Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La detección de elementos volátiles permite identificar a cualquier persona por su olor

Podría usarse para desarrollar tecnologías biométricas poco invasivas para aeropuertos y aduanas


Científicos de la Universidad Politécnica de Madrid han comprobado con un sistema de detección de elementos volátiles que el olor corporal ayuda a identificar a un individuo con gran porcentaje de éxito, superior al 85%. Trabajar en tecnologías biométricas basadas en el olor permitiría desarrollar procedimientos de identificación de personas menos invasivos que las huellas dactilares o el iris, para aeropuertos o aduanas.





El olor permitirá identificar a las personas de manera menos invasiva que con sus huellas dactilares o su iris. Fuente: UPM.
El olor permitirá identificar a las personas de manera menos invasiva que con sus huellas dactilares o su iris. Fuente: UPM.
El Grupo de Biometría, Bioseñales y Seguridad (GB2S) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en colaboración con la empresa Ilía Sistemas, ha llevado a cabo una investigación cuyos resultados revelan que existen patrones reconocibles en el olor corporal de cada individuo que se mantienen constantes.

Así, explica la nota de prensa de la UPM, cada persona tiene un olor característico que permite identificarla dentro de un grupo de individuos con una tasa de acierto superior al 85%. Este resultado abre las puertas para mejorar la identificación personal de una forma menos invasiva que otras técnicas biométricas utilizadas en la actualidad.

Actualmente, la verificación de nuestra identidad en la mayoría de aeropuertos o puestos de control fronterizos reside en la comparativa de nuestro parecido físico a la imagen que aparece en la foto de nuestro pasaporte u otros documentos identificativos. Aunque los nuevos pasaportes electrónicos son difíciles de falsificar, el uso de técnicas biométricas basadas en características físicas del individuo permitiría incrementar la seguridad en dichos controles.

Algunas técnicas biométricas como el iris o la huella dactilar poseen una baja tasa de error; sin embargo, suelen estar relacionadas con entornos delictivos, lo que origina que la persona que hay que identificar sea reticente a ofrecer dicha información. Por otro lado, otras técnicas biométricas bien aceptadas por los individuos, como el reconocimiento facial, poseen una tasa de error bastante superior. Así, pues, el desarrollo de nuevos sensores que permiten la captura del olor corporal del sujeto ofrece una solución mucho menos invasiva, puesto que la identificación podría realizarse mientras la persona cruza una cabina en la que ha sido instalado el sistema de adquisición.

La identificación de las personas a partir de su olor corporal no es una idea nueva, ya que lleva realizándose desde hace más de un siglo por la policía gracias a la ayuda de sabuesos especialmente entrenados para esta tarea. La capacidad de estos perros para seguir el rastro de una persona a partir de una muestra de su olor corporal es de sobra conocida y demuestra la viabilidad del uso del olor corporal como identificador biométrico.

Elementos volátiles

Aunque los sensores actuales aún no han alcanzado la sensibilidad del olfato canino, en este estudio se ha utilizado un sistema de adquisición desarrollado por Ilía Sistemas que posee una alta sensibilidad para la detección de elementos volátiles presentes en el olor corporal.

A pesar de que el olor corporal de las personas puede variar considerablemente por la acción de muy diversos factores (como enfermedades, cambios en la dieta o incluso el estado emocional), el estudio realizado por el grupo de investigación GB2S sobre un conjunto de 13 personas durante 28 sesiones en días diferentes ha demostrado que existen patrones reconocibles en el olor corporal de cada individuo que se mantienen constantes y que permiten identificarlos con una tasa de error de tan solo el 15%.

Este resultado es muy esperanzador para los investigadores puesto que señala a la biometría del olor como una técnica biométrica novedosa que tiene aún mucho camino para evolucionar.

Aunque este estudio ha sido realizado dentro del marco del proyecto Emoción, centrado en la seguridad del ciudadano, el análisis del olor corporal puede aplicarse en muy diversos campos. En particular, el GB2S, junto con el Hospital Infanta Sofía y las empresas Ilía Sistemas y SEADM, está colaborando en varios proyectos nacionales en la búsqueda de marcadores en el aliento y en la sangre para la detección temprana del cáncer de colon y la leucemia.

Referencia bibliográfica:

Rodríguez-Luján, I.; Bailador, G.; Sánchez-Ávila, C.; Herrero, A; Vidal de Miguel, G. Analysis of pattern recognition and dimensionality reduction techniques for odor biometrics. Knowledge-Based Systems (2013). DOI: 10.1016/j.knosys.2013.08.002.


Martes, 4 de Febrero 2014
UPM/T21
Artículo leído 841 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >