Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La capacidad para reconocer lenguajes no es exclusiva del ser humano

El área del cerebro que se activa para distinguir lenguajes articulados también está presente en los monos


Un equipo de la Universidad de Newcastle ha demostrado que la capacidad para reconocer estructuras del lenguaje no es exclusiva de los seres humanos. Para ello, han identificado el área del cerebro que se activa cuando se le presentan secuencias de sonidos ordenadas, y que es la misma en monos y en seres humanos. Por Jorge Lázaro.


Jorge Lázaro
Periodista científico en Tendencias 21. Escritor, poeta, crítico y activista. Graduado en Historia... Saber más del autor



La investigadora y activista Jane Goodall acompañada de Freud, uno de los chimpancés con los que realizó sus investigaciones sobre la comunicación en primates, en el Parque Nacional de Gombe Stream. Imagen: Michael Neugebauer.
La investigadora y activista Jane Goodall acompañada de Freud, uno de los chimpancés con los que realizó sus investigaciones sobre la comunicación en primates, en el Parque Nacional de Gombe Stream. Imagen: Michael Neugebauer.
El debate sobre la inteligencia y la capacidad comunicativa de los animales hace tiempo que parece haberse inclinado por uno de los dos argumentos: el que defiende que la capacidad de comunicarse de manera más o menos compleja no es un rasgo en absoluto exclusivo del ser humano.

Ahora, un estudio de la Universidad de Newcastle en Reino Unido, liderado por el doctor Ben Wilson y el profesor Chris Petkov, ha fortalecido aún más esa teoría, al demostrar que la capacidad para reconocer las estructuras del lenguaje, y distinguir si una secuencia de sonidos está ordenada o es arbitraria, no es algo exclusivo del ser humano.

Las pruebas con los sujetos

Según los investigadores, el área del cerebro que se activa para desarrollar esta función (la corteza frontal ventral y opercular) es idéntica en seres humanos y en monos, y es independiente de la capacidad de producir un lenguaje propio.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron un lenguaje inventado muy simple que se usa en estudios con niños, y que permitiría partir a todos los sujetos (humanos y no humanos) del mismo desconocimiento.

Una vez que todos ellos habían escuchado ejemplos de frases correctas en este lenguaje, se les presentaron nuevos ejemplos: algunos correctos, y otros totalmente inventados. Los sujetos, cuya actividad cerebral estaba monitorizada mediante resonancias magnéticas, tenían que reconocer a qué categoría pertenecía cada una de las secuencias sonoras. Fue entonces cuando los investigadores vieron que el área del cerebro protagonista en este momento era la misma en humanos y monos.

Grandes posibilidades de investigación

Los resultados del estudio abren la puerta, no ya a nuevas vías en ese debate de que hablábamos más arriba, sino al conocimiento de los procesos por los que los seres vivos desarrollan sistemas de comunicación, y los mecanismos evolutivos que llevan a estos (que parecen ser similares en los primates).

Además, como explica el profesor Petkov, la investigación permitirá también entender “lo que va mal cuando perdemos la capacidad del lenguaje, por ejemplo tras una herida en el cerebro, o por culpa de la demencia”, y abrirá la puerta a realizar estudios análogos en animales que muestren estas semejanzas con los seres humanos.

En 2006, ya se constató, usando un programa informático, que las ballenas jorobadas también son capaces de comunicarse con un lenguaje complejo, que se parece al de los humanos en que sigue cierta jerarquía. La única diferencia radicaría en que genera mucha menos información.     

Referencia bibliográfica:

Benjamin Wilson, Yukiko Kikuchi, Li Sun, David Hunter, Frederic Dick, Kenny Smith, Alexander Thiele, Timothy D. Griffiths, William D. Marslen-Wilson, Christopher I. Petkov. Auditory sequence processing reveals evolutionarily conserved regions of frontal cortex in macaques and humans. Nature Communications (2015). DOI: 10.1038/ncomms9901


Viernes, 20 de Noviembre 2015
Artículo leído 2436 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 9 de Diciembre 2016 - 10:00 El ritmo de la respiración afecta a la memoria