Tendencias 21
Universidad Comillas




La ciencia revela la dimensión trascendente de la materia, según Neil Broom

Una intención y un propósito parecen los responsables de la vida y de su capacidad de adaptación


La Naturaleza sugiere la trascendencia, según Neil Broom, profesor de ciencias materiales de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda. La complejidad progresiva, la intención y la capacidad de cambio de la materia responden, según Broom, a un elemento que va más allá de las meras leyes descriptivas de la física y de la química: algo similar a una “mente”. Una intención y un propósito, que se descubren desde el nivel atómico hasta la organización de los órganos como sistemas, parecen los responsables de la vitalidad de la vida, y de su capacidad de adaptación. Por Yaiza Martínez.



Hcnet. Brasil.
Hcnet. Brasil.
Neil Broom, profesor de ciencias materiales de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, interesado desde hace años en el debate ciencia-Dios, publica en un artículo de la revista The Global Spiral, del Instituto Metanexus, una reflexión sobre la posibilidad o no de que la Naturaleza sugiera la trascendencia.

Según él, los pensadores seculares modernos argumentan en su mayoría que la ciencia moderna ha demostrado que la vida es fruto de un proceso completamente natural, e imprevisto. Y que Dios no tiene nada que ver con dicho proceso.

Sin embargo, y aunque la polarización Dios versus no-Dios sea una de las grandes tensiones de la cultura occidental contemporánea, Broom no pretende reflexionar sobre dicha tensión, sino que se cuestiona si los detalles que la ciencia ha revelado a lo largo de la historia apuntarían realmente a una dimensión trascendente e intencionada en la materia.

La selección natural

Para empezar, Broom se centra en la selección natural, como descripción de las transformaciones biológicas producidas en los genes, y que dan como resultado variaciones en el fenotipo. Esta selección natural, señalan los científicos, es un proceso en el que no existe la inteligencia ni hay implicado un propósito último. Es, simplemente, una fuerza amoral, tan inevitable como la gravedad.

La expresión “selección natural” se ha convertido, según Broom, en una especie de expresión mágica que elimina cualquier atisbo escéptico, como si estuviera llena de poder y de autoridad, y pudiera explicarse con ella cualquier hecho del mundo material. Es por tanto necesario preguntarse, señala Broom, si la selección natural puede ser tan fácilmente reducida a un proceso sin conciencia ni propósito.

Para el autor, incluso aunque sea utilizada de una manera simplista, la “selección natural” representa un proceso verdaderamente intencional que supone – en palabras de Charles Darwin- escudriñar continuamente las pequeñas variaciones del mundo, rechazar lo malo, preservar y sumar lo bueno, trabajar silenciosamente y aprovechar las oportunidades.

Y esto para cualquier organismo en relación con sus condiciones de vida y sus entornos orgánico e inorgánico. Toda esta intención, según algunos científicos, podría provenir incluso de los propios átomos y moléculas.

La complejidad biológica y la intención

Otro tema clave de la biología es cómo los órganos de gran complejidad podrían haber evolucionado. La respuesta suele darse en términos graduales, acerca del poder creativo de pequeños cambios acumulativos que han llevado de una complejidad menor a una progresivamente mayor.

La explicación material de este hecho requiere, incluso para los científicos más materialistas, de la asunción de que los órganos sólo “aceptan aquellas mutaciones que mejoran su rendimiento”, es decir, que existe en ellos una especie de “intención”, que limitaría los caminos a seguir en su propio desarrollo.

Otro aspecto a discutir desde esta perspectiva es la diferenciación entre objetos y organismos. Para Broom, los científicos materialistas han caído en el error de pretender explicar el funcionamiento y desarrollo de los organismos comparándolos con modelos de programas informáticos que tratan de imitar a la biología, pero en los que las opciones de desarrollo se producirían de manera aleatoria (Broom se refiere específicamente a un modelo informático desarrollado por Richard Dawkins para explicar la vida).

La trampa de la lógica

Estas analogías sólo pueden demostrar que los cambios aleatorios producirían una variedad indefinida de formas, que en realidad sólo se parecerían de manera superficial a las formas materiales, vivas o no, cuyos componentes resultan sorprendentemente fieles a las leyes de la química o de la vida y, al mismo tiempo, requieren de una progresión para los pequeñas alteraciones que en ellas se provocan.

Según Broom, los científicos materialistas confunden así los objetos con los sistemas naturales, intencionados y llenos de significado. Éstos últimos parecen más bien el fruto de órdenes, tan cuidadosamente tramados, que hacen pensar en la influencia de un poder o fuerza similar a la de la mente.

Por otro lado, Broom señala que el naturalismo afirma que los sistemas vivos son mecánicos, y por tanto explicables en términos de leyes físicas y químicas objetivas.

Sin embargo, en el momento en que se afirma que la vida es mecánica y, por tanto, reducible a un complejo conjunto de mecanismo bioquímicos inanimados, se cae en una trampa lógica: admitir el mecanicismo en el mundo vivo es admitir la necesidad de condiciones límites que no pueden explicarse por las propias leyes inanimadas.

Observación y dimensión trascendente

El materialismo biológico parece obsesionado, en definitiva, con una economía causal unilateral de influencias completamente materiales. Admitiendo sólo las leyes de un mundo material sin propósito, ofrece así una teoría absurdamente truncada de la vida, que falla al dar cuenta de la propia “vitalidad” del mundo biológico.

¿Por qué los átomos y las moléculas se unen para formar sistemas que rezuman un sentido de propósito y destino? Broom propone un modelo de creación evolutiva que no evitaría salirse de la actividad esencial de Dios, para pasarse al núcleo de los procesos orgánicos.

En otras palabras, escribe el autor, sólo con examinar los hechos revelados por la ciencia nos enfrentamos a una dimensión en la materia relacionada con un elemento “mental”. Por tanto, la observación de la Naturaleza sugiere que en ella existe una dimensión trascendente.



Jueves, 6 de Noviembre 2008
Visitas de este artículo: 9099



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Juan Díaz Núñez el 06/11/2008 11:02
COMPLEJO PROBLEMA PERO DILUCIDABLE.
Primero, un cierto "orden" Conceptual: ¿qué entendemos por Dios? Para los Griegos un dios o daemon era un demiurgo constructor, una especie de holograma pre-formante e inteligente, por tanto, intencionado.
PERO no es necesario, a la luz de los actuales conocimientos, que sea una intensionalidad consciente, al menos no en todos los casos. La conducta lúdica de un pichón, por ejemplo, es intensional pero NO es
"consciente" según el modo usual de entenderlo.
Segundo los científicos Materialistas son a la vez materialistas y "energistas", es decir, cualquier forma
de energia (incluyendo la Mental) es en principio homologable a la Materia.
TAL VEZ las posiciones no estén tan alejadas como un analisis desde el dualismo cartesiano nos lo haria ver; muchas gracias.-

2.Publicado por �Alejandro Álvarez Silva el 06/11/2008 18:58
Completamente de acuerdo con el artículo. Es hora de que los científicos vayan explicando de forma convincente las propiedades "emergentes" de la materia. Nuevamente doy para los interesados un link al que pueden acudir: "Simbiótica en Wordpress". Saludos

3.Publicado por epa el 06/11/2008 21:44
¿Por qué los átomos y las moléculas se unen para formar sistemas que rezuman un sentido de propósito y destino?

No rezuman un sentido de propósito y destino. Ese sentido se lo damos nosotros, sea cual sea; simplemente se juntan moleculas por que es beneficioso, o dicho de otra forma, no es peligroso. Siempre se elige la opción mas beneficiosa para sobrevivir, al menos mientras no se piense claro...

4.Publicado por andres eduardo shroder el 07/11/2008 03:59
Muy bueno el articulo,es curioso como en cada detalle de funcion y diferenciacion de la naturaleza parece haber una pauta dada para cada cosa,cosas que parecen diseños exclusivos orquestados con otras pautas del entorno,pautas que las distingue como son y no otra cosa,una impresion de propio funcionamiento y de relacion a las demas pautas,pautas que se distinguen y relacionan al mismo tiempo,juntas son la naturaleza,el mundo,¿como podria una fuerza ciega separar tantos terminos propios sin equivocarse,y ademas constantemente?,no me cierra que una simple materialidad ciega tenga tanto caracter!!!,debe haber algo trascendente,una fuerza delineadora,el gran caracter que otorga los demas caracteres a las diferentes cosas y que unidos sin embargo forman un unico caracter natural.

5.Publicado por Jesus Pirela el 09/11/2008 14:01
El articulo es muy interesante, realmente te hace pensar sobre el asunto del proposito y destino. solo se me ocurre, que si algunas celulas o un organos reacciona positivamente ante transformaciones o cambios que lo hagan ser mas evolucionados, pienso que habran otras celulas u organos que no aceptaron estos cambios pueden tener una vida diferente o perecer, pero eso no me indica que unas celulas u organos tienen proposito y destino y las que no aceptaron los cambio no lo tienen. Creo que esta todo relacionado con la seleccion natural, unos viven y se superan y otros no lo hacen.

6.Publicado por Navaja de Occam el 09/11/2008 22:01
Un punto fundamental que tiene que admitir la ciencia son sus propios límites. Para la ciencia todo aquello que no sea observable cae fuera de sus abordajes. Por lo tanto, esta inegable inteligencia que tiene asociada la materia no puede ser examinada por la ciencia, ya que no es observable.

Existen muchos principios y leyes que la ciencia aún no conoce, por lo tanto, el conocimiento científico no es perfecto, ni podrá explicarlo todo. Sin emargo, es un tipo de conocimiento muy útil ya que sus límites de progreso no tienen fin.

En mi opinión, Dios es el científico supremo. Es aquel científico que posee la teoría total, por medio de la cual se pueden explicar todos los procesos, que impliquen vida o no. Es por ello que Él ha podido organizar la inteligencia que tiene la materia en las formas animadas y inanimadas que conocemos.

Es muy interesante reflexionar sobre estos hechos tan atrayentes. Sin embargo, no obtendremos una respuesta definitiva, ya que hay muchas cuestinoes que el hombre no podrá alcanzar por sí mismo.

7.Publicado por Luis Benítez el 11/11/2008 14:06
Siempre he creído, que la materia tenía una oculta inteligencia; que seguía un acertado orden implicado que nosotros no alcanzamos a percibir. Que nuestros sistemas perceptores y sensoriales, no son suficientes para hacerlo. Además que todas las piezas del rompecabezas no están a la mano. No son evidentes y desconocemos su funcionamiento. Por eso captar lo que se queda infinito frente a sentidos finitos es algo simplemente paradójico. Pero no deja de ser, un orden ignorado dentro de lo que vemos como una aparente paradoja. La materia ha venido perfeccionándose a tal velocidad que adquiere consciencia en los seres vivos y poder transformador intencional en los seres humanos: Todo esto es posible, si y sólo si, desde un nivel subatómico hay comportamiento inteligente en la materia. No quiero ni imaginar, si al igual que unos nanocircuitos trasladan informacion a nivel microscópico, las partículas elementales trasladan información a nivel molecular o más pequeño aún. Si algunos se admiran de la maravillosa organización de la doble hélice del ADN y de otras cadenas moleculares sofisticadas; de la velocidad de lagunas reacciones químicas o enormes cambios estelares; si nos asombramos que algunas partículas subatómicas se "pasen información" "telepáticamente": ¿Qué increíbles sorpresas nos esperan de la manos de microcosmo antimateria?. Simpre será todo esto expresión de la materia. Creo que la materia seguirá perfeccionándose hasta expresarse como lo que otros, antes que nosotros, llamaron el alma. Siempre y cuando sea verdad aquello de que la energía no se destruye, sólo se tranforma.

8.Publicado por Pepe el 12/11/2008 20:01

Los que me hace más gracia son los intentos de dar explicacion a una figura suprema, donde la única razón de tanto pensamiento es la probar algo que para el momento actual no es ni útil ni significativo dentro de la ciencia. De hecho ustedes no saben ni explicar que es este ser, lo llaman mente, inteligencia; nada más terrenal. Puede ser que exista vida inteligente fuera de nuestro planeta, pero no la imaginamos como un ser supremo, quizás más bien como un enemigo potencial.. El artículo no explica que es este ser, sólo dejan caer dudas

9.Publicado por Benito Vila el 19/11/2008 23:36
Un gran físico -David Bhom- ya nos explicó esta diatriba cientifico-filosófica, hay un orden explícito (el que conocemos con nuestra mente cartesiana) y un orden implícito que es el que en otros términos expresa el autor del artículo, el cual atisbó Einstein con su teoría de las variables ocultas en física cuántica. Ya hace tiempo que creo que al igual que nuestros sentidos solo abarcan una parte de la realidad explícita, que con nuestros instrumentos técnicos ,hemos conseguido ampliar, con nuestra mente ocurre lo mismo, ésta, solo abarca una parte de la realidad, pero nuestro orgullo de humanos, nos impide aceptarlo y hacemos como Descartes-si no sabemos más es porque no tenemos aparatos suficientes de investigación-. Creo que hay que buscar en esa parte que tenemos ignorada y que es la única que nos puede dar la respuesta:LA CONCIENCIA.

10.Publicado por santi el 07/02/2010 23:15
es verdad q hay cosas q en el modelo de evolucion por seleccion natural, considerando cambios aleatorios no cierran del todo. como por ejemplo q el hombre y el tiburon tengan un sistema de vision muy parecido siendo ciego el antepasado en comun mas cercano.
despues tampoco es muy alegre la idea d q la belleza de la naturaleza sea lograda en el recorrido del un camino casual mas conveniente. belleza y naturaleza en el amplio significado de las palabas.
tampoco me gusta la idea de una conciencia estacionaria omnipresente q maneja todo a su antojo. de esta manera no tendria mucho sentido nuestra existencia ni la de lo demas.
para mi es un poco y un poco, ni es todo regido por leyes inconcientes q seleccionan en el azar, ni tampoco somos manejo de una conciencia superior q observa y diseña desde un lugar aislado.
a mi gusto el camino de evolucion nos avarca a todos, todo puede mejorar. no tiene sentido,no existe y no va a existir un "algo" perfecto.





Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 22 de Noviembre 2016 - 07:55 ¿En qué creen los que no creen?









Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico