Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La capacidad para afrontar el cambio es el nuevo talento

Ocho factores provocarán profundas transformaciones en esta década


Ocho factores han sido identificados como determinantes de los cambios que se avecinan y que provoarán profundas transformaciones socioeconómicas en la presente década. Sin un incremento substancial de nuestro talento para digerir altas dosis de novedad y cambio, ninguna combinación de recetas, por buena que sea, va a funcionar como debiera. Por Josep Burcet.



Cambios. High Tech Finland
Cambios. High Tech Finland
Cambios. High Tech Finland
Cambios. High Tech Finland
La aceleración de los cambios aparece como la principal característica de nuestros días. Hay una gran cantidad de factores que intervienen en la intensificación del cambio. Los que parecen ser claves en el curso de los próximos 10 años son los siguientes:

La irrupción de productos manufacturados a muy bajo coste, procedente de países emergentes; la deslocalización; el aumento de la presión migratoria; la desregulación de la producción agrícola; la intensificación de la carrera hacia estándares de calidad más altos, a costes más bajos; la aceleración tecnológica; la creciente obsolescencia del actual modelo de economía postindustrial; la explosión en la producción de nuevo conocimiento y cambio de paradigmas.

La confluencia de estos 8 factores, junto con otros, induce una turbulencia expansiva a escala planetaria, que se retroalimenta. Bajo sus efectos, se acelerarán todavía más las transformaciones económicas, a más gran escala y, posiblemente, a veces, hacia algunas direcciones totalmente inesperadas. Lo que deseo poner de relieve es que, sea de una manera o sea de otra, la cantidad de cambios que vamos a tener que afrontar va a ser ingente.

¿Qué hacer frente a la oleada de cambios?

Cuando se habla de lo que necesitamos para afrontar los años que se avecinan, se suelen mencionar una o varias de estas recetas:

Mejorar la formación, promover la formación permanente; potenciar la investigación; fomentar la innovación; asimilar la nueva tecnología; gestionar el conocimiento; externalizar; deslocalizar; buscar economías de escala; aplicar el rigthsizing y el downsizing; potenciar la calidad; potenciar la inteligencia y la destreza emocional…

El botiquín de ideas parece bien surtido, pero el problema no radica únicamente en establecer cuál debe ser la combinación más apropiada de recetas. El verdadero problema es la administración de estas recetas a altas dosis, tal como requiere la situación.

De nada sirve proponerse potenciar la formación, asimilar la tecnología, externalizar y deslocalizar actividades, potenciar la calidad, etc., si al intentarlo se produce una congestión general. Por lo tanto, lo más importante de todo es asimilar la ingesta, sin que aparezcan problemas de saturación de novedad, empacho, ni otros efectos adversos.

La impresión es clara: el escollo más importante de todos cuantos debemos sortear a partir de ahora consiste en aumentar nuestra capacidad para afrontar y absorber cambios. Sin un incremento substancial de nuestro talento para digerir altas dosis de novedad y cambio, ninguna combinación de recetas, por buena que sea, va a funcionar como debiera.

Capacidad para afrontar cambios

Cada época se caracteriza por los recursos que le son más cruciales. Si durante la industrialización, las materias primas como el carbón y el acero, fueron recursos cruciales y más tarde, en las sociedades postindustriales, la información y las comunicaciones han jugado un papel capital, ahora, con la aceleración de los cambios, la capacidad de la población para afrontar y asimilar nuevas situaciones, se está convirtiendo en el recurso capital.

Pero a diferencia de los recursos naturales, que son finitos, la capacidad para afrontar cambios se puede cultivar y expandir. Y las sociedades y los grupos que lo logren dispondrán de una ventaja competitiva enorme con respecto a los demás.

La vía para potenciar este recurso arraca y da sus primeros pasos en los años 90 y se conoce como la Gestión del Cambio.

Qué es la gestión del cambio

Las transformaciones económicas registradas sobre todo a partir de 1985 y las nuevas dificultades surgidas como consecuencia de ellas, han estimulado la aparición de un nuevo cuerpo de conocimiento construido alrededor del concepto de Gestión del Cambio.

Se trata de un campo interdisciplinar en el que confluyen la sociología, la psicología, la antropología, la economía y también la teoría de sistemas, la ingeniería institucional y el diseño cultural.

Su objeto es facilitar los procesos de cambio, de forma que puedan ser realizados de forma más eficiente, con mayor celeridad, con un desgaste emocional menor, reduciendo las mermas de productividad que surgen durante las transiciones, aprovechando mejor las oportunidades de renovación que aparecen en el cruso de la transformación, minimizando las secuelas ulteriores y, finalmente, potenciando la capacidad de cambio de la organización, para afrontar los retos siguientes.

Llegar a buen fin

La solución a los problemas que se acumulan en un mundo cada día más acelerado ya no pasa únicamente por dilucidar si conviene hacer esto o aquello, sino que se centra en conseguir llevar a buen fin todo aquello que parece necesario. Y ésto último depende de la capacidad para llevar a cabo cambios, con un mínimo de efectos adversos, con rapidez y con eficacia.

Por este motivo, el desarrollo de la Gestión del Cambio aparece como uno de los recursos claves para afrontar el futuro inmediato.



Josep Burcet i Llampayas ha sido profesor de sociología en la Universidad Autónoma de Barcelona, en la Cátedra UNESCO TDSDCG de la Universidad Politécnica de Cataluña, así como Visiting Scholar en la Universidad de Michigan. Ha realizado seminarios en distintas universidades, empresas y organizaciones. Es autor de numerosos artículos, comunicaciones y libros. El último es El Agujero Blanco, Ingeniería de Intangibles. En la actualidad dirige el Seminario online Potenciación de la capacidad para afrontar los cambios.



Viernes, 21 de Octubre 2005
Josep Burcet
Artículo leído 20388 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por nome el 23/10/2005 17:31
Hola Josep y tds. antes de nada, ¿qué quiere decir.... rigthsizing y el downsizinges ? lo pregunto porque no me quiero quedar sin conocer algo de este artículo que me ha parecido tan acertado. Cierto es que la capacidad para el cambio siempre ha sido un ingrediente esencial para dar en la diana de la supervivencia porque, en fin de cuentas, estamos hablando de la capacidad de adaptación (a los cambios) y, si bien, no es el único ingrediente si que, probablemente, es el más importante o al menos el de más valor con el que podemos contar en nosotros mismos y por lo tanto manejar. Además, todo parece indicar, efectivamente, que tenemos por delante un manojo de cambios sobre los que no es fácil hacer prospectiva, ya que desconocemos las posibles situaciones de masa crítica tanto en el terreno de la producción, como del clima, como de las migraciones u otros. Es indudable que la juventud, por su naturaleza, es la etapa de la vida de más maleabilidad, sin embargo, no sabemos si la a juventud occidental la posee suficientemente ya que no se ha visto obligada a adaptarse a demasiados obstáculos y, como siempre, la función crea el órgano. En cualquier caso, y desde el punto de vista del observador curioso, el futuro cercano se nos presenta fascinante. Saludos

2.Publicado por gsus :: el 24/10/2005 09:27
Es cierto, el mundo está cambiando y habrá que adaptarse, pero no creo que sea un cambio mayor al que hemos experimentado desde la época de nuestros abuelos que iban con carro, a la actual en la que nuestro ocio es enlatado. Un cambio más radical no puede surgir, pues las nuevas generaciones ya sabemos lo que es la nueva sociedad, lo que la tecnología es capaz de hacer sobre nuestras vidas y etc... ni siquiera aunque los coches volasen, o tuvieramos mercadeo con otros planetas seríamos capaces de asombrarnos tanto. --- Ahora, si que existe la posibilidad de un cambio igual de radical, el que confirman los estudiosos de las civilizaciones Mayas, ese cambio en la forma de vivir, de retorno a los origenes, de vuelta a empezar. Sólo algo así sería capaz de trastocarnos lo suficiente, pues las nuevas generaciones de ordenador y prisas si que estamos preparados para un mayor crecimiento económico, un cambio en las fuentes de energía, para una mejora de el confort en nuestro hogar y ciudades, cambios en los medios de trasporte, o formas de gobiernos ,y etc, etc.. pero para lo que no está preparada es para un cambio radical de vuelta a los origenes y de armonización con el planeta cómo el que describen los autores de la era acuario. Qu si llegase a producirse a más de 2 transtornaría. ^_^ Tienen información en la página web. www.buenasiembra.com.arun saludo.

3.Publicado por Andreu el 24/10/2005 17:16
Me parece el artículo una mezcla de certezas y de ambigüedades, porque muchas de las razones que se exponen son retóricas. Creo que se elude el principal factor para promover y gestionar el cambio que se nos presenta de forma ineludible. Me refiero a la incapacidad de la mayor parte de la denominada "clase política" para llevar a cabo dicho empeño.No sólo por su tremenda ignorancia en cuestiones científicas y en su correspondiente arsenal conceptual para interpretar el mundo, sino que no demuestran tener ningún tipo de proyecto para nuestra sociedad ni para el hombre en general.El ejemplo de la situación política en España es paradigmático.Resulta penoso observar cómo los que teóricamente deben actuar como guías de todos nosotros, eluden la problemática real enzarzándose permanentemente en la generación y recreación de problemas artificiales, ante la mirada atónita de sus conciudadanos.Y en ésto no creo que se pueda hacer distinción de color político. ¿Qué clase de gestión del cambio, que está llamando a las puertas, se puede esperar?Y a escala internacional,¿ mejora la situación ? Baste recordar las hazañas del primer mandatario del mundo y su catadura política para que el pesimismo sea más profundo.¡Peor imposible.!Por tanto, los cambios por venir se antojan azarosos, erráticos y sometidos a mil vaivenes políticos, religiosos, económicos imposibles de predecir y de gestionar. Creo que ni de lejos el escenario más deseable.

4.Publicado por ramirez el 25/10/2005 21:29
Lo más curioso de todo es que si no te enteras tampoco pasa nada, los "rezagados" no saben que su condición es esa. Y van a morirse igual que tu. Con o sin cambio. Y tal vez más felices.

5.Publicado por Andreu el 26/10/2005 16:01
Es decir, ¡vivamos como animales para ser felices como hombres! Ésto es una completa negación de la evolución, de la evolución humana, de la creatividad humana como característica singular de nuestra especie y el reconocimiento de un fracaso social sin paliativos. Más negatividad en menos espacio imposible. Y todo porque porque en la ignorancia y el desconocimiento somos "tal vez más felices". Esperamos la demostración de esta hipótesis, pero mientras tanto conviene recordar que con ligeras variantes de estas tesis se han elaborado ideologías nefastas para la humanidad.

6.Publicado por Josep Burcet el 30/10/2005 03:35
En respuesta a nome:El "rigthsizing" es la operación que consiste en ajustar el volumen del personal de una organización a la cantidad de trabajo que debe realizar. Corresponde aplicar estar operación cuando la organización, en su tendencia natural hacia la hipertrofia, ha ido acumulando nuevo personal más allá de lo que era necesario para el cumplimiento de su cometido. El "downsizing" también consiste en reducir el personal de una organización y se plantea con el ánimo de reducir costes, reorganizar responsabilidades y esponjar la organización. Su divisa es "hacer lo mismo, o incluso hacer más, con menos gente". Estas operaciones, sobre todo en el ámbito de la economía del primer mundo se han llevado a cabo con mucha frecuencia durante los últimos 20 años. Si pincipal efecto es echar gente a la calle. Inicialmente se creyó que los que salían perdiendo eran los despedidos, pero hace ya algunos años que se están observando también secuelas importantes y con efectos adversos entre los "supervivientes" que han logrado salvar el pellejo permanecer dentro de la organización.

7.Publicado por Josep Burcet el 30/10/2005 04:11
Comparto con andreu la preocupación por ese persistente fenómeno de los políticos demasiado distraidos con "sus cosas". Respecto de la Gestión del Cambio, habría que decir que esta disciplina no plantea una línea de cambio determinada, sino que se refiere a prácticas y estrategias para funcionar de una manera más fluida en un contexto de cambios intensos. Debe verse como una herramienta y no como un programa ideológico o una propuesta activista. Otra cosa distinta es la utilización de la Gestión del Cambio para facilitar o entorpecer cambios con carga ideológica o intereses ocultos o empresas meritorias.La Gestión del Cambio es, salvando las distancias, como un cuchillo que es susceptible de tener todo tipo de usos, desde cortar alimentos, salvar vidas o matar.

8.Publicado por nome el 04/11/2005 17:17
Gracias por la aclaración Josep. Saludos.

9.Publicado por Uzcátegui el 13/06/2006 12:51
El cambio es un fenómeno con múltiples facetas y distintos ámbitos de ocurrencia. Querramos o no, el ocurre. Podemos adoptar diferentes actitudes frente a el: adapatarnos, resisitirnos, promoverlo, preverlo, sorprendernos. Según nuestros intereses y capacidades, actuaremos de una u otra manera. Ahora, uno de los aspectos que más me interesan de los procesos de cambio, es su dimensión ética y entre esos el análisis de sus consecuencias, cosa que pocas veces creo se toma en cuenta. No todo cambio resulta beneficioso para la vida, para la sociedad, ni para el individuo. Esto lo observamos muchas veces en lo político, económico, tecnológico, entre otros. En este sentido, si creo probable un retorno hacia formas de vida menos sofisticadas, pero más placenteras para la humanidad.

10.Publicado por Francisco Gabriel Aroca Tapia el 08/06/2009 14:30
El problema parece que es la aceleración cada vez mayor. ¿ No habría entonces que reducir la marcha en lugar de tomar decisiones cada vez más rápidas, sabiendo como sabemos que la precipitación es la más segura causa del error?
Las prisas no son buenas para nada, y por mucho que corramos, las estaciones llegan cuando llegan.
No por mucho madrugar amanece más temprano...................

Desde el punto de vista de lo que planteas, el problema, está en definir con exactitud el problema a resolver, aún con falta de datos, o carencias en el conocimiento integral de los elementos implicados en el Sistema de Estudio.

Recordemos que esto es exactamente como predecir el tiempo metereológico.

A veces nos damos cuenta que es capaz de predecirlo mejor una persona que está contínuamente en el campo que el más sofisticado sistema computacional.

Secundo y subrrayo que compatibilizar sistemas de vida tradicionales con los avances tecnológicos y asegurar el sostenimiento de una calidad de vida tranquila es el verdadero reto de este siglo.

El tiempo hoy día es tan valioso como otrora la alimentación.
El tiempo de calidad, sano, el silencio, en un entorno agradable, con espacio suficiente, etc sin carencias físicas, mentales o emocionales y espirituales.


11.Publicado por jorge loma el 09/06/2009 03:17
A mi me parece que tanto tecnocratas como burócratas, van a seguir espantando con el petate del muerto, si no de que se nutren. Yo creo que hablar de cambio ya es cosa del pasado, ahora es una constante en cualquier plano de la vida. El enfoque mas bien, debe orientarse hacia la "tecnología de la mente" de lo que no se dice nada, en el siglo pasado le dimos duro a los recursos materiales y su optimizaciòn, ahora habrá que centrarse en los recursos personales, que hasta hoy han sido poco considerados (pensamientos, ideas, emociones, palabras, tiempo, energía y habilidades), entonces hablamos de desarrollo del talento.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >