Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La televisión propicia relaciones interpersonales ilusorias

A pesar de consolar, a largo plazo mina las habilidades sociales


Cuatro estudios realizados por dos universidades norteamericanas no dejan lugar a dudas: nuestros programas favoritos de televisión nos pueden consolar de la soledad o de tener baja autoestima. Sin embargo, este consuelo no debería llegar a sustituir nunca el esfuerzo por socializar ya que, según los expertos, darle la espalda a la familia o a los amigos por el consuelo de la televisión denota inadaptación y va minando los recursos sociales, a medida que pasa el tiempo. Esta conclusión concuerda con los resultados de otro estudio anterior basado en más de 30.000 personas, que no dejó lugar a dudas: los infelices ven más la televisión mientras que las personas felices son aquéllas socialmente más integradas. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


La televisión propicia relaciones interpersonales ilusorias
Las relaciones ilusorias establecidas con los personajes o personalidades de los programas de televisión pueden proporcionar a las personas sentimientos de pertenencia o de integración social ilusorios, incluso en momentos de baja autoestima o tras haber sido rechazadas por amigos o familiares en la realidad.

Esta es una de las principales conclusiones alcanzadas por un equipo de psicólogos de la Universidad de Búfalo (UB) y de la Universidad Miami, ambas en Estados Unidos, a raíz de cuatro estudios cuyos resultados han aparecido publicados en la revista Journal of Experimental Social Psychology.

Gracias a estos estudios, se han recogido evidencias que respaldan “la hipótesis de sustitución social, que sostiene que los seres humanos pueden usar las tecnologías –como la televisión- para obtener un sentimiento de pertenencia, en situaciones en las que no disfrutan de una integración social real”, explica una de las psicólogas implicadas, la doctora Shira Gabriel, en un comunicado emitido por la Universidad de Búfalo.

Cuatro estudios distintos

Según Gabriel, además de los programas de televisión, las películas, la música o los video-juegos interactivos, pueden también satisfacer este tipo de necesidad humana.

En los estudios también participaron los investigadores Jaye L. Derrick, de la UB, y Kurt Hugenberg, profesor de psicología de la Universidad Miami, en Ohio.

En el primer estudio, realizado con 701 estudiantes, se usaron diversas escalas, como la Escala de Actividades en Soledad o la Escala de Probabilidades de Sentirse Solo, para encontrar a aquellos sujetos que se centraban en sus programas favoritos de televisión cuando se sentían solos, y que conseguían sentirse menos solos cuando veían dichos programas.

En el segundo estudio se realizaron pruebas para manipular experimentalmente las necesidades de pertenencia de 102 estudiantes y evaluar la importancia de sus programas de televisión favoritos cuando dichas necesidades eran estimuladas.

Los participantes cuyas necesidades de pertenencia fueron aumentadas, se extendieron más en sus descripciones de sus programas de televisión favoritos que en sus descripciones de programas no favoritos, reveló el estudio.

Relaciones “parasociales”

En el tercer estudio, realizado con 116 participantes, se utilizaron la llamada Escala de Rosenberg de Autoestima y otras escalas sobre el sentimiento de rechazo, para descubrir que pensar sobre los programas favoritos de televisión aliviaba a los participantes de su baja autoestima o del incremento de estados de humor negativos y de los sentimientos de rechazo, normalmente producidos por la amenaza de las relaciones estrechas.

En el estudio cuarto, por último, se le pidió a 222 participantes que escribieran durante 10 minutos una redacción sobre su programa de televisión favorito, y también sobre otros programas que veían “cuando no había otra cosa que ver” o sobre el hecho de experimentar un logro académico.

Después, se les pidió que describieran verbalmente lo que habían escrito de la manera más de tallada posible. Se reveló que, tras escribir sobre sus programas de televisión favoritos, los participantes expresaron menos sentimientos de soledad o exclusión que cuando describieron verbalmente las otras dos posibles situaciones (sobre los logros académicos o programas alternativos).

Los investigadores apuntan a que esto es una evidencia de que las relaciones “parasociales” ilusorias con personajes o personalidades televisivos pueden aliviar las necesidades de pertenencia.

Televisión y felicidad

Todos estos resultados abren una importante cuestión: ¿suprimen las relaciones sociales de sustitución la necesidad de pertenencia o integración social real? Los científicos apuntan a que la televisión sería una sustitución pobre, en comparación con lo que representa la experiencia auténtica de relacionarse con otras personas.

Según Jaye L. Derrik, “darle la espalda a la familia o a los amigos por el consuelo de la televisión denota inadaptación y va minando los recursos sociales de las personas, a medida que pasa el tiempo”.

Sin embargo, lo cierto es que, “para aquellos individuos que tienen dificultades de interacción social por limitaciones físicas o de su entorno, la pertenencia tecnológicamente inducida puede suponer un consuelo”, añade la investigadora.

Los resultados de una investigación anterior, de la que hablamos en Tendencias21 en 2008 , apuntan en esa misma dirección. Realizada por científicos de la Universidad de Maryland (Estados Unidos) con una muestra de 30.000 adultos, permitió constatar que las personas infelices veían mucho más la televisión en su tiempo libre que las personas felices, que socializaban mucho más.

Para los investigadores, estos datos señalarían que la televisión ofrece a los televidentes un placer a corto plazo, pero también un malestar a largo plazo. En porcentajes, los infelices veían una media de un 20% más de televisión que la gente muy feliz.

Sábado, 25 de Abril 2009
Artículo leído 11378 veces



Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Juan el 31/05/2010 00:32
Y qué hay de los videojuegos multijugador? en donde las personas interactúan virtualmente entre sí? Hay 2 formas de videojuegos multijugador, una en la cual -cómo en la fotografía- están 2 o más personas jugando pero están físicamente presentes en un mismo espacio lo que posibilita la interacción verbal, no verbal y el contacto físico. En cambio en la modalidad multijugador remota sólo existe la interacción virtual.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 2 de Diciembre 2016 - 13:00 La creatividad alivia el miedo a la muerte