Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La genética condiciona la respuesta humana al apoyo social

Una variante en un gen específico influye en el proceso de la oxitocina y determina el grado de sensibilidad a la ayuda, revela un estudio


La hormona oxitocina, que funciona además como neurotransmisor, juega un papel clave como reductor del estrés. El mismo efecto genera el apoyo social, aunque no en todo el mundo: a unas personas las ayuda y a otras las deja indiferentes. Para tratar de comprender porqué, científicos alemanes han estudiado la interacción entre el apoyo social y el proceso de la oxitocina en humanos. Así, han descubierto que una variante genética puede hacer que, para algunos individuos, las personas queridas no resulten un bálsamo. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Oxitocina. Fuente: Wikimedia Commons.
Oxitocina. Fuente: Wikimedia Commons.
El apoyo social que proporcionan familiares y amigos es uno de los factores más poderosos de protección contra enfermedades relacionadas con el estrés, como los ataques al corazón o la depresión.

En el año 2003, un profesor de psicología biológica de la Universidad de Friburgo, en Alemania, llamado Markus Heinrichs, demostró por vez primera que, en los humanos, la hormona oxitocina juega un papel clave tanto en el control del estrés como en el efecto reductor del estrés, que propicia el apoyo social.

Según publica la Universidad de Friburgo en un comunicado, en estudios posteriores, Heinrichs demostró asimismo que la oxitocina administrada mediante un spray nasal puede incrementar la confianza y la empatía hacia otras personas y que, por tanto, esta hormona tendría potencial terapéutico para una serie de trastornos mentales.

Reacciones distintas

Sin embargo, se sabe que no todas las personas reaccionan del mismo modo frente al apoyo social o que éste no tiene el mismo efecto en todos los individuos.

Heinrichs y sus colaboradores se preguntaron el porqué de esta diferencia, y si el sistema de procesamiento de la oxitocina en el organismo jugaría algún papel en ella.

En un artículo aparecido en la revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS) se explica que, para tratar de responder a estas cuestiones, Heinrichs y otros psicólogos y neurocientíficos de la Universidad de Friburgo (Frances S. Chen, Robert Kumsta y Bernadette von Dawans, en colaboración con los investigadores Richard P. Ebstein y Mikhail Monakhov, de la National University of Singapore de Estados Unidos, examinaron la modulación genética de la efectividad del apoyo social, en función de ciertas variantes de un gen específico: el gen receptor de oxitocina o OXTR.

Este gen , que codifica la proteína receptora de la oxitocina, estaría localizado en humanos en el cromosoma tres y, según han sugerido los resultados de otros estudios, estaría fuertemente involucrado en las diferencias de conducta social.

En concreto, los científicos analizaron si un polimorfismo de nucleótido simple (SNP) común (rs53576) en el gen receptor de oxitocina o OXTR podría influir en los efectos protectores contra el estrés, favorecidos por el apoyo social.

Markus Heinrichs. Fuente: Universidad de Friburgo.
Markus Heinrichs. Fuente: Universidad de Friburgo.
Los SNPs son variaciones en la secuencia de ADN que afectan a una sola base de una secuencia del genoma o totalidad de información genética de cualquier organismo.

El efecto depende de variaciones genéticas

Para la realización del estudio, los investigadores tomaron muestras de cortisol salival y registraron las evaluaciones subjetivas de estrés de 194 participantes, todos hombres sanos. El cortisol fue recogido porque es una hormona que libera la glándula suprarrenal como respuesta al estrés.

Las muestras y las evaluaciones subjetivas se recogieron antes, durante y después de someter a los voluntarios a un procedimiento estandarizado de generación de estrés psicosocial en laboratorio.

Los científicos determinaron, de manera aleatoria, qué participantes se prepararían para la prueba estresante en soledad y cuáles lo harían acompañados de sus parejas o de alguna amiga cercana.

De esta forma, se constató lo siguiente: hubo diversas respuestas al estrés entre los distintos grupos genotípicos, en función de la ausencia o presencia de apoyo social.

Frances S. Chen explica que “la presencia de una persona cercana durante la preparación para la prueba redujo el estrés de la mayoría de los participantes. Sin embargo, el grupo de personas portadoras de una variante particular en el gen receptor de oxitocina no obtuvo ningún beneficio de este apoyo”.

Estos resultados indicarían que variaciones genéticas en el sistema de la oxitocina del organismo humano modularían la efectividad de la interacción social positiva como protectora contra las experiencias estresantes.

Aplicaciones terapéuticas

Según Heinrichs, estos resultados tendrían importantes consecuencias para la investigación actual en nuevos métodos terapéuticos. “La “terapia psicobiológica” quue estamos desarrollando actualmente implica una combinación nueva de la oxitocina y la psicoterapia para el tratamiento de trastornos metales que implican déficits sociales. Por tanto, para nosotros resulta de gran relevancia comprender hasta qué punto el organismo puede ser sensible o no a esta metodología”, explica el investigador.

En términos generales, la oxitocina (hormona que está relacionada con los patrones sexuales y con la conducta maternal y paternal que actúa también como neurotransmisor en el cerebro) ha jugado un papel esencial en la regulación del comportamiento social y de los afectos en la evolución de los mamíferos.

Sobre sus funciones, investigaciones recientes han demostrado, por ejemplo, que la oxitocina aumenta la empatía, ayuda a valorar las señales sociales o influye en la confianza hacia otros. Asimismo, otros estudios han revelado que esta hormona puede aumentar la sensibilidad masculina o ayudar a resolver los problemas de pareja.

Miércoles, 30 de Noviembre 2011
Artículo leído 7310 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Cachi Quaglia. el 06/12/2011 05:22
Esta nota se caracteriza por el uso de un lenguaje técnico supercomplicado que no explica mucho....
Varias notas de este tipo ya han sido publicadas por aqui, y esto que llaman "psicobiología" es una visión del psiquismo como un reflejo mecánico de la base fisiológica o neuronal. Esta es una psicología ingenua, que remite toda la actividad psíquica a causas físicas, ya sea neurológicas o genéticas. Sin comprender que el ser humano es una estructura psicofísica y que entre lo físico y lo psíquico no hay una relación de "causa y efecto" lineal, sino concomitancias dentro de una estructura.
Para los interesados en el tema, recomiendo la lectura del libro "Apuntes de Psicología", autoría de Silo, en el site que menciono.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte