Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La experiencia mística puede ser creada por una pastilla

Científicos norteamericanos investigan los efectos neurológicos del hongo mágico o psilocybin


Científicos norteamericanos han comprobado que un alucinógeno presente en un hongo es capaz de provocar lo que universalmente se conoce como experiencia mística, así como cambios positivos en los comportamientos y actitudes de las personas. La investigación proporcionó a 36 voluntarios el así llamado hongo mágico (psilocybin) y el 60% de ellos manifestaron haber experimentado un estado en el cual se disolvió el tiempo y la conciencia ordinaria. Esta experiencia cambió sus vidas. Algunos de los voluntarios experimentaron efectos secundarios negativos, pero leves. La investigación se desarrolló con mediciones empíricas de las reacciones que se observan en aquellas personas que consumen el hongo, y sin ninguna pretensión religiosa, según sus artífices. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor



La experiencia mística puede ser creada por una pastilla
La experiencia mística puede ser creada por una pastilla
Un equipo de investigadores norteamericanos de la Universidad Johns Hopkins ha descubierto que un agente activo de los hongos mágicos o psicodélicos, llamado psilocybin, es capaz de inducir experiencias místicas y espirituales idénticas a las descritas por personas que han tenido vivencias de este tipo a lo largo de los siglos. Este hongo mágico es estudiado por la ciencia desde hace cuarenta años, si bien era conocido por culturas milenarias que lo usaban en experiencias religiosas.

En el estudio de la Universidad Hpoklins se ha podido comprobar asimismo que los estados místicos provocados por este hongo producen en las personas cambios positivos en su comportamiento y actitudes que permanecen al menos durante varios meses, informa esta universidad en un comunicado.

El estudio, publicado en Psychopharmacology, pretende explicar los mecanismos cerebrales que funcionan en las experiencias religiosas profundas, y que pueden provocarse por diversas vías, como la meditación o el control de la respiración. Existe una rama de la neurología que se centra actualmente en el estudio neurológico de las experiencias religiosas, y que se ha dado en llamar neuroteología.

La neuroteología se refiere al estudio de la neurobiología de la religión y de la espiritualidad, ya que la experiencia mística, durante la cual el tiempo y la conciencia ordinaria se han disuelto, requiere la desconexión de ciertos circuitos cerebrales, según ha explicado el neurólogo James Austin en su libro más reciente. Ya hemos dedicado en esta revista un artículo a estas investigaciones.

Investigaciones abandonadas

En la década de los años 50 y de los 60 fueron llevadas a cabo diversas investigaciones con alucinógenos que sugirieron su valor terapéutico, su capacidad de potenciar la creatividad y de producir experiencias de tipo místico. Sin embargo, los excesos psicodélicos de los 60 provocaron que se dictaran leyes que prácticamente detuvieron estos trabajos de investigación.

Ahora, el científico Roland Griffiths, profesor de los departamentos de neurociencia y psiquiatría y de biología del comportamiento de la Universidad Johns Hopkins, intenta de nuevo comprender cómo funcionan las sustancias alucinógenas, utilizando técnicas farmacológicas y clínicas modernas.

Estos investigadores reconocen el riesgo que puede suponer el exceso en el consumo de psilocybin y de otras sustancias alucinógenas, si no se lleva a cabo con una supervisión apropiada. Incluso en esta investigación, en la que las condiciones estaban totalmente controladas para minimizar posibles efectos negativos, un tercio de los participantes sufrieron miedo y paranoia, por lo que es fácil predecir que un exceso en el consumo de esta sustancia, por más mínimo que sea, puede provocar comportamientos peligrosos.

Cambios positivos

Pero además de estas sensaciones estresantes, los investigadores descubrieron con sorpresa que, con una cuidadosa preparación, los voluntarios tuvieron experiencias místicas que originaron cambios positivos en ellos. La finalidad de la investigación era conocer a fondo cómo funcionan estos efectos en el cerebro y averiguar las posibles aplicaciones para ayudar a la gente.

Asimismo, Griffiths señala que el psilocybin podría ayudar a comprender cómo pensamos, descubrir nuestras emociones latentes e incluso los comportamientos subyacentes de la biología. El director del estudio afirma que todo esto se está llevando a cabo desde un riguroso punto de vista científico, con mediciones empíricas de las reacciones que se observan en las personas que consumen el hongo bajo estricto control médico.

En el estudio, más de un 60% de los participantes describieron los efectos del psilocybin como una experiencia mística. Un tercio de ellos aseguró que había sido la única experiencia espiritual significativa de sus vidas, y más de dos tercios la situó entre las cinco experiencias espirituales más relevantes. Los voluntarios compararon esta experiencia a la sensación vivida cuando el nacimiento de su primer hijo o a la muerte de sus padres.

Pruebas a posteriori

Dos meses después, el 79% de los participantes aseguraron que su bienestar o satisfacción vital se habían incrementado de moderada a enormemente, en comparación con aquellos participantes a los que se les había suministrado un placebo en lugar del hongo alucinógeno.

La mayoría afirmó que su humor, actitudes y comportamientos habían cambiado para mejor. Entrevistas realizadas a miembros de sus familias, amigos y compañeros de trabajo, confirmaron en general estas apreciaciones particulares.

Los tests psicológicos realizados no mostraron que los participantes hubiesen sufrido daño alguno, aunque algunos admitieron efectos como la ansiedad en las horas posteriores al consumo de psilocybin. Anteriormente, se había demostrado ya en pruebas con animales que esta sustancia no es adictiva ni tóxica, al contrario que el éxtasis, las anfetaminas o el alcohol.

Acerca del misticismo

El estudio fue realizado con 36 voluntarios sanos, con educación y la mayoría de mediana edad, que no tenían historiales de psicosis o desórdenes bipolares en sus familias. Todos eran personas con una espiritualidad activa, porque los investigadores pensaron que las personas de este tipo podrían explicar mejor sus experiencias en este campo.

Cada uno de ellos acudió a dos sesiones que se sucedieron en un intervalo de dos meses. En una de ellas consumieron psilocybin, en la otra un placebo. En el diseño del estudio, los investigadores minimizaron tanto los efectos adversos como las posibles influencias del placebo, impidiendo que los participantes supieran si tomaban una u otra sustancia.

Posteriormente, se hicieron nueve cuestionarios y una encuesta en la que se clasificaban los efectos de la droga, los estados alterados de conciencia que los participantes habían detectado, y las experiencias místicas.

Cuestiones inevitables

Los resultados pueden llevar a preguntarse si Dios puede estar en una pastilla, tal como explica el profesor Griffiths en una entrevista realizada por la Universidad Johns Hopkins.

Según Griffiths, la investigación no intenta ni validar ni invalidar la verdad de lo que la gente pueda considerar como realidades metafísicas. De hecho, el juicio sobre estos temas está más allá del campo científico, afirma.

La labor que deben realizar los investigadores es la de estudiar los cambios de humor, valores, autoconciencia y comportamiento de la gente tras estas experiencias místicas. Y, señala Griffiths, no debería confundirse la experiencia de algo con ese “algo” en sí mismo.

Los hongos de psilocybin producen alucinaciones algo más leves que el LSD. Dependiendo de la dosis, los efectos incluyen distorsiones de la vista y del oído, y también pueden producir sensaciones de entusiasmo, ansiedad, y paranoia. El agente activo que poseen, el psilocybin, produce en el cerebro humano un efecto similar al de la serotonina, aunque aún no se sabe en que partes del cerebro actúa ni de qué manera.


Viernes, 14 de Julio 2006
Artículo leído 63991 veces


Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Pontevedra el 15/07/2006 19:12
Sin pretender afirmar o negar la existencia de Dios, esta experiencia estudia la facilitación por parte del alucinógeno de la aparición de estados de conciencia similares a los que se pueden obtener por otros medios, por ejemplo con meditación prolongada e intento de comunicación con lo espiritual. Dado que toda experiencia humana se media a través de su sistema nervioso, esperfectamente entendible que actuando sobre el mismo se puedan obtener resultados que se suelen atribuir a realidades trascendentes al sistema nervioso. Pero lo que me parece más interesante es "el posterior cambio de vida positivo" de los participantes, como resultado de esta experiencia. Creo que esto se debe al tipo de personas escogidas: Espiriutuales, a los que se facilitó, esta vez por un hongo y no por largos dias de retiro, una fuerte vivencia similar a la de lops estados místicos. Estas persona hicieron EN ESE ESTADO una fuerte vivencia religiosa pues ya estaban predispuestas a ello. Ciertamente su mejora vital se debe al tipo de experiencia y no al hongo. Distintos resultados se obtendrían con psicópatas sádicos donde una experiencia de este tipo podría desarrollar mayores capacidades perversas.

2.Publicado por Gonzalez el 17/07/2006 04:49
En la publicación de Tendencias Científicas de fecha 06 Abril 2003 en el artículo: “Una nueva investigación descubre la base neurológica de la espiritualidad. Dos científicos de la Universidad de Pennsylvania afirman haber encontrado en el cerebro el circuito de la religiosidad”, su autor, Eduardo Martínez, manifestó que…. “Andrew Newberg y Eugene D'Aquilli descubrieron que el estado de meditación o de relajación mental desactiva zonas del cerebro que regulan la personalidad, permitiendo que los voluntarios pierdan durante un tiempo la capacidad de distinguirse de los demás y se sientan identificados con una totalidad trascendente. Este descubrimiento coincide con los relatos de las experiencias místicas o de trance y para los investigadores constituye la evidencia de que el cerebro tiene la capacidad de conectar con una realidad oculta más allá del universo físico”

Ahora bien, en este artículo Yaiza Martínez nos informa que…. “el científico Roland Griffits Roland, profesor de los departamentos de neurociencia y psiquiatría y de biología del comportamiento de la Universidad Johns Hopkins, intenta de nuevo comprender cómo funcionan las sustancias alucinógenas, utilizando técnicas farmacológicas y clínicas modernas”, y más adelante explica que… “según Griffiths, la investigación no intenta ni validar ni invalidar la verdad de lo que la gente pueda considerar como realidades metafísicas. De hecho, el juicio sobre estos temas está más allá del campo científico…. la labor que deben realizar los investigadores es la de estudiar los cambios de humor, valores, autoconciencia y comportamiento de la gente tras estas experiencias místicas”. También señala Griffits que, “….no debería confundirse la experiencia de algo con ese “algo” en sí mismo”

Hago estas consideraciones previas, por una razón: desde mi punto vista y de acuerdo a los comentarios que Tendencias Científicas me ha publicado sobre los artículos : “El primer viaje en el tiempo tendrá lugar este siglo”, “Es posible crear orden a partir del desorden”, así como comentarios a los más que bien logrados artículos de Mario Toboso: “La Teoría Cuántica cuestiona la naturaleza de la realidad”, “La Teoría Cuántica, una aproximación al Universo probable”, “La luz puede viajar hacia atrás y superar su propia velocidad”, y “El Universo sería una suma de historias posibles”, es posible entrever un filosófico y común denominador para todos ellos: la UNITARIAMENTE inversa y vital-consciente dinámica electromagnética entre la singularidad del(los) individuo(s) representada por el número 5 y/o la pluralidad de la colectividad de esos mismos individuo(s), caracterizada por el número 2 *, dinámica bio-electromagnética la cual, con eficiencia y suficiencia, provee de energía a la TOTALIDAD UNIVERSAL y en consecuencia al HOMBRE, pero entendido éste como el más inmediato y bello ejemplo de la realización viva y consciente, de tal inversa y UNITARIA dinámica.

Pienso que es aquí muy importante poner especial énfasis en siguiente segmento de la trascripción del articulo de Eduardo Martínez y que dice: “….“Andrew Newberg y Eugene D'Aquilli descubrieron que el estado de meditación o de relajación mental desactiva zonas del cerebro que regulan la personalidad, permitiendo que los voluntarios pierdan durante un tiempo la capacidad de distinguirse de los demás y se sientan identificados con una totalidad trascendente”.

Me pregunto: dentro de mis postulados de una trascendente UNIDAD TOTAL viva y consciente, a darse entre las singulares individualidades del par: fermión-antifermión y la plural colectividad del bosón, ¿no ceden acaso el fermión y el antifermión la discontinua energía másica de sus singulares y asimétricas “personalidades” individuales, “decayendo” y transformándose con ello en un interiormente indistinguible,simétrico y continuo bosón? ¿No es este precisamente el mismo principio de la energía atómica de fusión que mantiene vivas por miles de millones años a las estrellas, entre ellas nuestro Sol? Pero no debemos olvidar que el proceso UNITARIAMENTE inverso también existe: la continua y simétrica energía ondulatoria propia de la plural colectividad de los bosones, que consiente en liberar a la energía que los tiene fusionados, unidos, “decayendo”, fisionándose, y con esto transformándose de nuevo en un par: fermión-antifermión……continuando así el proceso, por los siglos de los siglos…

Lo magistral de este esquema es que esto también puede suceder instantáneamente, a la velocidad 0.99999999… (infinitos nueves) de C= 1 y con un consumo de energía mínimo, pero no por eso menos eficiente y TOTAL: el REAL vivo y consciente campo bio-electromagnético TOTALIZADO en su propia UNIDAD, constituido por la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3º Kelvin. A los lectores que se cuestionen sobre el tema, los invito a visitar mi página www.hombreycosmos.org , así como también la viabilidad físico-aritmética de esta propuesta, en el aporte relativo al tema que ha tenido a bien publicarme el CTR, en la página:
http://www.upcomillas.es/webcorporativo/Centros/catedras/ctr/Documentos/CORNELIOGONZALEZwebCCTR.pdf
………………………………………………………………………
* 1/2= 0.5 para la discontinua individualidad del fermión (en este caso el electrón del campo bio-electromagnético) y el “otro” 1/2= 0.5 para la “otra” discontinua individualidad del anti-fermión (en este ejemplo, el reflejo especular del bio-electrón: el bio- positrón); y a la inversa: 2/1= 2, para la continua colectividad del bosón. Por lo tanto la UNIDAD viva y consciente entre el bosón el par: fermión-antifermión es: (externa discontinuidad entre las individualidades fermión-antifermión: 1/2=0.5) × (interna continuidad del bosón: 2/1= 2)= 1.


3.Publicado por Gonzalez el 17/07/2006 16:00

Les pido disculpas por un involuntario error. En el penúltimo parágrafo coloqué:


http://www.upcomillas.es/webcorporativo/Centros/catedras/ctr/Documentos/CartaCATEDRAmadrigalRESP.pdf


Esta dirección electrónica debe ser cambiada por:

http://www.upcomillas.es/webcorporativo/Centros/catedras/ctr/Documentos/CORNELIOGONZALEZwebCCTR.pdf


Gracias,

CORNELIO GONZALEZ

4.Publicado por Nicelotus el 24/07/2006 05:57
Las consideraciones que hace González están fuera de lugar pues van MÁS ALLÁ del carácter descriptivo y fenoménico de la investigación comentada. Esta ha dejado expresamente de lado toda pretensión metafísica y se limita a constatar la presencia de determinados efectos psíquicos como resultado de determinadas estimulaciones neurológicas. En ningún momento pretende Griffiths afirmar la existencia o inexistencia de Algo o Alguien "en sí mismo", más allá del fenómeno mental. González hace exactamente lo contrario.

5.Publicado por Gonzalez el 27/07/2006 17:31
Comenta Nicelotus en el Foro publicado el 03/07/2006 en Tendencias 21: “Chomsky: La ciencia, la religión, la política” y que el lector puede encontrar en: http://www.tendencias21.net/index.php?action=forum&subaction=message&id_chambre=184&id_sujet=20515&PHPSESSID=a5fb4e71163cef9784bdc7377f2b398f :

“…..El pensamiento de Chomsky da pie a removedoras y extensas aplicaciones al ejercicio del poder de la ciencia, la política y la religión, a través del conocimiento, en la sociedad actual….”, pensamiento el cual, Nicelotus sintetiza muy bien en el último parágrafo de su comentario: “…La afirmación de Chomsky de que la inteligencia no es hecho adaptativo sino una novedad inexplicable e inesperada en el cosmos, que es un logro archivado en una estructura neuronal, transmisible genéticamente, posibilitadora de un lenguaje universal, expresable en algoritmos matemáticos, condicionada por un proceso evolutivo, pero no determinada por él, etc. son todas expresiones equivalentes de una afirmación fundamental: no podemos demostrar la causalidad de este evento maravilloso, ni podemos ufanarnos de dar explicaciones científicas de él, pues está más allá de nuestra previsibilidad. Trasciende la limitación esencial del universo entero”. Hasta aquí la cita de Nicelotus.

Desde mi punto de vista, esta forma de pensar de Nicelotus es la misma de un sobresaliente general que se niega a pelear la mejor batalla de su vida, dándola de antemano por perdida, cuando ni siquiera él sabe hasta donde podrían sus soldados y él mismo llegar, al verse exigidos al máximo por su más temible enemigo: el de un poder igual o inclusive superior al suyo. Propongo este parangón, en donde el sobresaliente general y sus mejores soldados es nuestro cerebro con su infinita posibilidad de combinaciones cognitivas, como infinitas son las combinaciones que la Naturaleza utiliza en sus obras, incluyéndose en ellas el mismísimo HOMBRE. Me pregunto: ¿habrá utilizado el mayor genio que haya podido haber producido la Humanidad, tan siquiera un porcentaje equivalente al 5% de las prácticamente infinitas posibilidades de combinaciones cognitivas que nos pueden brindar los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro, concertándose dendríticamente entre sí mediante sinapsis ?

No podemos de ninguna manera, negarnos de antemano la posibilidad de entendernos a nosotros mismos en los términos de un muy factible UNITARIO epifenómeno basado en los mismos electrones, protones y fuerzas con los cuales nuestra madre, la Naturaleza, nos ha “fabricado”. Y la información sobre ello no está MAS ALLÁ de nosotros, todo lo contrario está MUY AQUÍ y en el mejor laboratorio investigativo que podamos pedir: ¡nosotros mismos! Tampoco podemos renunciar anticipadamente a dar una batalla para la cual estamos más que bien armados para darla. No hacerlo significa cobardía y en el menor de los casos, una repulsiva y no muy aconsejable pereza de exigirnos al máximo de lo que somos capaces de dar. No conozco a fondo el pensamiento de Griffiths, pero si está animado con el mismo criterio de Nicelotus, no lo comparto.

6.Publicado por Galicia.... ¡¡Hey Carballeira!! el 14/06/2009 01:54
Pues yo opino que no hace falta pensar que el pensamiento se produce sólo por el numero de neuronas
y sinapsis que hagan estas entre ellas. Recientemente me han comentado que es muy posible
que las neuronas, sean capaces, mediante las ondas ganma, alfa...etc, que producen;
entrar en campos energéticos de información y memoria, de tal modo que aunque tu tengas
menos numero de neuronas que otra persona; puedas igualmente acceder a la misma o incluso
mayor cantidad de información que otra persona.


Otros artículos de esta misma sección
< >