número 41 dada a conocer la semana pasada en la Conferencia Internacional de Supercomputación 2013 celebrada en Leipzig, Alemania, la cuota del sistema operativo aumentaba en más de otro punto porcentual hasta lograr el 95,2 por ciento.

“Teniendo en cuenta el hardware, la interconexión y el soporte de aplicaciones en Linux, no creo que la tendencia vaya a cambiar en adelante”, añadió Lyman.

Después, cada equipo tiene sus preferencias. En concreto, el número uno, Tianhe-2 (también conocido como Vía Láctea 2), utiliza el sistema operativo Kylin Linux, desarrollado por académicos en la Universidad Nacional de Defensa Tecnológica en China. Según recoge Wikipedia, visualmente es idéntico a Security-Enhanced Linux (Seguridad Mejorada de Linux), desarrollado inicialmente por la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU.

Se trata de una versión del sistema operativo basado en UNIX FreeBSD, que se caracteriza por su compatibilidad con otras variedades y la capacidad para soportar múltiples procesadores y diferentes arquitecturas de computadoras.

Por su parte, el número dos y anterior referente mundial según la publicación de noviembre de 2012, el Titan estadounidense, trabaja con Compute Linux Environment (CLE).

La rapidez está constatada por Top500, pero no cabe duda de que los desarrolladores de supercomputación se habrán fijado en la versatilidad, la posibilidad de modificarlo adaptándolo a las necesidades o la seguridad que brinda, entre otras características.

Windows domina la computación personal. Fuente: Netmarketshare
Windows domina la computación personal. Fuente: Netmarketshare
Tendencias opuestas

Tras el uso mayoritario de Linux en los superordenadores más poderosos, se sitúa muy por debajo Unix (con AIX al frente) con un porcentaje de 3,2, lo que se traduce en 16 de los equipos más importantes del mundo, seguido de aquellos que fusionan sistemas operativos con un 0,8 por ciento (4 equipos), Windows con 0,6, y los basados en BSD, que no superan el 0,2 con sólo un superordenador en la lista.

El ascenso de Linux ha sido progresivo desde sus inicios en detrimento del resto, con una escalada significativa que superó el 50 por ciento de la cuota en junio de 2004. Desde entonces está presente en 185 equipos más.

Sin embargo, la tendencia en superordenadores parece ser la contraria al mundo del ordenador personal, monopolizada aún por los sistemas operativos de Windows. De hecho, basándonos en las últimas estadísticas de Netmarketshare del mes de mayo, los sistemas de Microsoft acaparan el 91,67 por ciento, frente al 7,07 de Mac y al 1,26 de Linux.

Ascenso de Intel

Con todo, lo interesante de esta última lista no es que Linux domine, algo que se ha convertido en cuestión de rutina en lo que a supercomputación se refiere. Tampoco lo es que China tenga actualmente el supercomputador más rápido del mundo, pues ha estado trabajando duro para ponerse al día con Occidente en Computación de Alto Rendimiento (HPC).

Según indica un interesante artículo de la web ZDNet, la verdadera sorpresa es que el nuevo número uno, el Tianhe-2, que alcanza 33,86 petaflops por segundo, lo consiguió con más del doble del rendimiento que su antecesor en el primer puesto, y lo hizo con chips de Intel.

La multinacional estadounidense ha estado bien representada en superordenadores, pero sin alcanzar la cúspide desde 1997. Tianhe-2 está equipado con 16.000 nodos, cada uno con dos procesadores Intel Xeon IvyBridge y tres Intel Xeon Phi, sumando una potencia total de 17,8 megavatios. Como resultado, Intel afirma que no sólo es “el más rápido, sino también uno de los sistemas de mayor eficiencia energética de la lista”.

La intención de la empresa es mantener estos títulos de mayor rapidez y eficiencia en el futuro con una nueva generación de chips Xeon Phi, denominados Knight's Landing. Además, aspira a conservar su dominio del mercado global. De momento los datos son positivos, pues alrededor del 80 por ciento -403 ordenadores- fuera del Top500, utiliza alguno de sus procesadores.


Patricia Pérez
Miércoles, 26 de Junio 2013
Artículo leído 7181 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Noticias de CODDII