Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La mitad de las ciudades más conectadas del mundo son asiáticas

Sólo tres ciudades europeas figuran en este ránking mundial: Estocolmo, París y Shoredicht


Seúl (Corea), Taipei (Taiwán), Tokio (Japón), Hong Kong (China), Singapur (Singapur), Estocolmo (Suecia), París (Francia), Shoredicht (UK), Silicon Valley (USA), así como un conglomerado de municipios menores de Estados Unidos, son las ciudades más conectadas del mundo, según el ránking realizado por la revista especializada Daily Wireless . En estos centros urbanos, los accesos a Internet está muy generalizados, son más baratos y tienen mayor velocidad. Las inversiones realizadas y la creciente demanda de los usuarios, que cada vez necesitan más la Red para trabajar, relacionarse y, en muchas ocasiones, jugar, son los factores desencadenantes de este despliegue de redes. Por Olga Castro-Perea.




Los cybercafés dinamizan las redes. PNC.
Los cybercafés dinamizan las redes. PNC.
Los cybercafés dinamizan las redes. PNC.
Los cybercafés dinamizan las redes. PNC.
La era de Internet y las nuevas tecnologías ha irrumpido especialmente en las áreas urbanas. La revista Daily Wireless, especializada en noticias del sector de conexiones de Internet sin cable, acaba de publicar en un artículo el ranking de las 10 ciudades más conectadas en el mundo.

Lo que más llama la atención es que cinco de ellas son ciudades orientales: Seúl, Taipei, Tokio, Hong Kong y Singapur. Por otro lado, que las ciudades europeas tienen quizá demasiada poca presencia, y sólo están consideradas en la lista París, Estocolmo y un área de la ciudad de Londres llamada Shoreditch. En Estados Unidos, se lleva la palma Silicon Valley (sur de la Bahía de San Francisco) y otras muchas ciudades aparecen incluidas en un mismo número 7 del ranking.

Las claves del éxito en el nivel de penetración de Internet para todos los ciudadanos: las infraestructuras desmesuradas para banda ancha, el interés por los videojuegos (especialmente en el caso de Seúl) o las interesantes ofertas para los usuarios por parte de las compañías líderes en el sector de las telecomunicaciones de última generación.

Sorprendente Seúl

Seúl alberga a 22 millones de habitantes y también a algunas de las mayores compañías de telecomunicaciones y tecnologías del mundo, como SK Telecom, KT Corporation, Samsung o LG. Quizá, entre tanta competencia, no sea de extrañar que la tasa de penetración de la banda ancha haya alcanzado allí el 83%, sobre todo a partir de la revolución de la banda ancha que ha sufrido la ciudad en los últimos ocho años.

Según Daily Wireless, esta urbe está llena de cibercafés, puntos de acceso (hotspots) para conexiones sin cable y áreas de juegos (las pc-baangs, porque los coreanos son adictos a los videojuegos). Lo ideal para conectarse a Internet en cualquier momento y lugar.

Por otro lado, la conexión a la Red es muy barata, cuesta una media de 15 euros al mes, por una conexión de 10Mpbs (cuatro veces más rápida y la mitad de cara que la conexión con banda ancha en USA).

Por último, Seúl sigue adelante con un plan de expansión de los accesos a Internet sin cable para trenes del metro, con una inversión de 330 millones de euros.

Taipei y Tokio

Desde que en 2004 se iniciara el proyecto de convertir Taipei en una “ciber ciudad”, la compañía Q-Ware Corp. ha invertido más de 52 millones de euros para desarrollar una red sin cable formada por más de 20.00 puntos de acceso y capaz de dar servicio al 90% de la población de Taipei (que en total está formada por 2,6 millones de habitantes), por un precio que ronda entre tres y nueve euros.

Estos puntos de acceso han conseguido que casi desde cualquier lugar de la ciudad los habitantes puedan conectarse a Internet sin tener que acudir a ciber cafés o similares. Si han contratado el servicio a Q-Ware Corp., cualquiera puede conectar su WiFi y aprovechar las señales cercanas para entrar en la Red, leer su correo, etc.

