Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La lactancia materna protege contra el eccema en la adolescencia

Reduce el riesgo en un 50%, según un estudio realizado con 13.000 adolescentes


La lactancia materna prolongada protege contra la aparición del eccema en la adolescencia, ha descubierto un estudio. Los casos de esta enfermedad de la piel son un 50% menos frecuentes a los 16 años en aquellos bebés que se nutrieron exclusivamente de leche materna en los primeros meses de vida.




Los bebés que se han nutrido exclusivamente de la leche materna durante un tiempo prolongado tienen un 54% menos de riesgo de padecer eccema a los 16 años, según un estudio realizado por investigadores del King’s College de Londres, de la Universidad de Harvard, de  la Universidad de Bristol y de la Universidad McGill.

El estudio, publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) Pediatrics, se ha basado en una muestra de 13.557 adolescentes bielorrusos  participantes en el ensayo  PROBIT (PROmotion of Breastfeeding Intervention Trial).

Del análisis de los datos de estos adolescentes se descubrió que los casos de eccema son un 54% menos frecuentes a los 16 años en aquellos bebés cuya madre, bien supervisada, practicó la lactancia materna exclusiva.

El eccema es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas rojas acompañadas de picor intenso. Provoca lesiones cutáneas como piel seca y rojiza, grietas y picazón. Afecta a uno de cada cinco niños y a uno de cada diez adultos en los países desarrollados.

Los investigadores del estudio PROBIT reunieron a 17.046 madres y sus bebés lactantes entre junio de 1996 y diciembre de 1997. El análisis de los datos para este estudio se realizó 20 años después, del 9 de mayo de 2016 al 21 de abril de 2017.

Grupo de control

La mitad de las madres y de las clínicas pediátricas participantes recibieron todos los apoyos establecidos en los protocolos de la Organización Mundial de la Salud y de la UNICEF, mientras que la otra mitad de las madres desarrolló la lactancia libremente, no sujeta a protocolo alguno.

La intervención a favor de la lactancia redujo en un 50% el riesgo de eccema durante el primer año de vida de los bebés, constató la investigación. Lo sorprendente es que dieciséis años más tarde, el efecto protector de la lactancia estuvo presente todavía en la mitad de los casos, según se comprobó mediante un análisis de la piel realizado por personal médico.

La tasa de lactancia materna en el Reino Unido es una de las más bajas del mundo. Sólo el 34% de los bebés (uno de cada tres) se nutren de la leche materna, frente al 49% de los bebés de Estados Unidos o el 71% de los de Noruega.

En el caso del Reino Unido, sólo el 1% de los bebés se alimenta exclusivamente de leche materna durante seis meses. A nivel mundial, solo un 40% de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva, según la OMS. Si todos los niños fueran amamantados, cada año se salvarían unas 820.000 vidas infantiles en todo el mundo.

No para el asma

En este estudio se descubrió no sólo que la lactancia materna prolongada tiene un efecto protector contra el eccema, sino también que no disminuye el riesgo de padecer asma: el 1,5% del grupo de lactantes sujetos a protocolo (108 de 7.064) informó de síntomas de asma, frente al 1,7% (110 de 6.493) del grupo de control de las madres y lactantes. Según la OMS, el asma afecta a alrededor del 3% al 7% de la población adulta, siendo más frecuente en edades infantiles.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva al menos durante cuatro a seis meses como una forma de prevenir alergias y otras enfermedades relacionadas, según señala el autor principal del estudio, Carsten Flohr, en un comunicado.

Este estudio ilustra la importancia de las campañas que fomentan el recurso a la lactancia materna, cuya tasa de implantación es baja en todo el mundo, añade.

PROBIT es el mayor ensayo clínico aleatorio realizado hasta la fecha en el ser humano que, después de 20 años de vida, sigue aportando datos científicos importantes para la salud. Se basa en el seguimiento a largo plazo de la vida de 17.046 madres y sus lactantes sanos originarios de la República de Bielorrusia. El seguimiento de estos casos se realiza a través de una treintena de clínicas de maternidad seleccionadas aleatoriamente.



Martes, 14 de Noviembre 2017
Redacción T21
Artículo leído 3651 veces


Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >