Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La luz eléctrica podría ser responsable de la epidemia mundial de obesidad

Un estudio señala que la alteración de los ritmos circadianos del organismo, que propicia este tipo de luz, provoca problemas metabólicos


La luz eléctrica nos ha permitido hacer todo tipo de actividades a cualquier hora del día y de la noche. Pero también ha alterado el ritmo de nuestro organismo, o ritmo circadiano, vinculado a la rotación terrestre, lo que propicia problemas metabólicos y de sobrepeso. Por esa razón, una especialista en el tema, de la Universidad de Aberdeen, en el Reino Unido, sugiere que la epidemia de obesidad del mundo occidental se debe, al menos en parte, al uso de este tipo de luz.




Imagen: jetmix. Fuente: Everystockphoto.
Imagen: jetmix. Fuente: Everystockphoto.
La luz eléctrica, que nos permite desde hace ya bastante tiempo trabajar, descansar y realizar actividades a cualquier hora, distanciándonos así de las rotaciones naturales de la Tierra que imponen la alternancia de la noche y el día, podría ser responsable, al menos en parte, de la epidemia mundial de obesidad.

Al menos esto es lo que sugiere un artículo publicado por una investigadora de la Universidad de Aberdeen (en el Reino Unido) en la revista BioEssays.

La Dra. Cathy Wyse, perteneciente al Instituto de Ciencias Biológicas y Medioambientales de dicha Universidad, ha difundido los resultados de una investigación sobre el efecto de los ciclos de la luz artificial sobre la salud humana, y en concreto sobre el peso corporal.

Desincronía circadiana y gordura

Nuestro ciclo diario de sueño y vigilia está controlado por un reloj molecular que se encuentra presente en todas las células del cuerpo humano. Posee su propio ritmo sistemático de casi veinticuatro horas exactas, que le permite mantenerse ajustado con precisión al ciclo diario establecido por la rotación terrestre.

Sin embargo, en el mundo moderno, el reloj biológico humano a duras penas puede permanecer en sintonía con el ciclo rotacional de la Tierra.
Las causas son la exposición a ciclos de luz artificial y los irregulares horarios de comidas, trabajo y sueño propios del mundo desarrollado.

Este desequilibrio entre los ritmos circadianos naturales del organismo y el entorno se denomina en términos científicos “desincronía circadiana”, y la Dra. Wyse opina que es uno de los motivos del incremento de la población gruesa.

Alteración del metabolismo

“La razón del aumento relativamente repentino de la obesidad en el mundo desarrollado parece no ser únicamente una cuestión de dieta y actividad física. Entran en juego otros factores, y entre ellos conviene tener en cuenta la desincronía circadiana”, aseguró la investigadora.

Su estudio ahonda en cómo esta desincronía afecta a la salud humana, al alterar los sistemas del cerebro que regulan el metabolismo, de tal modo que aumentan las probabilidades de desarrollar obesidad y diabetes.

En palabras de la Dra Wyse: “La luz eléctrica permitió a los humanos infringir la antigua sincronización entre el ritmo del reloj biológico humano y el entorno; durante el último siglo, los ritmos diarios en los horarios de comidas, sueño y trabajo han desaparecido gradualmente de nuestra vida. El reloj biológico apenas puede seguir el patrón de nuestro estilo de vida, muy irregular. Considero que esto provoca problemas metabólicos y de otras clases en la salud y también incrementa la probabilidad de padecer obesidad”.

El reloj biológico es controlado por nuestros genes, y el estudio sugiere que unas personas podrían ser más sensibles que otras a los efectos de la desincronía circadiana. Por ejemplo, los originarios de regiones ecuatoriales podrían tener relojes biológicos muy regulares y, por ende, ser más sensibles a los efectos de dicha desincronía.

La importancia del reloj biológico

La Dra. Wyse basó su trabajo en estudios de microbios, plantas y animales que muestran que la sincronización del reloj interno con los ritmos del entorno reviste importancia para la salud y la supervivencia, siendo muy probable que ocurra lo mismo con los humanos.

La variabilidad de los horarios de trabajo y la realización de actividades prácticamente a cualquier hora son ya rasgos característicos del mundo desarrollado actual.

Se pueden mantener ritmos circadianos saludables comiendo a las mismas horas, durmiendo bien y sin interrupciones por la noche y en total oscuridad, y exponiéndose a gran cantidad de luz solar durante el día.

Referencia bibliográfica

Wyse, C., Does human evolution in different latitudes influence susceptibility to obesity via the circadian pacemaker?, BioEssays, 2012. doi:10.1002/bies.201200067.

Miércoles, 5 de Septiembre 2012
CORDIS/T21
Artículo leído 5646 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte