Conéctese Regístrate


Jueves, 24 de Abril 2014

Tendencias 21
25 Aniversario



La LOMCE es una ley antidemocrática, según Ciudadan@s por la Educación Pública

La “Ley Wert” antepone las necesidades de los mercados a la formación infantil integral, señala un manifiesto hecho público hoy por la Asociación


El pasado 21 de septiembre fue aprobado por el Consejo de Ministros el anteproyecto de la LOMCE, una ley de reforma educativa a la que se ha opuesto frontalmente la Asociación Ciudadan@s por la Educación Pública con un manifiesto hecho público hoy. La Asociación considera que la “Ley Wert” es una ley antidemocrática y segregadora. Por Marta Lorenzo.





Fuente: PhotoXpress.
Fuente: PhotoXpress.
La asociación española Ciudadan@s por la Educación Pública, dedicada a la reivindicación del papel decisivo de la Educación Pública en la formación humana y profesional, acaba de hacer público un manifiesto en el que expresa su rechazo más absoluto al anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), cuya propuesta fue aprobada el pasado día 21 de septiembre por el Consejo de Ministros.

Entre las razones del rechazo la LOMCE, Ciudadan@s por la Educación Pública señala, en primer lugar, el carácter profundamente antidemocrático de esta ley, tanto en su proceso de elaboración (realizado a espaldas de la comunidad educativa, de los grupos sociales y políticos, y de las Comunidades Autónomas), como en la organización de los centros docentes, que pasarán a tener direcciones nombradas a dedo por la Administración, que por tanto tendrá poderes absolutos en la gestión de los mismos.

Por otro lado, Ciudadan@s por la Educación Pública denuncia que la LOMCE instaura una concepción mercantil de la educación, que antepone las necesidades de los mercados a la formación integral de niñas y niños, y a la construcción de una sociedad más justa y cohesionada.

Por último, la Asociación señala que la LOMCE es una ley que pretende utilizar la educación como herramienta para la segregación y la exclusión porque en lugar de entender la evaluación como una herramienta al servicio de la detección de problemas en el proceso de enseñanza, proyecta instaurar una reválida que constituirá un método obsesivo de clasificación, etiquetaje y encasillamiento del alumnado.


Más voces discordantes

La campaña de denuncia de la LOMCE realizada por Ciudadan@s por la Educación Pública se suma así a otras protestas y desacuerdos, lanzados en los últimos días desde diversos frentes.

Por ejemplo, en la Conferencia Política del PSE celebrada el 23 de septiembre, los socialistas vascos leyeron el contenido de una declaración en la que expresaban su rechazo a la reforma educativa del Gobierno.

Según el PSE, la propuesta de la LOMCE "nada tiene que ver con la mejora de la calidad de la enseñanza” y es “una propuesta segregadora de los alumnos" que tendrá "efectos negativos en el modelo social" y que, además, resulta "anticuada, por remontarnos a los años 60 por su consideración de la FP como carril de segunda categoría", publica Eldiario.es.

La LOMCE está asimismo levantando ampollas entre varios Gobiernos de comunidades con lengua cooficial, al reducir la parte del temario que ellos deciden: la administración central fijará el 65% de los horarios escolares en comunidades autónomas que tengan lengua cooficial y el 75% para aquellas que no la tengan; actualmente, es el 55% y el 65%, respectivamente, según ha informado El País.

Fuente: Ciudadan@s por la Educación Pública.
Fuente: Ciudadan@s por la Educación Pública.
MANIFIESTO STOP LEY WERT

Ciudadan@s por la Educación Pública manifiesta su más absoluto rechazo al anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) por las siguientes razones:

1. Por su carácter profundamente antidemocrático,

- En el proceso de elaboración de la ley (de espaldas a la comunidad educativa, a los grupos sociales y políticos, a las Comunidades Autónomas)

- En la organización de los centros docentes, en que una dirección nombrada a dedo por la Administración pasa a tener poderes absolutos en la gestión de los mismos.


Cinco leyes educativas en 50 años. Si es verdad que necesitamos una reforma del sistema educativo, esta ha de hacerse con todas las garantías de que sea sostenible en el tiempo. Y para ello ha de abrirse un proceso de diálogo sosegado y profundo con la comunidad educativa –profesorado, estudiantes, familias- y con todas las fuerzas políticas, también con las administraciones autonómicas. Y ese proceso, sencillamente, no se está produciendo. Ni un buzón de correo electrónico puede suplantar un diálogo abierto y transparente, ni una unilateral nota de prensa escamotear la proyección pública de lo que debieran ser los foros compartidos de análisis y debate.

Por otra parte, el anteproyecto denomina “autonomía de centros” a lo que no es sino la eliminación de su funcionamiento democrático. El consejo escolar queda relegado a funciones meramente consultivas, mientras que las decisorias pasan a ser competencia exclusiva de la dirección, esto es, de un director o directora nombrado directamente por la Administración y no elegido democráticamente por su comunidad educativa. Dicha dirección pasa a tener poder absoluto en la toma de decisiones pedagógicamente relevantes, así como en “la gestión de personal y económica de los centros”. Se quiebran por tanto los procedimientos de transparencia, mérito e igualdad en la conformación de las plantillas docentes. Esto abre el camino de manera alarmante a la privatización también de los centros públicos.



2. Por su concepción mercantil de la educación, que antepone las necesidades de los mercados a la formación integral de niñas y niños, y a la construcción de una sociedad más justa y cohesionada.

¿Qué es la educación para una ley que se abre con las siguientes palabras?: “La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y el nivel de prosperidad de un país. Su nivel educativo determina la capacidad de competir con éxito en la arena internacional y de afrontar los desafíos que se planteen en el futuro.”

“Mercado”, “competitividad”, “resultados”, “rendimiento económico”, marcan a lo largo de todo el anteproyecto el horizonte de lo que por educación entiende la LOMCE. Reducir el sistema educativo a la capacitación laboral de las nuevas generaciones es olvidar su función primordial en la formación integral de las personas y en la construcción de una sociedad culta y democrática. Pero es que además tampoco la LOMCE da respuestas a los requerimientos de capacidad de innovación, investigación, trabajo en equipo, que tantas empresas demandan.

Por otra parte, el énfasis puesto en aquellas materias recogidas en las pruebas PISA nos hace temer por todas aquellas áreas de conocimiento no presentes en los ránkings de la OCDE: las Humanidades y las Artes (Historia, Filosofía, Literatura, Música, Artes Plásticas), la Educación Física y para la Salud, etc., así como por todos esos aprendizajes tan difícilmente evaluables en una prueba de papel y lápiz: Educación para la Paz y la Noviolencia, Coeducación, Educación Medioambiental, etc.). Estas ausencias mutilan de manera inquietante la formación que en colegios e institutos recibirán niñas y niños.

Nos preocupa asimismo lo que los redactores de la ley entienden por “educación plurilingüe”: si en su desarrollo partirán de la consideración a las lenguas de España, a las lenguas del alumnado, a las muchas lenguas extranjeras que permiten la comunicación entre las personas y los pueblos aunque no sean las que en este momento dominan las relaciones de los mercados. Nos preocupa que la denominada educación plurilingüe sea exclusivamente enseñanza del inglés y a costa de qué se va a hacer.

Por último, nos sorprende que se limite la aportación de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) a la “disminución de costes de apoyos y refuerzos” y “el desarrollo de una enseñanza individualizada” renunciando a las enormes posibilidades colaborativas que las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen. El proceso creciente de reducción de las plantillas docentes, de masificación de las aulas, de desmantelamiento de los centros de profesorado, etc. hace que veamos con preocupación la insistencia en utilizar las TIC para que “cada estudiante puede avanzar al ritmo más adecuado a sus capacidades e intereses” o como “recurso de apoyo” a la formación continua del profesorado. El anteproyecto subraya el principal peligro que las TIC entrañan –la renuncia al encuentro interpersonal, a la palabra compartida- mientras parece dejar de lado sus enormes posibilidades para la investigación, la creación, la colaboración.


3. Por utilizar la educación como herramienta para la segregación y la exclusión.

El objetivo de “reducir la tasa de abandono educativo temprano y mejorar la tasa de población que alcanza nivel ESO” no ofrece más medida que la multiplicación de reválidas al término de cada etapa o la segregación temprana.

En lugar de entender la evaluación como una herramienta al servicio de la detección de problemas en el proceso de enseñanza- aprendizaje con el compromiso inmediato de ofrecer propuestas de mejora, la reválida se convierte en método obsesivo de clasificación, etiquetaje y encasillamiento del alumnado, al tiempo que un mecanismo de control del currículo (“Los criterios de evaluación y características generales de las pruebas que componen ambas evaluaciones serán fijadas por el Gobierno para todo el Sistema Educativo Español, previa consulta a las Comunidades Autónomas”. Serán, además “calificadas por especialistas externos al centro”)

Paralelamente, la Administración se lava las manos de su responsabilidad en los resultados de dichas evaluaciones culpabilizando de las dificultades y problemas exclusivamente al alumnado y eventualmente a los centros: "El principal objetivo de esta reforma es mejorar la calidad educativa partiendo de la premisa de que esta debe medirse en función del "output" (resultados de los estudiantes) y no del "input" (niveles de inversión, número de profesores, número de colegios, etc.)”

La apuesta de la LOMCE por la segregación llega a cotas alarmantes cuando afirma que “el proyecto educativo de calidad podrá suponer la especialización de los centros (…) por tipología del alumnado”, o cuando asegura los conciertos a los colegios que no admiten a personas de uno u otro sexo.

La LOMCE entiende por tanto la educación como un espacio en el que se manifiestan y subrayan las diferencias y oportunidades sociales, en lugar de asumir su irrenunciable papel integrador. Somos muchos los que pensamos, por el contrario, que solo una enseñanza que respeta y atiende la realidad diversa de las aulas puede asumir el reto de reducir el riesgo de exclusión social de parte de su alumnado, de contribuir a la cohesión social , y de dar respuesta a las capacidades e intereses de cada estudiante.



Por todo ello, pedimos la retirada del anteproyecto de ley y la apertura de un período de verdadero diálogo con la comunidad educativa y con todas las fuerzas sociales y políticas que permita sentar las bases de un modelo educativo consensuado y sostenible.



Lunes, 24 de Septiembre 2012
Marta Lorenzo
Artículo leído 11605 veces





Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Berta Regal Pazos el 24/09/2012 12:24
Facebook
Aparte de lo que recogeis aquí, creo que profundizando se encuentran verdaeros absurdos. Entre ellos eliminar de la ESO materias como Tecnología. En un mundo cada vez más gobernado por las TIC y la Tecnología, no tiene ningún sentido este interés por barrer esta asignatura, en la que hasta ahora, y entre otras cosas, se ha alfabetizado digitalmente a los alumnos.
Otro absurdo y en la misma línea, es crear un bachillerato de ciencias e ingenieria, que está destinado a ser cursado por los futuros ingenieros, y en él, sacarles a los alumnos tres de las 5 asignaturas que les proporcionan más base de cara a la universidad (les eliminan Tecnologia Industrial, Mecánica y Electrotecnia....menos mal que aún les dejan Física y Dibujo, sino ya parecería un chiste). Eso sí, la filosofía en todos los cursos de Bachillerato, que es fundamental para conectarles con el mundo laboral ;)......Está claro que las decisiones se toman en los despachos sin consultar los temarios y sin preguntar ni a estudiantes ni a profesores....Solo con escuchar a profesores universitarios, profesores de bachillerato o a los propios alumnos, podrían hacerse una idea de qué materias consideran ellos más útiles y que les conectan más con su futuro y el mundo laboral....También les contarían las que consideran menos útiles, pero esto igual no les interesa escucharlo.....En base a lo que he explicado, cualquiera puede ver que eso de que la reforma intenta preparar mejor a los chavales y mejorar su nivel de competencia, es puro cuento....En un mundo gobernado por la Tecnología y las Tecnologías de la Información y la Comunicación, con esta reforma, esas materias se barren practicamente en toda la ESO, y del todo en el Bachillerato. Al menos que no intenten colarnos que se pretende mejorar la preparación de nuestros chavales....lo que parece es que pretenden meterles a empujones en la caverna. Pues eso, latín, historia de españa y filosofía a tutiplen para los físicos, matematicos, ingenieros, ...para todo el mundo.....

