Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La nueva cultura está instrumentalizada por la política

Es claramente antidemocrática en sus contenidos y finalidades


En algunos momentos de nuestra Historia ha existido, como existe hoy también, una sediciente cultura en clara connivencia con determinadas ideologías políticas. La finalidad es domesticar a las masas y arrinconar a la opinión disidente. Para ello, los medios de comunicación no dudan en fabricar imágenes e interpretaciones distorsionadas de la realidad social. Esa cultura instrumentalizada por la política es claramente antidemocrática en sus contenidos y en sus finalidades. Por Blas Lara (*).



Foto: Dawn Endico. Flickr
Foto: Dawn Endico. Flickr
Entendámonos. En su sentido amplio, la palabra cultura recubre un conjunto de interpretaciones del mundo y, sobre todo, de pautas de comportamiento. El hombre necesita orientaciones en su vida de todos los días para posicionarse, decidir y actuar en un mundo complejo y azaroso. Si además religión y cultura entran en alianza, la independencia del individuo deviene casi ilusoria y la emancipación personal requiere un esfuerzo titánico del que muy pocos son capaces. En un sentido restringido, la cultura de una época son sus modos de lenguaje, su música, su arte, su saber literario. En fin, lo que siempre se ha entendido por cultura "in recto".

Digo siempre, porque ahora la cultura se ha convertido en un ectoplasma, una "doxa" colectiva, un estado de opinión, una "sensibilidad" como dirían algunos. En la gran paellera de la cultura nueva se ha echado de todo: En primer lugar una buena dosis de relativismo nietzscheano para eliminar el gusto rancio de los valores tradicionales. Relativismo moral pero no negro y nihilista, sino muy aligerado con la frivolidad, la movida; más diversión, más ecoturismo, un bouquet de dogmas políticos, una dosis de candoroso buenismo en política interna y externa, y ante todo nuevos y simplistas credos democráticos. Todo ello removido y agitado por algunos medios de comunicación televisivos y radiofónicos.

De esta manera, lo cultural, en su versión de contrabando, se convierte en político-socio-cultural. A esta nueva forma de cultura, la llamaré “neocultura” para entendernos. Se venden como cultura, un cine que de ninguna manera refleja nuestra realidad social, la tontería intrascendente de muchos programas de televisión y una banalidad sin límites en el lenguaje, tanto en los medios como en la calle, en subasta permanente para ver quién es el más grosero. Ese será el más gracioso y el más listo. A la altura de los niños de siete años dándoselas de mayores en el patio de la escuela.

Los problemas centrales son otros

Nuestra sociedad española de hoy está aquejada de males graves, muy graves, como el paro y una crisis endémica de la que vamos a tardar mucho tiempo en salir. Más durablemente nos afligen otras crisis en profundidad como la crisis de los valores que socaba los fundamentos de nuestra vida en común, la familia y el Estado.

Ese es el centro de lo que debiera ser el debate social. Pero no se preocupen. Aquí no hay problema. Para curar nuestros males disponemos de un cataplasma universal que es la cultura, en su versión irrisoria de hoy, la neocultura.

Pan y circo, decían los romanos. Hoy le basta al pueblo con cultura de circo. Cultura festiva y carnavalesca, como la de los días del orgullo gay, versión amable - acomodada al aire del tiempo- de las grandes paradas militares de nazis y fascistas. Sin olvidar el montaje mediático de los multitudinarios fervores en honor de los héroes deportivos. Otro opio del pueblo del que la política hizo uso en otros tiempos hoy denostados. Otros tiempos, pero siempre con la misma idea de descerebrar a las masas.

Los hombres políticos están ahí para inventar sentido a las cosas. Ese sentido es la médula de una propaganda destinada a comprar adhesiones. Lo grave es hacer propaganda adulterando la realidad, alisando con descaro sus perfiles hirientes y dolorosos. Y vendiendo un slogan: ¡Aquí todo va bien y viva la fiesta, porque podemos pagárnosla!.

