La industria del software para empresas sufre una incipiente sacudida

Los compradores serán los perdedores a largo plazo


Los precios del software para empresas se irán a las nubes, pero existen alternativas innovadoras para los CIOs ahorrativos… Mitch Rosenbleeth, Corrie DeCamp y Stepehn Chen, consultores de la firma estadounidense Booz Allen, analizan posibles caminos para sortear la crisis. Por Sergio Manaut.



“En un par de años la industria del software para empresas puede resultar irreconocible”, afirman los expertos Mitch Rosenbleeth, Corrie DeCamp y Stepehn Chen, de la consultora Booz Allen en un artículo que publica la revista Strategy+Business.

El primer factor es la consolidación. Hace 5 años, 11 compañías controlaban el 90% del mercado de las bases de datos; hoy son sólo seis. En aplicaciones para empresas, la tendencia es aún más pronunciada: el 70% del mercado está hoy controlado por sólo 35 compañías, comparadas con las más de 120 que había en el 2000.

Los acuerdos de alto impacto, tales como la reciente adquisición de Siebel y PeopleSoft por Oracle, han dejado solamente dos proveedores para elegir, Oracle y SAP, para integraciones de primer nivel.

Perdedores

Si se analizan solamente los aspectos económicos, los compradores de software serán los perdedores a corto plazo. Con menor cantidad de empresas luchando por vender, los tradicionales descuentos del 80% para compras de gran volumen, serán cosa del pasado. Lo más probable será un 50%.

Inicialmente, los precios más altos dañarán a las empresas compradoras que dependen del software para coordinar sus actividades. Pero en el largo plazo, la presión de los precios podría cambiar la dinámica de la relación comprador – proveedor e iniciar un profundo viraje en la manera en que se entrega el software y los tipos de programas que implementan las empresas.

A medida que los precios aumenten, muchos CIOs, en particular los de empresas medianas, no podrán solventar los poderosos golpes causados por la compra de licencias para grandes programas, tales como un ERP o un CRM. Tratarán por lo tanto de variar sus costes de manera que los presupuestos de TI crezcan o disminuyan de acuerdo con sus necesidades.

Consecuencias

Esto incrementará la popularidad de los precios de suscripción, en los que las empresas pagan anualmente por licencias de software y re-evalúan cada año cuáles serán sus necesidades. Alrededor del 25% del software ya se vende por suscripción, y es probable que esta cifra crezca hasta más del 50% en los próximos cuatro años.

Este enfoque también acelerará la aceptación del “software como servicio”, que permite a los usuarios acceder a programas mediante la web y pagar solamente por la cantidad de tiempo que utilicen el software. Los precios más altos también podrían empujar hacia el outsourcing, especialmente a las empresas pequeñas.

La necesidad de soluciones más simples y mayor adaptabilidad llevarán a otro notable cambio en la industria: la transformación del CIO, que pasará de ser un gestor de datos a un proveedor de información esencial para el negocio.

Las preocupaciones por el precio provocarán una mayor cooperación entre los compradores de software. Ya han existido en el pasado consorcios de CIOs pero a menudo fracasaron; si una empresa podía conseguir un buen trato con un proveedor de software, no había una gran justificación en ayudar a un competidor a obtener condiciones similares. Pero la perspectiva de precios altos cambia la ecuación: ahora los compradores de software para empresas se agruparán para demandar mejores acuerdos para su industria.

En resumen, los compradores de software pagarán en principio el precio de la consolidación. Pero en resultado final, la consolidación será más costosa para los proveedores. Por una ganancia de corto plazo, estos pueden terminar teniendo que ajustarse a un nuevo panorama que enfatizará la flexibilidad del cliente, propondrá mecanismos de entrega más eficaces, abrirá estándares y ganará en simplicidad.

Los compradores de software que entiendan este fenómeno y aprovechen la oportunidad de cambiar la dinámica de la industria serán los verdaderos ganadores.



Jueves, 27 de Abril 2006
Sergio Manaut
Artículo leído 6857 veces





Nota

Comente este artículo