Conéctese Regístrate


23/07/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




La ciencia está enlatada como un bien de consumo

El mercado está convirtiendo a los científicos en sacerdotes


Cuando la divulgación científica abandona el mundo académico para ofrecerse el gran público, se convierte en un bien de consumo. En campos abstractos como la física cuántica o la relatividad, entender la ciencia como un producto entraña un riesgo fundamental: el consumidor puede creer fenómenos que no comprende en absoluto, en un mero acto de fe. Esta situación no sólo vulnera la esencia del espíritu científico, sino que abre la puerta a productos de escaso rigor científico. Es el riesgo de convertir a nuestros científicos en sacerdotes. Por Joan Morera Morales.



Creatividad sobre el gato de Schödinger de Eatdrink.
Creatividad sobre el gato de Schödinger de Eatdrink.
Los misterios de la naturaleza han despertado la curiosidad de los seres humanos a lo largo de los siglos. En su lucha por esclarecerlos, el hombre ha visto tambalearse una y otra vez los cimientos de su percepción del mundo. Y ese descubrimiento constante, esa eterna negación de los axiomas que parecían inmutables, probablemente sea lo más invariable de su experiencia sobre la Tierra.

No ha de sorprender a nadie, pues, que la comunidad científica esté interesada en difundir los conocimientos que ha adquirido con el paso del tiempo. ¿Por qué iba a privarnos de semejantes fastuosidades intelectuales? ¿Acaso la divulgación no es el mejor camino para democratizar el conocimiento? Al fin y al cabo, la filantropía en la ciencia ya fue representada en la mitología griega mediante el mito de Prometeo.

Aún así, la divulgación científica no ha de verse sólo desde un punto de vista epistemológico, también puede ser interpretada en clave económica; en este sentido, libros, películas y documentales, no son un producto como cualquier otro dentro de la sociedad de consumo. Es evidente que existe una demanda ávida de emocionarse con los hallazgos científicos. Los creativos culturales lo saben, y reaccionan tal como dicta la lógica del mercado: generando productos de divulgación para todos los públicos. El negocio está servido.

Pero la conversión de algunos bienes sociales en bienes de consumo siempre comporta tanto beneficios como riesgos: la divulgación científica no es ninguna excepción. Cómo se verá en las próximas líneas, ofrecer la ciencia como producto puede convertirla en un acto de fe para el gran público. Y cuando eso suceda, el mercado habrá contravenido precisamente el espíritu científico que durante tantos siglos ha permitido avanzar al ser humano.

Capacidad educativa

No hay duda que en la mayoría de ocasiones la divulgación científica tiene una gran capacidad educativa. Supongamos, por ejemplo, un documental que explique el fenómeno de formación del arco iris. Es posible que los espectadores no sepamos lo que es un índice de refracción, o cómo se formula la función de onda de la luz. A pesar de ello, cuando observemos una simulación con haces lumínicos impactando sobre vapor de agua, enseguida comprenderemos los principios básicos que provocan el arco iris. Nuestro aprendizaje es debido a que no sólo hemos visto manifestarse el fenómeno, sino también las causas que lo provocan.

Pero no todas las maravillas de la naturaleza fueron estudiadas a partir de su observación directa, cómo es el caso del arco iris. Hay teorías mucho menos empíricas, que en su día fueron desarrolladas bajo la luz de las matemáticas: es el caso de la física cuántica o la teoría de la relatividad. Unos campos de investigación que, precisamente por desarrollarse en el plano de lo abstracto, nos han permitido contradecir “evidencias” que nuestros ojos ven a diario. Y por ese mismo motivo, por ser teorías abstractas, ponen muchos más escollos al trabajo del divulgador.

Imaginemos ahora un documental que nos acerque a los fundamentos de la física cuántica. Probablemente nos dirá que las partículas fundamentales están simultáneamente en múltiples posiciones, de modo que ocupan una de ellas sólo cuando un observador trate de ubicarla. Incluso puede que ilustre el fenómeno mediante una animación de cuanto sucede a nivel subatómico, con múltiples partículas apareciendo y desapareciendo constantemente de la imagen... Pues bien, esta reproducción nos ayudará a imaginar vagamente el fenómeno, a hacernos una idea de lo que sucede, pero de ningún modo podemos pretender que nos está dando a comprender las causas. Eso sólo es posible mediante las matemáticas.

Lo mismo sucedería con un tercer documental, que nos quisiera explicar la teoría de la relatividad. En este se afirmaría que, a velocidades próximas a la de la luz, el espacio se dilata y el tiempo se contrae. ¿Inverosímil, no? Seguro que todos gozaríamos mucho con las explicaciones. Sin embargo, ¿comprenderíamos algo por el hecho de ver objetos que se hacen pequeños? ¿Entenderíamos la relatividad si nos mostraran relojes que avanzan a distintas velocidades? No, claro que no.

El ejemplo del Arco Iris

La comprensión total de un fenómeno pasa indefectiblemente por identificar aquellas causas que lo producen. En el ejemplo del arco iris, observar la trayectoria de los haces de luz permitía comprender por qué se separan los colores; en el ejemplo cuántico, ver partículas que aparecen y desaparecen no explica de ningún modo por qué tienen una posición indeterminada. En el primer caso, la visualización del fenómeno nos permite explicar sus causas; en el segundo, no.

A pesar de ello, productores y creativos insisten en pedir a los científicos que expliquen las teorías más complejas del modo más llano posible. Ahí es nada! Poco importa que los destinatarios no tengamos los conocimientos necesarios para comprender dichas teorías; da igual si no sabemos lo que es una función de onda, si jamás nos hablaron de cuadrivectores o si nunca hicimos operaciones con brakets...

Lo paradójico del caso es que nuestra falta de preparación no impide que nos impresionemos enormemente ante los documentales que tratan de física cuántica. Y ahí es donde surge la siguiente pregunta: ¿cómo pueden fascinarnos tanto unas teorías que no comprendemos? La respuesta es que no nos fascina la teoría, sino únicamente sus conclusiones y hallazgos. Porque lo único que se puede exponer de un modo llano sobre física cuántica, son sus conclusiones –en los documentales no hay lugar para las ecuaciones que permitieron llegar a ellas.

Si un reputado físico nos dice que la masa de un cuerpo se incrementa al aumentar la velocidad de éste, nosotros le creemos. Y le creemos porque confiamos en él, porque hemos decidido otorgarle legitimidad. Se produce un acuerdo tácito, por el cual el sabio nos ahorra las complicadas demostraciones matemáticas, y nosotros le creemos en un acto de fe.

Escalada matemática

Algo parecido sucedería en el caso de un alpinista que hubiera escalado la cima del Everest. Una vez descendido, describiría detalladamente a sus conocidos cómo es el lugar, sus colores, su olor, la sensación de altitud, etc... Por supuesto que podría mentirles con cierta facilidad, e incluso, con el paso del tiempo, podría confundirse en los detalles. Aún así, los demás creerán en él, ellos también harán un acto de fe. Y lo harán porque, de hecho, tendrían que escalar el mismísimo Everest para cerciorar sus palabras. Es poco más o menos lo que haría falta para que nosotros comprendiéramos la física cuántica: tendríamos que escalar la montaña de matemáticas que en su día subieron Heisenberg o Schrödinger.

Lo dicho hasta ahora no tiene porqué ir en detrimento de los beneficios que conlleva la divulgación científica; nunca debemos olvidar que ésta funciona como un mecanismo práctico y efectivo. ¿O acaso alguien espera que todos nos pongamos a estudiar matemáticas en nuestros ratos libres? No... Nuestra ignorancia en cada materia no es motivo para privarnos de la fascinación por la ciencia. Por supuesto que no.

Que la ciencia se convierta en un producto no debe escandalizar a nadie. De hecho, y sin ir demasiado lejos, la tecnología se encuentra en el epicentro de la sociedad de consumo desde hace siglos –incluso la formación, con su mercado de carísimos masters y postgrados, dejó de ser una inversión para convertirse también en un producto.

Sin embargo, aún aceptando las virtudes de la divulgación científica como un bien de consumo, debemos ser concientes de que cuando versa sobre las teorías más abstractas, en realidad no nos está demostrando nada; nos muestra fenómenos fascinantes, pero a su vez, nos otorga el papel de sujetos crédulos y sin capacidad crítica. En otras palabras, nos está sirviendo una ciencia enlatada, pulida y sin espinas. Y nosotros la estamos tomando de un modo absolutamente dogmático, lo que contraviene los preceptos del verdadero espíritu científico.

Un bien de mercado

Tanto la ciencia como la tecnología son susceptibles de convertirse en un bien de mercado; la diferencia entre ambas es que, al hacerlo, una corre el riesgo de contradecir su esencia y la otra no. Así, si bien la física cuántica sólo puede divulgarse en un formato adulterado, no se requieren conocimientos sobre ondas hertzianas para encender una radio.

En algunos casos pues, convertir la ciencia en un bien de consumo puede suponer una contradicción fundamental: lo que se consiguió mediante el espíritu científico, se transmite a la sociedad como si fuera un dogma de fe. Al margen de la calidad del producto, un exceso de ligereza en la divulgación podría provocar una atrofia en los valores del espíritu científico entre el gran público.

Insistamos una vez más, esto no significa que debamos renunciar a la divulgación de teorías como la cuántica o la relatividad. De ninguna manera. Sólo quiere decir que tanto los escritores como los guionistas y, sobretodo, el gran público, han de ser concientes de la diferencia entre comprender algo o simplemente creerlo. Porque no todos los productos que salen al mercado tienen el debido rigor científico; al contrario, algunos hacen interpretaciones erróneas e incluso pseudocientíficas, en su ansia por maravillar al público.

La sociedad de consumo convierte la ciencia en un bien que, como cualquier otro, se produce, se distribuye y se vende. Este proceso puede elevar los conocimientos más avanzados al nivel de dogma, casi de experiencia religiosa –una praxis que puede resulta fatal, en caso de una mala interpretación o una exageración de las tesis científicas–. Por supuesto que el mercado puede disfrazarse de Prometeo, y llevar el fuego a los hombres, pero debemos ir con cuidado para que en un momento de ceguera no termine quemando a alguien.

La ciencia, una cuestión de fe

Supongamos un último ejemplo. En este caso, un hipotético documental nos muestra a un talentoso científico que afirma lo siguiente: “según dictámenes de la física cuántica, mientras nuestro frigorífico está cerrado, las manzanas de su interior pueden tomar la forma de cualquier fruta; sólo cuando abrimos la puerta, toman forma de manzana”. ¿Parece una locura, no? Y sin embargo, ¿por qué no íbamos a creerle, si antes ya hemos creído afirmaciones tan extrañas como ésta? Lo cierto es que la gran mayoría de personas no tenemos un criterio válido para cuestionar al científico.

Por eso resulta esencial que conozcamos las herramientas de que disponemos para evitar fraudes de este tipo. En primer lugar, tenemos la obligación de preservar nuestro espíritu crítico y vivir con el escepticismo. Y en segundo lugar, podemos exigir a la comunidad científica que someta los productos de divulgación a un control de calidad intelectual. Si existen organismos que garantizan las buenas prácticas en publicidad, ¿por qué no debe haberlos que nos aseguren una divulgación científica rigurosa y responsable?

En su obra La ética protestante y el espíritu de capitalismo, Max Weber ponía una religión en los cimientos del sistema capitalista. Hoy vemos que las leyes del mercado pueden llegar a convertir la misma ciencia en una cuestión de fe. Y si no fuera porque los sociólogos se llevarían las manos a la cabeza, eso nos llevaría a pensar que el capitalismo casi está devolviendo el favor a la religión. Por favor, no hagamos de nuestros científicos sacerdotes.


Joan Morera Morales es escritor, físico y sociólogo. Actualmente trabaja en el departamento de Empresa y Ocupación de la Generalitat de Catalunya, tras haber ejercido como consultor para el grupo SGS España.



Jueves, 1 de Noviembre 2007
Joan Morera Morales
Artículo leído 13900 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Alejandro Álvarez Silva el 02/11/2007 13:25
Totalmente de acuerdo con este artículo de Joan Morera. Y tan de acuerdo que estoy dispuesto a llevar estas conclusiones a la práctica de cada día.¿Se nos ocurre algo inmediato para que todo esto podamos exigirlo a los divulgadores de la ciencia y a los que autorizan y fomentan esta divulgación: revistas, periódicos, etc.? Lo dicho, Joan, si quieres intentar hacer una asociación o cualquier otra plataforma que fomente lo que dices puedes contar conmigo( lo que creo que puede servir también para quienes deseen apoyar estas tesis). Muchos saludos:
Alejandro Álvarez

Mi Web de Ciencia y Filosofía: "Foro Esencia" (http://www.publimatic.com/foroesencia)

2.Publicado por Nicelotus el 06/11/2007 13:34
Lo más inmediato y eficaz es desdogmatizar una teoría contraponiendo la posición contraria y distinguiendo en cada teoría la abstracción (matemática en este caso, que es un método epistomógico), del fenómeno físico que no encierra ninguna abstración y es ontológico. Ya no se podrá "creer" en un gato vivo-muerto sino entender que el gato es "real" y lo cuántico es una de las "teorías" matemática útiles para operar con la realidad física.

3.Publicado por Camarero el 11/12/2007 18:08
He tenido la suerte de leer este artículo de Joan Morera, y tengo que afirmar que es lo más sensato que he leido en en los últimos decenios. Es obvio, o debería serlo, que en la ciencia hay dos situaciones: las teorías y los fenómenos comprobados, y el proceso natural a lo largo de la historia de la humanidad ha sido que un genio ha desarrollado una teoría para explicar los sucesos que ocurren en su entorno, y posteriormente ortro genio ha demostrado, o ha echado por tierra, experimentalmente, la validez de dicha teoría. Ha sido siempre así y debería seguir siendo de la misma manera.

Hoy día no hay genios aislados, los grupos científicos son financiados por multinacionales y por gobiernos, y por tanto el resultado de sus investigaciones están fuertemente mediatizados con la finalidad de que los resultados obtenidos vayan en una línea determinada, y si no es así se ocultan y se finiquita la línea de investigación subvencionada.

Así vemos, que al abrigo de meras teorías, se destinan grandes medios de financiación y recursos, con el fraude de que teorías más o menos respetables se presentan ante al gran público como evidencias científicas que no tienen contestación.

La caricatura de mis afirmaciones tienen su estandarte en el IPCC, organismo que está acogido en una institución tan "prestigiosa" como es la ONU. Señores del IPCC, contesten, si Vds. son incapaces de explicar el hecho comprabado de las minieras cálidas de los tiempos de los Césares y de la Alta Edad Media, ¿como se atreven a pronosticar lo que va pasar en los próximos cien años?. Todos los años se detectan errores en los métodos matemáticos de procesamiento de datos, y eso sin cuestionar la metodología de obtención de los mismos, ¿no es hora de realizar una autocrítica?. Si los datos que manejan proceden de las observaciones de un centenar de estaciones locales en los últimos cien años, los mezclan con los obtenidos por globos sondas en los últimos cincuenta años, y con los de los satélites de los ultimos diez años, ¿como se puede obtener curvas de tendencia medianamente fiables?, ¿cual es el procedimiento de homegeneación de datos tan dispares?. La lógica de un efecto invernadero es la siguiente: a mayor temperatura de la atmósfera troposférica, mayor facilidad para la evaporación del agua de los oceanos, y también mayor capacidad para la suspensión de vapor de agua; a mayor cantidad másica de vapor de agua por unidad de volumen de aire hay mejores condiciones para la formación de nubes y por tanto mayor probabilidad de precipitaciones. Item más, el efecto invernadero tendría como consecuencia el acortamiento de los inviernos, y por tanto el aumento del ciclo vital de la vegetación. Sigamos, en el polo sur, donde la nivosidad no alcanza el metro anual, menos que en Sierra Nevada, se aumentarían las probabilidades de precipitaciones, por un aumento de la humedad relativa del aire, y por tanto existiría la posibilidad de regeneración de los hielos antárticos. ¿Es este panorama tan terrible?, ¿o es que sería una indecencia ver a una lapona en bikini?

Por otra parte, recuerdo cuando prestigiosos institutos de EEUU afirmaban que el aceite de oliva producía colesterol. Claro que todo concuerda con la necesidad que tenían los americanos de vender su excedentes de colza, maíz y girasol.

Descartados como institutos fiables la ONU, la Fundación Nobel, las universidades subvencionadas por empresas privadas, y mucho menos las entidades controladas por políticos, ¿de quién podemos fiarnos?. Ahí va la gran pregunta.


4.Publicado por Raul Diaz-Legorburu el 26/10/2008 20:31
Todo lo que se señale en este aspecto no solo es apropiado sino pertinente, pues la sociedad de consumo -como bien apunta el articulista- borra la diferencia entre divulgaciôn y conocimiento, pues a fin de cuenta lo determinante es rebajar cualquier dominio social a su utilidad mercantil. Sin embargo, creo que es necesario no perder de vista, que aunque no riguroso este proceso divulgativo ha fracturado las fronteras del saber 'solo para especialistas', peculiar del conocimiento hasta la segunda mitad del siglo XX, en buena medida gracias al hiper-desarrollo de los medios electrônicos de informaciôn, y esto, independientemente del halo mîstico que tal divulgaciôn superficial pueda generar, presupone un impacto social mayor que su imperfeciôn.

(pido disculpas por los acentos producto del teclado francés del ordenador).

5.Publicado por Ramón Aguilar el 09/01/2009 23:25
Me parece una precaución exagerada. La ciencia es una gran desconocida. El conocimiento científico nos podría sacar de la actual crisis, en el sentido de aportar una nueva visión íntegra y profunda de la realidad; un cambio de consciencia. Además de que la tecnociencia es imprescicndible para superar la actual crisis ecológica
Precisamente el estado actual y lamentable es que los sacerdotes ocupan el lugar de los científicos, en el sentido de que la visión teológica de la realidad, la egoica, la mercantilista, la maniquea, la materialista.... es la imperante, y que está presente en el esquema mental de las masa, indistintamente de que sean cultos o ignorante, creyentes o ateos.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 8 de Julio 2014 - 12:22 A la bioquímica se le escapa algo esencial




Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21