En esa labor, los forjadores de las doxas colectivas se han apoderado del lenguaje a través de la prensa y las televisiones artífices permanentes de la opinión pública. Se falsifica el sentido de las palabras.

Es muy significativo el mal uso de la palabra "democracia", uno de los conceptos-claves en las sociedades occidentales contemporáneas.

Pues bien, ahí tenemos a la obra a los mercenarios de la ideología redefiniendo lo que es democrático y lo que no lo es. Una apropiación semántica vergonzosa. Por dar un ejemplo concreto: hay que ver con qué furor han tachado de antidemocráticos a quienes han querido debatir sobre la oportunidad de las mencionadas gays parades, que aparte de ser objeto de la carcajada universal, debieran ser un serio tema de debate.

La neocultura es una religión

La nueva cultura se reviste de formas religiosas. Tiene su alto y bajo clero, fervientes apóstoles que tergiversan todo, inventando falsos focos de interés para el pueblo. Pregunto y espero no equivocarme demasiado: ¿Qué interés fundamental tienen hoy para ese pueblo, y para el 20% de parados, tanto arte contemporáneo, tantos museos de arte moderno, tantos óscares y goyas, tantos polideportivos en las aldeas, el almodovarismo y las penélopes, etc.? Y ese aire de nuevos ricos parvenus que nos ha hecho creer que somos; tan espléndidamente dadivosos con la miserias lejanas, y tan poco conscientes de la magnitud de la propia miseria.

Pero cuidado con disentir y criticar, porque a los que apartan de la “orto-doxia”, ( en traducción hodierna de las raíces griegas sería “lo políticamente correcto”), a esos heterodoxos se les cuelgan sambenitos como hacían los inquisidores de antaño. Para esa labor, ahí andan siempre alerta, como el brazo armado de lo políticamente correcto, unas escuadras de pseudointelectuales, mercenarios bien remunerados, al servicio de la opinión correcta. Dispuestos a cebarse, con el humor y la irrisión, contra cualquier oponente a la doxa que manifieste opiniones desviantes.

Eso es política. Ante la tragedia del desmoronamiento del empleo, se ve poca reforma estructural. Todo lo que se ha sabido hacer es crear batallones de agentes de desarrollo, de acompañantes sociales, de empleos ficticios de jóvenes para encuadrar minorías, etc. etc. Y promover el fútbol que se convierte en preocupación mayor de la población. La euforia ha sido tal tras el triunfo en el Mundial que hasta los viejos vuelven a recuperar su perdido vigor para hacer el amor. (¡Emotiva información que ha difundido el Canal Sur de Andalucía!). Nota de estilo: digo hacer el amor. ¡Qué cursilería! Hoy se habla más claro, en el lenguaje de la neocultura.

Entre tanto, la desdichada oposición al gobierno no tiene contrapropuesta cultural que ofrecer al pueblo como alternativa. Una nueva filosofía para nuevos tiempos. Absolutamente nada de eso que hemos definido como cultura ni en el sentido amplio, ni en el restringido. Es desolador. Son incapaces de ir más allá de unos planes económicos cuya eficacia queda por probar, mientras que lo que hace falta es una auténtica refundación, una "Restauración”. ¿Se acuerdan de la Historia? ¡Pobre e intelectualmente harapienta oposición!

En la memoria de todos está una época reciente en la que la política de otro signo se adueñó de la cultura durante varias décadas. Pero que quede claro: Hoy por hoy, de este auténtico estado terminal de nuestra democracia, el mayor responsable es el partido en el poder, sea cual sea su sigla. Responsable por haber hecho de la cultura un instrumento de domesticación de las masas. La cultura debiera ser, a través del arte y de la música, de la bella escritura, del hondo pensamiento filosófico, un luminoso camino del hombre hacia el centro de sí mismo, para encontrar allí, en su intimidad, las razones personales del pensar y del hacer y simplemente de vivir.

No es así. La cultura confiscada por la política se ha convertido en material de consumo, en droga colectiva. Que masifica, despersonaliza y, claro está, es inmisericorde con el disidente.

Si democracia es libertad de pensamiento y de expresión para cada uno, y si lo contrario de la democracia es el fascismo … ¿con la neocultura en manos de la política, no estaríamos de nuevo ante fascismo puro?




(*) Blas Lara es editor del Blog Negociación de Tendencias21



Jueves, 2 de Septiembre 2010
Blas Lara
Artículo leído 11866 veces



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Farid el 02/09/2010 10:04
Excelente resumen, no soy de España, pero esto también lo veo en mi país y creo que en todo el mundo es igual. Estoy de acuerdo al 100% pero que se puede hacer, es el triste destino de las masas ser controladas por los medios?

2.Publicado por Nu el 02/09/2010 14:38
Excelente articulo!! con dos coj*** para cantar las 40, (los que pensamos) y nos damos cuenta de esa realidad fabricada para amansar a las masas.

Esto es una democracia disfrazada, se han olvidado completamente los valores de la propia democracia, y con el tiempo se vuelvan a establecer los lobbys y volvemos a lo mismo.

3.Publicado por peibolyorke el 02/09/2010 15:35
precisamente quienes en teoría reniegan del fascismo nos gobiernan de la manera mas fascista posible.
menos trabas a la libertad en internet y más a la triste y opiácea parrilla de televisión!

4.Publicado por Soy libre desde que estudio Seducción el 02/09/2010 16:06
Estoy de acuerdo en en lo caótico del mundo actual, realmente los valores se han perdido en el retrete.
Te has tomado el tiempo de describir la crisis actual, y te cuento que está globalizada.
¿por que? Bueno, tengo fuertes razones para creer que es una decisión colectiva, en lugar de asumir que hay una conspiración organizada, hay que enfocarse en las herramientas que usan.
Pero casualmente e dado con la importancia que tienen nuestros instintos en nuestra conducta individual y colectiva, existe una serie de circuitos y programas instintivos que dominan nuestro estado de ánimo, nuestros deseo, y el asumir que todos los demás están gravemente equivocados (fascismo)
Realmente no importa la época, cultura, color de piel o conocimiento, todos los seres humanos estamos adaptados a un medio ambiente tribal en el que muchas generaciones han vivido por instinto, y el hecho de que hayamos avanzado tan vertiginosamente, nos ha puesto en un medio ambiente sin precedentes, para el cual, el pensamiento desarrollado de los seres humanos a creado soluciones como: la buena conducta, la moral y la organización.
Muchos Seductores se enfocan en lo emocional, y los que no lo hacen nunca llegan a ser seductores versátiles.
Si esta teoría es cierta, entonces, seguramente podemos admitir que la libertad de expresión, la globalización, y la democracia actual, siempre caerán en un ciclo histórico de cricis, en el cual, los instintos halaran a las masas a cosas mas seductoras, pero tribales y amorales. eso será así hasta que admitamos de una vez por todas que existen instintos animales en nosotros, y nos enfoquemos en ellos para educar.
¿suena chocante? Bueno, un ejemplo de falta de atracción, es la escuela, ¿quien no ha tenido almenos a un compañero/a de claces, que fastidiaba cuando se aburría, o incluso criticaba al docente a cargo?
No cave duda que el Docente es mas savio, sin embargo, no pudo captar la atención de el 100% de su clace, sin embargo, un banal programa de televisión o de futbol, si lo hace.
¿se dan cuenta de la ecencia del problema?

Sinceramente me agrada esta teoría, merece mas exámenes científicos para ser comprobada pero, ¿se imaginaran lo maravilloso de encontrar algo que es común para todo ser humano? Los factores como raza, color, cultura, idioma, capacidades diferentes y opinión, Todos tendríamos algo e

5.Publicado por Joan el 03/09/2010 00:11
Magnífico artículo. Un saludo cordial

Joan Martínez

6.Publicado por Licenciado Mario Javier Aguilar el 03/09/2010 06:18
Para el autor. y seguidores de la revista Tendencias -21.
Estan cierto como creible, el manejo de los medios generando en la cultura,codigos nuevos no sustentables. Tan sólidos son los tiempos que se exponen que casí caen en la publicidad ypercepción sub-liminal. Lo grotesco de la frivolidad de la cultura liquida, es barrer con todo lo que sirva para generar nuevs pensamientos.
Lo distinto en la acción cultural es dejar fundamentos que interpreten un civilización real a sus objetivos y personas.
La Roma antigua se ha trasladado a diferentes paices y ciudades haciendo raices, especialmente en la juventu que es la más vulnerable,hasta llegar a comportamientos de que pensar eyfilosofar es no prodctivo y por sobremanera aburrido. Lo divertido que la metáfora de Pan y Circo tiene un espectro siniestro. Aún así no esta perdido para aquellos que con vocación de gladiadores nos resistimos a caer en el facilismo de alguna fantasía fugaz , que la vida sin angustía, no es posible,gracias a ellas salimos al mundo ,y entramos en el mundo interno,, para aceptarque la crisis es igual a crecimiento.
Lic Mario Javier Aguilar..

7.Publicado por Jose Antonio Palos el 03/02/2011 20:33
Bueno, una buena para T21, esta voz es grata, como la del siglo pasado de Luca Sartori en Homo videns.
Donde:
Desinformación es No cominicar lo que ya se sabe y exoiste.
Malinformación es comunicar distorsionando la realidad o los hechos en favor de un interés propio y a la vez ajeno a los receptores del mensaje.
En cual nos encontramos inmersos en cada instante?
www.nuevapiedraroseta.blogspot.com
"Amar es encontrar en la felicidad de otro la propia felicidad."
"Sostengo que los hombres podrían ser incomparablemente más felices de lo que son, y que podrían, en poco tiempo, realizar grandes progresos en incrementar su felicidad, si estuviesen dispuestos a hacer lo que deben. Tenemos a la disposición medios excelentes para hacer en 10 años más de lo que se podría hacer en varios siglos sin ellos, si nos entregamos a hacer de ellos lo mejor posible, y no hacer nada más excepto lo que se debe hacer."
Leibniz, entre 1646 y 1716.

8.Publicado por Eduardo Irribarra el 27/03/2011 17:49
Continuamos conviviendo en esta época bajo rasgos mediavales..sólo que ahora, en vez de estar la iglesia a la cabeza, lo están los medios de comunicación.

9.Publicado por Pablo Echevarría el 01/04/2011 20:44
Yo diría que cultura es todo lo que deseemos nosotros mismos, es buscar con uno mismo la felecidad de compartir conocimientos, percepciones, diálogos, consejos sobre lo que nos rodea, y el esfuerzo debe ser, no en la búsqueda del enfrentamiento con la supuesta cultura estamentada sería un derroche de energía intelectual vano. Sino que puede hacer uno mismo por vivir la cultura desde otros ámbitos,¿ qué o quién nos impide? asociarnos con otras personas para cambiar, opinar, crear nuestra cultura, y conseguir o saber que nos dirigimos a nuestros objetivos de satisfación ajenos al quehacer cotidiano; el juego permite que somos nosotros quiénes debemos manifestar nuestros requerimientos.
Vencer la comodidad que nos den todo hecho; uno puede erguirse pero con la ilusión de crear su propio escenario de cultura, y eso ha permitido y provocado grandes creaciones de obras de toda clase literarias, arte, científicas.
Si destaco del autor su enunciado reflexivo y de hombre sabio: "La cultura debiera ser, a través del arte y de la música, de la bella escritura, del hondo pensamiento filosófico, un luminoso camino del hombre hacia el centro de sí mismo, para encontrar allí, en su intimidad, las razones personales del pensar y del hacer y simplemente de vivir".
Frases que bordan la genialidad y es un mar de esperanza.


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >