Tendencias 21
Universidad Comillas




La secularidad despierta el mismo interés científico que la religiosidad

Nuevos estudios descubren que ni la religión ni la irreligión tienen el monopolio sobre la salud mental


En los últimos años se ha exacerbado el interés científico por los efectos de la religiosidad en el ser humano. Diferentes estudios han revelado que puede ser buena para la salud y el espíritu, pero al mismo tiempo han despertado el interés sobre los efectos de la secularidad. Así, se ha descubierto que los ateos están tan bien preparados como los creyentes para afrontar las dificultades de la vida y que lo importante no es creer o no creer, sino la consistencia y cohesión de cada cosmovisión. De estos estudios se deduce que ni la religión ni la irreligión tienen el monopolio sobre la posibilidad de proporcionar salud mental. Por Yaiza Martínez.



Portada del libro de Zuckerman
Portada del libro de Zuckerman
Portada del libro de Zuckerman
Portada del libro de Zuckerman
El escritor Nathan Schneider, editor de la revista Killing the Budha ha publicado un artículo en The Boston Globe en el que explica que el interés científico por la religión está despertando un interés paralelo acerca de los efectos de la secularidad en el ser humano.

Según Schneider, en los últimos años han aparecido numerosos estudios que apuntan a que la religión es buena para el espíritu, puede aumentar la esperanza de vida, y mejorar la presión sanguínea, entre otras ventajas

“A medida que sociólogos, psicólogos y médicos se han ido centrando en medir los efectos de la religión, a menudo financiados por fundaciones privadas (como la John Templeton Foundation que el año pasado gastó más de 50 millones de euros en la financiación de estudios sobre el tema), los resultados de sus investigaciones se han ido filtrando a gran velocidad en sermones semanales y en los medios de comunicación. Podría decirse que no ser religioso parece cada vez más peligroso para la salud”, escribe Schneider.

Estudiando la irreligiosidad

Sin embargo, este interés creciente ha carecido, según algunos expertos, de la comparación con análisis realizados a personas no religiosas o no creyentes. Por eso, una serie de investigadores han ido organizando en los últimos tiempos centros académicos de estudio de las personas no religiosas, llevando a cabo extensas encuestas y comparando sus descubrimientos.

Y, así, han descubierto que los ateos convencidos parecen estar “tan bien preparados para hacer frente a las dificultades como los creyentes convencidos, y que algunas de las sociedades más saludables del mundo presentan los niveles más bajos de devoción”, apunta el autor.

Según David Yamane, sociólogo de la Wake Forest University y editor de Sociology of Religion, hasta ahora las personas que realmente no tienen una religión o que realmente no son creyentes no han sido bien comprendidas.

Pero, algunos estudios recientes sobre estas personas han revelado que ni la religión ni la irreligión tienen el monopolio sobre la posibilidad de proporcionar salud mental.

Intensidad de las creencias

Uno de ellos, realizado con 174 personas, por ejemplo, demostró que los individuos con niveles más bajos de depresión eran los cristianos más creyentes y los ateos convencidos. En cambio, las personas cuyas creencias eran más moderadas tendían a ser más depresivas.

En otro estudio, realizado por Karen Hwang, profesora de la University of Medicine and Dentistry de Nueva Jersey, fueron examinados ateos en peligro de depresión por haber sufrido lesiones en la espina dorsal.

Las entrevistas realizadas por Hwang revelaron cómo las lesiones fortalecieron las creencias de los ateos, y que estas convicciones les fortalecieron a su vez a ellos.

Para Hwang, “no importa en lo que crea una persona, lo que importa en realidad es la consistencia y la cohesión de su cosmovisión”.

Estudio objetivo

Otro de los investigadores sobre este tema es Phil Zuckerman, sociólogo del Pitzer College de California, que ha publicado recientemente el libro "Society without God” (sociedad sin Dios), en el que ofrece un revelador retrato de la irreligión en Dinamarca y Suecia.

En estos países, los bajos niveles de asistencia a la iglesia conviven con otros factores sociales, como la prosperidad económica, la baja tasa de criminalidad y una buena calidad de vida.

Así, parece que estas naciones desafiaran la idea de que la devoción es un requisito indispensable para tener una sociedad saludable. Pero no es éste el argumento que defiende Zuckerman sino, más bien, que el estudio cuidadoso de la vida secular resulta necesario, simplemente, porque aún se piensa que la irreligiosidad no es natural.

Pero, advierte el autor “hay una línea muy fina entre estudiar la secularidad y defenderla, y lo mismo ocurre en el caso de las personas que estudian la religiosidad”. Hay que buscar la objetividad en ambos casos.

En un intento por conseguir esto trabaja David Wulff , un psicólogo del Wheaton College Norton, que actualmente está desarrollando herramientas de escrutinio que ayudarán a los psicólogos a estudiar este tema, y tal vez a ir más allá de las oposiciones binarias del tipo “religiosidad y secularidad” o “creencia y descreencia”.

Nuevas perspectivas

Lo más interesante de todas estas investigaciones (en ambas direcciones), según Schneider es que están conduciendo a una comprensión más sofisticada de cómo la gente cree y cómo las líneas entre religión e irreligión son más borrosas de lo que se pensaba.

Se está empezando a comprender, escribe el autor, que las religiones pueden ser mejor comprendidas si se presta atención a la no religión.

Estudiando ésta encontraremos nuevas perspectivas y comprensiones sobre cómo funciona la religión en la vida de la gente, y también los rastros de cómo las religiones se definen a sí mismas una y otra vez.



Jueves, 7 de Mayo 2009
Visitas de este artículo: 5042



Nota

Comente este artículo

1.Publicado por Pepe el 08/05/2009 01:21
El libro de Viktor Frankl: El Hombre En Busca De Sentido, tiene muchos ejemplos de lo que se indica en el artículo. El libro narra sus vivencias reales en uno de los peores campos de concetranción. Aquí un fragmento donde se habla de no creyente y religiosos.


"Pedí a aquellas pobres criaturas que me escuchaban
atentamente en la oscuridad del barracón que hicieran cara a lo
serio de nuestra situación. No tenían que perder las esperanzas,
antes bien debían conservar el valor en la certeza de que nuestra
lucha desesperada no perdería su dignidad ni su sentido. Les
aseguré que en las horas difíciles siempre había alguien que nos
observaba —un amigo, una esposa, alguien que estuviera vivo o
muerto, o un Dios— y que sin duda no querría que le
decepcionáramos, antes bien, esperaba que sufriéramos con
orgullo —y no miserablemente— y que supiéramos morir.
Y, finalmente, les hablé de nuestro sacrificio, que en cada caso
tenía un significado. En la naturaleza de este sacrificio estaba el
que pareciera insensato para la vida normal, para el mundo donde
imperaba el éxito material. Pero nuestro sacrificio sí tenía un
sentido. Los que profesaran una fe religiosa, dije con franqueza,
no hallarían dificultades para entenderlo. Les hablé de un
camarada que al llegar al campo había querido hacer un pacto
con el cielo para que su sacrificio y su muerte liberaran al ser que
amaba de un doloroso final. Para él, tanto el sufrimiento como la
muerte y, especialmente, aquel sacrificio, eran significativos. Por
nada del mundo quería morir, como tampoco lo queríamos
ninguno de nosotros. Mis palabras tenían como objetivo dotar a
nuestra vida de un significado, allí y entonces, precisamente en
aquel barracón y aquella situación, prácticamente desesperada.
Pude comprobar que había logrado mi propósito, pues cuando se
encendieron de nuevo las luces, las miserables figuras de mis
camaradas se acercaron renqueantes hacia mí para darme las
gracias, con lágrimas en los ojos. Sin embargo, es preciso que
confiese aquí que sólo muy raras veces hallé en mi interior
fuerzas para establecer este tipo de contacto con mis compañeros
de sufrimientos y que, seguramente, perdí muchas oportunidades
de hacerlo."


2.Publicado por Pepe el 08/05/2009 10:31
Como lector, dar la enhorabuena a Yaiza por el articulo tan bien construido, y el trabajo que supone completar con referencias de trabajos, líneas de investigación y autores que ofrece como referencias. Por otro lado, quizás dados los tiempos y los resultados de investigaciones, los religiosos tengan que reconvenir en una nueva forma de pensar, y esperemos que la adaptación no les cause un reforzamiento hacia el integrismo de sus creencias, o por el contrario algun grado vacío existencial, aunque posibilidades para encauzar las creencias obsoletas existen en otras religiones que tienen una interpretación más humanistica de la religiosidad, y abiertas a el devenir de los tiempos actuales.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >








Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el papel de la sociedad civil en el cambio global



Acceda al Blog de Javier Monserrat sobre el paradigma de la modernidad en el cristianismo



NUEVO LIBRO DE JAVIER MONSERRAT
El gran enigma
Ver artículo sobre el libro en Tendencias21 de las Religiones




PVP: 18 euros
Disponible en cualquier librería, Amazon y La Casa del Libro (Madrid)
También en la Editorial San Pablo
Puede solicitar su ejemplar a este correo electrónico


Artículos más destacados en TR