Las empresas suspenden en medio ambiente

Los empleados necesitan incentivos para tener hábitos verdes en sus trabajos


Según un estudio independiente de la consultora británica Logicalis, los empleados tendrían hábitos más respetuosos con el medio ambiente si recibieran incentivos de sus empresas. Entre los incentivos el informe recomienda beneficios contractuales, como días libres. Además, la extensión de esos hábitos respetuosos requiere un liderazgo por parte de los jefes, innovación en los modos de trabajar y educación en los centros de trabajo. Por Raúl Morales



La consultora Logicalis ha realizado un estudio sobre los comportamientos medioambientales de las empresas británicas del que informa en un comunicado. El estudio consistió en una encuesta hecha a 1.000 trabajadores de diferentes empresas británicas.

De los trabajadores, casi dos tercios manifestaron que no había suficientes incentivos para trasladar a la empresa los mismos hábitos respetuosos con el medio ambiente que tenían en sus casas. El 57% de los encuestados dijeron que tendrían más en cuenta este aspecto si sus jefes llevaran la iniciativa.

Destaca el hecho de que los mismos trabajadores que se muestran sensibles en sus casas respecto al medio ambiente olvidan esa sensibilidad en sus puestos de trabajo. Así, el 94% de los empleados dijeron que apagaban las luces de sus casas cuando no se usaban y el 85% que desconectaban el ordenador al terminar de usarlo. Sin embargo, trabajando, sólo el 66% apagaban las luces y el 53% apagaban los equipos informáticos.

Más contaminación

Debido a estas cifras, las empresas británicas pagan miles de euros de más en su factura de la luz y emiten miles de toneladas de carbono a la atmósfera.

“Lo que el estudio está diciéndonos es que hay un ingente consumo y mal uso de recursos y energía en las empresas británicas. Éstas, tienen que aprovecharse de la conciencia medioambiental de sus trabajadores en los hogares para reducir los costes energéticos y las emisiones de carbono a la atmósfera”, apunta Tom Nelly, director de Logicalis.

La diferencia de actitud entre el trabajo y la casa se puede explicar en el hecho de que el 43% de los encuestados creían que sus jefes no prestaban ningún tipo de atención a los problemas medioambientales. Esto contrasta con un aumento de la legislación británica al respecto y con una mayor atención del gobierno al impacto que las empresas tienen sobre el medio natural.

Componente económico

Otra de las explicaciones en esta diferencia es económica. Así, mientras que apagar la luz en casa les hace ahorrar dinero, los empleados no ven un beneficio económico inmediato cuando apagan la luz en supuesto de trabajo.

Trabajando junto a la organización benéfica Global Action Plan , Logicalis ha elaborado una lista de cinco pasos para ayudar a los trabajadores a reducir el impacto medioambiental de sus empresas.

Quizá el paso más importante sea el que las propias empresas demuestren su compromiso medioambiental para arrastrar a sus empleados. “El 80% de los trabajadores cuyos jefes no tenían una política medioambiental les gustaría que éstos la tuvieran”, dice el estudio.

Innovación

La innovación es otro de los puntos clave. Así, Logicalis recomienda que, junto a procedimientos tradicionales, como reciclar el papel, las empresas apuesten por la innovación, construyendo, por ejemplo, edificios inteligentes capaces de controlar automáticamente la calefacción o la iluminación de las instalaciones.

En el apartado tecnológico, el estudio advierte que la utilización de productos eficientes o con bajas emisiones de carbono tendría efectos positivos en la forma de trabajar y en el consumo de energía. La implantación de nuevas tecnologías iría desde cosas tan básicas como una tetera respetuosa con el medio ambiente en la cocina comunitaria de la empresa hasta la videoconferencia para evitar los viajes de negocios.

El informe asegura a las empresas que ayudar a sus empleados a que comprendan el impacto de sus acciones es la forma más directa y barata de que adopten una actitud más respetuosa con el medio ambiente en el trabajo. Este punto podría apoyarse en una política de incentivos contractuales, como días libres a cambio de cumplir objetivos pactados.




Martes, 16 de Enero 2007
Raul Morales
Artículo leído 5070 veces





Nota