Conéctese Regístrate


19/09/2014

Tendencias 21
25 Aniversario




Las emociones positivas aumentan la calidad de vida en la vejez

Ayudan a superar el estrés, aumentan la salud física y mejoran la capacidad de atención, entre otras ventajas


Las emociones positivas son un potente antídoto contra el estrés, el dolor y la enfermedad en la vejez, señala un reciente estudio realizado por un psicólogo de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos. Pero las ventajas de esta actitud no alcanzan sólo a los ancianos, porque además se ha constatado que este tipo de emociones ayudan también a superar el estrés, aumentan nuestra salud física e incluso mejoran nuestra capacidad de concentración y de reflexión. Por Yaiza Martínez.


Yaiza Martínez
Escritora, periodista, y Directora de Tendencias21. Saber más del autor


Foto: Soctech. Fuente: Universidad de Cornell.
Foto: Soctech. Fuente: Universidad de Cornell.
La idea de que sentirse bien puede tener un efecto positivo en la salud no es nueva, ¿pero es cierta? Un artículo reciente publicado en la revista Current Directions in Psychological Science, de la Association for Psychological Science (APS) de Estados Unidos, analiza esta cuestión, a partir de la revisión de los estudios existentes sobre el efecto de las emociones positivas en la salud de los ancianos.

El autor de esta revisión ha sido Anthony Ong, un psicólogo e investigador de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, especializado en el estudio de los recursos emocionales, cognitivos y culturales que utilizan las personas para adaptarse a las circunstancias adversas de la vida, a medida que envejecen.

El valor de una actitud positiva

Según explica Ong en un comunicado de la APS: “Todos envejecemos. Sin embargo, es cómo envejecemos lo que determina la calidad de nuestra vida”.

En ese proceso, los datos de los estudios revisados por el psicólogo señalan que las emociones positivas realmente son un potente antídoto contra el estrés, el dolor y la enfermedad.

Ong afirma que una actitud positiva puede proteger contra una mala salud en la tercera edad, de diversas formas. Por ejemplo, las personas más felices tienden a afrontar la vejez de manera preventiva, haciendo ejercicio regularmente o cuidando su descanso nocturno.

Por otro lado, este tipo de individuos es más propicio a evitar comportamientos insanos, como el tabaco. Los beneficios de ciertas elecciones en el estilo de vida cobran mayor importancia en la vejez, época en que los cuerpos se vuelven más susceptibles a la enfermedad.

Envejecimiento individual

Y, además, una visión optimista ayuda a combatir el estrés, que se sabe es un factor de riesgo de padecer numerosas enfermedades.

Según diversos estudios, los individuos con emociones positivas más fuertes presentan niveles más bajos de sustancias químicas asociadas con inflamaciones vinculadas al estrés. Por tanto, adoptando una actitud positiva, afirma Ong, la gente puede evitar incluso algunos de los daños físicos ocasionados por el estrés.

En definitiva, el bienestar psíquico puede influir en el proceso de envejecimiento, en el que se produce un declive gradual del sistema neuroendocrino, el sistema cardiovascular y el sistema inmune, escriben los investigadores en Current Directions in Psychological Science.

Este declive contribuye a aumentar el riesgo de enfermedad y mortalidad, pero resulta importante comprender que las alteraciones de los procesos fisiológicos derivadas de la edad no son invariables: existirían diferencias en el grado de vulnerabilidad y en la resiliencia (capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas), que dependen de cada individuo y de su propia capacidad para sentirse bien.

Anthony Ong. Fuente: Universidad de Cornell.
Anthony Ong. Fuente: Universidad de Cornell.
Otras ventajas

Los ancianos no serían los únicos en beneficiarse de las emociones positivas.

Según un artículo anterior sobre los trabajos de Anthony Ong, publicado por la Universidad de Cornell, las emociones positivas pueden ayudarnos, en general, en cuatro aspectos de la vida.

En primer lugar, las emociones positivas pueden servir para recuperarnos de emociones negativas, e incluso de los efectos de éstas sobre el organismo.

En pruebas realizadas en laboratorio, Ong descubrió que las emociones positivas favorecían una recuperación cardiovascular más rápida del daño producido por emociones negativas y que, además, estas emociones fomentaban la superación de momentos críticos de la vida, como el de la pérdida de un ser querido.

En segundo lugar, Ong afirma que las emociones positivas aumentan la capacidad de atención y de reflexión, algo que han demostrado los estudios llevados a cabo por otra psicólogo de la Universidad de Cornell, Alice Isen, durante dos décadas de investigación.

En tercer lugar, las emociones positivas fomentan también la resiliencia psicológica, es decir, mejoran nuestra capacidad de afrontar experiencias negativas; y, en cuarto lugar, estas emociones generarían bienestar emocional y físico.

Cinco vías hacia el bienestar

Para Ong, no se puede negar que las emociones positivas tienen un valor como recurso de adaptación y que, por tanto, resulta importante estudiarlas para entender y potenciar nuestros medios de desarrollo y florecimiento.

En cuanto al modo de fomentar este tipo de emociones a nivel individual, Ong aconseja cinco maneras de hacerlo. Una de ellas es tratar de encontrarle sentido a la vida cotidiana, revisando los acontecimientos adversos desde una perspectiva positiva, dándole un valor positivo a los sucesos cotidianos y proponiéndonos objetivos realistas.

La segunda vía es explorar técnicas de relajación que favorezcan la calma interior. Asimismo, Ong recomienda conectar con otras personas para despertar en nosotros emociones positivas, y realizar actividades que nos parezcan intrínsecamente motivadoras.

Por último, el cuidado personal también favorece la actitud positiva: una buena alimentación, un buen descanso y el ejercicio físico regular, son factores que favorecen no sólo el bienestar físico, sino también bienestar psíquico.


Viernes, 21 de Enero 2011
Artículo leído 12162 veces


Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Manuel Guisande el 22/01/2011 15:07
Cierto, por eso le di una patada a la poesía y me dedico al humor

2.Publicado por Cachi Quaglia el 23/01/2011 20:34
Básicamente correctas las conclusiones de este estudio. Especialmente aquello de que el funcionamiento del aspecto emotivo del ser humano no es sólo influyente en la vida de los "ancianos", sino en la de todo ser humano,independiente de su edad.
Todos sabemospor experiencia lo que son "emociones positivas" o negativas,pues tenemos un claro registro interno de ellas.
El tema es cómo operar sobre la función emotiva. En el estudio se dan algunas indicaciones aisladas, apero no se aborda lo esencial: el ser humano es una estructura compuesta por dos aspectos que trabajan concomitantemente: El aspecto psíquico (donde localizamos a las emociones) y el aspecto físico corporal, que forman una estructura indisoluble. Así como los estados de ánimo (o emociones) influyen sobre el cuerpo, también desde el cuerpo podemos influir y modificar los estados de ánimo. Habría mucho más para decir sobre esto y sobre como operar, pero no quiero excederme en el espacio y la paciencia de posibles lectores. Paz. Fuerza y Alegría para todos/as!...

3.Publicado por Älvaro el 24/01/2011 15:31
Aún cuando es verdad que somos una unidad, pero si hay que rescatar lo importancia que tiene en la vida del ser humano el identificar las emociones que prevalecen en el . En esto es fundamental conocer que ellas-las emociones - primeramente se originan en los pensaminetos, en las ideas que crea o forme el hombre. Entonces lo cognitivo hay que potenciarlo...
Saludos Cordiales desde la Mitad del Mundo.

4.Publicado por Cachi Quaglia el 24/01/2011 21:14
Apreciado Álvaro: sin duda que las emociones tienen importancia en la vida del ser humano, tanta como los pensamientos y las sensaciones, 3 funciones indipensables en el psiquismo humano. Pero no son entre ellas "causa y efecto", sino que funcionan de manera concomitante, o simultánea, y cada una de ellas tiene su correlato en las otras dos. La Psicología oficial-convencional, como el resto de las "ciencias", excepto la física subatómica y cuántica, no han comprendido todavía el concepto de concomitancia y continúan conceptualizando con las superadas ideas de causa y efecto lineal. Si el tema de la Psicología Profunda te interesa, te recomiendo accesar el site www.silo.net y buscar los libros Psicología de la Imagen y Apuntes de Psicología.
Recibe un cordial abrazo!...

5.Publicado por Horst Bussenius C. el 29/01/2011 03:43
Estoy básicamente de acuerdo con las conclusiones del estudio y las sugerencias que se dan. Sin embargo debe considerarse que las emciones negativas son también necesarias. El punto es que una sociedad tan hedonista predica y preconiza huir del malestar y del dolor (físico y emocinal) a cualquier costo, entre lo cual se incluye desde luego huir de las emociones negativas. Si éstas se aceptaran como momentos de la vida que no so serán eternos, todo sería más fácil. La salud emocional y por tanto mental mejoraría mucho.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >



Forma parte de esta comunidad y contribuye al desarrollo e independencia de los contenidos de Tendencias21