Tendencias 21
Universidad Comillas




La complejidad reclama una revisión del concepto de Dios

La incesante creatividad del universo no puede reducirse a leyes físicas


El escritor Michael Shermer revisa en un artículo de Scientific American el concepto de Dios a partir de las ideas que plantea el último libro del biólogo norteamericano Stuart Kauffman. En su libro, Kauffman reclama la existencia de un Dios completamente natural, que explicaría la incesante creatividad de los sistemas que componen el universo, en los niveles de mayor complejidad. El reduccionismo, que permite conocer las partes que componen cualquier entidad, no alcanza a explicar la auto-organización de dichas entidades, señala. Y Dios sería tan sólo el nombre para aquello que escapa a las leyes físicas, añade. Por Yaiza Martínez.



Portada del libro de Stuart Kauffman,
Portada del libro de Stuart Kauffman,
Michael Shermer, historiador de la ciencia y escritor de ciencia divulgativa norteamericano, además de fundador de la Skeptic Society, ha publicado recientemente en la revista Scientific American un interesante artículo sobre la ciencia “sagrada”.

¿Puede la emergencia romper el hechizo del reduccionismo y devolver la espiritualidad a la naturaleza?, se pregunta Shermer. El concepto de emergencia, según la filosofía, hace referencia a aquellas propiedades o procesos de un sistema no reducibles a las propiedades o procesos de sus partes constituyentes.

Este concepto ha adquirido renovada fuerza a raíz del auge de las ciencias de la complejidad, que son aquellas disciplinas que hacen uso del enfoque de sistemas (esfuerzo de estudio interdisciplinario que trata de encontrar las propiedades comunes a los sistemas que se presentan en todos los niveles de la realidad), dando lugar a estudios teóricos y aplicados como la Cibernética.

Según explica Shermer, a principios del siglo XVII, el matemático Galileo Galilei, que sería el primer científico de la época moderna, desarrollador de un sistema experimental-matemático de la ciencia, estableció el objetivo de descubrir regularidades en la naturaleza que pudieran dar lugar a leyes físicas.

El lugar perdido de Dios

Esta cosmovisión mecánica llevó a que, en adelante, los científicos buscaran la red de causalidades que explicaría cualquier fenómeno complejo del mundo, reduciéndolo a sus partes componentes más simples. Órganos, células, química, bioquímica… todos los objetos y modos de estudio tendieron a partir de entonces al reduccionismo.

En un cosmos que, desde esta perspectiva, comenzó a parecer completamente explicable por este sistema, ¿qué lugar quedaba para Dios?, se pregunta Shermer. Para responder a esta difícil cuestión, Shermer alude al libro Reinventing the Sacred (Reinventando lo Sagrado), escrito por Stuart Kauffman.

Kauffman es un biólogo teórico estadounidense, especializado en el estudio de los sistemas complejos y famoso por sus teorías sobre la auto-organización de la materia, que han complementado la explicación ordinaria del darwinismo y las teorías de la complejidad. En español ha sido publicada su obra Investigaciones: complejidad, autoorganización y nuevas leyes para una biología general (Tusquets, 2003). En Tendencias21 publicamos el año pasado un extenso artículo en el que se explican sus ideas y aportaciones.

Dios y la incesante creatividad

Kauffman, según explica Shermer, le da la vuelta al reduccionismo con la teoría de la emergencia y de la auto-organización, fenómenos que, dice, no pueden ser explicados por las leyes de la física.
Para Kauffman, la “incesante creatividad del universo natural, de la biosfera y de las culturas humanas” puede ser llamada Dios, que sería solamente “un nombre escogido” para nombrarla.

En el universo emergente que Kauffman defiende, el reduccionismo no estaría equivocado sino que, simplemente, sería incompleto, porque, aunque ha ayudado a dar grandes pasos a la ciencia a lo largo de la historia, no puede explicar misterios aún no resueltos, como el origen de la vida, la biosfera, la conciencia, la evolución, la ética o la economía.

En el caso de la biosfera, por ejemplo, Kauffamn señala que el marco científico newtoniano nos serviría para conocer sus variables, las leyes por las que éstas se interrelacionan o las condiciones iniciales de la biosfera. Sin embargo, todos estos datos no nos servirían para predecir sus futuros estados.

Y este problema no es sólo consecuencia de una falta de potencia en las herramientas de registro y procesamiento de datos (en este caso, los ordenadores), señala Kauffman, sino que es un problema ontológico de causas diversas a niveles distintos. Algo completamente nuevo emerge a niveles altos de complejidad (algo que no puede reducirse a las leyes físicas). Ese “algo”, parece decir el científico, obliga a replantearse la idea de Dios.

Dios 2.0 versus 1.0

Michael Shermer, por su parte, señala que diferencias ontológicas similares existen en la emergencia auto-organizada de la conciencia, la moral, y la economía. En un libro reciente publicado por este autor, “The Mind of The Market” (Times Books, 2008) se demuestra cómo la economía y el desarrollo son sistemas adaptativos complejos que aprenden y crecen a medida que evolucionan desde lo simple a lo complejo.

Asimismo, el libro demuestra que ambos fenómenos desarrollan sus propios sistemas de retroalimentación autodirigida. Este nivel de complejidad de ambos sistemas no puede ser deducido por la física, explica Shermer.

Se trataría, por tanto, de un proceso creativo de emergencia, que, en cualquier lugar observado, llega a resultar sorprendente y sobrecogedor, y llenar de gratitud y de respeto. Sería, según Kauffman, un Dios, un Dios completamente natural, sinónbimo de la absoluta creatividad presente en el universo.

Según Shermer, Kauffman sería uno de los científicos actuales más espirituales. “Pero”, escribe Shermer, “soy escéptico con que su versión del Dios 2.0 (una deidad digna de culto) desplace algún día al Dios 1.0, a Yahveh, cuyo programa de la Edad de Bronce ha estado funcionando durante 6.000 años en el software de nuestros cerebros y de nuestra cultura”.



Jueves, 10 de Julio 2008
Visitas de este artículo: 25399



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por MAZONI el 10/07/2008 14:35
ES CIERTO . NUESTRO DIOS ES AQUEL QUE PODEMOS LLEGAR A COMPRENDER DENTRO DE NUESTRA LIMITACION COGNOSCITIVA. DADO QUE AL SER UNA ENTIDAD INFINITA ESTARIAMOS EN UN PROCESO CONTINUO DE DE ENTENDIMIENTO HACIA EL.

2.Publicado por Luchetti el 10/07/2008 20:01


La Complejidad y Dios:


La cantidad de símbolos que se usan en el mundo durante una estructura de
flujo de "las memorias o las voces", durante un período de 24 hs., define a la
Mente Global. Dicha cantidad, nos daría una medida tal vez infinita o todavía
difícil de contar o de apreciar. Si lo hiciéramos, si fuese posible llevarlo a cabo,
veríamos su accionar "desde afuera" y no sólo desde nuestra propia inclusión
en ella. Propongo, para llevar a cabo esta medida, contar sólo las repeticiones,
es decir, las partículas o símbolos que resuenan dentro de la mente global a
la cual todos pertenecemos. Nos llevaríamos también una sorpresa si nos
dedicáramos a contar "nustras propias repeticiones simbólicas" durante ese
lapso de 24 hs. Es decir, registrar lo hablado, lo visto, lo oído y lo pensado,
observando y tomando nota de las resonancias. Luego, si experimentamos
este nivel de observación, poseeríamos una medida, aunque parezca todavía
pequeña, para apreciar dichas repeticiones en las otras, globales ¿Probamos?
Chau, gracias.

3.Publicado por Gonzalez el 13/07/2008 06:53
Dios no ha querido someterse (ni creo que vaya a hacerlo) al metodo cientifico, no se deja meter en tubos de ensayo ni probetas graduadas, y entonces llega a ser mejor interpretarlo a la luz de los deseos y concupiscencia de cada quien, segun su gusto y el lente "objetivo" de su particular anteojos.

Queremos sentirnos seguros, pero tememos a la muerte y la inevitable sensacion de incertidumbre detras de ella, aunque nos juremos mil veces que es un simple proceso biologico y nada mas, y es inevitable aun para los suicidas. pero si, ya se, es por el instinto de conservacion, es biologia pura, inevitables transformaciones fisico-quimicas.

Queremos respuestas certeras y verdaderas, pero cuando nos las dan, no nos "gustan", las vemos "ilogicas", son muy "simples". es mejor complicarnos, aunque no lleguemos a entender nunca nuestra complicacion, pero nos sentimos justificados quizas por eso, porque pensamos que es muy complicado, hasta que es demasiado tarde, pero creemos que la culpa fue superada. No es asi.

Lo que pienses no importa, morirá contigo, y quizas con los que enseñes, pero con cada uno individualmente. Pero no te engañes a ti mismo, "Dios no puede ser burlado, todo lo que el hombre siembre eso mismo segará", a Dios le tiene sin cuidado que pienses que existe o no, excepto por el hecho de que te ama y no quiere vivas esa vida triste y sin trumbo, a la que sólo El dara verdadero sentido y direccion. y esto suena "poco tolerante", pero quizas todas las cosas realmente importantes suenan asi, y mas a los oidos que no desean escucharlas.

"y conocereis la verdad, y la verdad os hara libres"
Deja las excusas. busca la verdad, pero de verdad, no aquellas "verdades" que te hacen sentir bien porque te gustan y no te cuestionan tu vida, o aquellas que te hacen ser aceptado entre los demas y tambien... ...vacio.

Y quizas esa verdad es la que has estado escuchando hace tanto tiempo, pero que nunca has querido prestar tu oido con atencion y sin tabues folcloricos o pseudo-cientificos.

Cristo te ama.



4.Publicado por Gonzalez, Cornelio el 13/07/2008 17:09
Simultáneamente con su libro “Reinventando lo Sagrado”, Stuart Kauffman ha escrito otro libro no menos importante y que dibuja muy bien lo que debería determinar la búsqueda de un Dios más en concordancia con la actual “Edad Atómica”. Se trata de “Hacia nuestro hogar cósmico: la búsqueda de las leyes de la auto-organización y la complejidad”. Sobre la idea central de Kauffman en este libro, se expresa así la contratapa de la obra:

“...lo que ahora estamos descubriendo es que existe un orden espontáneo tan enormemente grande, que de hecho hemos de suponer que la auto-organización es el gran principio a evidenciarse en la Naturaleza y cuyos complejos contenidos son capaces, por si mismos, de disparar la auto-organización. El propio Kauffman la denomina como un “orden para la libertad”, toda vez que, cuando diferentes moléculas sobrepasan cierto umbral de complejidad, ellas mismas pasan a organizarse como una nueva entidad: la célula viva. A su vez Kauffman, extiende este nuevo paradigma hasta las actividades económicas y culturales, mostrando cómo todo lo humano, puede evolucionar de acuerdo a similares leyes generales...”

Tenemos un enorme desafío ante nosotros: la complejidad auto-organizada del Cosmos y por ende, nuestra propia orgánica complejidad. Pero no podemos ser inferiores al reto que se nos propone, máxime cuando nuestro cerebro, por su prácticamente infinita complejidad, puede enfrentarlo, siempre y cuando claro está, nos propongamos por nosotros mismos, darle el entrenamiento y la capacidad para hacerlo. Hay que estudiar...y estudiar...por siempre jamás, aceptando con humildad y alegría, que nunca, por más que lo pretendamos, llegaremos al final del camino, aunque paradójicamente, podamos conocer muy claramente, dónde y cómo el sendero comienza...

Este comentario lo hace Cornelio González. El otro comentario, firmado por otro González, no es de mi autoría.

5.Publicado por Iñigo G Blanch el 15/07/2008 01:58
Espontáneamente, lo que se dice espontáneamente, el mundo no tiende al orden sino al desorden (Principio de la Entropía). Por eso, todas esas teorías de la evolución de los seres vivos desde los sistemas más simples hasta los más complejos son pura elucubración y el pobre Darwin no se dió cuenta que es el mono quien desciende del hombre por degeneraciones sucesivas. Por cierto, suscribo enteramente lo dicho por el "otro" González.

6.Publicado por luigi donato el 15/07/2008 03:06
DIOS.-
Infinitos conceptos de ti ha formulado la especie humana, aún sin comprenderte hasta hoy, pero por necesidad casi genética de conocerte.-

Con filosofia y ciencias nos vamos acercando hacia ti, pero aún resta un loargo camino.-

Por ahora puedo decir que la materia inorganica y el vacio estan sujetos a ciertas leyes.-La la vida también.-

Estas leyes o programas se pueden haber autocreado, pero aunque asi fuera, no podemos negar que existen.-

Tampoco podemos negar que existe una constante aleatoria en todos los acontecimientos cosmo-globales.-

Unificando ambas la ecuación sería: del "huevo cósmico" salieron materia energia información
es decir- ordenes -leyes -programas que controlan una parte, pero el resto esta sujeto a una constante aleatoria.-

Dios no puede y no debe controlar todo- en mucho dependes de la casualidad y del libre albedrío.-Dios dio el puntapie inicial y los elementos para el funcionamiento, ahora te toca a ti y a todos nosotros proseguir el camino, con sus sorpresas, desvios, lomadas, etc.-

Con el tiempo y el conocimiento sabremos más de él.-saludos-Con-ciencia cosmo global.-


7.Publicado por Gonzalez, Cornelio el 15/07/2008 18:13
Para Iñigo G. Blanch:

La espontánea tendencia hacia el desorden o entropía, es un concepto que nos llega de una ciencia del siglo XIX. Mucha agua ha corrido bajo los puentes desde entonces. Ahora ya sabemos que el Mundo es tanto orden como desorden. Es más: orden-y-o-desorden se auto-refieren física-lógica-ontológicamente y ello dentro de una intrínseca UNIDAD que los TOTALIZA en y por si mismos. Y pienso, con Kauffman, que son precisamente las leyes de tal UNIDAD ( por fortuna, literalmente escritas en el Sistema de Numeración Decimal) las que le confieren al Mundo la complejidad y la auto-organización que vemos en Él y de las cuales, en tanto que HOMBRE(s), participamos. También pienso que podemos, - si nos lo proponemos con humildad y constancia -, llegarlas a conocer, cada vez más plenamente.

"Querer es poder," reza la sabiduria popular y vivimos, como especie humana, un momento crucial y decisivo para confirmarlo.

8.Publicado por Iñigo G Blanch el 15/07/2008 18:15
Luigi, un dios que "no puede" controlarlo todo no es Dios, porque el verdadero es Dios TODOPODEROSO que da al ser humano la capacidad de actuar libremente en su Creación.
Pero para hacer el bien! porque como Padre que también es, en su Providencia (tanto de prever como de proveer) no le consiente que la destruya, pues como dijo Manzoni, la vida no consiste en "pasar-lo-bien" sino en "pasar-haciendo el-bien" como hizo Jesucristo que, como narra el Evangelio, pasó por este mundo haciendo el bien y curando a los enfermos y poseidos por Satanás.
Y como no estamos totalmente libres de los desastres debidos a los errores humanos, encuentro acertadísma la frase de D. Eugenio D´Ors: "Joven, los experimentos con gaseosa".

9.Publicado por Iñigo G Blanch el 15/07/2008 20:17
Para el Sr. Gonzalez, Cornelio:

Perdón por mi ignorancia, pero por más que quiero no puedo encontrar las leyes de esa UNIDAD que dices estar inscritas literalmente en el "Sístema de Numeración Decimal". ¿Podrías decirme si te refieres al decimonónico Sistema Métrico Decimal, hoy conocido como Sistema Internacional, o a la Aritmética de base diez y, en cualquier caso, mostrármelas? Muchas gracias y saludos.

10.Publicado por García Castellano el 16/07/2008 00:37
Es tentador confundir lo divino con lo complejo, eso ya lo hace la superstición, pero el resultado es vano. El conocimiento de Dios proviene de la experiencia, no de la reflexión ni de los experimentos. Aún así, es tan difícil conocerle minimamente... El grado de complejidad del carisma divino rebasa en varios grados nuestra capacidad de imaginar un sistema complejo adaptativo o no. Si pudiesemos imaginar lo complejo que es, aún sin entenderlo, nuestra inteligencia sería infinita.

11.Publicado por Gonzalez, Cornelio el 16/07/2008 15:42
Iñigo:

Gracias por ocuparte de mis ideas. Correcto, se trata de la UNIDAD que subyace tras las normas propias de la Aritmética del Sistema de Numeración Decimal, que se hace evidente cuando se aplican tales normas a la(s) serie(s) generalizada(s) según la secuencia que sigue – expresada como fracciones decimales – , y siendo X todos y/o cualquiera de los números enteros propios del Sistema de Numeración Decimal (especialmente los números primos), excepciones hechas del 0 y del 1 en su condición de estadístico-probabilistas límites, y/o del 2 y del 5 al caracterizar, como recíprocamente inversos dentro de la UNIDAD, a las mutua y UNITARIAMENTE contrarias-complementarias propiedades físicas, lógicas y ontológicas de continuidad-simetría (el 2), y/o de discontinuidad-asimetría (el 5). Es sobre estas propiedades que se basa la estructura y la operación del Cosmos como la TOTALIDAD que es, y por ende, sobre las que también se basa, en tanto que HOMBRE(s), nuestras propias operatividad, estructura y TOTALIDAD:

Límite: La NADA= 0= 0/x,1/x, 2/x, 3/x....hasta x/x= 1= la UNIDAD= la TOTALIDAD= Límite.

Más información al respecto la puedes conseguir en:

www.hombreycosmos.org

• GONZÁLEZ VALDENEBRO, C., "Human Evolution: in Search of Our Anthropic Roots", Part I

• and Part II.


Cordial saludo.


12.Publicado por Iñigo G Blanch el 18/07/2008 19:02
Sr. González, Cornelio ¡es fantástico el resultado de su teoría: 0=1 ! Por favor, dígame como maneja Vd. los infinitésimos porque le aseguro que, en el límite, podríamos hacernos ricos.
En el Hall de cadetes de la Academia de la USAF en Colorado, según parece hay un cartel con el siguiente aviso: "Be sure that the brain is geared to the mouth before speaking"

13.Publicado por Iñigo G Blanch el 19/07/2008 01:50
Sr. Castellano, así es como Vd. dice, es lamentable que después de más de dieciséis siglos todavía haya personas empeñadas en meter a Dios en un tubo de ensayo, remedando a aquel niño que quería meter todo el mar en su pocita como decía S. Agustín.

14.Publicado por Gonzalez, Cornelio el 19/07/2008 15:57
Señor Iñigo: primero que todo permítame decirle que yo no “manejo” ni los infinitesimales ni los límites, como se pueden manejar estas cosas en otro tipo de matemáticas diferentes a la Aritmética. Los infinitesimales y los límites “se manejan” por si mismos de acuerdo a las normas aritmético-operativas del Sistema de Numeración Decimal, Sistema en el cual y de manera enteramente natural, se puede representar aritméticamente al límite estadístico-probabilista del no-valor de la NADA con la igualdad 0/x= 0 y al otro límite estadístico-probabilista del si-valor de la TOTALIDAD, con la igualdad x/x= 1.

De acuerdo con lo anterior, es más fácil para nuestro entendimiento entender la NADA como la negación de su opuesto ontológico: la UNIDAD= x/x= 1= la TOTALIDAD. Dicho de otra manera: para nuestra mente es más fácil y más cómodo captar la noción ontológica del ser TOTAL de algo, que la aparente aberración ontológica de que la NADA posea un no-valor (como Vd. mismo lo expone - no yo- en su igualdad: 0= 1). Y es precisamente la no-aceptación, sin ningún cuestionamiento, de estas aparentemente paradójicas condiciones de que la NADA pueda poseer un no-valor, las que le fijan unos límites engañosamente absolutos y antagónicos, a la manera como nuestro conocimiento trabaja, engañosos límites impuestos por nuestras “creencias” sobre cómo “deben ser” las cosas en la Naturaleza y no, cómo “realmente lo son”. De esta manera, es muy fácil lanzar afirmaciones tan poco sustentables como aquella de que es imposible meter el mar, en este caso, los infinitos valores de TODOS los números enteros, (excepciones hechas de los limites 0 y 1, y de las características de continuidad-discontinuidad y simetría-asimetría propias del 2 y del 5) en una pocita, en este caso representada por los estadísticos-probabilistas limites decimales de la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1. San Agustín vivió hace 1600 años y hasta lo que conozco, no fue alguien precisamente dedicado a la investigación seria de las propiedades aritméticas de los números de un Sistema de Numeración Decimal que por supuesto, todavía no había tan siquiera sido descubierto.

Si la USAF recomienda a sus cadetes el muy sano procedimiento de mantener conectado permanentemente su cerebro con su lengua, para los menesteres que ahora nos ocupan a Vd. y a mí no es menos importante señor Iñigo, tener muy en cuenta este incontrovertible pensamiento del gran matemático, físico, poeta y filósofo francés Gastón Bachelard (1884-1962) y que aparece en su pequeño pero no por eso menos profundo libro “La filosofía del no”:

“La Aritmética no está fundada en la razón. Es la doctrina de la razón la que está fundada en la Aritmética elemental”.

Si se sigue al pie de la letra esta reflexión de Bachelard, le garantizo señor Inigo que ni su cerebro, ni el mío, ni el de nadie, se va a desconectar ni por una milésima de segundo, de lo que nuestra lengua diga acerca del Mundo y de nuestro lugar en Él. Y a propósito, desdeñar sin fundamentos valederos este método natural de conocer la Infinitud del Mundo y por supuesto, nuestra propia Infinitud, me parece, cuando menos, la autonegación de las inconmensurables capacidades de nuestra Humana Condición y con ello, la pretensión de seguir viviendo en una oscuridad la cual me parece, todavía muchos desean con fervor.

15.Publicado por Iñigo G Blanch el 20/07/2008 23:10
Lástima que no pueda debatir con el Sr. González, Cornelio su interesantísma propuesta de "Sistema de Numeración Decimal", pero me temo que entre otras cosas se ha cargado la lógica binaria, que es la utilizada por los ordenadores, y el mío está que hecha humo.

16.Publicado por Gonzalez, Cornelio el 22/07/2008 05:31
Pienso que el Sr Iñigo empieza a pisar la cuerda por donde se puede principiar a desenvolver el por ahora, súper enredado ovillo de lo que muy bien puede denominarse “Intrínseca Teoría UNITARIA de los Números del Sistema de Numeración Decimal”. Y cuando digo “intrínseca” es porque son los propios números de tal Sistema y su específico comportamiento aritmético-decimal los que, al expresarse en y por si mismos en su decimal mecánica cuántica, poco a poco nos irán permitiendo comprender la forma como trabajan al interior de la UNIDAD por ellos mismos conformada.

Por ejemplo, la inquietud que manifiesta Vd. acerca de los paralelismos que se dan entre la lógica binaria 0-1 utilizada por los computadores y los mismos 0-1 empleados por la citada UNIDAD. En ambos casos el 0 es la NADA y el 1 la TOTALIDAD. Pero en el caso de la Teoría UNITARIA las cosas van mas allá: además de los límites 0 y/o el 1, muchos de los números * del Sistema de Numeración Decimal inducen, como decimales inversos, una muy sui generis coordenación cartesiana compleja, claramente limitada y gobernada por características estadísticas y probabilistas, típicas de los límites 0 y/o 1, pero en esta oportunidad, trabajando como componentes claves del Sistema de Numeración Decimal. Esta atípica coordenación compleja es de clarísima aplicación a fenómenos naturales tales como el relativista incremento de la masa del electrón ante la aceleración de su velocidad, o la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3º Kelvin. (Ver página 7 y siguientes en www.hombreycosmos.org . Pido excusas a mis lectores si por estos días no encuentran acceso fácil al citado sitio Web. Ello se debe a un necesario cambio en el servidor que hasta ahora albergaba mi ensayo electrónico: ¿Hombre=Cosmos?).

Por supuesto, los comentarios e inquietudes al respecto son, en la práctica, infinitos. Al fin y al cabo esto es de esperarse, toda vez que tratamos con el mismísimo INFINITO. Es aquí, cuando la colaboración de todos y cada uno de los lectores es crucial para ir, poco a poco y entre todos, armando el rompecabezas de lo que el Cosmos es y lo más importante: dilucidar nuestro lugar y funciones en Él

Al señor Iñigo y en la esperanza de que no volverá a ocurrir, pido disculpas si en anterior oportunidad usé un lenguaje un tanto áspero.

..........................................................................

* Especialmente los primos, pero diferentes de 2 y de 5, coincidencialmente factores primos de 10 y además recíprocos inversos dentro de su propia UNIDAD.

17.Publicado por luigigen el 28/11/2009 19:07
Amigos les reitero.-Dios nos ha entregado a los hombres el control de la evolución.-Genética, Nanotecnología,biologia molecular, informatica, etc, etc....lo estan demostrando.-

Sin embargo solo es el principio (CANCER, PANDEMIAS,TSUNAMIS....., etc.etc. nos dirian que es solo un pequeño voto de confianza.-

Aprovechemos esta circunstancia, única esperanza para nuestra especie.-Sigamos en la lucha dia a dia.-

Saludo s a todos.-


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >








Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico


Artículos más destacados en TR