En Tokio, la mayor área metropolitana del mundo, la conexión a Internet llega ya a decenas de millones de personas, además a muy bajo precio teniendo en cuenta la velocidad que se oferta. Desde los 100 Mbps VDSL de Nippon Telegraph and Telephone (NTT), por 38 euros al mes, hasta el 1Gbps de Kansas Electric Power (por 68 euros al mes).

La velocidad de las conexiones ha provocado que los clientes de banda ancha sean habituales de las videoconferencias y del VoIP (traspaso de sonido digitalmente en Internet, sin necesidad de línea telefónica). Pero, además, se impone la renovación, porque NTT planea que entre 2005 y 2010 una inversión de más de 30 mil millones de euros lleve la banda ancha a todas partes, esto es, a las 45 millones de familias del país.

Hong Kong, Singapur

La banda ancha en Hong Kong es muy barata si se considera el ancho de banda que se facilita: la empresa líder HKBN ofrece 10Mbps de velocidad por sólo 12 euros al mes, y 100 Mbps por 25 euros. HKBN, además, oferta un servicio de banda ancha para TV con más de 70 canales y pretende extender la telefonía VoIP para dejar atrás la tradicional.

Singapur, por su parte, cuenta con una de las infraestructuras para banda ancha más impresionantes del mundo, con una tasa de penetración del 65%. Además, el pasado año, el gobierno lanzó un plan de una década de duración para modernizar la ciudad en este aspecto, y cuyo objetivo será crear 80.000 puestos de trabajo y aumentar la penetración de la banda ancha hasta el 90%.

Hotspots de Europa

Estocolmo, París y Shoredicht son las áreas urbanas europeas elegidas por Daily Wireless para el ranking. La primera, porque está considerada como el pináculo del mercado de la Red en los países nórdicos. Allí, la compañía TeliaSonera ofrece una velocidad de servicio de banda ancha para conexión a Internet de 24 Mpbs por 37 euros al mes, y los ciber cafés tienen una gran importancia en la vida social y laboral de los ciudadanos. Algunos de los mayores ciber cafés de juegos del mundo se encuentran en Estocolmo.

La ciudad está especialmente interesada en la tecnología WIMAX (del inglés Worldwide Interoperability for Microwave Access, que es un estándar de transmisión inalámbrica de datos proporcionando accesos concurrentes en áreas de hasta 48 kilómetros de radio y a velocidades de hasta 70 Mbps), más que en extender los puntos de acceso WiFi por la ciudad.

En París se está desarrollando una estrategia de expansión de la FTTH (tecnología de telecomunicaciones conocida como "fibra hasta el hogar", que utiliza cables de fibra óptica) para llevar a los clientes, en unos cinco años y gracias a una inversión de mil millones de euros, una conexión de banda ancha de 50 Mbps de velocidad, llamadas ilimitadas y HDTV por 30 euros al mes.

Por último, Shoreditch, en Londres, ha sido considerada por el Daily Wireless como ciudad conectada gracias a un proyecto denominado “Digital Bridge”. Se trata de un servicio disponible solo en este lugar del planeta y que ha sido posible gracias a una inversión de 17 millones de euros por parte del gobierno y que asegura que cada habitante pueda beneficiarse de los servicios digitales.

Proyectos made in USA

En Estados Unidos, Daily Wirelees destaca los proyectos que, a nivel municipal, desarrollan varias ciudades del país para la implantación de accesos WiFi con el fin de ofertar acceso a Internet en muchos lugares y a bajo costo a sus habitantes. Es el caso de St.Cloud, en Florida, Mountain View, en California, o Tempe, en Arizona, entre otros.

Y, por supuesto, también está Silicon Valley, que cuenta entre sus residentes con empresas como Google, Cisco, HP, Intel, y Yahoo!, es decir, que a la fuerza debe ser de las áreas urbanas más conectadas del mundo.

Con 4,2 millones de habitantes, Sillicon Valley planea suministrar el acceso WiFi gratis, con una oferta de velocidad de 1Mbps. El proyecto está encabezado por IBM y Cisco.


Martes, 27 de Marzo 2007
Olga Castro-Perea
Artículo leído 6390 veces


Nota


Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 21 de Octubre 2016 - 10:30 Edificios que diagnostican su propio estado interior

Lunes, 17 de Octubre 2016 - 10:30 Crean un dedal que permite oír a los sordos