Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La depresión puede contagiarse en solo unos meses, revela un estudio

Por el contrario, rodearse de personas no depresivas aliviaría los síntomas de este trastorno


Una investigación realizada con estudiantes de universidad que compartían piso ha revelado que vivir con personas propensas a la depresión aumenta el riesgo de padecer este trastorno. Pero también ha constatado que puede suceder lo contrario: que individuos con un nivel bajo de vulnerabilidad cognitiva trasladen a otros propensos a la depresión su estado de ánimo. Los resultados sugieren que rodearse de gente positiva ayuda a curar la depresión.




Imagen: Alexander Zhiltsov. Fuente: PhotoXpress.
Imagen: Alexander Zhiltsov. Fuente: PhotoXpress.
Un estudio realizado con estudiantes de universidad que compartían piso ha revelado que una forma particular de pensar que hace a las personas vulnerables a la depresión puede contagiarse a otros individuos, aumentando en ellos los síntomas de depresión en solo seis meses.

Los resultados de esta investigación, llevada a cabo por los psicológicos Gerald Haeffel y Jennifer Hames de la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos, han aparecido publicados en Clinical Psychological Science que edita la Association for Psychological Science (APS) de Norteamérica.

El estudio ha demostrado que aquellas personas que responden negativamente a las situaciones estresantes de la vida y que tienden a interpretar cada evento como el resultado de factores que no pueden cambiar o como un reflejo de su propia deficiencia, son más vulnerables a la depresión.

Esta "vulnerabilidad cognitiva" es un factor de riesgo de depresión tan fundamental que puede utilizarse para predecir qué individuos son propensos a experimentar un futuro episodio de depresión, aunque nunca hayan padecido previamente este trastorno.

Las características propias de dicha vulnerabilidad cognitiva se concretan al inicio de la adolescencia, y permanecen estables en la edad adulta, pero Haeffel y Hames afirman en un comunicado de la APS que pueden ser moldeables en determinadas circunstancias.

Muy contagiosa

Los investigadores plantearon la hipótesis de que la vulnerabilidad cognitiva pudiera resultar "contagiosa" en etapas vitales de gran transición; en aquellos momentos en que nuestros entornos sociales están en proceso de cambio.

Para probar su hipótesis, utilizaron información de 103 parejas de estudiantes que compartían piso con compañeros que les habían sido asignados aleatoriamente. Todos los participantes en el estudio acababan de empezar la universidad, es decir, eran estudiantes de primer año de carrera.

Cuando ya llevaban un mes en el campus, los miembros de estas 103 parejas completaron un cuestionario online con el que se evaluó sus niveles de vulnerabilidad cognitiva y de síntomas de depresión.

El cuestionario fue completado por los participantes de nuevo tres y seis meses más tarde. En ambas ocasiones, los individuos estudiados también informaron sobre acontecimientos vitales estresantes vividos en ambos momentos.

Los resultados revelaron que los estudiantes a los que se había asignado al azar un compañero de piso con altos niveles de vulnerabilidad cognitiva iniciales presentaron mayor probabilidad de quedar “atrapados” por la vulnerabilidad cognitiva de sus compañeros de piso, y de desarrollar en consecuencia mayores niveles de vulnerabilidad cognitiva.

El contagio positivo

Por el contrario, aquellos estudiantes a los se les habían asignado compañeros con bajos niveles de vulnerabilidad cognitiva experimentaron una disminución en sus propios niveles. Este efecto de contagio resultó evidente en las evaluaciones realizadas tanto a los tres como a los seis meses.

Por otra parte, el riesgo de cambio en la vulnerabilidad cognitiva parece tener un efecto acumulativo, ya que aquellos estudiantes que mostraron un aumento de la vulnerabilidad cognitiva en los primeros tres meses de universidad presentaron casi el doble de nivel de síntomas depresivos a los seis meses que aquellos que no mostraron tal aumento en la evaluación realizada a los tres meses.

Los resultados proporcionan una prueba evidente del efecto contagio de los síntomas de depresión, lo que confirma la hipótesis inicial de los investigadores.

El contagio como terapia

A partir de estos hallazgos, Haeffel y Hames sugieren que el efecto contagio podría ser aprovechado para ayudar a tratar los síntomas de la depresión: "Nuestros descubrimientos sugieren que sería posible utilizar el entorno social de una persona como tratamiento, ya sea como complemento de otras intervenciones ya en marcha o como intervención independiente", escriben.

"Rodear a cualquier persona de otras que presentan un estilo cognitivo adaptativo debería ayudar a facilitar el cambio cognitivo como terapia", añaden.

Según los investigadores, los resultados de este estudio indican que puede ser el momento de reconsiderar la forma en que pensamos acerca de la vulnerabilidad cognitiva.

"Nuestro estudio demuestra que la vulnerabilidad cognitiva tiene el potencial de crecer y menguar con el tiempo, en función del contexto social. Esto significa que esta vulnerabilidad debe ser pensada como plástica, en lugar de inmutable”, concluyen.

Referencia bibliográfica:

G. J. Haeffel, J. L. Hames. Cognitive Vulnerability to Depression Can Be Contagious. Clinical Psychological Science (2013). DOI: 10.1177/2167702613485075.

Viernes, 19 de Abril 2013
APS/T21
Artículo leído 7988 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Beatriz Basenji el 24/04/2013 17:09
Tambien se dice que el depresivo está desconforme consigo mismo. Desde luego que convivir en un ambiente de personas depresivas, inclina hacia ello. Personas optimistas pueden "contagiar" a quienes no lo son, y revertir las situaciones siempre que quienes padecen de tendencias depresivas vivan alertas a sus síntomas.

2.Publicado por CachiBrasil el 01/05/2013 04:19
Esta palabrita "depresión", tan de moda hoy en día para no explicar nada, es un conjunto de´registros psíquicos tan antiguos como el mismo ser humano: tirsteza, angustia, aburrimiento, indecisión, temor... En fin, sufrimiento mental.
Y es claro que el sufrimeinto no queda encerrado en la persona, sino que se transmite a las personas que lo cercan en sus ambientes.
Lo mismo sucede con esa otra palabrita de moda (stress), suma de tensiones musculares, viscerares y mentales, tensiones innecesarias para la actividad que se está desarrollando.
Para los psiquiatras y los laboratorios es un gran negocio, porque todo lo solucionan a través de susbstancias mágicas, como la fluoxetina y similares bloqueadores selectivos de la captación de la serotonina en los espacios sinápticos.
Todo es un gran negocio y una gran mentira, porque la superación del sufrimiento mental y de las tensiones innecesarias no se produce por medio de remedios.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte