Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La forma en que se ríe una persona indica si sufre depresión

Un estudio en el que ha participado la UCM analiza las risas para diagnosticar este trastorno, y alcanza un 82,1% de exactitud


Analizando los episodios de risa de 50 personas, un equipo de científicos que cuenta con la participación de la Universidad Complutense de Madrid ha diagnosticado cuadros de depresión con una precisión del 82,1%. El estudio refleja diferencias entre las carcajadas masculinas y femeninas, y abre la puerta a que, en un futuro, el análisis de la risa pueda convertirse en una técnica complementaria para diagnosticar esta enfermedad mental.





Imagen: 422694. Fuente: Pixabay.
Imagen: 422694. Fuente: Pixabay.
La  forma  en  que  se  ríe  una  persona  puede  indicar  que  sufre  depresión.  Así  lo  ha demostrado un estudio en el que participan la Universidad Complutense de Madrid (UCM),  el  Instituto  de  Investigación  Sanitaria  de  Aragón  y  el  Instituto  Aragonés  de Ciencias de la Salud.

“La risa es una huella propia de cada persona, pero con la peculiaridad de que, a diferencia  de  la  dactilar,  es  una  huella  cambiante,  dinámica,  al  expresar  en  un momento dado su estado psicológico y salud mental”, explica Rafael Lahoz-Beltra, investigador del departamento de Matemática Aplicada (Biomatemática) de la UCM y uno de los autores del trabajo.

Para medir un concepto tan escurridizo, los científicos han analizado las espiraciones en las que la persona dice “ja”, lo que se conoce como plosivo y que se repite cada 210  milisegundos –tal  y  como  reveló  un  trabajo  anterior–.  En  total,  analizaron  934 risas procedentes de 30 pacientes con depresión y 20 sanos, recogidas en un estudio previo.

El trabajo, publicado en la revista Entropy, revela una precisión del 82,1% a la hora de  clasificar  a  unos  y  otros  participantes  en  función  de  si  tenían  o  no  depresión analizando la huella de sus risas.

De los cinco primeros plosivos de cada episodio de risa, los investigadores extrajeron los valores de diez variables, como la duración, frecuencia o resonancias acústicas.

“Analizando la entropía –el orden de una señal acústica– en cada plosivo, creemos haber encontrado una regla que distingue a un sujeto sano de otro con depresión”, afirma Lahoz-Beltra.

El diagnóstico en el caso de los hombres era más preciso que en el de las mujeres, lo que podría deberse, según los autores, a que la depresión se manifiesta de forma diferente en ambos sexos, y que el sentido del humor no tiene el mismo papel social en ambos grupos de personas.

La clave, la quinta carcajada

Según  el  estudio,  un  individuo  sano  es  aquel cuya  entropía  del  primer  episodio  de risa se relaciona con la de la quinta carcajada: o los dos valores son altos o los dos son  bajos. 

Sin  embargo,  “hemos  encontrado  que  los  sujetos  con  depresión  no parecían seguir esta regla”, destaca el científico. La clave parece estar en el quinto episodio de risa, con un valor más bajo en las personas que padecen depresión.

Para llegar a estos resultados, los científicos han usado la técnica de árbol, en la
que los nodos representan un posible resultado. Diseñada por los servicios informáticos de la UCM, la herramienta permite elegir o descartar una rama, hasta llegar a la que mayores probabilidades tenga en el diagnóstico de la enfermedad.

Los autores proponen que el análisis de la risa sea una técnica complementaria para detectar  este  tipo  de  dolencias.  “Haciendo  un  paralelismo  con  los  ordenadores, mientras que las técnicas de neuroimagen aportan un diagnóstico por el análisis de estructuras    anatómicas,    algo    así    como    el hardware,    nuestros    análisis complementarían   dicho   diagnóstico,   reflejando aspectos   relacionados   con   la actividad mental o software”, compara Lahoz-Beltra.

Los científicos de la UCM están trabajando para aplicar en la risa una de las técnicas más  populares  de  la  inteligencia  artificial:  las  redes  neuronales artificiales.  Si consiguen clasificar con éxito a los pacientes, sería un primer paso
en el diseño de un sistema para el análisis automático de la risa.

Referencia  bibliográfica:
Jorge  Navarro,  Raquel  del  Moral,  Pedro  Cuesta, -Álvaro, Rafael  Lahoz-Beltra  y  Pedro  C.  Marijuán. The Entropy of Laughter: Discriminative Power of Laughter’s Entropy in the Diagnosis of Depression. Entropy  (2016). DOI: 10.3390/e18010036.
 


Lunes, 18 de Abril 2016
UCM
Artículo leído 34122 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por CachiBrasil el 25/04/2016 04:30
Creo que no hace falta un "equipo de científicos" para comprender la concomitancia entre los estados de ánimo y las expresiones corporales... ni que tampoco sea preciso llegar al detalle del número y tono de la quinta carcajada.Siempre hay concomitancia entre el psiquismo y el cuerpo, ya que constituimos una unidad psicofísica. Una peresona deprimida está abatida y desesperanzada, sin una imagen positiva de su futuro. Y claro que eso lo expresará en sus actitudes corporales, sea risa, sea llanto, tonos de voz, o gestos en general.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >