La empresa familiar murciana y el huevo del avestruz

Los conflictos internos de las familias suelen involucrarse en el comportamiento de la compañía


La empresa familiar es dinámica, competitiva y sobre todo trabajadora. En Inforges tratan constantemente con familias que literalmente se dejan la piel para poner en marcha o impulsar su negocio. Son grupos de hermanos, primos, padres e hijos... hay de todos tipo: grandes y pequeñas, de una única rama familiar y de varias ramas; las que todos trabajan en la empresa y las que sólo algunos lo hacen; la que han tenido continuidad y las que los hijos entran y salen... Estas familias empresarias realizan grandes esfuerzos para sacar adelante el negocio y llegan a extremos de sacrificio insospechados. No hay límites de horario ni trabajo... Por Sergio Manaut.



Sin embargo, destacan Juan Bernal Roldán y Javier Fernández Gallardo, Consejero Delegado y Gerente de Inforges Consultores, respectivamente, en muchos los casos sorprende descubrir una cierta actitud de miopía ante uno de los grandes males de la empresa familiar: los propios problemas familiares. La empresa familiar y la familia empresaria son todo uno y a veces parece que olvidamos este punto crítico.

Es como si un barco cruzara una zona minada sin un sistema de detección de minas: por mucho vigilante que se ponga en cubierta para avistar otros peligros y mucho esfuerzo que se haga en que todo lo demás funcione, todo el trabajo y esfuerzo de la tripulación se puede ir al traste por descuidar los peligros que acechan por debajo del agua; en cualquier momento, explota la mina por debajo de la línea de flotación...y el barco se hunde irremisiblemente.

Principales problemas

Puede parecer una apreciación alarmista, pero la estadística habla por sí sola. Diversas fuentes afirman que cerca de un tercio de las empresas sobreviven a la segunda generación y sólo entre un 10 y un 15% llegan a la tercera... Los problemas: falta de sucesión y liderazgo a la hora del relevo generacional, problemas y desavenencias entre miembros de la familia, falta de planificación para la retirada del líder actual....

Para prevenir estos problemas (y resolverlos si ya están presentes) existe una herramienta, el protocolo familiar. El protocolo familiar anticipa o resuelve los problemas de la relación entre empresa y familia y clarifica el papel de cada elemento de la empresa familiar. Más que el documento en sí mismo, lo importante es cómo llegar a él.

Camino

El proceso para elaborarlo es sencillo pero conviene siempre llevarlo a cabo con un tercero independiente que “dirija” el proceso con experiencia, imparcialidad, paciencia y grandes dosis de sentido común. Si bien es sencillo, puede llevar tiempo. Además, requiere estar dispuestos a trabajar en un consenso, cediendo un poco cada uno para llegar a una solución aceptada por toda la familia.

El protocolo ayuda a formalizar el diálogo entre todos los miembros de la familia y poner sobre la mesa esas cosas que a veces nos cuesta sacar a relucir: “pero cómo le voy a decir a mi padre que...”, “no quiero enfrentarme con mi hermana por mi cuñado”, “mis primos no trabajan en la empresa y se llevan más dinero”...

Otro aspecto importante es la formalización del proceso de sucesión al frente de la empresa. Tener más acciones no equivale a tener más capacidad de dirigir la empresa. Ni siquiera tendría por qué ser un miembro de la familia. Este proceso ha de ser consensuado por la familia y planificado adecuadamente ya que no se lleva a cabo de la noche a la mañana. En paralelo hay que planificar la retirada del líder actual, asegurando su calidad de vida y su adecuada intervención en la gestión futura de la empresa.

Cuestión de supervivencia

Las empresas familiares necesitan abordar estos aspectos clave para su supervivencia, mejorar las relaciones familiares y ser capaces de abordar los retos del siglo XXI: la internacionalización, la deslocalización, y las exigencias del entorno competitivo actual.

Es hora de que el avestruz saque la cabeza de la tierra, sobre todo porque lo que tiene que vigilar es su propio huevo: Su empresa, su familia, su futuro.



Lunes, 6 de Junio 2005
Sergio Manaut
Artículo leído 4600 veces





Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.