Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La información genética defectuosa puede ser corregida

Una planta supera defectos heredados y regenera sus especímenes según el modelo de los ancestros


La información genética que rige la organización de la vida no es totalmente inmutable, como estableció Mendel, sino que puede recuperar y reproducir el patrimonio genético de los ancestros mediante una mutación inesperada. Lo han comprobado científicos norteamericanos con una planta que, aparentemente, ha guardado en su memoria genética una especie de “copia de seguridad” que se activa en caso de que los seres vivos padezcan secuelas genéticas defectuosas heredadas de sus padres, sustiuyéndolas por las sanas de sus abuelos. Los descubridores de esta proeza genética sugieren que todos los seres vivos, y no sólo la Arabidopsis, podrían tener este mecanismo de reserva de información: otras plantas, los animales e incluso los humanos. Por Eduardo Martínez.





Arabidopsis
Arabidopsis
Las leyes del científico austriaco Gregor Mendel, descubridor de la genética hace un siglo, señalan que los seres vivos nacen con una mezcla de información grabada en sus genes y que proviene de su padre y de su madre. Asimismo, esta información queda para siempre grabada en los individuos de cada especie sin que pueda ser modificada.

Sin embargo, la Arabidopsis, un género de planta de la mostaza con flores moradas o amarillas, es capaz literalmente de rescribir una parte del código genético heredado de sus padres para regresar al estado de sus abuelos, publica la revista Nature.

Según un estudio del que también se ha hecho eco la revista NewScientist, esta planta puede tener guardada en su memoria genética una especie de “copia de seguridad”, que se activaría en caso de que los seres vivos tuvieran secuencias genéticas defectuosas heredadas de sus padres, de tal forma que pudieran sustituirlas por las sanas de sus abuelos.

Los descubridores de esta proeza genética sugieren que todos los seres vivos, y no sólo la Arabidopsis, podrían tener este mecanismo de reserva de información: otras plantas, los animales e incluso los humanos.

Azar imposible

El equipo que ha realizado la investigación ha estado dirigido por Robert Pruitt www.btny.purdue.edu/Faculty/Pruitt/, de la Purdue University www.purdue.edu/, en West Lafayette, Indiana, Estados Unidos. Pruitt reconoce que aún faltan varios años de estudios para confirmar o desmentir lo que aparentemente es un descubrimiento que revolucionaría las leyes de Mendel.

Estos estudios se centran en un gen particular denominado Hothead, cuya versión defectuosa hace que surjan pétalos y hojas fusionadas. Durante la primera generación, estas plantas tuvieron un gen defectuoso de cada dos. Sus descendientes, tal como se preveía siguiendo las leyes de Mendel, en un caso de cada cuatro debían tener los dos genes defectuosos.

Sin embargo, comprobaron con sorpresa que cuando mezclaban únicamente los especímenes dotados de estos dos genes defectuosos, se producía la violación de las leyes de Mendel: mientras que todos sus descendientes debían tener estos dos genes defectuosos, hasta el 10% de los especímenes dañados habían vuelto al estado genético original de sus abuelos.

La mutación se presentó de manera homozygota, es decir, por cada versión posible de la planta Arabidopsis, todos los descendientes deberían presentar el mismo fenotipo mutante que sus padres. El hecho de que haya sido el 10% de las plantas las que hayan mostrado fenotipos salvajes, con flores normales, es demasiado elevado para considerarlo fruto de la casualidad.

Análisis genéticos posteriores confirmaron que este fenotipo salvaje estaba asociado a un genotipo heterocigoto del gen Hothead, lo que implica una mutación inversa de uno de los descendientes, tal como ha señalado The Scientist.

Cytogenetics
Cytogenetics
Mutaciones inexplicables

La cuestión que se desprende de este descubrimiento es si, en el fondo de nuestro bagaje genético, dispondremos de una especie de manual que contiene las claves que permiten reconstruir nuestro código genético, recuperando así el patrominio de nuestros abuelos, tal como sugiere ABC News. Si esto es así, las posibilidades de superar numerosas enfermedades asociadas a las formas de vida modernas, aumentan considerablemente.

Pero la respuesta a este enigma sigue en el aire porque este descubrimiento se ha convertido en uno de los que suscitan más cuestiones que las que reponde. Si el azar realmente no se ha producido y el resultado obtenido es fruto de problemas de contaminación, no se explica el elevado número de inversiones genéticas.

Es posible ciertamente que los mecanismos clásicos de reparación de errores de replicación del ADN hayan corregido la mutación heredada de los padres, pero en este caso la corrección necesita un modelo que no podía proceder de los mutantes dañados.

La hipótesis elaborada por Pruitt y su equipo señala que, posiblemente, un tipo de ARN estable haya podido ser transmitido a muchas generaciones, paralelamente al genoma ADN, y servir de modelo a la inversión genética observada.

Leyes genéticas cuestionadas

Para los autores de esta investigaciòn, la molécula de ARN, copia inversa de la molécula de ADN y presente en las células, podría ser el mejor candidato para la conservación en archivos del patrimonio genético ancestral, que puede ser recuperado en cualquier momento para alumbrar especímenos no alterados como lo fueron sus padres.

Es sólo una hipótesis que, de confirmarse, abre numerosas posibilidades a la investigación médica. Implicaría que las plantas heredan la información genética necesaria para, de alguna forma, reparar errores genéticos recurriendo en caso de problemas al modelo más antiguo, el de los abuelos.

Este mecanismo se llama de regresión y ocurre cuando una mutación genética anula a otra. El fenómeno ha sido observado con anterioridad, pero nunca en un porcentaje tan elevado. Si estos resultados se repiten en otras especies, la experiencia de Pruitt será una de las primeras que cuestionan las leyes de la herencia genética, tal como ha destacado The Washington Post.


Domingo, 3 de Abril 2005
Eduardo Martínez
Artículo leído 13431 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >