Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La acidificación oceánica hará desaparecer al 30% de las especies marinas en 75 años

Si no cambian las tendencias de la contaminación antropogénica, este efecto habrá aumentado un 170% a finales de este siglo


Las emisiones sin control de CO2 están provocando una alteración del grado de acidez del mar que puede acabar con los ecosistemas hoy conocidos, según el último estudio realizado sobre calidad de las aguas por el Programa Internacional Geosfera- Biosfera, que será presentado la próxima semana en Polonia. Por Enrique Leite.




El aumento de los niveles de acidificación en los océanos tiene una consecuencia directa para el plancton, los corales, etc. pudiendo alterar la cadena trófica, con consecuencias desastrosas. Imagen: Coral de la familia Fungiidae con tentáculos cortos. Fuente: Brocken Inaglory/Wikipedia.
El aumento de los niveles de acidificación en los océanos tiene una consecuencia directa para el plancton, los corales, etc. pudiendo alterar la cadena trófica, con consecuencias desastrosas. Imagen: Coral de la familia Fungiidae con tentáculos cortos. Fuente: Brocken Inaglory/Wikipedia.
La contaminación antropogénica está abocando a nuestro planeta a una posible extinción en masa. Los océanos, quizás son los ecosistemas que más están cambiado como consecuencia de los residuos generados por la actividad humana.

El informe realizado por el Programa Internacional Geosfera-Biosfera destaca que una de las consecuencias negativas desde que se inició la Revolución Industrial ha sido el aumento del 26% de la acidificación de las aguas marinas.

De hecho, según los datos de este informe, las actividades humanas están derivando 24 millones de toneladas de CO2 a los océanos cada día, y provocando un cambio en el pH de las aguas que puede hacer desaparecer al 30% de las especies marinas, incluidos los corales, en los próximos 75 años.

En declaraciones a la BBC, el profesor Jean- Pierre Gattuso, uno de los autores del informe, asegura que “para 2100 no encontraremos ningún molusco que viva en unas condiciones de pH similares a las actuales”.

Asimismo, esta acidificación de las aguas, corroborada por otros estudios similares realizados anteriormente, se está produciendo de una manera más rápida que en cualquier otro momento de la historia de La Tierra.

Alterar el pH de las aguas

El aumento de los niveles de CO2 en disolución está provocando el descenso del pH marino. Del mismo modo que el agua dulce se transforma en soda al añadir dióxido de carbono —la llamada agua carbonatada— y aumenta su acidez, el mar se va saturando de este gas progresivamente.

Este proceso de aumentar los niveles de acidificación tiene una consecuencia directa para el plancton, los corales, los bivalvos etc. (y alterar la cadena trófica acabará afectando a todos los organismos marinos), que ven modificados sus mecanismos celulares de funcionamiento básico y el acceso al carbonato a partir del cual se construyen las estructuras calcáreas marinas.

Por otra parte, un mayor grado de acidez afecta a los mecanismos de circulación y estratificación de la masa de agua, cuyo última consecuencia consistirá en la disminución del aporte de nutrientes a la comunidad fotosintética.

Alerta en los Océanos Ártico y Antártico

El informe estudia los efectos de esta mayor alcalinidad de las aguas en diferentes partes del Globo y afirma que se siente de una manera más grave en los océanos Ártico y Antártico, zonas de aguas frías que registran una mayor concentración de CO2.

Los investigadores auguran que, antes de acabar la década, el 10% del Ártico serán aguas inhóspitas para especies que construyen sus conchas con carbonato de calcio y que, para finales de siglo, se convertirá en un ambiente hostil para sus actuales habitantes.

Unos efectos que ya son visibles, en opinión del experto en el océano Austral: La corrosión en las conchas de los pterópodos es algo que se puede constatar”.

De continuar la emisión de CO2 al océano, las consecuencias tendrán a su vez un impacto económico notable, según los investigadores, que cifran una pérdida en derivadas de las actividades de acuicultura en torno a los 130 mil millones de dólares en 2100.

Un panorama ecológico y económico de dimensiones apocalípticas que, a juicio de los autores del informe, solo se podría ralentizar reduciendo significativamente los niveles de CO2, responsables del proceso acidificación de las aguas.


Viernes, 15 de Noviembre 2013
Enrique Leite
Artículo leído 3262 veces



Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.




Más que ciencia