Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La discriminación de género está enraizada en las publicaciones científicas

La homofilia está encubierta en el seno de las revistas especializadas, según un estudio


Una investigación ha descubierto que la mujer científica está discriminada también en las publicaciones científicas. Se cuenta menos con ellas a la hora de evaluar investigaciones debido a la homofilia encubierta en el seno de las revistas especializadas. La paridad podría alcanzarse como muy tarde en 2027 para la autoría, en 2034 para la revisión y en 2042 para la edición, según este estudio.




Un equipo internacional de científicos acaba de demostrar que las mujeres están discriminadas en los mecanismos de revisión de las publicaciones científicas. Esta investigación, de la que informa el CNRS en un comunicado, se publica en la revista eLife.

En los medios académicos, la revisión por pares (en inglés: peer review), también denominada arbitraje, es un método usado para validar trabajos escritos y solicitudes de financiación con el fin de evaluar su calidad, originalidad, factibilidad, rigor científico, etcétera, antes de su publicación.

Teóricamente, los especialistas que revisan los artículos propuestos a las revistas científicas son seleccionados en función de su competencia, no de su género. Sin embargo, una investigación que inspeccionó lo que pasa en el seno de las revistas científicas descubrió que las mujeres científicas, de por sí minoritarias en sus respectivos campos de conocimiento, no son seleccionadas equitativamente con los hombres científicos a la hora de revisar artículos.

La investigación se desarrolló en torno a las revistas de la editora Frontiers, que es la única que revela públicamente los nombres de los revisores de artículos. Después de estudiar una serie de 41.000 publicaciones de esta editorial en diferentes campos, como ciencia, salud, ingeniería, ciencias sociales, aparecidas entre 2007 y 2015, y una base de 43.000 revisores de artículos, los investigadores comprobaron que las mujeres escasean en los diferentes campos científicos y que son también menos solicitadas para revisar artículos de lo que podría esperarse estadísticamente.

Como autoras científicas, el número de contribuciones de mujeres oscila entre el 15% en el campo de la neuro-robótica y el 50% en el campo de la salud pública. Y como revisoras de artículos, la participación femenina oscila entre el 15% en el campo de la cirugía y el 50% en el caso de artículos sobre salud pública. En robótica este porcentaje desciende al 5% y queda en el 35% para el caso de los artículos relacionados con envejecimiento y neurociencias.

Globalmente, los investigadores han observado una tendencia hacia la paridad de género a través del tiempo. Las tasas de cambio han sido, sin embargo, muy lentas. La extrapolación lineal basada en las pautas observadas entre 2012 a 2015, establece que la paridad exacta podría alcanzarse como muy tarde en 2027 para la autoría, en 2034 para la revisión y en 2042 para la edición.

Persiste la homofilia

La razón es simple, según los investigadores: los editores de revistas científicas, ya sean hombres o mujeres, manifiestan una tendencia, llamada homofilia, a seleccionar expertos de su mismo género.

Esta tendencia se manifiesta de forma diferente en hombres y mujeres: está generalizada entre los hombres (más del 50% de los individuos) y limitada, pero llevada al extremo, en el caso de las mujeres: el 10% de las editoras son muy homófilas.

El resultado de este proceso es que, aún en presencia de una política paritaria, en la que hombres y mujeres estarían representados equitativamente, la tendencia homófila perdura en la gestión de las revistas científicas.

En sus conclusiones, los investigadores destacan que el homofilismo endogámico está dañando a las mujeres científicas, cuyo trabajo termina siendo pasado por alto, debido a sesgos negativos inconscientes.

El homofilismo endogámico afecta negativamente también a la ciencia, ya que una mayor participación de las mujeres aumentaría la calidad de la producción científica, señalan los autores. En consecuencia, todos los científicos deben apoyar de todo corazón el intento de eliminar el sesgo de género de la ciencia.

Referencia

Research: Gender bias in scholarly peer review. eLife 2017;6:e21718. DOI: http://dx.doi.org/10.7554/eLife.21718

Miércoles, 22 de Marzo 2017
Redacción T21
Artículo leído 3012 veces




Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Miércoles, 26 de Julio 2017 - 11:00 Gastar dinero en comprar tiempo nos hace más felices