Las empresas británicas compatibilizan el trabajo con la vida privada

La productividad y las relaciones laborales mejoran con este tipo de medidas


El 89% de las empresas del Reino Unido aplican ya algún tipo de medida para que sus empleados puedan compatibilizar su vida laboral con su vida privada, según una encuesta de las Cámaras de Comercio Británica. Esta flexibilización del trabajo trae como consecuencia, según la encuesta, que las relaciones laborales mejoren, que aumente la productividad y que el movimiento de personal sea menor. Asimismo apunta la desconexión que la clase política británica tiene respecto a lo que realmente ocurre en los puestos de trabajo en su país. Por Paul D. Morales.



Según una Informe de las Cámaras de Comercio británicas, la flexibilización de las condiciones laborales de sus trabajadores por parte de las empresas es una realidad: el 89% de las organizaciones encuestadas ofrece a sus empleados algún tipo de flexibilidad para que puedan compatibilizar mejor su vida laboral con su vida privada.

El informe, titulado “Trabajo y vida: cómo las empresas encuentran el equilibrio correcto”, es la primera visión general de que las empresas británicas están poniendo realmente de su parte para que sus trabajadores encuentren el punto de equilibrio con su vida privada.

Según esta encuesta, muchos de los políticos de todos los espectros que pensaban que había que forzar a las empresas a adoptar medidas para que tal situación fuera real tendrán que replantear su estrategia después de leer los resultados del informe.

La inmensa mayoría de las empresas entrevistadas ofrece a sus empleados algún tipo de iniciativa para flexibilizar sus condiciones de trabajo: el 72% proponiendo trabajar a tiempo parcial, el 69% ofreciendo que el horario de trabajo sea variable, el 38% restante permitiendo a sus empleados trabajar desde casa.

Mejores relaciones

Este tipo de medidas no sólo hacen más llevadera la vida de los trabajadores, sino que también mejoran las relaciones laborales. Así, el 71% de los encuestados piensa que, como resultado de este tipo de políticas, las relaciones dentro de la empresa han mejorado mucho o significativamente.

De esta manera, la rotación de empleados también es menor y la productividad crece. El 60% de los trabajadores percibe que es más fácil retener a los trabajadores gracias a la flexibilización de las condiciones. Por otro lado, el 58% de los encuestados también piensa que la productividad ha mejorado con esta estrategia.

Según la encuesta, la razón por la que la clase política podría querer regular las relaciones entre familia y trabajo sería debido a que las empresas no anuncian convenientemente sus propios logros a este nivel. El 84% de las empresas que respondieron no tienen redactada su política de "equilibrio entre la vida laboral y personal". Eso ayudaría a explicar la grieta que hay entre lo que los políticos asumen que hay que hacer y lo que las empresas están haciendo en realidad.

Excusas

Pero las excusas que han facilitado las empresas que no han puesto en marcha este tipo de medidas ponen de relieve lo difícil que resultaría una imposición política al respecto: el 56% se refiere a la dificultad de compatibilizar el crecimiento del negocio con la reorganización con los recursos, el 32% argumenta que, de aplicar una flexibilización, les gustaría ser justos con todos. Finalmente, el 21% cree que las cargas administrativas de las nuevas políticas constituyen una barrera.

El informe asegura que más que una legislación, las empresas necesitan guías prácticas de cómo pueden trabajar con más flexibilidad sin que sus costes se disparen. “Esta encuesta deja bien clara la desconexión que los políticos tienen respecto a las realidad de los lugares del trabajo en el Reino Unidos”, afirma Sally Low, directora de política y asuntos externos del British Chambers of Commerce, en un comunicado hecho público por esta institución.

“Las empresas van por delante del debate que actualmente se libra. La mayoría de los que respondieron están adoptando medidas flexibilizadoras porque entienden claramente sus beneficios, en el sentido de una mejora en las relaciones laborales, la retención de la plantilla y la productividad”, puntualiza Low.

Otra reciente encuesta llevada a cabo por la empresa de comunicaciones Mitel abunda en esta idea. Según sus datos, el 68% de las empresas británicas creen que el trabajo desde casa flexibiliza las condiciones del trabajador, aumentando, efectivamente, su productividad (41%) y las horas que dedica a trabajar (28%).

Por el contrario, el 37% de los jefes encuestados por Mitel tenía la idea de que si permitían el teletrabajo, sus empleados utilizarían las horas de trabajo para sus asuntos personales, mientras que otro 30% creían que usarían su jornada laboral para mejorar sus relaciones sociales.






Lunes, 21 de Mayo 2007
Paul D. Morales
Artículo leído 5580 veces





Nota