Conéctese Regístrate


18/09/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




Israel revisa su historia 64 años después de su creación

“Los nuevos historiadores israelíes” invierten la historia oficial


Los mitos fundacionales del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948 tienen como denominador común desplazar y diluir en la parte árabe la responsabilidad de los acontecimientos que rodearon y se derivaron de su creación. Sin embargo, ninguna argumentación logró ser tan visible, contundente y definitiva como la aportada por un heterogéneo grupo de académicos israelíes conocido como “los nuevos historiadores”. Las conclusiones de sus estudios invierten la historia oficial israelí. Por José Abu-Tarbush (*)



Imagen de la Nakba (catástrofe) palestina en 1948. Hanini.
Imagen de la Nakba (catástrofe) palestina en 1948. Hanini.
Existe una creencia muy extendida acerca de que la historia la escriben los vencedores. En efecto, quienes logran imponerse en el campo de batalla mediante la superioridad de sus fuerzas armadas parecen también contar con una ventaja adicional: su mayor capacidad para dominar el discurso político sobre los acontecimientos. Sin embargo, el paso del tiempo proporciona una perspectiva más objetiva, mostrando que vencer no siempre es sinónimo de convencer.

La autoridad impuesta sin ningún tipo de consentimiento ni legitimidad ―y contraria a la voluntad de los sojuzgados― deriva inevitablemente en dominación despótica, que antes o después termina siendo contestada. Un ejemplo de este desplazamiento del discurso predominante desde la perspectiva de los vencedores hacia la de los vencidos viene ilustrado por el conflicto palestino-israelí. En este tránsito, las investigaciones y trabajos elaborados por los denominados nuevos historiadores israelíes han terminado reforzando la versión palestina.

Un contexto favorable a la historia oficial israelí

Los acontecimientos que rodearon la emergencia estatal israelí, el 14 de mayo de 1948, estuvieron envueltos en una intensa polémica, que se prolongó en el tiempo ―con no menos intensidad― por las responsabilidades políticas que se derivan de una u otra versión. Desde el primer momento, el relato predominante fue el asociado a la historia oficial de Israel. Además de imponerse como fuerza vencedora sobre el terreno, su diplomacia y aparato de propaganda exterior dominaron el discurso político sobre el conflicto durante sus primeras décadas. Semejante predominio no sólo emanaba de su condición de vencedor, sino también del efecto amplificador que reprodujeron sus principales aliados occidentales durante la posguerra.

En este contexto, las tesis favorables al incipiente Estado israelí ―y, en contraposición, legitimadoras de la silenciada limpieza étnica acometida en Palestina― encontraron un terreno muy fértil. Primero, por la emergencia de la corriente milenarista decimonónica en países anglosajones, protestantes y claves en la expansión colonial, que aceptaban acríticamente las ideas teológico-políticas justificadoras de la colonización sionista de Palestina sobre la única base de una presunta promesa divina o tierra prometida (1). La Biblia era esgrimida como un título de propiedad y así, paradójicamente, era aceptada por sociedades tenidas por modernas y seculares (2). Todavía sorprende que tanto responsables políticos y ciudadanos educados en una tradición laica acepten sin más esos presupuestos teológico-políticos que, ante otras tradiciones, se aprestan a denunciar por fundamentalistas.

Segundo, por la mala conciencia reinante debido al pasado europeo de antisemitismo y nazismo. La denomina cuestión judía había surgido en Europa, fruto de la discriminación, exclusión y persecución que sufrían unos europeos ―por su condición étnica y confesional― a manos de otros (3). Por tanto, era un problema europeo, que demandaba una solución en ese mismo marco, de integración de toda su ciudadanía, con independencia de su diferente tradición cultural y religiosa.

A su vez, este pasado ha supuesto una pesada losa para la política exterior de algunos Estados europeos en Oriente Próximo. El más tenue comentario crítico a la política israelí es susceptible de ser descalificado por antisemita. Semejante temor enmudece algunas voces y busca la inmunidad de Israel ante las críticas. Con esta mordaza, no es extraño encontrar críticas más contundentes a la actuación de los gobiernos israelíes en la prensa israelí que en la occidental. Del mismo modo, la denuncia de ese uso y abuso del antisemitismo y el holocausto procede de autores de origen judío, principalmente. El ejemplo de Norman G. Finkelstein, con progenitores que sufrieron el infierno nazi, es bastante elocuente (4). Más recientemente, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, fue objeto de las críticas de personalidades judías e israelíes, que reprochaban su utilización del holocausto en su denuncia del programa nuclear iraní (5).

Por último, pero no menos importante, por el propio contexto mundial de la guerra fría, de división bipolar y confrontación política e ideológica. Israel era considerado como un importante aliado en una región de alto interés geoestratégico por sus ingentes recursos energéticos; y también por la proximidad de la Unión Soviética a la que, limítrofe con Turquía e Irán, se quería mantener apartada de toda influencia en Oriente Medio. La espectacular victoria del ejército israelí durante la guerra de 1967, en medio de los retrocesos estadounidenses en el entonces denominado Tercer Mundo (en particular, en el sudeste asiático), estrecharon una especial alianza estratégica entre Washington y Tel Aviv que ha perdurado en el tiempo.

Evolución de Palestina desde 1948.
Evolución de Palestina desde 1948.
Mitos en torno a la creación del Estado de Israel

Los mitos fundacionales del Estado de Israel han girado en torno a tres hechos, principalmente, que tienen como denominador común desplazar y diluir en la parte árabe la responsabilidad de los acontecimientos que rodearon y se derivaron de su creación. Primero, el inicio de la guerra y la superioridad de los ejércitos árabes, que presentan al incipiente Estado israelí como una víctima inocente y en inferioridad de fuerzas. Segundo, la supuesta llamada de los dirigentes árabes para que los palestinos abandonaran sus hogares durante la guerra, culpabilizando a dichos gobiernos de originar el problema de los refugiados. Por último, tercero, la intransigencia árabe para llegar a un arreglo con Israel, imposibilitado así la paz y la estabilidad en la región.

Todas estas afirmaciones tuvieron su correspondiente réplica desde el mundo árabe y, en particular, desde el ámbito palestino, sin olvidar los testimonios y análisis de distintos observadores internacionales. Sin embargo, ninguna argumentación logró ser tan visible, contundente y definitiva como la aportada por un heterogéneo grupo de académicos israelíes que, con diferente bagaje disciplinar, sería conocido con la denominación de “los nuevos historiadores israelíes” (6). Después de investigar en los propios archivos del movimiento sionista e israelíes, las conclusiones de sus estudios invertían la historia oficial israelí. Su autoridad ―no sólo académica― estaba fuera de toda duda. Eran israelíes, por tanto no cabía reprocharles ninguna connivencia con el enemigo.

De sus diferentes estudios se extraen conclusiones desmitificadoras y opuestas a las de la historiografía oficial israelí. Primero, la guerra se inició mucho antes que la primera confrontación interestatal árabe-israelí, en mayo de 1948. Previamente, desde diciembre ―a raíz de la adopción de la resolución de partición de Naciones Unidas, el 29 de noviembre de 1947― se había iniciado la campaña de limpieza étnica de Palestina (7). De hecho, antes de la proclamación del Estado de Israel, el 14 de mayo de 1948, las fuerzas sionistas ya habían desalojado entre unos 250.000 y 300.000 ciudadanos árabes-palestinos de sus hogares.

Dos meses antes, el 10 de marzo de 1948, se había adoptado el plan Dalet (8), que formalizaba la idea de transferir a la población autóctona (9). En suma, la expulsión directa e indirecta de los árabes-palestinos ―entre unos 750.000 y 800.000― de su tierra respondió a un plan asociado al proyecto colonial sionista en Palestina. Esta idea no desapareció con la creación del Estado de Israel y la consecución de sus principales objetivos. Por el contrario, sigue estando presente (en alusión a los palestinos tanto de 1948 como de los territorios ocupados en 1967), según se desprende de las declaraciones de algunos de sus líderes y se recoge incluso en sondeos de opinión (10).

Segundo, la superioridad militar árabe ha sido otro de los mitos desmentidos por su inferioridad numérica, escasa preparación y descoordinación. Por el contrario, las fuerzas israelíes eran superiores tanto cuantitativa como cualitativamente, con una dirección coordinada, armamento más moderno y experiencia militar. Justo de lo que carecían los ejércitos árabes, atrapados en sus recelos y sospechas mutuas. Lejos de ser una fuerza conjunta con un mando unificado o coordinado, estaban más pendientes de lo que hacía uno u otro, en particular de la legión jordana que era el ejército árabe mejor preparado. Precisamente el rey Abdallah l había llegado a un acuerdo con el movimiento sionista para su reparto de Palestina, llevado por sus ambiciones regionales de instaurar y extender su reino en la llamada Gran Siria (que incluiría Jordania, Siria e Irak) (11).

Por último, tercero, la supuesta intransigencia árabe también ha sido desmitificada por documentados trabajos que muestran una lectura opuesta a la versión oficial. Una de las obras más sólidas se debe también al citado historiador israelí Avi Shlaim, catedrático de Relaciones Internacionales en la Universidad de Oxford. Su análisis de las relaciones entre los Estados árabes e Israel, desde sus primeros encuentros y acercamientos hasta prácticamente la actualidad, muestran un balance muy distinto al oficial (12).

En suma, el lector interesado en la materia cuenta con una abundante y rica bibliografía que viene a confirmar, con rigor y documentación, la versión tradicionalmente sostenida por los vencidos en el conflicto palestino-israelí. De manera que el relato contado por un anciano o anciana en un destartalado campo de refugiados en Oriente Próximo ha cobrado una dimensión que, lamentablemente, hasta ahora no poseía.

Seis décadas y media después de esa catástrofe (o Nakba, como la denominan los palestinos), esos mismos refugiados y sus descendientes siguen demandando la restitución de sus derechos frente a la limpieza étnica y el memoricidio que siguió. Fueron las dos caras de una misma moneda: la expropiación y expulsión de una población de su tierra no sólo fue un acto de violencia física y política, también se acompañó de una deliberada estrategia de negación de su existencia y derechos.



(*) José Abu-Tarbush es profesor titular de Sociología en la Universidad de La Laguna.




Notas al pie

(1) Sobre el desarrollo de esta corriente milenarista en la Inglaterra decimonónica y su posterior expansión e implantación en Estados Unidos hasta el actual fundamentalismo evangélico, véase Stephen Sizer: Sionismo cristiano: ¿Hoja de Ruta a Armagedón? Madrid: Bósforo Libros, 2009.

(2) Nur Masalha: La Biblia y el sionismo. Invención de una tradición y discurso poscolonial. Barcelona: Bellaterra, 2008.

(3) Viviane Forrester: El crimen occidental. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2008.

(4) Norman G. Finkelstein: La industria del Holocausto. Reflexiones sobre la explotación del sufrimiento judío. Madrid: Siglo Veintiuno de España Editores, 2002.

(5) Véase Ana Carbajosa: Netanyahu levanta ampollas en Israel al comparar Irán con el Holocausto, El País, 19 de abril de 2012.

(6) Véase el esclarecedor trabajo de Mar Gijón Mendigutía: Los nuevos historiadores israelíes. Mitos fundacionales y desmitificación, Revista de Estudios Internacionales Mediterráneos, REIM, núm. 5, 2008, pp. 27-41.

(7) Ilan Pappé: La limpieza étnica en Palestina. Barcelona: Crítica, 2008.

(8) Walid Khalidi: El plan Dalet y la Guerra de expulsión de los palestinos, en Farouk Mardam-Bey y Elías Sanbar (comps.): El derecho al retorno. El problema de los refugiados palestinos. Madrid: Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 2004, pp. 65-105.

(9) Ideario presente en la ideología colonial del movimiento sionista desde sus inicios, véase Nur Masalha: La expulsión de los palestinos. El concepto de <<transferencia>> en el pensamiento político sionista, 1882-1948. Madrid: Bósforo Libros, 2008.

(10) Nur Masalha: Políticas de la negación: Israel y los refugiados palestinos. Barcelona: Bellaterra, 2005.

(11) Avi Shlaim: Collusion across the Jordan: King Abdullah, the Zionist Movement, and the Partition of Palestine. Oxford University Press, Oxford, 1988.

(12) Avi Shlaim: El muro de hierro. Israel y el mundo árabe. Granada: Almed, 2011 (segunda edición ampliada y actualizada).



Lunes, 14 de Mayo 2012
José Abu-Tarbush
Artículo leído 16114 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 15/05/2012 01:11
Exttraordinario y esclarecedor artículo al que sólo le faltó mencionar que Israél, gracias a la vergonzante protección de los EEUU, quienes los consideran un pitbull entrenado y fiel custodio de sus intereses en el medio oriente, es el único país en el mundo que cuenta con el " privilegio" sin la menor " consecuencia" sanción ni repudió general e internacional, de poder desacatar sistemáticamente las resoluciones de la ONU, que ´" tímidamente" han intentado frenar o morigerar sus inenarrables abusos en los territorios que actualmente " usurpan".

La victimización, el cargo de conciencia de los países europeos y su posición privilegiada en el medio oriente, como bien menciona el artículo, son las viles herramientas de las que se han valido para actuar con absoluta impunidad... La enorme influencia del lobby sionista internacional, con enormes recursos financieros y manejo de los medios, incluído Hollywood; no sólo han impuesto una mordaza eficaz contra la prensa que " considera políticamente incorrecto" cuestionar la ilegitimidad de su actual estatus, así como han montado una eficaz propaganda para vender como " terrorismo" cualquier intento de legítima reivindicación por parte del oprimido pueblo palestino... perdiendo de vista que cuando se lucha contra un invasor, cualquier medio es legítimo para conseguir el anhelado propósito y en modo alguno puede hablarse de actos terroristas contra un brutal usurpador. Hollywood pone de su parte, soltando de cuando en cuando y sistemáticamente nuevas versiones del Holocausto, como si hubiera sido el único pueblo víctima ( que de hecho lo han sido ) de un exterminio genocida, pero algunas tribus de áfrica, los armenios y los mismos palestinos, no cuentan con los medios suficientes para llegar masivamente a la opinión pública internacional y de ese modo poder dar a conocer la verdad...

De nada les ha valido la dura lección... lo guetos, los inefables pogroms... todo eso ha quedado en el olvido y en la actualidad son ellos los opresores de un pueblo indefenso que clama por justicia y por el esclarecimiento de la verdad.. SIONISMO = NAZISMO.

Saludos.

2.Publicado por ricardo el 15/05/2012 04:43
saludos al estado de israel por cumplir hoy la fecha de su retorno a sus raices.

3.Publicado por Angel 52 el 15/05/2012 16:30
Este articulo es una muestra mas de una serie de falsedades antisemitas y antiisraelies.
Si uno retrocediera en el tiempo, y viera como pensaban hace 500 anios, todos, pero todos los textos que se podian encontrar, decian que la tierra era el centro del universo y el sol giraba alrededor. Todos pensaban asi.
Y estaban equivocados.
Me pregunto que habra leido el senior Valz? , aparte de Mein Kampf, por supuesto. Digo, cuantos palestinos conoce directamente? Cuantas ciudades palestinas visito?
No sera que tiene esas ideas por la prensa tendenciosa que acostumbra a ver y leer?
Cuanto conoce el conflicto israeli palestino desde los comienzos, digo, por ej, los pogroms que hicieron los arabes antes del establecimiento del estado?
Este articulo solo puede convencer a los antisemitas ya convencidos, como el Sr. Valz.

4.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 15/05/2012 18:21
Sr. Angel52: Las verdades amargan, pero las mentiras matan... Salir del paso con las manoseadas acusaciones de siempre apelando a la victimización y de paso indentificándome como pro-Nazi, ya no surte el mismo efecto de cortina de humo, que por desgracia distraía a la comunidad internacional de la verdad.

El Mein kampf es un mamotreto infame, producto de la mente mediocre y desquiciada de un megalómano genocida como Adolfo Hitler... tan absurdo y falto de consistencia como lo son las burdas " sagradas escrituras" que nos quieren vender a Israél como pueblo elegido de Dios y sus respectivos legados territoriales... Cuando leo la absurda tesis del Lebensraum, no puedo dejar de identificarla con los supuestos derechos ancestrales de los judíos para establecerse en territorio palestino... o cuando tuve oportunidad de muy pequeño al leer una declaración de Simon Péres si la memoria no me falla, lo cual es posible porque tenía poco menos de diez años, expresando petulantemente: " El pueblo elgido de Israél, tiene el derecho inalienable de establecerse en cualquier parte del mundo...". ¿ Quién la habrá dicho a ese redomado idiota que el pueblo israelí goza de un privilegio especial?. Con razón su polítca exterior se basa en el abuso, el atropello, el engaño, la manipulación y el sistemático desacato a las resoluciones de la ONU.

" El pueblo elegido de Dios" goza todavía de la vergonzante protección de los EEUU y su enorme poderío militar... Pero los tiempos cambian y el poder se alterna...¿ Que será entonces de Israél y su nefasta política internacional de prepotencia y aislacionismo?. Sus vecinos, más numerosos y con más recursos, pronto contarán con tecnología, superaran el pesado lastre de su absurda religión y se organizarán y tomarán legítima venganza... Entonces una nueva diáspora será el merecido castigo por el abuso, la opresión y la usurpación. Pero todavía están a tiempo de renovar sus ideas anacrónicas y superar a su vez su ridícula religión, y pasar a la etapa pragmática de fortalecer las relaciones con sus vecinos, en el marco del respeto mutuo, la equidad y el respeto por la vida y territorios de los demás... Ojalá que así sea; de lo contrario el sacrificio de sus ancestros durante siglos perseguidos, maltratados y humillados, habrá sido en vano...

Saludos.

5.Publicado por Alejandro Sánchez el 16/05/2012 05:31
“Israel es un gueto sionista, un nido de violencia”, dice el ex presidente de la Knesset Avraham Bur, es un espacio para el fundamentalismo y el sectarismo más abyecto, primitivizante y violento (encontró su otra cara en Irán) y en su locura, los dirigentes sionistas no dudan de llevar al mundo a la guerra nuclear. Es loable que la clase pensante y academica de Israel tome al antisionismo como una opción de salvación del propio Israel. A decir verdad no tienen otra salida que restituir a los palestinos en sus justos derechos, devolver los territorios ocupados en 1967 y permitir la unidad territorial de Palestina, desmontando todas las colonias invasoras racistas.

6.Publicado por rodolfo salgado el 21/05/2012 01:02
no me gusta los comentarios contra Israel,bastante fue sufrimiento que paso esta nación para que muchos crean que tienen todo el derecho de criticar una nación que surgió como el ave fénix

7.Publicado por jose manuel soto rivera el 30/05/2012 05:32
Los judios quieren que su raza permanezca pura al igual que los alemanes. Por que se dio el holocausto. Ahora israel es odiado por todo el mundo por su arogancia y prepotencia. Deben de deponer la actitud expancionista en palestina, devolver las tierras y resarcir el dano hecho a los palestinos. Los judios a mi enteder han manipulado la historia. Se creen los ungidos ; los escojidos por Dios y la Biblia. En algun momento espero que se destape a nivel mundial quienes son los verdaderos Judios. Espero que todo caiga por su propio peso.

8.Publicado por Alberto el 07/06/2012 19:03
Para: rodolfo salgado

‎"Esos "antiisraelies" malos están escribiendo cosas que no me gustan, mamá".

9.Publicado por José Luis CM el 20/06/2012 16:32
Sr. Gustavo Rozas Valz

Gracias por un artículo tan esclarecedor. Ahora que se necesita gente con valentía, coraje y armada con la verdad en este mundo lleno de ignorancia y odio, su artículo es bienvenido. Como decía un profesor Dr. Norman Finklestein, le sacan a uno la tarjeta del holocausto, hacen victimización y luego te llaman nazi, genocida, asesino, negacionista, mentiroso, criminal.... luego hasta lloran y se salen con la suya. A ver si todos nos damos cuenta de este truquito de la gente que vive en la mentira y la necedad voluntaria o involuntaria.

10.Publicado por YOMISMO el 22/06/2012 12:49
El documentado artículo del profesor Tarbush peca de lo mismo que achaca a la versión oficial israelí: el olvido de lo que no le interesa. Por ejemplo no nos dice que fueron los estados árabes los que iniciaron la guerra de 1948, ni que el Septiembre Negro fue un genocidio llevado a cabo por las autoridades jordanas sobre las milicias y refugiados palestinos, etc...

11.Publicado por ricardo el 26/06/2012 04:34
bueno leyendo la historia es comprensible no solo el sufrimiento de los judios si no tambien a los pueblos que tienen una comfrontacion milenaria con ellos me temo que va a ser dificil encontrar la paz en medio oriente teniendo en cuenta la voracidad que muestra el estado judio por desposeer a sus vecinos de territorio y que ademas cuenta con el apoyo de buena parte de paises occidentales liderados por ee. uu
me gustaria que se encontrase la paz que no se quiera desposeer de sus recursos a paises arabes.
Pero siento como cristiano que hay conductas, morales relijiosas en el mundo arabe que no aman la vida de las mujeres si estoy equivocado fabor muestrenlo.

12.Publicado por Gustavo Rozas Valz el 26/06/2012 22:03
Estimado Jose Luis Cm. Ante todo quisiera aclarar, para no atribuirme el mérito de otros y crear confusión, que el autor del artículo no soy yo, sino el profsor José Abu-Tarbush. Yo sólo añadí algunos comentarios a su interesante y revelador artículo... Por lo demás, de acuerdo con Ud. Esa postura maniqueísta de que o estás con Israél o eres un antisemita, ya nadie la compra... Hay una gran diferencia entre ser antisemita, que desde ya aclaro abiertamente que no soy, con ser antisionista, algo que no puedo negar...

Solución al problema existe; ya los palestinos más allá de profundos anhelos y deseos hasta cierto punto justificados, tienen claro que no pueden negar la existencia del estado de Israél y echar todos los israelitas al mar... Eso ya no es posible, ni racional y hasta podría decirse que ni siquiera justo... Reconocer las fronteras de 1,967 como comentó Alejandro Sánchez, desmantelar las colonias que arbitrariamente han construído sobre territorios ocupados para luego negociar cínicamente un Statu quo que legitime un condenable despojo, y sentarse de buena voluntad ambas partes para limar asperezas y sanar viejas heridas, en busca de un futuro mejor en medio de la convivencia pacífica, la colaboración y sobre todo el respeto mutuo.... algo que por desgracia hace muchos años que se perdió.

Saludos cordiales.

13.Publicado por marcos el 28/06/2012 01:07
Publiquen mi comentario, no sean una vez mas ocultadores y censuradores, otros veo dicen lo que quieren, MOLESTA A ALGUIEN DE UDS MI COMENTARIO AGUDO Y QUE VA MAS ALLA DEL TEMA??, ojo porque todo se relaciona, todo es una red hoy nada es apartado, es una tesis de conjunto y que no tiene tiempos, publiquen les pido PORQUE CREO, ALGUNOS PIENSAN COMO YO, espero, MARCOS.-

14.Publicado por DASULLY el 11/09/2012 23:18
Israel es el pueblo escogido por Dios x eso nuestro Señor Jesucristo dice: San Juan 1, 11-12 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Jesucristo dice los suyos vino ( ISRAEL)es ese su pueblo escogido mas no le recibieron xq fueron rebeldes y eso q nuestro Dios todo poderoso hizo milagros si quieren conocer mas acerca de Israel lean la Santa palabra de Jehova Israel es un ejemplo de nosotros mismos los exhorto a q lean la BIBLIA Dios los bendiga

15.Publicado por Julio el 23/09/2012 12:41
Es muy triste ver que de todas las tenencias sociales a nivel mundial donde siempre vemos claras matices de injusticias, como África, Irán, dictaduras en. Latino América, siempre exista un idiota antisemita que tenga que escribir sólo un artículo de Israel, y haga caso omiso a otras verdades muchísimo más dolorosas como COrea del norte, entre otro, y es más triste como las personas del mundo solo apoyan este tipo de artículos y dejan de lado verdades mucho más importantes, de las cuales el ser humanó, tiene que ocuparse. Yo no puedo creer que en este lugar no se publiquen con más contunden cías esas verdades. Aquí podemos denotar una gran falta de cultura. Yo soy mezcla de judío cristiano y tuve la suerte de vivir por un tiempo con musulmanes y puedo decir con certeza fuera de maíces extremistas que estas tres culturas son grandiosas, que todos estos seres humanos tienen miedo enorme de ser juzgados porque tratan de buscar la verdad y aferrares a pertenecer a algo, por enden creen que para subsistir necesitan una tierra para poder proteger su legado, donde los tres me parecen igualmente válidos, porque tenemos siempre que ser tan extremistas, ojalá y el mundo estuviera más mezclado.

16.Publicado por jose villegas el 26/09/2012 23:18
me parece un interesantisimo articulo que revela un poco el origen de este conflicto que ha perdurado ya demasiado tiempo. apoyo la denuncia de la reiterada política y discurso israelí hacia los que esgrimen criticas en su actuar tildándolos de antisemitas y nazis, ese estigma de victimizados por hitler se les cayo el día que pasaron a ser victimarios tanto o mas despiadados que el. considero que deben buscar la manera de convivir uno al lado del otro en paz al mismo tiempo que israel debe abandonar su política predadora por que ellos podrán considerarse los ungidos por su dios pero en sobre esta tierra habitan muchos otros millones de personas que creen en otras cosas asi que no son nada en especial.
hago un insert aludiendo al señor julio para confirmarle que en latino America no tenemos dictaduras vivimos en plena democracia. y ademas señor yo no quiero vivir en un mundo donde todos somos iguales y "mezclados"

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 8 de Julio 2014 - 12:22 A la bioquímica se le escapa algo esencial




Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21