2.Publicado por FRANCISCO CIFUENTES el 24/09/2012 15:49
Esta ley es un paso más a la borreguización total de la sociedad. Gracias por la info

3.Publicado por Beatriz Basenji el 24/09/2012 17:53
Esta ley es un marcado RETROCESO para el área de la Educación Pública, que nos llevará a un atraso de UN SIGLO. Es un error mayúsculo ,puesto que se estan quitando materias fundamentales para la formación de los futuros Ingenieros.Sin Tecnología Industrial,Mecánica y Electrotecnia directamente estamos anulando la carrera, cuando el mundo en que vivimos y en el que viviremos, las cuestiones tecnológicas abarcarán todas las vanguardias. En los llamados países emergentes, se está poniendo el acento en la Tecnología, al punto que, ya hay en el CERN proyectos elaborados por Ingenieros y Físicos sudamericanos.

4.Publicado por alopc el 06/10/2012 04:24
Quiero denunciar la situación en la que las lenguas y la cultura clásicas quedan en el anteproyecto de la nueva ley de educación (LOMCE) del ministro Wert. Hasta ahora, todos los departamentos de de Clásicas podíamos ofertar las siguiente materias:

En la ESO:
- Cultura Clásica, optativa en 3º y 4º de ESO.
- Latín, obligatorio para Letras en 4º de ESO.

En Bachillerato:
- Latín I y II: obligatorias de modalidad de Humanidades.
- Griego I y II: obligatorias de modalidad de Humanidades.

El anteproyecto de la LOMCE elimina la Cultura Clásica de la ESO; el Griego I y II desaparecen de la modalidad de Humanidades y aparece una asignatura de Griego (no dice que sea I y II, así que la entendemos como una asignatura de un sólo año) que pasa a ser optativa de Modalidad de oferta no obligatoria para los centros, lo que implicaría su casi desaparición. El Latín, a día de hoy, queda igual.
Antes del verano todo apuntaba a que el Latín sería materia obligatoria para todos los alumnos de 4º de ESO. Así lo informaban muchos medios, pero el anteproyecto dice otra cosa: es optativa a la Biología.

Ante este panorama, no sólo los profesores de Clásicas a nivel nacional, sino también muchos amantes de la cultura y personas con un sentido íntegro de lo que debe ser la educación, estamos consternados por este empeño de eliminar de nuestras enseñanzas básicas aquellas materias que suponen la base del resto de materias. El mundo de occidente tiene sus raíces en la Grecia antigua, un pueblo muy jugoso en pensamiento, en ciencia, en arte, en lengua, en ocio, ... tanto que forjó el surgimiento de las ciencias y la tecnología modernas. Es más, ya la Atenas del S. V a. C. desarrolló ese sistema político tan moderno llamado democracia. ¡¡Hasta los antiguos romanos supieron valorar a Grecia y aprender de ella!!
La historia de Europa se fraguó en Grecia y ahora esta reforma educativa quiere darle la espalda, olvidar lo que ha sido nuestro origen. Si no transmitimos estos conocimientos desde la escuela y no empapamos a nuestros jóvenes con estos valores, tendremos generaciones empobrecidas. En una época como la nuestra, en la que se precisa de tanta investigación y tanto conocimiento, hemos de continuar la senda de aquellos antiguos griegos movidos por el afán de conocer y, sobre todo, de conocerse.
Una reforma educativa que empieza diciendo "La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía" es muy peligrosa. Es totalmente injustificado e incomprensible que, a pesar de vivir en una situación de crisis, el desenfreno por superar el déficit pueda dar lugar a una reforma del sistema educativo basada exclusivamente en criterios empresariales, olvidándonos de la formación íntegra de nuestros jóvenes, cayendo en el craso error de que importa únicamente todo lo que genera riqueza y dejando a un lado la verdadera formación y dimensión del "ser persona". Y esto ya lo dijo nuestro paisano Séneca: "Quid sis interest, non quid habearis [importa lo que eres, no lo que tienes]".
Y para acabar, rechazar la eliminación del Bachillerato de Artes Escénicas y del Tecnológico, mermado por la supresión de algunas de sus asignaturas.

Desde estas líneas, lanzo mi total rechazo (y el de muchos) a este anteproyecto. Espero (y esperamos) que se rectifique, porque, si no, mucho me temo que el sociólogo D. Ignacio Wert será recordado por la historia como el ministro que ha eliminado las Humanidades de nuestro sistema educativo.


Un afectuoso saludo,

5.Publicado por kenia jatzeery cardenas ibarra el 10/10/2012 00:45
jajaja esta bn jejeje

6.Publicado por kenia jatzeery cardenas ibarra el 10/10/2012 00:47
jajajaja esta bn jejeje vdd amigoszx????????

7.Publicado por julián Ángel Cervera García el 10/10/2012 14:54
Unos criticais al Ministro por dar Latín, Historia de España y Filosofía a los físicos, matemáticos e ingenieros; y otros lo criticais porque estas materias desaparecen del curriculo de ESO y Bachillerato. ¿Alguién miente? No, es simplemente el ojo rojizo con el que lo miramos que no nos deja ver el alcance de las reformas. El profesorado necesita autocrítica, al igual que el resto de la sociedad. ¿Qué debemos proponer?

PR0PUESTAS

Nunca he visto a los sindicatos manifestarse por la inclusión en una misma clase de niños con diversidades incompatibles con la calidad de la enseñanza. Es decir, un profesor no puede dar con eficacia el currículo de una materia si en el aula tiene que atender a alumnos con diferencias importantes en su formación. Eso es una mala interpretación de la atención a la diversidad y que va en contra de la calidad de la enseñanza.
Nunca he visto a los sindicatos manifestarse por el paso de un alumno al curso siguiente sin tener los conocimientos y capacidades superadas del curso precedente. Esto también va en contra de la calidad de la enseñanza, ya que hace que el profesorado tenga que hacer continuas vueltas atrás en el desarrollo de su trabajo al haber muchos alumnos que no siguen la explicación, en vez de continuar con el ritmo de aquellos que si se esforzaron en los cursos precedentes.
Nunca he visto a los sindicatos manifestarse para que todo el profesorado (de colegios públicos o concertados) procedan de una misma convocatoria pública de exámenes objetivos (“Era mejor apoyar a aquellos interinos que no necesitaban ni presentarse a los exámenes para continuar dando clases”). Esto iría a favor de la calidad de la enseñanza y el profesorado tendría libertad de elección de centro entre públicos y concertados sin distinción salarial como sucede actualmente.
Nunca he visto a los sindicatos manifestarse por el despilfarro que supone que en todos los colegios de secundaria tengan que darse materias sin apenas alumnos (dígase Latín, Griego…)
Nunca he visto a los sindicatos manifestarse por el despilfarro que supone que en las escuelas oficiales de idiomas se den materias con dos o tres alumnos.
Nunca he visto a los sindicatos manifestarse porque haya universidades repartidas por todo el territorio nacional que tienen facultades con más profesores que alumnos.
Nunca he visto a los sindicatos manifestarse por el despilfarro que suponía que todos los niños de algunas CCAA tuvieran libros y ordenadores gratuitos, independientemente de la renta de los padres.
Para defender la educación, como la sanidad, hace falta ser escrupulosos todos los días con el dinero público que pagan todos los españoles. Por ello, por que los sindicatos nunca han sido diligentes con el dinero que se despilfarraba en educación y en sanidad; son ellos también responsables del agujero generado en las arcas del Estado y por ende en los bolsillos de todos los españoles.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.



Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21