Tendencias 21
Universidad Comillas




La modernidad no ha podido con las experiencias espirituales

David Hufford analiza tres tipos de vivencias espirituales videntes y reclama su veracidad


David Hufford, profesor de la Universidad de Stanford, analiza en la revista The Global Spiral el papel de lo que el llama "tres experiencias espirituales videntes" muy concretas: las visitas durante el duelo (por parte de los difuntos), las experiencias cercanas a la muerte, y la parálisis del sueño con percepción de presencia. Según él, estas experiencias han sido tratadas durante el siglo XX como fruto de un desorden mental. Sin embargo, los estudios científicos realizados desde la década de los 70 las van llevando cada vez más al terreno de la normalidad. Estas experiencias, señala Hufford, son beneficiosas psicológicamente y, además, conllevan una transformación espiritual de aquéllos que las sufren. Por Yaiza Martínez.



Ligth Tunel. 9Turorials.
Ligth Tunel. 9Turorials.
David Hufford, profesor de humanidades médicas del Penn State College of Medicine, de Estados Unidos, ha publicado recientemente un artículo en la revista The Global Spiral en el que analiza las experiencias espirituales videntes, como las experiencias místicas, ver un fantasma, las experiencias cercanas a la muerte, a las que ya nos hemos referido en otro artículo, y los aspectos cognitivos de la transformación espiritual.

En primer lugar, Hufford explica que, durante todo el siglo XX en el mundo occidental, se ha asumido que las experiencias espirituales (en el sentido de percepciones paranormales) son patológicas. Psicosis, esquizofrenia, epilepsia, migrañas y estados de intoxicación han sido considerados los orígenes de todas estas experiencias. La modernidad, señala Hufford, ha implicado un aumento de la racionalización y, como decía el sociólogo alemán Max Weber, en consecuencia un desencantamiento del mundo.

Pero la modernidad no ha terminado con estas experiencias. Y los sujetos que las sufren siguen hoy día viéndose envueltos en la vivencia de situaciones a las que consideran reales, y que a menudo dan lugar a un incremento de los sentimientos de sobrecogimiento, paz y consolación.

Tres experiencias perecederas

Hufford defiende que la conclusión inevitable de este hecho es que algunos tipos de experiencias videntes han de ser consideradas como normales, y no como alucinaciones. En concreto, Hufford se refiere a tres experiencias: las visitas durante el duelo (por parte de los difuntos), las experiencias cercanas a la muerte, y la parálisis del sueño (que puede ir acompañada de la percepción de una “presencia” espiritual).

Según Hufford, todas estas experiencias prevalecen en el mundo moderno y son consideradas como reales por la mayor parte de la gente que las ha vivido, a diferencia de las alucinaciones, que a veces pueden ser identificadas por aquéllos que las padecen como tales. Para el autor del artículo, estas experiencias generarían las siguientes cuestiones: ¿son normales e incluso ayudan psicológicamente? Y, si es así, ¿resulta racional creer que puede existir lo real sólo como opuesto a lo puramente imaginario?

El caso es que la prevalencia de estas experiencias, y sus evidencias frente a los diagnósticos convencionales, comenzó a considerarse en los años 70 del siglo pasado, y ha dado lugar a un cambio gradual en su comprensión dentro de la psiquiatría y de las ciencias sociales.

Estudios que las avalan

En el año 1971, por ejemplo, un estudio realizado en Gales demostró que el 50% de los viudos o viudas analizados habían experimentado una visita de su esposo o esposa fallecido. Todos consideraron estas experiencias como reales y significativas, y aquéllos que las tuvieron perdieron menos peso y dormían mejor. El 69% afirmó que estas experiencias le habían ayudado en el proceso de duelo.

Hufford informa de una serie de estudios científicos posteriores al respecto que, en su opinión, redundarían en el hecho de que las experiencias de “visitas de los seres queridos tras su muerte” mejoran la salud emocional de los que las tienen.

En cuanto a las experiencias cercanas a la muerte, Hufford hace referencia al estudio cuantitativo realizado por el psicólogo Kenneth Ring en 1980, y que estableció un patrón reconocible en estas vivencias, que se repetía frecuentemente en el recuerdo de los “resucitados” (personas que han estado a punto de morir o clínicamente muertas pero que son devueltas a la vida en los hospitales).

Después del estudio de Ring, otros científicos, como el cardiólogo Pim van Lommel, han seguido analizando las experiencias cercanas a la muerte, señalando que parece que este patrón de la percepción se mantiene, independientemente del contexto local y cultural en que se produzcan.

En lo que se refiere a la parálisis del sueño con percepción de presencia, Hufford señala que estas experiencias se producen también en cualquier contexto cultural y que se caracterizan por el hecho de que, cuando la persona sufre la parálisis del sueño, percibe además que hay una presencia terrorífica y amenazante cerca de ella. El propio Hufford ha realizado diversos estudios sobre este fenómeno de los que habla en The Global Spiral.

Transformación espiritual

El autor concluye que se puede contestar a las preguntas iniciales de la siguiente manera: estas tres experiencias son, efectivamente, “normales” y, al menos dos de ellas (las visitas de los difuntos y las experiencias cercanas a la muerte) son psicológicamente beneficiosas. Por otro lado, cuanto más se conozcan y se entiendan, más reales nos parecerán y, por tanto, más racionales.

Por otro lado, aunque estas experiencias certifican la existencia de ciertas creencias espirituales básicas en algunas personas, mayormente en la realidad de los espíritus, lo cierto es que, para otros individuos, supusieron un cambio drástico en sus creencias.

Para una gran parte de las personas analizadas, supusieron además efectos psicológicos y emocionales positivos, cuya magnitud dependió de lo convencidos que estuvieran de su realismo. Según Hufford, en este sentido estas experiencias ilustran cómo las convicciones espirituales, en múltiples culturas y a lo largo de la historia, han sido fuertemente cognitivas y racionales.



Martes, 30 de Septiembre 2008
Visitas de este artículo: 5581



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Pepe el 01/10/2008 16:37
En el capítulo 245 de Redes "Mas Allá de los Sueños", el entrevistado atribuye los sueños a una forma de revivir escenas o, mejor dicho, simularlas, para reforzar el conocimiento de ciertas situaciones que pueden ser críticas en la vida lúcida. Pone el ejemplo de que la mayoría de enfermeras matronas sueñan que tienen síntomas de estar embarazadas, cuando en realidad no lo están.

Transcripción incompleta de la entrevista, pero una buena parte.
http://www.rtve.es/tve/b/redes2007/semanal/prg245/frcontenido.htm

2.Publicado por Jaime Barrera Morales el 14/10/2008 19:22
Considero de suma importancia hacer unas aclaraciones en le sentido que muchos de los estados aquí descritos o enunciados, estados del espíritu y de la mente, sensaciones y fenómenos, pueden ser similares a los alcanzados en estados de descontrol síquico, por efectos de drogas sicotrópicas o alucinógenas; estados sicopatológicos de tratamiento clínico; estados febriles por enfermedad o intoxicación; estados de gran tensión nerviosa y emocional, que escapan a todo control de la persona que los vive y en general los aspectos donde la conciencia del sujeto esta relegada a un plano secundario, involuntariamente o sin poder tomar control de ella; de ahí que prefiera llamar estos estados, de descontrol síquico. Como está expuesto, puede que las sensaciones y fenómenos que se aboquen sean de similitud a los vividos por personas bajo esos estados, pero ello no difiere más que en la posibilidad de tener control racional y conciencia sobre ellos, y en la afirmación de que un estado así, puede ser alcanzado, conocido y controlado. [Nota 5: Esta posibilidad de “ser alcanzado, conocido y controlado” lo expresan mejor en cada cultura, los Sabios, Budas, Maestros, Rabinos, Gúrus, Santos, Brujos, Shamanes, Sacerdotes, Pastores, Profetas, etc. etc.]

El concepto Conocimiento Trascendente comprende pues, dos aspectos importantes de tomar en cuenta, cuales son el de Conocimiento por sí mismo, o sea la posibilidad de escudriñar y apropiarse para si mismo de elementos y valores medibles y comprobables (aprehender), y el aspecto Trascendente que no es otra cosa que el cariz que ese conocimiento tiene, en el caso que tratamos, porque traspasa los límites de lo meramente aceptable por los Sentidos y la Mente humanos, antes que dichos Sentidos y esa Mente hayan sido sometidos a un proceso de depuración y/o entrenamiento, apropiados para el trabajo que puedan realizar, y que sintetiza lo básico en nuestra naturaleza, o sea la necesidad de efectuar prácticas que creen destreza para alcanzar el dominio que se busque en cualquier campo que el ser humano quiera investigar.
-Aparte de el libro El Conocimiento Trascendente (2007) de J.B.M.-

La fenomenología conocida como mística (misteriosa) que acompaña la naturaleza humana y que tradicionalmente a constituido la base de la construcción religiosa y Esotérica de todas las culturas, no tiene por que ser negada por la ciencia a priori. Muchos de los relatos sacros de las distintas culturas, como vuelos interespaciales (en la tierra y fuera de ella), naves y medios energéticos de alguna manera autónomos (plantas de energía, pilas electromagnéticas), medios de comunicaciones etéreos, (radio, tv, holografías), campos magnéticos y gravitatorios de la tierra (astronautica) y un sin número más de hechos científicos en desarrollo hoy día, ya fueron "imaginados por las religiones", -incluso hace miles de años- algunos de esos relatos o escrituras sagradas, perdidas en el tiempo. Las formas de energía, sutiles, de las que desconocemos mucho aún hoy día, no por ello dejan de existir.

En general la espiritualidad describe una fenomenología, en la que la ciencia y la tecnología modernas han logrado hacer una aproximación o por lo menos hacer un remedo de ella. ¿Cuanto más falta por conocer y desarrollar? ¿Cuantas veces se a recreado el universo? ¿Que conocimientos y culturas se desarrollaron y desaparecieron -(emigraron, tal vez) de la tierra?

Los fenómenos descritos en este artículo, y de alguna manera aceptados, son apenas punta de muchos fenomenos más de las vivencias personales y cotidianas, y que mal interpretadas por quienes las viven o quienes observan a los que las viven, han generado una clasificación "morbosa" de las mísmas.

La fisica de los campos dimensionales y unificados, ahonda, quiere y dará respuestas a muchos de los interrogantes místicos. Mientras tanto la Religión y el Esoterísmo serán, en gran medida, la fuente de la que se pueda alimentar la experimentación y el conocimiento humanos.

Les invito cordialmente a visitar la página www.uctrascendente.es.tl y conocer el Mapa Antropomórfico de El Conocimiento Trascendente. Encontrarán en él un planteamiento metodológico, científico y ordenado de abordar la Conciencia y el Conocimiento humanos.
Conószcanla, Disfrútenla y Compártanla.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >








Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico


Artículos más destacados en TR