Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La implementación tecnológica supone un beneficio ecológico inmediato

El proyecto Eco Flight demuestra que medidas especiales de mantenimiento, preparación, despegue, vuelo y aterrizaje reducen significativamente el consumo de combustible


Los proyectos Eco Flight, desarrollado por Asiana Airlines, y Vinga, desarrollado (entre otros) por Airbus, muestran que una buena gestión y una implementación de las posibilidades tecnológicas existentes generan un beneficio ecológico inmediato. De hecho, Eco Flight puede llegar a reducir el impacto medioambiental en 800 toneladas anuales en una línea aérea, mientras que Vinga en 1 tonelada en cada vuelo. Estas iniciativas desplazan, de momento, a los biocombustibles como una de las mejores opciones. Por Juan R. Coca.



Aeronave de Asiana Airlines
Aeronave de Asiana Airlines
Según publica enviro aero, Asiana Airlines ha realizado un vuelo de prueba con el fin de implementar la sostenibidad inmediata de los vuelos de su compañía. El experimento fue llevado a cabo en el vuelo OZ105, en el que se buscó reducir el gasto energético en todo el complejo proceso que implica el transporte de una aeronave entre una ciudad y otra. Es decir, en esta ocasión se buscó minimizar el consumo en el proceso de mantenimiento, en la preparación, en el despegue, en el vuelo de crucero y en el aterrizaje.

El experimento ha sido un éxito y se ha logrado una reducción de 500 Kg de Carbono. Esto demuestra que el procedimiento inmediato para el incremento y la implementación de la sostenibilidad en la aviación pasa por una buena gestión y una mejora tecnológica de todo el proceso.

En línea con esto, es posible afirmar que otras posibilidades tecnológicas que se están barajando, tales como el uso de biocombustibles, parecen quedar un poco más lejos ya que sus posibilidades reales, que son muchas, se alejan en el tiempo. Es decir, sus resultados distan de ser inmediatos y las empresas del sector no pueden esperar para buscar soluciones efectivas.

Eco Flight

La idea básica del “Eco Flight” es muy sencilla. Básicamente, y explicándolo de un modo coloquial y rápido, consiste en ser ordenados y limpios. Para llegar a buen puerto, en el proyecto de Eco Flight se determinaron los factores que generaran mayor gasto energético, y se buscó reducirlos todo lo posible. Por ello, lo primero y básico consistió en realizar una limpieza del motor de la aeronave antes del vuelo.

Posteriormente, se hicieron los cálculos precisos para optimizar al máximo la carga de combustible del aparato. A su vez, se buscó que la distribución del peso en el interior de la aeronave fuese equilibrada, evitándose así un mayor gasto energético. Por último, se mejoraron los procedimientos de vuelo con el fin de reducir el consumo de carbono. Todo ello trajo consigo una disminución de 500 Kg de carbono en el proceso, y una previsión de una reducción anual de unas 800 toneladas, si el proceso se generalizase en la ruta de dicho vuelo.

Por otra parte, este tipo de vuelo podría generar una mayor cantidad de beneficios ecológicos si se le sumasen otras iniciativas, o parte de éstas, que están siendo probadas y desarrolladas actualmente, como Vinga. Ello es debido a que la mayor innovación que aporta el Eco Flight, como bien expone The Korea Times, la limpieza, se ha convertido en un factor fundamental en el éxito de esta iniciativa, algo a lo que hasta ahora no se le había dado demasiada importancia.

Vinga es otra posibilidad

En Tendencias21 ya hemos informado de las características del proyecto Vinga y de sus posibilidades ecológicas. Recordaremos brevemente algunas de las características de este proyecto y de su paralelismo con el experimento oriental. Vinga está diseñado para que termine en el plazo de un año y a partir de entonces pueda ponerse en funcionamiento de manera generalizada. De hecho, se busca demostrar que la tecnología existente y una buena gestión pueden traer consigo efectos positivos importantes sobre el medio ambiente.

Como hemos dicho, las ideas de Vinga y del Eco Flight se asemejan mucho ya que ambos tienen como fundamento la mejora de todas las fases del vuelo. No obstante, Vinga parece, por la información que manejamos, que es más complejo y entra más en los detalles de mejora técnica de todo el proceso, consiguiendo además unos mejores resultados. De hecho, Airbus estima que se podría reducir una tonelada en la cada visita al aeropuerto lo que supone un dato significativo.

En Vinga se están probando un gran número de métodos para reducir el impacto ambiental. Por ejemplo, se está optimizando el rodaje por la pista, intentando reducir el tiempo de maniobra y empleando sólo un motor. Se están buscando ascensos más rápidos hasta llegar a la altitud de crucero. Se están investigando aproximaciones y aterrizajes basados en procesos de deslizamientos en el aire, etcétera.

Ingeniería desarrollada por Algaenergy. Fuente: Algaenergy
Ingeniería desarrollada por Algaenergy. Fuente: Algaenergy
Los biocombustibles: solución a medio plazo

El Director del área de Medio Ambiente de la IATA, D. Paul Steele, ha afirmado recientemente que la industria quiere volar con combustibles provenientes de los biocarburantes. No obstante, continuó, no es realista para todo el sector hacer un cambio tan drástico a causa de los altos precios que tienen estas alternativas energéticas, y debido, también, a la falta de suministro que existe actualmente.

Por esta razón, la planta de biocombustibles microalgales que acaban de poner en funcionamiento AENA, Iberia y la empresa Algaenergy parece que va a tener que esperar un tiempo antes de que su producción pueda estar generalizada en todos los aviones de transporte de pasajeros o de mercancías.

No obstante, D. José Manuel Hesse, Director de Medio Ambiente de AENA Aeropuertos, es optimista y considera que en un plazo de unos cinco años ya habrá aeronaves comerciales que estarán volando con mezclas de biocombustibles de base microalgal dado los enormes beneficios que éstas aportan al sector. En este sentido, Hesse afirmó que la única manera de “descarbonizar” el sector del transporte aéreo viene de la mano de esta opción energética.

Aún así, a día de hoy los datos nos muestran que no es posible que las aeronaves incorporen, ya, este tipo de mezclas para que las empresas puedan mantener su competitividad. Por esta razón, la opción más viable a corto plazo es –como hemos visto– la mejora de las posibilidades tecnológicas que existen y que ya están siendo utilizadas. Ello no obliga a hacer ninguna modificación en los aparatos y, además, genera un beneficio inmediato.



Martes, 14 de Junio 2011
Juan R. Coca
Artículo leído 4611 veces





Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >