Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
25 Aniversario




La prensa española vive paralizada la transición a Internet

Frente a las iniciativas que prosperan en otros países, como Reino Unido, los editores nacionales temen arriesgarse


Los editores de prensa españoles están viviendo con pasividad la transición a Internet. Frente a iniciativas que prosperan, como la del Financial Times en Reino Unido, los empresarios nacionales tienen temor a arriesgar y a acometer las inversiones necesarias para cambiar de modelo de negocio. El experto John Paton calcula que en tres años los ingresos digitales deben suponer el 50% de los totales de una empresa de prensa, y si no su negocio está muerto. Por Miguel Ormaetxea.





Portada del 'Financial Times', uno de los diarios que mejor está haciendo la transición al negocio digital.
Portada del 'Financial Times', uno de los diarios que mejor está haciendo la transición al negocio digital.
El director de El Mundo, Pedro J. Ramirez, denunció el pasado diciembre, en la conferencia anual de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), "la parálisis, la pasividad, el bloqueo, el conformismo y la falta de respuesta colectiva" de los editores ante la crisis económica y el cambio de modelo de negocio del sector.

Fue la voz discordante de la gran mayoría, que sigue planteando el papel y la impresión como el núcleo de su negocio.

La AEDE está presidida por Luis Enríquez, responsable de Vocento, uno de los grupos de comunicación más potentes del país. Vocento, con su red de diarios regionales, era una máquina de ganar dinero, pero ya no lo es. Valía en bolsa 1.837 millones de euros en 2006 y vale 202 millones al cierre del 24 de enero pasado. Los ingresos consolidados del grupo Vocento vuelven a caer el 14,1% hasta septiembre, según datos contenidos en el último número de Noticias de la Comunicación.

La serie histórica de la reducción del volumen de negocio de las empresas españolas de medios de comunicación es impresionante: en 2010 retrocede el 1,5%, un año después la caída crece al 7,3%; el 2012 se anota un -10,3% y el ponderado en los nueve primeros meses del pasado año es de -9,6%.

El hecho notable de que las webs de algunos diarios tengan grandes audiencias, millones de visitantes únicos al mes, es un consuelo baldío si esas audiencias no se rentabilizan de manera adecuada. Lo han dicho los responsables del Financial Times, tal vez el mayor éxito de transición digital de la prensa por ahora, que tiene casi 400.000 suscriptores digitales y ya el 50% de los ingresos totales del grupo vienen de los servicios digitales: "agregar y mantener los suscriptores digitales no es un negocio fácil ni barato".

En España, la inmensa mayoría de los medios de prensa están por debajo del 5% de ingresos digitales sobre facturación total. Por poner una comparativa, según la consultora Enders Analysis, la prensa británica alcanzará este año el 20% de facturación digital sobre facturación total. El prestigioso The Guardian, cuya web tiene una audiencia de 78,7 millones de visitantes únicos, a pesar de lo cual el periódico pierde 30 millones de libras al año, está en el 32% de facturación digital sobre el total.

Pero ha vendido sus actividades de radio por 253 millones de libras y acaba de vender su participación en Trader Media Group, especializada en publicaciones de anuncios clasificados, por otros 600 millones de libras. Y todo para invertir en el naciente negocio digital, que es bastante más que poner informaciones en Internet. Un sector en experimentación, caro y de alto riesgo. Pero el mayor riesgo es seguir confiando en el papel.

Tres años

Si en tres años tus ingresos digitales están por debajo del 50% de tu facturación total estás muerto. Esto es algo de lo que viene anunciando John Paton, presidente de la editora Digital First y uno de los mayores expertos mundiales en el tema.

Su grupo ingresa 200 millones de dólares en publicidad digital (sólo el 15% proviene de los banners) y va a invertir 100 millones de dólares adicionales a los 100 que ya invierte en su negocio digital. La transición digital es cara y arriesgada, pero ineludible.

En la presentación de la Asociación de Editores On Line de EE.UU., el 23 de enero en Miami, Paton fue muy contundente. Dijo que la mayor parte de la cúpula empresarial de la prensa americana tienen demasiado miedo a tomar los riesgos necesarios, aduciendo que todavía hay mucha vida en la impresión y que los ingresos digitales son escasos e inciertos. Ponen en el digital escasos recursos y escaso talento.

Paton los fulmina: "en el sector de la prensa o la TV en abierto, si usted confía en el pasado para futuras proyecciones, lo único que está determinando es la fecha y hora de su muerte. Nuestro futuro no tiene nada que ver con nuestro pasado".

Propone la siguiente ecuación: si usted tiene todavía un dólar de beneficio, se convertirá en una pérdida de 0,56 antes de cinco años. Más de la mitad de toda la publicidad impresa de EE.UU. ha desaparecido desde 2006 y la tendencia no se ha amortiguado por la recuperación económica general. "La impresión está muriendo mucho más rápido de lo que nadie esperaba".

El drama de los editores españoles de prensa -además de su estrategia demasiado inmovilista- es que su durísima situación de crisis les hace muy difícil realizar grandes inversiones en digital. Por eso el Gobierno debe ayudar de manera resuelta, debe bajar el IVA a los productos digitales, que pagan un inasumible 21%, mientras que en la vecina Francia lo van a bajar al 2,1%.

Debe, además, declarar el sector en reconversión y dotarle de las ventajas que han tenido otros sectores en crisis, máxime si tenemos en cuenta que la información es un negocio estratégico y crítico para la imagen y la competitividad de España. La alternativa es un cataclismo muy próximo y la colonización de la información en español por actores exteriores.


Este artículo se publicó originalmente en Media-Tics . Se reproduce con autorización.


Miércoles, 29 de Enero 2014
Miguel Ormaetxea
Artículo leído 2515 veces


Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 25 de Julio 2014 - 13:50 Los editores digitales se pasan a la revista


Noticias de Zine Consultores