Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La democracia de Internet propicia una nueva revolución social

Infocapitalistas y pronetarios se enfrentan en un nuevo escenario de lucha de clases


La democracia de Internet se ha asociado a nuevos modelos económicos y originado una e-revolución que se asemeja a una nueva lucha de clases entre los “infocapitalistas”, ostentadores de los contenidos y de las redes de distribución, y los “pronetarios”, los nuevos productores y compradores de bienes y servicios producidos por ellos mismos a través de la red. Se trata de una revolución tan importante como la Revolución Industrial que acorta distancias respecto a los poderes establecidos. El “imperio contraataca”, pero con medios inadecuados, aunque todavía será necesario que el nuevo universo gratuito demuestre que es capaz de generar beneficios indirectos, asegurando el crecimiento económico, el reparto de la riqueza y la solidaridad. Por Joël de Rosnay.



E-Democracy. RAI
E-Democracy. RAI
E-Democracy. RAI
E-Democracy. RAI
El modelo industrial tradicional otorgó el poder a los poderosos a través de la centralización de los medios de producción y distribución. A continuación los poderosos han intentado traspasar este modelo a la sociedad de la información, pero las reglas del juego han cambiado.

La acumulación del “capital informacional” gracias a los ordenadores personales, a los bancos de datos y a Internet, se hace de manera exponencial. La creación participativa y la distribución de informaciones de persona a persona, confieran nuevos poderes a los usuarios, antes relegados al rango de simples “consumidores”.

Herramientas profesionales les permiten producir contenidos digitales de alto valor añadido en los dominios de la imagen, del vídeo, del sonido, del texto, hasta entonces reservados tradicionalmente a los únicos productores de masa, propietarios de los “mass media”.

Estas nuevas prácticas cuestionan los modelos tradicionales industriales y comerciales de producción y distribución. Me parece esencial explicar en términos claros, porque la jerga surgida de los internautas es a veces misteriosa (bligs, wikis, Skypes y otros) por qué esta e-revolución se parece a una nueva “lucha de clases” entre los grandes poderes políticos e industriales y la sociedad civil.

Media de masas

Este nuevo poder civil, esta democracia de la comunicación y la participación, se apoya sobre lo que yo llamo los “media de masas”. Está catalizada por las últimas tecnologías de la información y la comunicación, a las cuales se han asociado nuevos modelos económicos.

Esta asomobrosa revolución se apoya al mismo tiempo sobre las tecnologías avanzadas y sobre las nuevas prácticas inventadas por los mismos usuarios, en particular por las nuevas generaciones: el SMS, los corros de Internet (chat), la descarga de música en P2P (de particular a particular), no son fórmulas propuestas por las grandes empresas de comunicación, sino que han sido iniciadas y desarrolladas de manera explosiva por los jóvenes usuarios del ordenador portátil y de Internet.

La nueva lucha de clases se ejerce entre los que yo llamo “infocapitalistas”, ostentadores de los contenidos y de las redes de distribución, y los “pronetarios”, los nuevos productores y compradores de bienes y servicios producidos por ellos mismos a través de la red.

Creo que la producción masiva y colaboradora a través de este nuevo pronetariado representa una revolución tan importante como la que tuvo lugar en los comienzos de la era industrial, simbolizada por la máquina de vapor, después por la mecanización y la automatización intensivas.

Hoy, gracias a las nuevas herramientas de poder de los pronetarios, que se apoyan en lo digital y en Internet, esta revolución es todavía más rápida y acorta distancias respecto a los poderes establecidos. Ciertamente, “el imperio contraataca”, pero con medios represivos, jurídicos o de propaganda mediática que están inadaptados.

Problemas radicalmente nuevos

Estoy convencido de que la “nueva economía” nacida de la escalada del pronetariado, plantea y planteará problemas culturales, políticos, sociológicos e incluso éticos, que son radicalmente nuevos.

Los pronetarios, a través de la utilización de blogs, vlogs, wikis, diarios ciudadanos, IM, telefonía mundial gratuita como Skype…, que son herramientas estratégicas de producción y distribución, crean un universo comercial paralelo al de las empresas clásicas. De ahí proceden los desafíos a los que se enfrentan las empresas y los gobiernos, a los cuales no saben responder.

Los “media de masas”, los únicos medios de comunicación verdaderamente democráticos, van a modificar radicalmente la relación entre el político y el ciudadano y, consecuentemente, tendrán impactos considerables en los campos culturales, sociales, económicos y políticos.

La televisión, la radio, el libro, los diarios, las revistas, el teléfono, la publicidad, ya no serán lo mismo. Todavía será necesario que este nuevo universo “gratuito” demuestre que es capaz de generar beneficios indirectos, asegurando el crecimiento económico, el reparto de la riqueza y la solidaridad.

En el libro que acabamos de publicar, no sólamente se analiza esta sorprendente evolución, sino que al mismo tiempo se proponen soluciones constructivas para re-equilibrar los poderes a fin de favorecer el desarrollo de conocimientos y la protección de las libertades humanas.




Joël de Rosnay, Doctor en Ciencias, es Presidente Ejecutivo de Biotics International y Consejero del Presidente de la Ciudad de las Ciencias y la Industria de La Villete. Es el autor, junto a Carlo Revelli, del libro de reciente aparición La révolte du pronetariat. Este texto forma parte de la presentación del libro. Se reproduce con autorización del autor. Traducción del francés: Eduardo Martínez.



Tema relacionado:

Entrevista con Joël de Rosnay: Los saberes conectados crean un conocimiento superior



Sábado, 4 de Febrero 2006
Joël de Rosnay
Artículo leído 18187 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Grün Ernesto el 06/02/2006 15:13
Hace unos años escribí un texto que creo interesante para complementar y ,en cierto sentido,ampliar el trabajo de Joel de Rosnay (que,como se verá en el mismo,tiene varios
antecedentes sobre esta temática:
--------------------------------------------------------------------------------
(Publicado en Cerebro planetario http://www.concytec.gob.pe/ias/cereco.htm


HACIA EL CEREBRO CIBERNETICO PLANETARIO
(Este ensayo está basado en la conferencia que diera el autor en la sede
de la Fundación Redes, en Buenos Aires (Argentina), en Noviembre de 1998
bajo los auspicios del GESI (Grupo de Estudio de Sistemas) y tiende a poner
en consideración diversos aspectos de un fenómeno a la vez inquietante
e importante para todos nosotros: la aparición de un cerebro planetario
que surge, principalmente por el crecimiento extraordinario en cuanto a cantidad,
calidad e importancia de Internet o la World Wide Web - en adelante: "la Red")

Ernesto Grün

Ex Presidente de la
Asociación Argentina de Teoría General de Sistemas y Cibernética (GESI)

Ex Profesor Titular de Teoría General del Derecho y Filosofía
del Derecho
Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, Argentina


--------------------------------------------------------------------------------



Nos estaríamos na ante-sala de uma nova etapa do processo evolutivo, que seria a etapa da consciência coletiva e planetária.A etapa da unificação da espécie humana.E da criação de uma humanidade mundial, que se sente uma espécie una, com consciência da responsabilidade pelo planeta e de que somos uma família, onde cada um se preocupa com seu semelhante." (Leonardo Boff)

"We have reached the apex of our evolutionary journey and are now poised to make the critical shift from personal to global consciousness." (Peter Russell)

"Après l'homo sapiens cherchant par son intelligence à dominer les espèces vivantes, l'homo faber maîtrisant outils et machines, ou encore l'homo economicus, consommateur et prédateur, voici venu le temps de l'homme symbiotique vivant en harmonie avec un être plus grand que lui, qu'il a contribué à produire et qui le produit en retour." (Joel de Rosnay)

Estamos abiertos a imaginar que el próximo gran salto cualitativo en el proceso evolutivo es la tierra persona, la mente planetaria, y que la Internet forma parte de la "infraestructura" del -¿futuro?- cerebro planetario




--------------------------------------------------------------------------------

Es oportuno pensar y debatir sobre estos temas, por las proyecciones de este fenómeno sobre nuestras mentes y nuestra sociedad.

Hace ya algunos años escribí un trabajo con el titulo de "Homo Ciberneticus" en el cual sostenía que nos encontramos en una nueva fase de la evolución, caracterizada por la aparición del "hombre cibernético" el "cyborg" que sucedería al "homo sapiens".

Pero hoy ya existen una serie de ideas que superan esa visión, que hace no mucho parecía de ciencia-ficción. En efecto, Joel de Rosnay habla del "cybionte", una entidad cyborg formada por nuestras neuronas y las redes de circulación de información digital. El cybionte es, para de Rosnay un organismo, una forma emergente de simbiosis entre la cibernética y lo biológico, un cerebro planetario formado por el cerebro humano, computadoras y redes. El cybionte, dice, es un organismo planetario único, la forma mas evolucionada de un cerebro global en curso de conformación. El hombre simbiótico o "redcyborg" (netcyborg) sería aquel conectado biológicamente al cerebro planetario del cybionte. El hombre tendrá -afirma- el mismo lugar en el seno del cybionte que el que ocupan las células en un organismo humano. Vivirá en simbiosis, asociación de dos células, realizándose en beneficio mutuo. Según él, Internet es un lugar espontáneo, emergente, en co-evolución acelerada con su entorno humano. Es caótico, anárquico y totalmente descentralizado, una comunidad que se desarrolla espontáneamente en la persecución del interés colectivo

Estas ideas compartidas en sus lineamientos básicos por muchos pensadores, como así también la numerosa bibliografía recogida sobre todo en "Principia Cybernetica" y los trabajos realizados por el Global Brain Group muestran que los desarrollos evolutivos son actualmente tan vertiginosos que las ideas expuestas en aquel trabajo ya han quedado, en alguna medida, desactualizadas. Por cuanto puede decirse, y numerosas publicaciones e investigaciones así lo acreditan, que, más allá del ser humano-cibernético individual está apareciendo algo mucho más complejo y trascendente, dentro de la misma línea evolutiva: el cerebro cibernético global o planetario. Esto es, un cerebro colectivo de características muy peculiares.

Señala Francois que la interrelación entre los cerebros individuales, sobre todo en ciertas especies de insectos y de mamíferos, ha dado lugar a una especie de "cerebros sociales "- como el que rige las actividades de la colmena o la construcción de diques por los castores y que se ha producido un fenómeno de cerebración creciente que culmina con el cerebro humano.

En los albores del nuevo milenio nos encontramos con otro paso: los seres humanos nos hemos caracterizado por tener el cerebro más complejo de entre los seres vivos, junto, según parece con los delfines y las ballenas. Pero además tenemos la capacidad mediante nuestras manos de fabricar herramientas, lo que constituye una ventaja con respecto a estos seres marinos, ventaja que nos ha permitido construir artefactos cada vez más complejos, y, actualmente, computadoras,que a su vez son día a día más complejas y potentes.

Gracias a esta conjunción la evolución ha dado otro paso y ahora nos encontramos con el fenómeno de la formación de un nuevo tipo de cerebro, combinación de lo orgánico con lo inorgánico, un cerebro "colectivo", que un importante sistemista español, Rafael Rodríguez Delgado define sistémicamente como "una estructura supraindividual cibernética constituída por sistema humanos, mecánicos y electrónicos organizados en subsistemas receptores de información, un dispositivo elaborador central, una o más memorias masivas y uno o más efectores productores de información favorable a la conservación, al desarrollo o a la transformación del organismo social de que forma parte"

Hace más de sesenta años un visionario como H.G.Wells ,en 1938,se refería a lo que el llamó la "mente global" (global mind).

Ya en 1980 Alvin Toffler hablaba del nacimiento de una conciencia planetaria. Caminamos decía, - hacia un sistema mundial compuesto de unidades densamente interrelacionadas, como las neuronas de un cerebro

Y decenios antes Theilhard de Chardin, un jesuíta y palenteólogo ya había imaginado una etapa de la evolución caracterizada por una compleja membrana de información envolviendo el globo y alimentada por la conciencia. Vio el advenimiento de la Red más de medio siglo antes de su llegada. Creía que esa vasta membrana pensante se fundiría finalmente en la unidad viviente de un solo tejido que contuviera nuestros pensamientos y experiencias colectivas. Pensaba que existieron tres fases principales en el proceso evolucionario. La primera cuando la vida nació del desarrollo de la biósfera. La segunda cuando emergieron los seres humanos con su pensamiento autoreflexivo. Y una vez que los humanos pensantes comenzaron a comunicarse alrededor del mundo, llegó la tercera fase

Jennifer Cobb Kreisberg dice al respecto que estamos ahora al comienzo de esa tercera fase de la evolución descrita por Theilhard, caracterizada como la evolución deviniendo consciente de sí misma y que la Red, esa gran colectivizadora de mentes es la herramienta primaria para que emerjamos en esa tercera fase.

Se han conectado estas ideas con las de Lovelock acerca de Gaia (el planeta como una unidad viviente) y se ha afirmado que nosotros y Gaia nos integramos como parte de la noósfera (término pergeñado por Theilhard) creada en nuestro tiempo por medio de la comunicación por computadoras y la Red.

Algunos autores también encuentran un antecedente en el pensamiento de Carl Gustav Jung, al cual consideran, en última instancia muy matemático, que veía las estructuras abstractas de la mente como emanando de varias combinaciones de números, al inconsciente colectivo como un sistema digital. Y la Red parece cumplir la filosofía de Jung en una forma inesperada. Será un inconsciente colectivo digital para la raza humana. Porque, después de todo, la memoria de la Red Global es el vasto cuerpo de las páginas de la Web creadas por los seres humanos, lo cual es una buena representación del campo total del pensamiento, conocimiento y sentimiento humanos

Uno de los principales artífices de la idea Peter Russell en su libro "The Global Brain" publicado en 1983 señalaba que ahora estamos en posición de hacer el pasaje crítico de la conciencia personal a la conciencia global. Y si bien en esa época Internet estaba en su infancia inmediatamente la reconoció como la tecnología que conectaría las mentes alrededor del planeta en una sola red global mediante la cual la información podría ser compartida con la velocidad y eficiencia del cerebro humano.

Es importante, no obstante tener en cuenta que la Red, tal como existe ahora puede ser comparada con la mente de un niño muy chico, un niño que aun no ha aprendido a pensar por sí mismo o, siquiera a distinguirse del mundo exterior, como lo señala Ben Goertzel. Ahora bien, el cerebro del embrión humano atraviesa dos grandes fases de desarrollo. Una primera es una tremenda explosión de populación de células nerviosas embrionarias. Es la fase de la proliferación. Luego ingresa en la segunda fase de su formación, cuando billones de células nerviosas aisladas comienzan a establecer ligazones unas con otras. Es la fase de la interconectividad, en la cual Internet encaja perfectamente, ligando sus "neuronas" (seres humanos)por toda la tierra

Y esto quizá puede ser la punta del ovillo para la explicación de muchos fenómenos que están ocurriendo actualmente en esferas como la economía, la política, la ecología y otras: Esta mente global todavía no está en condiciones de guiar el cuerpo social eficientemente

Estamos asistiendo, en verdad a su nacimiento y primeros desarrollos y, tal como en el caso de los infantes es importante como se orienta y dirigen las impresiones de esa mente en el proceso de su evolución.

Metafóricamente hablando, cada página de la Red puede ser considerada, potencialmente como una neurona en un cerebro global. Y cada vínculo entre una página y otra puede ser descrito como una conexión sináptica entre dos neuronas.

Sin embargo la alucinante velocidad con que se perfeccionan los instrumentos utilizados por Internet han permitido sostener que por ejemplo las cámaras instaladas en distintos lugares del mundo y en satélites, las cámaras de video portátiles ya constituyen lo que se ha dado en llamar "el ojo del cerebro planetario e, inclusive que ya se puede decir que dicho cerebro empieza a ser consciente de su cuerpo.

Lo que equivale a un desarrollo similar a los de los bebés en su evolución cerebral.

Desde otro ángulo, también metafóricamente, se ha señalado el peligro que pueden implicar los virus informáticos para la Red, por cuanto podrían producir algo así como una "meningitis"

Valerian Turchin sostiene que estamos ante una transición y que en un futuro próximo habrá mas y mejor memoria, percepción y acción inteligente teniendo lugar en el nivel de la sociedad como un todo.

Y Francis Heylighen, uno de los principales propulsores de la idea del cerebro global piensa que la Red es el instrumento que nos llevará de la humanidad al superorgamismo meta-humano.

En este sentido tanto Russell, como posteriormente Erwin Laszlo han hecho énfasis en el hecho de que en el curso de la evolución han habido transiciones cualitativas en aquellas instancias en que un sistema llega aproximadamente a 10 billones de unidades que están fuerte, pero flexiblemente, acopladas. Ejemplos de ello son: el número de átomos en una molécula biológica, el número de moléculas en una célula y el número de células en el cortex del cerebro humano.

Y puesto que la población mundial está acercándose a este nivel, estamos en el umbral de un nuevo nivel de organización.

Se ha afirmado que para el año 2000 ya el cerebro global equivaldría, en complejidad al cerebro humano.Aunque esta profecía no se ha cumplido, no estamos,sin embargo lejos de ello. Y si esto parece excesivamente rápido es porque no tenemos conciencia de la velocidad en que las cosas se están desarrollando.

En un reciente "paper" presentado en el Instituto Santa Fé de California, S. Rasmussen y N.L. Johnson dicen que se piensa que la inteligencia simbiótica es capaz de operar a un nivel más alto de funcionalidad, tanto en lo que hace al número de individuos como a la complejidad de la capacidad, por lo que las ideas que se han desarrollado acerca de esta simbiosis tienen un enorme alcance para la futura dinámica de organizaciones, la sociedad y la economía. Y basta observar el explosivo desarrollo del comercio electrónico en los últimos tiempos, para otorgar credibilidad a estas ideas. Piensan que con el creciente uso de la Red en nuestra economía y sociedad muchos problemas que han retado las formas tradicionales de managment y gobiernos podrán encontrar soluciones.

Al respecto piensa De Rosnay que el pensamiento cartesiano, analítico, lineal, secuencial y proporcional usado por tantos decisores políticos e industriales formados en las matemáticas y en el derecho pertenecen al pasado y que la cultura de la complejidad, parte integrante del nuevo paradigma hace referencia al pensamiento sistémico, a lo no lineal, a lo multidimensional. Las características del nuevo espacio económico, social y cultural inmaterial que se llama asimismo "ciberespacio" escapan a los análisis de quienes viven y razonan conforme al antiguo modelo.

Y efectivamente, si uno mira alrededor parece haber una continua tendencia hacia una integración global. En la medida en que los sistemas tecnológicos y sociales se desarrollan como un tejido más denso de interacciones que trascienden las viejas fronteras entre países y culturas el superorganismo social parece convertirse de metáfora en realidad

Se ha trabajado la cuestión desde el punto de vista de la Teoría de James Miller, cuya obra es de gran importancia desde el punto de vista de la Sistémica y desde allí se puede caracterizar a la Red como un sistema viviente emergente que se denomina Cyber-organismo

Surgen a partir de esa idea temores de que ello en definitiva nos conduzca a una sumisión a los artefactos cibernéticos. En este sentido es interesante el desarrollo que hace George Stock en un libro que ha titulado:"Metaman: la convergencia de humanos y máquinas en un superorganismo global", en el cual argumenta que la profundización entre seres humanos y la tecnología es simbiótica por naturaleza, de manera que la vieja cuestión de quién será el amo y quién el esclavo es inaplicable. Y que si los propósitos de un superorganismo global han de ser servidos tanto los humanos como las computadoras, elegirán vivir juntos y en una relación cooperativa, ayudándose unos a otros a vivir y progresar

En este sentido es interesante observar el hecho de que en la Red hay mucho conocimiento que se ofrece y puede compartirse en forma gratuita(por ejemplo libros,obras de arte, trabajos de tesis, videos, etc.)

La reacción de muchas personas contra la creciente utilización e influencia de Internet en nuestras vidas, puede tener algunas explicaciones:

Por una parte la natural y tan conocida resistencia al cambio
Por otra parte la sensación de que nos desplaza del lugar privilegiado que tenemos (teníamos?) en la Creación.
Pero mi impresión personal es que el fenómeno es imparable. El universo tiende, inexorablemente, a una cada vez mayor complejidad. Y, por lo menos por lo que nosotros podemos conocer, esta aparición del cerebro global es una evidente manifestación de ello.

Lo queramos o no.

Nos guste o no.

Nos beneficie como seres humanos o no.

Lo que he expuesto precedentemente es una muy apretada síntesis de algunos de los aspectos más asequibles de esta, por cierto inquietante perspectiva.

Por ello he completado el presente trabajo con dos bibliografías: una normal y otra de páginas de la Red. Particularmente a través de esta última y los vínculos que vaya generando la "navegación" a quien se interese en el tema, encontrará muchísima información, de distinto nivel y calidad: técnica y científica, filosófica, política, fantasiosa, poética, pero en todo caso disparadora de preguntas e inquietudes que, creo, el fenómeno debe despertar en todos nosotros.

Porque nos atañe y afecta directamente y afectará a nuestros hijos y nietos en una forma que quizá no podamos imaginar hoy.

Bibliografía en Internet

http://pespmc1.vub.ac.be/SUPORGLI.html (en inglés)

http://pespmc1.vub.ac.be/SUPBRAIN.html (en inglés)

http://pespmc1.vub.ac.be/papers/WWWSuperBRAIN.html (en inglés)

http://www.intelligenesis.net/wwb.html (en inglés)

http://www.ccsr.uiuc.edu/People/gmk/Papers/gmk_kr_cf/ (en inglés)

http://www.mindspring.com/~aedmonds/globalbrain/cogorganism.html (en inglés)

http://www.rbjones.com/rbjpub/cs/ai014.htm (en inglés)

http://www.mindspring.com/~aedmonds/globalbrain/bookmarks.html (en inglés)

http://orpheu.ci.uminho.pt/~bda/cerebro/planeta.html (en portugués)

http://www.global brain\D_gb.htm (en alemán)

http://194.199.143.5/derosnay/livjr.html (en francés)

http://www.fondamental.com/sp/st2.htm (en castellano)


Bibliografía No Cibernética

Bollen, J. & Heylighen F. "Algorithms for the Self-organisation of Distributed, Multi-user Networks. Possible application for the future World Wide Web", in: Cybernetics and Systems '96 R. Trappl (ed.), (Austrian Society for Cybernetics 1996), p. 911-916.

Chen, Lee Li-Jen & Brian R. Gaines: "A CyberOrganism Model for Awareness in Collaborative Communities on the Internet", in: International Journal of Intelligent Systems 12 (1997) 1, p. 31-56

De Rosnay, J.: The Macroscope, (Harper & Row, New York 1979)

De Rosnay, J.: Le Cerveau Planétaire, (Olivier Orban, Paris 1986).

De Rosnay, J.: L'Homme Symbiotique , (Seuil, Paris 1996).

Heylighen, F. & Bollen J. "The World-Wide Web as a Super-Brain: from metaphor to model", in: Cybernetics and Systems '96 R. Trappl (ed.), (Austrian Society for Cybernetics 1996).p. 917-922.

Heylighen, F. & Campbell D.T. : "Selection of Organization at the Social Level: obstacles and facilitators of metasystem transitions", in: World Futures: the Journal of General Evolution 45 (1995), p. 181-212.

Heylighen, F.: "World-Wide Web: a distributed hypermedia paradigm for global networking", in: Proceedings of SHARE Europe, Spring 1994, "The Changing Role of IT in Business" (SHARE Europe, Geneva 1994), p. 355-368.

Heylighen, F.: "(Meta)systems as constraints on variation", in: World Futures: the Journal of General Evolution .45 (1995), p. 59-85.

Heylighen, F.: "Vom World Wide Web zum globalen Gehirn. Die Gestaltung eines Nervensystems für den neuen Superorganismus", in: Telepolis 2/96-003 (1996). (URL: http://www.heise.de/tp/vag/6060/fhome.htm)

Heylighen, F.: "The Economy as a Distributed, Learning Control System", Communication&Cognition- AI 13 (1997) 2-3, p. 207-224.

Jones ,W. P.: "On the Applied Use of Human Memory Models: The Memory Extender Personal Filing System", in: International Journal of Man-Machine Studies 25 (1986) 2, p. 191-228.

Klir, G.: Facets of Systems Science, (Plenum, New York 1991).

Mayer-Kress, G. & C. Barczys: "The Global Brain as an Emergent Structure from the Worldwide Computing Network, and its Implications for Modelling", in: The Information Society 11 (1995) 1.

Miller, James G: Living Systems, ( McGraw Hill, New York 1978 ).

Moravec, H. The Senses Have no Future (1997).

More, Max Virtue and Virtuality. From Enhanced Reality to Experience Machines 1997).

Russell, P.: The Global Brain Awakens. Our next evolutionary leap, (Global Brain 1996).

Seeley, T. D. . The honeybee colony as a superorganism, in: American Scientist, 77 (1989), p. 546-53.

Stock, G.: Metaman: the merging of humans and machines into a global superorganism, (Simon & Schuster, New York 1993).

Turchin, V.: The Phenomenon of Science. A Cybernetic Approach to Human Evolution, (Columbia University Press, New York 1977 ).

Von Bertalanffy ,L.: General systems theory , (Brazillier, New York 1968).







Otros artículos de esta misma sección
< >