Tendencias 21
Universidad Comillas




La ciencia no es el único camino hacia la verdad, según el teólogo Keith Ward

Las experiencias individuales, como el arte o la religiosidad, albergan una verdad que también debe ser integrada por el conocimiento


¿Es la ciencia el único camino hacia la verdad?, se pregunta el teólogo Keith Ward. Mientras algunos científicos alegan que verdadero será sólo aquello que puede ser constatado según el método científico puro, Ward -un teólogo de la Universidad de Oxford- defiende que hay otras verdades no constatables para la ciencia, pero no por ello menos verdaderas. Hechos históricos, procesos emocionales y experiencias religiosas estarían entre esas experiencias no mensurables pero ciertas. El autor propone que necesitamos una forma de conocimiento más integrado, que se fascine tanto por las regularidades y leyes globales de la física, como por las cualidades únicas de lo personal y de lo individual. Por Yaiza Martínez.



Cualquier lugar es el centro del mundo. María Novo. Ecoarte.
Cualquier lugar es el centro del mundo. María Novo. Ecoarte.
Keith Ward, teólogo de la Universidad de Oxford especializado en historia y filosofía de la religión, publicó recientemente un libro titulado “The big questions in science and religion” (Las grandes cuestiones de la ciencia y la religión), en el que se planteaba los puntos principales del diálogo actual entre el conocimiento científico y las creencias religiosas.

La revista The Global Spiral, del Instituto Metanexus, publicó hace unos meses un extracto de dicho libro, del que ya hablamos en Tendencias21. Ahora, en un segundo extracto aparecido también en The Global Spiral, Ward reflexiona sobre la posibilidad de saber, de alcanzar “conocimiento objetivo”, fuera del ámbito del método científico.

La fe en la ciencia

¿Es la ciencia el único camino hacia la verdad?, se pregunta el autor. Según él, existirían valores objetivos que sí pueden aprehenderse mediante la experiencia ordinaria. “No todas las creencias objetivas son creencias científicas. No todo puede ser públicamente verificado o del todo verificado”, escribe el teólogo.

De hecho, los mejores científicos se han dejado llevar por la pasión por la verdad, a cualquier precio. Una pasión y un deseo que conlleva la búsqueda de la belleza, de la elegancia intelectual y de la comprensión del universo.

A pesar de que las ecuaciones nos parezcan frías y puramente racionales, los grandes científicos son personas apasionadas por la búsqueda de la inteligibilidad y de la verdad. De hecho, escribe Ward, son gente de fe, gente que cree que, a menudo a pesar de las evidencias, el mundo mostrará sus secretos gracias a pacientes investigaciones.

¿Cómo puede justificarse la fe de los científicos en que, por ejemplo, ningún acontecimiento puede producirse sin una causa o en que las leyes de la naturaleza sigan operando en el futuro como lo hicieron en el pasado? No todos los científicos mantienen una fe intacta en todas las propuestas de la ciencia, pero deben actuar como si creyeran en ellas.

Deben, de hecho, actuar con una fe práctica, con un compromiso que es independiente de las evidencias que manejan. En esto no se distinguen demasiado de la pasión y el modo de actuar de los creyentes religiosos más apasionados, afirma Ward.

Evidencias no-científicas

A pesar de esta pasión por las creencias científicas que muestran los científicos, Ward afirma que existen grandes y abundantes argumentos objetivos que no pueden establecerse mediante métodos científicos, teniendo en consideración que las principales características de las ciencias naturales son que sus datos son públicamente observables, mensurables, repetibles y convenidos por todos los observadores.

¿Existe alguna evidencia no científica? Ward pone varios ejemplos, como los hechos de la historia humana: los acontecimientos del pasado no pueden ser medidos científicamente –no con el método científico en su estado puro-, aunque sí indirectamente.

Por otro lado, existen elementos de la historia que no pueden observarse en su totalidad: los motivos, las intenciones, los propósitos, las creencias, los sentimientos o los ideales de las personas que la protagonizaron.

Estos elementos aparecerían sin embargo en el arte que, según Ward, sería otra fuente no-científica de verdad. Los sentimientos, por ejemplo, a menudo no pueden ser descritos fácilmente. Pero, en el arte, la música o la literatura sí pueden ser expresados.

Estas formas de expresión comunican sentimientos profundos, una cierta aprehensión sentida de lo que es el mundo. Aquello que transmiten no es, desde luego, los acontecimientos públicamente percibidos del mundo físico, sino lo que podría llamarse “hechos revelados por las emociones”: maneras en que el mundo es sentido, nuestras respuestas emocionalmente a él.

Arte y verdad

Estas formas de expresión no suponen una simple percepción, universalmente compartida, como en el caso de la ciencia. En realidad son fruto de una imaginación creativa que se valora precisamente por sus cualidades únicas.

Un buen artista expresará con destreza lo que su conciencia única perciba, mostrándonos así formas alternativas a nuestra propia forma de ver el mundo, de vivir y de experimentarlo, formas que nos resultarán muy novedosas.

Por tanto, el arte nos puede mostrar aspectos de la realidad que no son ni públicamente accesibles, ni mensurables, ni predecibles. Pero que, sin embargo, son igualmente verdaderos. Según Ward, por todo esto, necesitamos una forma de conocimiento más integrado, que se fascine tanto por las regularidades y leyes globales de la física, como por las cualidades únicas de lo personal y de lo individual.

Escribe el autor: “no hay razón para creer que la verdad consiste sólo en la verificación pública concluyente de algunas afirmaciones formuladas con precisión en la lengua humana. Existen ciertamente algunas verdades como ésta: cuarenta y seis cromosomas componen un genoma humano normal”.

Pero también existirían las verdades sobre la vida personal, verdades individuales y únicas, que no serían menos ciertas por no ser generalizables y mensurables. La verdad de éstas podría expresarse más con un lenguaje metafórico que con el lenguaje llano que usamos normalmente.

Ciencia y religión

El teólogo destina una parte de su argumentación a las experiencias religiosas. En la vida religiosa, escribe, este tipo de experiencias se ven como raras y relacionadas con individuos sobresalientes, de gran visión y sensibilidad.

Interpretadas como encuentros con Dios o como la unión con una realidad suprema, desde la perspectiva de sus protagonistas, para los científicos estas experiencias no serían la evidencia de la existencia de Dios, sino que más bien serían experiencias irracionales, incluso fruto de mentes desequilibradas.

Evidentemente, las experiencias religiosas no superan las pruebas científicas: no son públicamente probables ni sus evidencias están al alcance de cualquier observador. Sin embargo, para Ward, la religión responde a una perspectiva de la experiencia humana: la creencia o el sentimiento de que existe una realidad objetiva de valor supremo.

Muchos científicos rechazan que se pueda inferir de la experiencia individual la existencia de una realidad espiritual suprema, porque las experiencias religiosas no concuerdan con su definición de evidencia.

Pero, para Ward, este tipo de experiencias es otro de los acontecimientos cuya evidencia y verdad quedan constatadas en la experimentación individual, a pesar de no ser mensurables siguiendo el método científico.



Miércoles, 26 de Noviembre 2008
Visitas de este artículo: 11475



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Alfonso Parra Gómez el 26/11/2008 20:15
Si es cierto que: "No todos los científicos mantienen una fe intacta en todas las propuestas de la ciencia, pero deben actuar como si creyeran en ellas", la postura de los mismos sería -a mi modo de ver- contraria a la ciencia .

2.Publicado por Luis el 26/11/2008 23:24
La verdad es que tiene razón. La gente ha dejado de creer o dar credibilidad a las ciencias de las humanidades, como la teología, para creer sólo en las ciencias estrictamente exactas. De forma que está buscando el significado de la Verdad unicamente por la aproximación empírica directa. De forma que la gente no cree en verdades absolutas más allá de las empíricas, deformando la realidad y la Verdad

3.Publicado por Utsaina el 27/11/2008 11:08
Yo creo que no es "o una cosa o la otra", este tipo de debates siempre se queda en lo mismo.

La intuición (que podría englobar muchas cosas: simetría, analogía, belleza, experiencia difusa, tendencias emocionales, simple casualidad, sueños, experiencias místicas -de primera mano- o quien sabe si percepción sutil, telepatía o lo que sea), es el paso PREVIO, lo que inicia el proceso de pensamiento hasta llegar a demostrarlo objetivamente (consenso entre experiencias de varias personas). Hay cosas que (de momento) aún están a medio camino, pero eso no quiere decir que -con la evolución tecnológica y genética de los seres vivos- podamos acceder a un mayor nivel de comprensión.

Mientras no podamos traer lo que está sólo en el nivel intuitivo al nivel objetivo, no quiere decir que tengamos que descartarlo, pero si ser conscientes de que "aún" no se ha verificado y puede ser sólo una apariencia.

Ahora bien, lo que sí ocurre es que estos presuntos debates dentre ciencia y "otra cosa" son en realidad casi siempre debates encubiertos entre ciencia y "cristianismo de libro" y claro, eso si que no. En el siglo XXI no podemos basarnos en la "tradición" o en "lo que alguien opina sobre lo que otros escribieron acerca de lo que les contaron que le había pasado a un tercero" y tratar de equipararlo con el proceso de pensamiento ya no científico, sino de sentido común.

Seguir nuestras intuiciones es fundamental en la vida -vamos, faltaría más que no pudiera seguir mi intuición porque "eso no es científico"-. El problema aparece cuando lo que hacemos es empezar a seguir las "intuiciones" de los demas...

Saludos!

4.Publicado por elido chavez el 27/11/2008 14:34
Buno logicamente es tan abrumador los adelantos de la ciencia, que a ojos vista la humanidad esta cambiando su forma de pensar y de creer. Las religiones rellenaron el vacio en el alma humana por generaciones, pero cada vez mas la ciencia cubre ese campo con mas efectividad que los arcaicos modelos religiosos, hoy en dia la vida es infinitamente mas complicada y el tiempo hay que dedicarlo a participar en ese torbellino de progreso en todos los sentidos, que sentarse a estar creyendo en lo que otros hombres escriben desde posiciones divinas (segun ellos) y que no ayudan en nada a la realidad actual. Como amargamente reconoce el escritor la fe se esta mudando hacia un mundo objetivo, mas predecible, mas organizado, mas respetuoso, mas tolerante, mas inteligente, menos agresivo, y el hegemonismo recalcitrante de todas las religiones es incompatible con el progreso, pues no aceptan opiniones contrarias y la ciencia si. Deseo acotar que donde unico residen las fuerzas del desarrollo no es en ninguno de los diferentes dioses inventados por los hombres, es en la aceptacion de la oposicion y la verdad es relativa y no absoluta como los idealistas pretenden creer.

5.Publicado por Davalve el 27/11/2008 18:31
De hecho, yo soy una persona en busca de la verdad absoluta (ya que hay una), y en ella, aunque muchos quieran negarlo, existen seres que aunque haya gente que ignore existen, y la gran mayoría de las personas conocemos a otros o hemos sido testigos de contactos con estos seres o han presenciado hechos inexplicables científicamente. Estos hechos aunque no son científicamente demostrables, existen y son parte de una verdad, pero ¿Que verdad? Lo averiguaré. Espero que todos aquellos que lean esto piensen y investiguen sobre esto.

6.Publicado por Angel Fdez el 28/11/2008 01:57
Como ya comentaron anteriormente, este tipo de debates siempre conducen a lo mismo. Al fin y al cabo todo proviene por la negativa del hombre a asumir que nuestra existencia esta condicionada al universo y no al contrario. Si humildemente aceptamos lo que la ciencia nos ha demostrado hoy dia, llegaremos a la conclusión de que somos simplemente un cúmulo de casualidades en un punto remoto del universo.

Otro lastre del ser humano en general, ha sido pensar que nuestra existencia ha de tener un fin, cuando el hecho de existir ya fundamenta dicha finalidad. La finalidad de un ser vivo es simplemente vivir y reproducirse. ¿Por qué esa necesidad de una busqueda universal de la verdad? Por resignación a aceptar nuestra mortalidad y que ésta vida que cada uno vivimos, cuando se acabe, solo quedará en el recuerdo de aquellos que nos hayan conocido.

7.Publicado por Antonio G.R. el 29/11/2008 23:22
Conviene recordar un buen libro de Paul Davies titulado "En la mente de Dios", es un hecho que a través del razonamiento en el que se basa parte del método científico es imposible encontrar a Dios. Dios no podrá nunca encontarse mediante experimentos científicos, la búsqueda de Dios, supone en definitiva la búsqueda final de la verdad. A Dios como muy bien dice Davies sólo se puede conocer intimamente sólo a través de la experiencias místicas. Yo he tenido un par de ellas, y sólo puedo deciros que tan sólo con recordarlo me embarga una profunda emoción. La posibilidad de acceder a éstas está en todos los seres humanos, sólo hay que buscar el camino de llegar a ellas, a través de la meditación o través en nuestra sociedad del cristianismo se puede llegar a tener este tipo de experiencias, y son mucho más comunes en la sociedad de lo que pensais. El que tiene una de ellas se siente en una profunda comunion con algo que es superior a nosotros y que nos une al resto del universo y a Dios, es una forma de trascendencia de nuestro yo. El yo se desvanene, desapareciendo nuestros miedos y egoismos volviendo a un estado primitivo de pérdida de nuestra conciencia de si mismos para pertenecer al resto de los seres. ¿No es esto el amor?.

8.Publicado por kodiak el 01/12/2008 09:05
Bueno, esto es lo que lleva explicándonos Ken Wilber en los últimos años de manera magistral...

9.Publicado por Guillermo Alatorre el 01/12/2008 21:49
que es la veradad? Ni siquiera sabemos que significa eso. Quien me aseguro que lo que sé es cierto. Las grandes verdades del presente son las grandes mentiras del futuro. Nada de lo que sabemos ahora podemos estar seguros de que es cierto.
No es posible conocer la verdad absoluta, pero de que existe es inegable.
Pero si estoy seguro de que existen algunas verdades, de las que si podemos estar seguros que son ciertas. Y que por cierto no son producto de la ciencia. Me refiero a los refranes populares. Considero que son las unicas verdades que han resistido el paso del tiempo y nadie duda de su veracidad. Y éstas no son productop de la ciencioa son poducto de una sabiduria mayor que la que se pouede obtener con la ciencia: la sabiduria popular. La sabiduria que proviene de la ´´universidad´´ de la vida, y sobretodo la sabiduria que proviene de dios. Y si no preguntemosle a una persona sabia de este foro. Me refiero a Antonio G.R.

10.Publicado por Guillermo Alatorre el 01/12/2008 21:52
Para Antonio G.R.
Que bella y certera es tu definición del amor. Te felicito.
Atte. Dr. Guillermo Alatorre
letyc73@hotmail.com

11.Publicado por Sergio I.D. el 03/12/2008 15:48
Le dan mucha inportancia a un artículo que es solo una opinión subjetiva del teólogo, ya que es obvio que un teólogo opine eso; o si no sus creencias se desmoronarían y sus estudios no tendrían sentido. Es lo mismo que si se lo preguntaran a un sacerdote.

12.Publicado por Beatriz Basenji el 02/06/2009 22:01
Se dice que " la Ciencia y el Arte" son los Caminos que conducen a Dios. Preguntad a los poetas, pintores, escultores, etc. que pensaban cuando hicieron tal poema, pintaron tal obra, esculpieron el mármol? No pensaban. Estaban mas allá de toda forma de pensamiento. Su mente está en la dimensión de la Creación.Ninguno de nosotros "crea" algo. Ya está todo creado en ESA DIMENSION .

13.Publicado por Beatriz Basenji el 27/06/2009 23:21
Antonio G.R. lo ha explicado divinamente. A pesar de cuanto ha avanzado nuestra civilización en el aspecto de la ciencia y la tecnología, pienso que ya deberíamos disponer de elementos que pudieran captar campos vibratorios relacionados con otras realidades. Con esto no quiero significar que de ser posible el descubrimiento de estos "planos" demuestre la existencia de Dios. Pero si nos pondría en evidencia nuestros aspectos ahora invisibles.

14.Publicado por Jimmy Zambrano R. el 09/08/2009 10:59
Me resulta interesante notar que la pasión científica es un acto de fe, tal cual se ve en la pasión religiosa. Sin esta fe científica resultaría difícil lograr avances en su campo, tal como ocurre en la experiencia religiosa. Por otro lado, si afirmamos que el método científico es la única forma conocimiento objetivo, ¿cómo lo podemos comprobar? Prefiero pensar que la realidad es compleja! y que a la hora de intentar comprenderla puedo intentar con muchas formas de abordajes sociales, naturales, espirituales,... El método científico puede ser una construcción de la forma cómo hemos creído que podemos acceder a la verdad objetiva. Heisenberg ya nos dio algunos alcances de que no toda la realidad puede ser comprendida en todos sus elementos constitutivos. Por lo tanto, pueden existir otras realidades superiores a la que la ciencia pretende conocer y otras formas para abordarlas objetivamente.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 22 de Noviembre 2016 - 07:55 ¿En qué creen los que no creen?









Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico