Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





“La lentitud de los triángulos” ahonda en el conflicto entre razón y conciencia

El poeta José Manuel Martín Portales muestra los caminos alternativos que abre lo poético para la interpretación de la realidad


El poeta cordobés José Manuel Martín Portales, en su libro “La lentitud de los triángulos” (Detorres editores, 2013) ahonda en el conflicto entre la razón y la conciencia a la hora de asumir la propia existencia. Lo hace en dos largos poemas que muestran la razón, pero que también dejan entrever los caminos alternativos que ofrece lo poético para una interpretación más abierta de la realidad. Por Antonio Luis Ginés.




“La lentitud de los triángulos” ahonda en el conflicto entre razón y conciencia
En contadas ocasiones encontramos una voz cuya conexión ente teoría y práctica alcanza unos niveles de coherencia tan firmes como los logrados por el poeta cordobés José Manuel Martín Portales en su libro La lentitud de los triángulos (Detorres editores, Colección de Poesía Año XIII, 2013).

La “aparente” lentitud de estos movimientos implica una conciencia plena del instante, de lo que se urde en torno siempre a una pregunta, donde apenas importan las respuestas.

Dos largos poemas conforman esta obra en la que Portales se define como un poeta del todo singular. Desconocido pero con una trayectoria que sin duda terminará por mostrarse como relevante ante los ojos de los lectores más preciados, este autor sigue su particular indagación, ahondando en el conflicto entre la razón y la conciencia a la hora de asumir la propia existencia.

La razón nos roba lo mejor de nuestra experiencia, de nuestras vidas, y la voz, a pesar de la batalla encarnecida, apuesta por la conciencia, la cual aflora con más fuerza cuando la realidad fáctica, tras su primer cuestionamiento, se viene abajo.

El primero de estos dos extensos poemas muestra a la razón, como siempre, buscando respuestas concretas, muestra esa línea. Pero el aprendizaje poético, que acaba por aflorar, va por otros caminos, otras sendas, en la que la realidad que nos llega debe ser interpretada de manera mucho más abierta, no tan absoluta.

El juego de dos voces de los dos poemas, de esos dos niveles de conciencia, permite constatar que ese juego guarda una intencionalidad, no es un simple recurso estético o literario, resultado de ese conflicto entre razón y experiencia poética.

El segundo poema quizás sea una de las piezas más completas de las que Martín Portales ha escrito. Todo el juego de imágenes que van discurriendo fluidas, todas las metáforas, son lenguaje que no enmascara una crítica, feroz por momentos, sobre modelos creados que a la vez nos asfixian: lentamente aprendiendo a engañarme…/ sobre las formas que adopta la mentira / para seguir soportando la inocencia.

La razón no lo es todo, no da aire, quizás cierra, oscurece, simplifica, “yo estaba allí dentro y no me atrevía a preguntar”, aunque la pregunta siempre está latente, y la respuesta no es certeza ni parece interesar, porque esa indagación no lleva a ninguna meta, sino que se muestra como camino.

Si algo falla, te planteas, te cuestionas, pones en evidencia o bien asumes sin rechistar lo que te llega. La voz opta por la primera opción, por un despertar violento, sin concesiones, desde la palabra desatada y el lenguaje impulsivo, cercando el motivo de discordia, el núcleo del movimiento: contemplar las palabras como si fuesen verdaderas por sí mismas / entender la razón que comparten los hombres…

Lo que nos rodea no nos satisface realmente, la experiencia marca un camino distinto al de la lógica preestablecida, y el sujeto, lúcido, no está dispuesto a caer en la simple trampa de unas cuantas respuestas.


Lunes, 1 de Abril 2013
Antonio Luis Ginés
Artículo leído 1966 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 28 de Agosto 2017 - 13:07 ¿Quién habla?