La innovación nace cuando las empresas estimulan el trabajo en red

Algunos expertos vuelven a dudar de la utilidad de los brainstorming como estrategia para innovar


El trabajo en red es el mejor camino para innovar. Varios profesores y estudiosos de la creatividad en la empresa sostienen que la inspiración personal que desencadena un proceso innovador surge gracias a la interacción con los demás. Estas posturas vuelven poner en duda la utilidad de las famosas “tormentas de ideas”, que se vienen implantando desde hace 60 años. El problema de los braimstorming es que, quienes participan en ellos, muchas veces se guardan sus mejores propuestas por miedo a ser juzgados o bien porque quieren exponerlas cuando más les convenga para su desarrollo profesional. En su lugar se propone enfocar la innovación como un trabajo en red fruto de procesos pequeños y constantes de cambio. Por Raúl Morales.



La innovación nace cuando las empresas estimulan el trabajo en red
La innovación nace cuando las empresas estimulan el trabajo en red
Pese a que el mito del genio solitario es casi parte del imaginario colectivo, lo cierto es que la innovación en la empresa no tiene lugar cuando las personas se aíslan. La invención verdaderamente productiva requiere la confluencia de mentalidades con perspectivas diferentes, mentalidades que incluso se le escapan al innovador. Varios estudiosos de la creatividad en la empresa sostienen esta tesis y se plantean la utilidad de los braimstorming.

Esta es una de las ideas principales que el investigador Keith Sawyer de la Universidad de Washington en Sant Louis, expone en su último libro, titulado “Genios en Grupo”. En él, nos introduce en un método científico llamado análisis de la interacción para el estudio de la creatividad. Mediante el estudio de la indicaciones verbales, del lenguaje corporal y llevando a cabo ajustes durante los procesos de innovación en grupo, Sawyer muestra que lo que experimentamos con un flash de inspiración, nos ha sido realmente dado antes gracias a una interacción con los demás.

“Hoy, la innovación no es una ruptura repentina con el pasado, no es una inspiración brillante que alguien tiene en solitario para salvar una empresa”, dice en el libro. “Es justamente lo contrario: la innovación hoy es un continuo proceso de pequeños y constantes cambios; se construye dentro de la cultura de las compañías que triunfan”.

Como recuerda la experta Janet Rae-Dupree en un artículo aparecido en el New York Times esta idea es compartida por muchas empresas. Por ejemplo Ed Catmull, presidente de la empresa de dibujos animados Pixar Animation Studios, lo describe como “creatividad colectiva” en un artículo publicado por la Harvard Business Review y titulado “Cómo Pixar impulsa la creatividad colectiva”. Para Catmull, la creatividad involucra a un gran número de personas de diferentes disciplinas trabajando para resolver un problema. “La creatividad debe estar presente en todos los niveles artísticos y técnicos de la organización”, apunta.

Los braimstorming

Estas pinceladas nos obligan a hacernos algunas preguntas sobre los famosos “braimstorming” o tormenta de ideas. Esta herramienta ya clásica fue introducía por Alex Osborn en 1948. A lo largo de estos veinte años, muchos estudios han demostrado su falta de eficacia. El investigador y escritor Drew Boyd, por ejemplo, considera que tiene su sentido en términos de proceso en grupo, pero se equivoca en el método.

La tormenta de ideas, sostiene Boyd, es la herramienta con la que menos resultados se obtienen hoy en las empresas. Tradicionalmente, los braimstorming giran alrededor de la falsa premisa de que, para coger buenas ideas, los grupos deben “parir” una larga lista a partir de la cual elegir la mejor. Los investigadores han mostrado sin embargo que las personas que trabajan solas generan más ideas que los grupos actuando concertadamente. El problema es este: cuando se lanza una idea para ser considerada por los demás, se tiene miedo al fallo. Por ello, muchos trabajadores que tratan de medrar en la empresa mantienen sus mejores ideas ocultas hasta que ven el momento de hacerlas públicas.

En lugar de identificar un problema para después buscar sus soluciones, Boyd sugiere dar la vuelta al proceso: descomponer un producto o un proceso exitoso en partes separadas y estudiarlas para encontrar otros usos potenciales. Este proceso de “pensamiento inventivo sistemático” genera ideas “pre-inventivas” que pueden llegar a ser una innovación.

Kapro Tools, en colaboración con una empresa israelí Systematic Inventive Thinking, usó este método para crear un nuevo tipo de nivel para ayudar a construir pendientes más suaves y, de esta manera, mejorar los drenajes. La innovación es un deporte en equipo. Hay una dinámica que ocurre entre personas y produce resultados que no puede ver un individuo.

Hasta Albert Einstein

Incluso Albert Einstein, el genio por excelencia, necesitó de un grupo para perfeccionar sus inspiraciones. Por ejemplo, algunas de las derivaciones de su famosa ecuación E=mc2 contenían errores, y no fue hasta 1911 que otro científico, Max von Laue, desarrolló una prueba correcta y total.
Internet es el mejor ejemplo de que la innovación nace del trabajo en red. Reframeit, una empresa Web 2.0 ha creado un espacio virtual en un navegador de Internet donde los usuarios pueden intercambiar comentarios sobre cualquier página. “Las mejores innovaciones ocurren cuando tenemos una red de gente con diferentes experiencias para solucionar un problema”, dice Robert Fishkin, director ejecutivo de esta empresa, en el New York Times.

Eso es exactamente lo que innovadores de una docena de sistemas asistencia médica en los Estados Unidos tenían en mente cuando formaron el Innovation Learning Network. Esta red de innovación fue creada para que las nuevas tecnologías y procesos en este sector tardaran menos en ser implantados.

Lo que empezó siendo una prueba que duraría un año es hoy una red permanente que está llevando a cabo proyectos concretos. De esta manera, algunas innovaciones que llevarían dos o más años de implantación, sólo se demoran uno. “El esfuerzo del grupo nos ha permitido movernos mucho más rápido y triunfar también mucho más rápido”, comenta Chris McCarthy, que liderado este proyecto.



Martes, 16 de Diciembre 2008
Raúl Morales
Artículo leído 13615 veces





Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Jorge el 16/12/2008 13:25
Creo que lo que Keith Sawyer denomina innovación es algo que hemos llamado toda la vida mejora continua. La auténtica innovación es por definición rompedora, y cuando se aplica en la empresa supone un auténtico cambio. Es cierto que es muy dificil que la idea brillante salga de alguien aislado, tiene que ser una labor de equipo, por ello el brainstorming se muestra como la herramienta más eficaz.
Lo que sucede es que muchas personas entre las que no se si se encuentra este tal Drew Boyd, consideran que un brainstorming es sencillamente reunirse y decir todo lo que te pasa por la cabeza. Para aplicar correctamente un brainstorming, es necesario que la persona que lo dirija sea un especialista, que las personas que participen en él estén bien seleccionadas y motivadas y en definitiva seguir una serie de reglas que propuso el profesor Osborn, y que debido a su aparente sencillez se obvian siempre. Cuando un brainstorming se reliza correctamente los resultados son excelentes. Una prueba de ello es que siento el decano de los métodos para generar ideas, todavía se sigue utilizando en todo el mundo para resolver cierto tipo de problemas.

2.Publicado por David Arias el 20/01/2010 17:07
En la innovación empresarial el papel de la colaboración y el trabajo en equipo es evidentemente fundamental. También existen otros aspectos en los que integrar la innovación: la organización, el aprendizaje, la visión, la comunicación, etc.

En esta presentación, expongo algunos de los aspectos en los que se puede integrar la innovación en la empresa.

http://www.ateneonaider.com/blog/david-arias/un-no-modelo-para-la-innovaci%C3%B3n-empresarial

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.